Un rompecabezas que podría detallar cómo era la vida cotidiana en el ejército romano

50 años después del descubrimiento de la primera tablilla de Vindolanda, los científicos estudian cómo se fabricaron estos extraordinarios artefactos que daban detalles del día a día de los soldados romanos y sus familias.

Por Tom Metcalfe
Publicado 23 may 2023, 12:15 CEST
Una excavación arqueológica en el fuerte de Vindolanda, en el norte de Inglaterra.

Una excavación arqueológica en el fuerte de Vindolanda, en el norte de Inglaterra. El puesto militar romano ha revelado una gran cantidad de artefactos, incluidas más de 1800 tablillas de escritura.

Fotografía de Robert Clark, Nat Geo Image Collection

Nunca sabremos qué estaba escrito en la primera tablilla de Vindolanda hallada en tiempos modernos. La oblea de madera, del tamaño de una postal, fue descubierta en 1973, durante las excavaciones de un fuerte romano de 1900 años de antigüedad en el norte de Inglaterra.

"La encontró mi padre por casualidad", cuenta el arqueólogo Andrew Birley, que ahora dirige las excavaciones en el fuerte de Vindolanda. Por aquel entonces, su padre Robin Birley (también arqueólogo) estaba excavando en busca de objetos romanos en el yacimiento, situado justo al sur de la antigua fortificación conocida como el Muro de Adriano.

"Estaba descansando y encontró dos trozos de madera aceitosa en la zanja", recuerda Birley. "Los cogió y los frotó entre los dedos. Y al hacerlo, los dos trozos se separaron y se encontró con la escritura".

Esa primera tablilla no se conservó porque los arqueólogos de la época no eran conscientes de la fragilidad de los antiguos artefactos de madera. Pero desde entonces, se han encontrado más de 1800 tablillas similares entre otros artefactos enterrados en Vindolanda, y ahora se reconocen como algunos de los mayores tesoros arqueológicos del mundo: los escritos cotidianos de los soldados romanos y sus familias que vivían en la fortaleza, ofreciendo un registro íntimo y sin precedentes de la vida en la frontera romana.

La invitación de cumpleaños de Claudia Severa a la Sulpicia Lepidina, de 1900 años de antigüedad, es uno de los primeros ejemplos conocidos de escritura femenina en latín.

Fotografía de CM Dixon, Print Collector, Getty Images

Con motivo del 50 aniversario del descubrimiento de la primera tablilla de Vindolanda, el Museo Británico de Londres está llevando a cabo un nuevo análisis de los materiales utilizados para fabricar las tablillas de Vindolanda, con la esperanza de que estudiando los soportes de las tablillas puedan complementar sus mensajes.

Birley es la tercera generación de su familia que trabaja en Vindolanda: su abuelo fue el profesor de Oxford Eric Birley, uno de los pioneros de los estudios sobre el fuerte y la Muralla de Adriano. "Somos como la Mafia", bromea.

Aunque los restos del fuerte de Vindolanda (cuyo nombre procede de una palabra celta latinizada que significa "campos blancos") y un museo asociado son ahora una popular atracción turística, en el yacimiento se siguen realizando excavaciones arqueológicas y es una importante fuente de artefactos romanos.

En Vindolanda se siguen encontrando tablillas de escritura: Birley señala que la primera del año se descubrió en abril, y espera cientos más en las excavaciones del verano.

““... te he enviado... un par de calcetines de Sattua, dos pares de sandalias y dos pares de calzas (...). Te saludo (...) Elpida, (...), Tetricus y todos tus paisanos con quienes rezo porque tengas la mayor de las fortunas".”

por VT 346A
CARTA DE REGALOS A UN SOLDADO ACANTONADO EN EL FUERTE VINDOLANDA

La mayoría de las tablillas se escribieron con tinta sobre madera, pero unas 400 se escribieron con un estilete sobre una capa de cera de abeja en un hueco de la tablilla. Ahora sólo quedan fragmentos de cera en las esquinas de estas tablillas, pero en muchos casos la escritura sobre la cera ha dejado arañazos en la madera que se pueden leer. Las tablillas suelen hallarse bajo tierra, donde la humedad y la falta de oxígeno impiden que la madera se descomponga. Por desgracia, el yacimiento de Vindolanda se está volviendo inestable debido al cambio climático, que hace que se vuelva alternativamente más seco y luego más húmedo, dice Birley, y eso significa que las tablillas de escritura aún por descubrir tienen menos probabilidades de sobrevivir en los próximos años.

A los soldados romanos se les enseñaba a leer y escribir (una habilidad poco común en aquella época) y las tablillas de Vindolanda cubren casi todos los aspectos de la vida en un fuerte fronterizo romano, incluyendo asuntos domésticos, cartas a amigos y solicitudes oficiales de permiso. "La escritura está en todas partes, sobre todo en el ejército", explica Birley. "Era muy importante que la gente aprendiera a leer y escribir, para comunicarse y funcionar". Este punto se ve reforzado por el lugar donde los arqueólogos están descubriendo las tablillas: no en una zona administrativa centralizada, sino por todo el fuerte y las residencias circundantes.

"En el suelo, en las habitaciones, están por todas partes", dice Birley.

“"... pollos: 20, 100 manzanas, si las puedes encontrar bonitas, un centenar o dos centenares de huevos, si tienen buen precio..."”

por VT 302AN
PEDIDO DE COMIDA, PROBABLEMENTE DE UN ESCLAVO PARA EL COMANDANTE DE LA RESIDENCIA

La más famosa de las tablillas de Vindolanda fue escrita hacia el año 100 d.C. por una mujer llamada Claudia Severa, esposa de un comandante de una fortaleza cercana. En ella se dirige a Sulpicia Lepidina, esposa del comandante de una cohorte de Vindolanda, y la invita a una fiesta de cumpleaños: "Te espero, hermana", dice la carta. "Adiós, hermana, mi alma querida, como espero prosperar, y saluda". Se trata de uno de los primeros escritos conocidos en latín escritos por una mujer.

Cinco décadas después del descubrimiento de la primera tablilla de Vindolanda, el Museo Británico emprende un nuevo estudio para comprender mejor cómo se fabricaban. La científica del museo Caroline Cartwright, especializada en la conservación de artefactos antiguos, afirma que hasta ahora se han estudiado unas 80 tablillas.

En cada examen se examina detenidamente la madera de la que está hecha la tablilla, la composición química de la tinta (dónde se utilizó) y si las tablillas se prepararon con otra sustancia antes de escribir en ellas.

Los científicos también utilizan microscopía electrónica para analizar la madera, imágenes multiespectrales para revelar detalles de la escritura bajo distintas longitudes de onda de luz y espectroscopía Raman para determinar la composición química.

“"... los britanos no se protegen con armadura. Tienen mucha caballería. La caballería no usa espadas ni tampoco los britones que no montan para poder lanzar jabalinas". ”

por VT 164
PARTE DE UN INFORME MILITAR SOBRE LAS CUALIDADES BÉLICAS DE LOS BRITANOS NATIVOS

Mientras que las tablillas de tinta parecen ser cartas cotidianas, las tablillas de cera tienden a ser más oficiales: "Podrían ser el testamento de alguien, o un acuerdo sobre quién es el propietario de un esclavo", dice Richard Hobbs, conservador del Museo Británico responsable de las tablillas de Vindolanda. "Estamos en la fase inicial de su lectura".

La mayoría de las tablillas de tinta parecen estar escritas en finas láminas de maderas locales como el abedul o el aliso. La madera de las tablillas de cera tiende a ser más blanda, dice Cartwright, y puede haber sido reciclada de barriles que contenían importaciones de otras partes del Imperio Romano.

Las tablillas de Vindolanda, además de ofrecer una visión íntima de la vida cotidiana en el mundo antiguo, también son muy apreciadas por la importante información que proporcionan sobre las operaciones militares romanas en un remoto confín del Imperio.

"El ejército romano era una organización extremadamente compleja, pero sabemos poco sobre cómo se administraba, y la mayoría de los registros anteriores procedían del este del Imperio", afirma Hobbs. "Pero estas tablillas nos dan una visión asombrosa de la vida en el Ejército romano en la frontera noroeste".

Aproximadamente la mitad de los 300 000 soldados del ejército romano estacionados en Britania eran legionarios ciudadanos. El resto eran tropas auxiliares (auxilia) que se habían alistado para luchar por los romanos durante 25 años, con la promesa de obtener la ciudadanía al final de su alistamiento. Muchos auxilia eran nativos de Britania, pero otras tropas auxiliares procedían de territorios más lejanos, enviados lejos de sus hogares por las autoridades romanas, que sospechaban de su lealtad: una unidad de Vindolanda, por ejemplo, estaba formada por tropas a caballo procedentes de lo que hoy son los Países Bajos; otras procedían de Bélgica y del norte de España.

Las condiciones ambientales del yacimiento de Vindolanda que preservan las tablillas de madera también mantienen intactos a lo largo de los siglos otros objetos, como este zapato de cuero.

Fotografía de Robert Clark, Nat Geo Image Collection

Sin embargo, independientemente de la procedencia de las tropas, las tablillas de Vindolanda muestran que la mayoría leía y escribía en latín, la lengua del ejército. Birley explica que algunas de las tablillas de Vindolanda contienen incluso lecciones de escritura latina.

"Se trata de mucha gente de diferentes orígenes, y tienen que ser capaces de comunicarse entre sí", afirma. Casi todo estaba escrito, incluido cuánto cobraban los soldados y sus peticiones de tiendas y suministros: "Si quieres unirte al ejército romano, es realmente importante que alcances un cierto grado de alfabetización".

Birley añade que el trabajo científico que está realizando el Museo Británico sobre los materiales de las tablillas de Vindolanda ayudará a preservarlas el mayor tiempo posible.

"Es un trabajo realmente importante e innovador", dice agradecido, "y nos ayuda con el almacenamiento, la conservación y la gestión a largo plazo de estas cosas increíblemente preciosas".

La antigua Roma 101

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved