Medio Ambiente

La supervivencia de las ballenas en aguas españolas, en grave riesgo por el cambio climático

El calentamiento de las aguas que bañan la península ibérica y la explotación pesquera están provocando cambios en las rutas migratorias de las ballenas que amenazan su supervivencia. Viernes, 26 Abril

Por Cristina Crespo Garay - National Geographic

Las ballenas azules y los rorcuales, tanto los comunes como los norteños, se encuentran seriamente amanazados por el efecto del cambio climático en las aguas españolas, así como por la falta de alimento por la fuerte explotación pesquera.

La sorprendente presencia del animal más grande del mundo en nuestras costas hace frente a un desafío cada día mayor. Así lo afirma un nuevo informe del Bottlenose Dolphin Research Institute (BDRI), publicado en la revista Ecological Indicators, que alerta de que estos factores pueden obligar a estos animales a modificar sus rutas migratorias evitando las zonas próximas a nuestras costas.

El llamado kril del norte, un crustáceo malacostráceo que abundaba en nuestras aguas, es el responsable de que las ballenas azules y los rorcuales ronden la península ibérica. Sin embargo, debido a la subida de la temperatura del agua y a la excesiva pesca, este afloramiento costero del kril decae, fuente de alimento principal de estas ballenas.

“La distribución de las ballenas rorcuales se ve afectada por el régimen de surgencia costera de la Península Ibérica, que se sabe está bajo el impacto del cambio climático”, afirman el estudio. “Por lo tanto, las respuestas de las ballenas rorcuales a los cambios de surgencia pueden manifestarse a nivel de la población, como los cambios en la abundancia y la distribución”.

Dos años de estudio de las ballenas en nuestras costas

La noticia de la presencia de ballenas azules, el animal más grande del mundo, en nuestras aguas sorprendió hace escasos años a científicos y amantes de la naturaleza. Bruno Díaz López, el biólogo español que dirige el estudio y el BDRI, afirma que "la enorme presión pesquera podría causar un mayor impacto en la presencia de alimento para las ballenas y aumentar el riesgo de impacto de las embarcaciones con los cetáceos, que además pueden quedar atrapados en las redes de pesca" en declaraciones a El Faro de Vigo.

Finisterre y las Islas Cíes han sido el escenario del estudio que, llevado a cabo a lo largo de 2016 y 2017, realizó un total de 32 salidas al mar para estudiar el comportamiento, la distribución y las amenazas de estos animales en nuestras aguas.

"Se pudo estudiar el comportamiento de las ballenas durante 19 horas y el 66% de los ejemplares se observaron alimentándose en la costa", declara Bruno Díaz al Faro de Vigo.

Desde las Azores hasta Galicia

"El uso de modelos aditivos generalizados nos permitió entender mejor qué tipo de variables oceanográficas, topográficas o antrópicas condicionan la presencia de las ballenas en la costa gallega, comprobando la clara relación existente entre los cambios oceanográficos inducidos por el afloramiento costero en determinadas zonas y la concentración de las mismas".

Mediante un método basado en la “foto-identificación”, los investigadores han podido rastrear a 23 ballenas en su recorrido desde las islas Azores hasta Galicia. Los avistamientos han incluido una gran diversidad de comportamientos, desde individuos solitarios hasta grupos de doce ballenas desplazándose juntas e incluso jugando.

A raíz de los resultados, los expertos esperan observar efectos negativos en los próximos años. Probablemente, estas poblaciones de ballenas que visitan Galicia cambiarán sus rutas migratorias ante la falta de alimento y el calentamiento creciente de las aguas.

Además, alertan de que la competencia por este crustáceo aumentará con otras especies marinas, así como la enorme presión pesquera causará un mayor impacto en el equilibrio del ecosistema y la disponibilidad de alimento, lo que conducirá a los cetáceos a una situación aún más frágil.

Seguir leyendo