La supervivencia de las ballenas en aguas españolas, en grave riesgo por el cambio climático

La explotación pesquera y el calentamiento de las aguas que bañan la península ibérica provocan cambios en las rutas migratorias de las ballenas que amenazan su supervivencia. Ahora, nuevos avistamientos podrían suponer un rayo de esperanza.

Publicado 26 abr 2019 15:03 CEST, Actualizado 13 oct 2021 13:29 CEST
Ballenas piloto
Ballenas piloto o calderones nadando en Kona, Hawái. A veces, los tiburones oceánicos siguen a los grupos de estas ballenas, quizá devorando los restos de las presas que dejan atrás.
Fotografía de Brian Skerry, National Geographic Creative

A lo largo de las últimas semanas, el avistamiento al sur de Galicia de tres grandes grupos de rorcuales comunes y ballenas azules podría suponer un punto de inflexión en la pérdida de la presencia de estos grandes cetáceos en nuestras aguas. El aumento del krill podría explicar que estos gigantes de los océanos se observen de nuevo cada vez más cerca de la costa gallega, según explicaban los investigadores del Bottlenose Dolphin Research Institute (BDRI) de O Grove a través de sus redes

Aunque en los últimos dos años se ha planteado la vuelta de estos grandes cetáceos a la costa atlántica de Galicia tras un período de cuatro décadas desaparecidos, aún hay que determinar si se debe a la llegada de un mayor número de ejemplares o a un reforzamiento del número de salidas científicas. Sin embargo, a nivel general, las ballenas azules y los rorcuales, tanto los comunes como los norteños, se encuentran seriamente amenazados por el efecto del cambio climático en las aguas españolas, así como por la falta de alimento por la fuerte explotación pesquera.

A principios de octubre dio comienzo el congreso anual de la Sociedad Española de Cetáceos, donde los expertos debatirán sobre los últimos estudios científicos que se están llevando a cabo en aguas gallegas. "Diversos problemas de conservación afectan a la vida marina en aguas gallegas, muchos de los cuales están relacionados con la actividad humana, como la interacción con la pesca, (una importante causa de mortalidad), la sobrepesca, las actividades acuícolas, los vertidos de petróleo, la contaminación, los efectos de ruido procedente del transporte marítimo, la actividad militar y el turismo", afirma la organización en su estudio.

La sorprendente presencia del animal más grande del mundo en nuestras costas hace frente a un desafío cada día mayor. Así lo afirmó un informe del mismo instituto BDRI publicado en 2019 en la revista Ecological Indicators, que alertaba de que estos factores pueden obligar a estos animales a modificar sus rutas migratorias evitando las zonas próximas a nuestras costas.

El llamado kril del norte, un crustáceo malacostráceo que abundaba en nuestras aguas, es el responsable de que las ballenas azules y los rorcuales ronden la península ibérica. Sin embargo, debido a la subida de la temperatura del agua y a la excesiva pesca, este afloramiento costero del kril decae, fuente de alimento principal de estas ballenas.

“La distribución de las ballenas rorcuales se ve afectada por el régimen de surgencia costera de la península ibérica, que se sabe está bajo el impacto del cambio climático”, afirman el estudio. “Por lo tanto, las respuestas de las ballenas rorcuales a los cambios de surgencia pueden manifestarse a nivel de la población, como los cambios en la abundancia y la distribución”.

Cuatro años de estudio de las ballenas en nuestras costas

La noticia de la presencia de ballenas azules, el animal más grande del mundo, en nuestras aguas sorprendió hace escasos años a científicos y amantes de la naturaleza. Bruno Díaz López, el biólogo español que dirige el estudio y el BDRI, afirma que "la enorme presión pesquera podría causar un mayor impacto en la presencia de alimento para las ballenas y aumentar el riesgo de impacto de las embarcaciones con los cetáceos, que además pueden quedar atrapados en las redes de pesca" en declaraciones a El Faro de Vigo.

Finisterre y las Islas Cíes han sido el escenario del estudio que, llevado a cabo a lo largo de 2016 y 2021, ha realizado continuas salidas al mar para estudiar el comportamiento, la distribución y las amenazas de estos animales en nuestras aguas.

"Los resultados de estos estudios proporcionarán información sobre la distribución de especies de cetáceos en Galicia y sobre el impacto de las actividades humanas en la distribución de cetáceos", afirman los autores en su estudio. "Esta costa se encuentra entre las regiones oceánicas más productivas del mundo y se caracteriza por una alta biodiversidad, pesquerías productivas e importantes actividades de acuicultura, todo apoyado por el aporte de nutrientes debido a los eventos de afloramiento costero".

Los hallazgos de otro estudio reciente, publicado en septiembre de 2021, brindan más información sobre el funcionamiento de este ecosistema y resaltan los impactos que las pesquerías insostenibles pueden causar en el ecosistema.

De las Azores a Galicia

Mediante un método basado en la “foto-identificación”, los investigadores han podido rastrear decenas de ballenas en su recorrido desde las islas Azores hasta Galicia. Los avistamientos han incluido una gran diversidad de comportamientos, desde individuos solitarios hasta grupos de doce ballenas desplazándose juntas e incluso jugando.

"El uso de modelos aditivos generalizados nos permitió entender mejor qué tipo de variables oceanográficas, topográficas o antrópicas condicionan la presencia de las ballenas en la costa gallega, comprobando la clara relación existente entre los cambios oceanográficos inducidos por el afloramiento costero en determinadas zonas y la concentración de las mismas".

A raíz de los resultados generales y a falta de confirmar una mayor presencia, los expertos temen observar efectos negativos en los próximos años. Probablemente, estas poblaciones de ballenas que visitan Galicia cambiarán sus rutas migratorias ante la falta de alimento y el calentamiento creciente de las aguas.

"Diversos problemas de conservación afectan a la vida marina en aguas gallegas, muchos de los cuales están relacionados con la actividad humana, como la interacción con la pesca, una importante causa de mortalidad, la sobrepesca, las actividades acuícolas, los vertidos de petróleo, la contaminación, los efectos de ruido procedente del transporte marítimo, la actividad militar y el turismo", alertan.

Además, la organización explica que la competencia por este crustáceo aumentará con otras especies marinas, así como la enorme presión pesquera causará un mayor impacto en el equilibrio del ecosistema y la disponibilidad de alimento, lo que conducirá a los cetáceos a una situación aún más frágil.

Seguir leyendo

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved