La historia del Tortuga, uno de los primeros sumergibles del mundo

Un vehículo que podía sumergirse bajo el agua... ¿y permanecer allí? Durante la Guerra de la Independencia de Estados Unidos, un colono estadounidense construyó un vehículo sumergible experimental que George Washington calificó de "esfuerzo de genio".

Por Erin Blakemore
Ilustración del Tortuga preparándose para atacar a la flota británica frente a Staten Island

Ilustración del sumergible Tortuga preparándose para atacar a la flota británica frente a Staten Island en septiembre de 1776. Pero la primera misión militar del navío fracasó y su operador se vio obligado a regresar.

Fotografía de Image via Peter Newark Military Pictures, Bridgeman Images

Los sumergibles se asocian a las actividades científicas y turísticas más modernas. Pero la idea es mucho más antigua de lo que se cree. De hecho, uno de los primeros sumergibles data del siglo XVIII y de la Guerra de la Independencia estadounidense (1775 – 1783).

El Ejército Continental era peleón y decidido, y a menudo recurría a tácticas de guerrilla contra el ejército británico, más tradicional. Ambos bandos realizaron inventos de necesidad durante la guerra: la tinta invisible permitió a los espías del bando de los colonos eludir a los censores británicos sin levantar sospechas, mientras que el rifle de retrocarga permitió a los británicos experimentar con armas más eficaces.

Pero nadie parece haber visto venir la guerra submarina, excepto los colonos rebeldes.

(Relacionado: Las lecciones de la tragedia de Titán)

Bushnell inventa el Tortuga

Mientras estudiaba en lo que hoy es la Universidad de Yale (Estados Unidos) en 1775, el hijo de un granjero llamado David Bushnell observó el desarrollo de los primeros días de la revuelta e imaginó cómo sería la guerra si fuera posible llevarla a cabo bajo el agua. Bushnell tenía una mente inquieta y había jugado con diversos inventos para ayudar a la causa de los colonos.

Bushnell creía que la guerra naval sería clave para la Revolución; después de todo, la Corona británica importaba sus regimientos de casacas rojas por barco y ya estaba utilizando su destreza naval para bloquear a los colonos rebeldes y obligarles a rendirse. Pero Bushnell quería luchar contra los barcos británicos de una forma nueva: desde debajo del agua. Para ello, empezó a construir una nave experimental que podía sumergirse y permanecer bajo el agua, permitiendo a su operador bombardear otras embarcaciones con un explosivo temporizado.

No está claro qué parte de la idea de Bushnell era única y qué parte procedía de innovaciones europeas anteriores en materia de guerra naval. Es probable que Bushnell se inspirara en los relatos de inventores holandeses como Cornelis Drebbel, que había creado el primer submarino funcional en 1620. Lo que está claro es que Bushnell acabó poniéndose en contacto con otros simpatizantes revolucionarios, entre ellos el relojero local Isaac Doolittle, que fabricó algunos de los instrumentos de precisión necesarios para su nueva máquina.

Y vaya máquina: Bushnell imaginó un recipiente en forma de barril en el que cabría un operario, encerrado en dos mitades en forma de caparazón que dieron al aparato su nombre, el Tortuga (Turtle en inglés). En el interior del orbe de casco de roble, el operario utilizaría lastre y una bomba para inundar de agua la parte inferior de la embarcación hasta sumergirla.

El operador disponía entonces de unos 30 minutos de oxígeno para respirar mientras propulsaba la nave hacia su objetivo con un par de hélices accionadas a mano y a pie y un timón, utilizando la luz de las ventanas para navegar. Una vez alcanzado el barco enemigo, el operador podía utilizar un primitivo accesorio similar a un taladro en el casco de la Turtle para abrir un agujero en el objetivo, llenarlo con un arma temporizada y alejarse a toda velocidad sin ser detectado antes de que explotara.

Réplica del Bushnell Turtle (o sumergible Tortuga), uno de los primeros sumergibles construidos por el inventor estadounidense David Bushnell y utilizado por primera vez en 1776 durante la Guerra de la Independencia. Aunque el vehículo original se perdió en el tiempo, los artistas de Handshouse Studio recrearon la embarcación de madera en 2003.

Fotografía de Cary Wolinsky

El Tortuga de Bushnell va a la guerra

El Tortuga de Bushnell pronto consiguió algunos partidarios impresionantes, entre ellos Benjamin Franklin, obsesionado con la tecnología, y Benjamin Gale, médico y panfletista vinculado a la Revolución. Incluso George Washington había oído hablar de la máquina de Bushnell. En una carta de 1785, Washington escribió que el Tortuga era "un esfuerzo de genio", pero señaló que los inventos de Bushnell siempre parecían estar plagados de accidentes. 

Y cuando el invento de Bushnell hizo su gran debut en septiembre de 1776, la desgracia que Washington había descrito como una de las señas de identidad del inventor se hizo notar. El hermano de Bushnell, Ezra, había sido el primer operador previsto del dispositivo, pero cayó enfermo la noche de la misión y no pudo participar.

En su lugar, el sargento Ezra Lee maniobró cuidadosamente el Turtle y un cargador de pólvora hacia el H.M.S. Eagle británico de 64 cañones en el puerto de Nueva York durante la noche del 6 de septiembre. Pero Lee chocó contra metal en lugar de madera, por lo que no pudo perforar el barco, lo que le obligó a abandonar el objetivo e impulsar el Tortuga de vuelta a tierra.

El Tortuga había fallado, pero no así el explosivo temporizado que Bushnell había dejado atrás.

"En menos de media hora se produjo una terrible explosión en el polvorín, que lanzó al aire una prodigiosa columna de agua, parecida a una gran tromba de agua, acompañada de un estruendo parecido a un trueno", escribió el cirujano estadounidense James Thacher en su diario militar. "El general Putnam y otros, que esperaban con gran ansiedad el resultado, se divirtieron mucho con el asombro y la alarma que esta explosión secreta causó a bordo del barco".

Esta ilustración de 1787 del Turtle de Bushnell muestra la complejidad del manejo del sumergible: los operadores tenían que utilizar hélices accionadas a mano y con los pies para navegar bajo el agua hasta un objetivo enemigo, y luego perforar un agujero en su casco con un taladro accionado a mano.

Fotografía de Photo12, Universal Images Group via Getty Images

El destino del Tortuga

Aunque el Tortuga intentó algunas misiones más, diversos problemas, desde las mareas hasta los errores del operador, siempre frustraron sus esfuerzos. Finalmente, en octubre de 1776, el Tortuga se hundió junto con el barco que lo transportaba. Los historiadores creen que los colonos pudieron recuperarlo, pero se desconoce su destino final.

En cualquier caso, Bushnell había abierto las mentes de los estadounidenses a la posibilidad de la guerra submarina y preparado el terreno para el torpedo, la mina temporizada y el uso de naves propulsadas por hélices y sumergibles. Como escribe el historiador Alex Roland, la historia del Tortuga perduró "basada en historias de guerra y panegíricos destinados originalmente a servir a los propósitos del nacionalismo científico, el orgullo patriótico y el gusto humano por un buen cuento".

En cuanto a Bushnell, sus innovaciones explosivas se utilizaron en la guerra. Pero siempre será más conocido por el Tortuga, el primer sumergible perdido por el paso del tiempo y las mareas de la tecnología.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved