La sequía en Estados Unidos podría durar hasta 2030

Tras un 2021 brutalmente caluroso y seco, la región se encuentra ahora en la peor "megasequía" de los últimos 1200 años. La culpa la tiene el cambio climático.

Por Alejandra Borunda
Publicado 22 feb 2022, 11:47 CET
Una abrasadora ola de calor en junio de 2021 empeoró aún más las condiciones de sequedad ...

Una abrasadora ola de calor en junio de 2021 empeoró aún más las condiciones de sequedad en gran parte del oeste de Estados Unidos. El calor y la sequía en curso pusieron a prueba a ríos como el Colorado, dificultando el funcionamiento de las centrales hidroeléctricas.

Fotografía de Kyle Grillot, Bloomberg via Getty Images

Ha habido breves momentos de respiro en la sequía que se prolonga desde el año 2000 en el oeste de Estados Unidos (un 2011 rico en agua y un 2019 cargado de nieve), pero esas pausas sólo han servido para poner de relieve la característica más dramática y predominante de las últimas décadas: la sequedad implacable.

Por desgracia, se trata de un fenómeno global. Además de provocar una llegada prematura de la primavera en el hemisferio norte, la falta de lluvias tiene consecuencias mucho más severas en el medio y largo plazo en todo el mundo; de Camboya a Sudáfrica, pasando por el Mediterráneo, donde España no es para nada ajena a este fenómeno. La cuenca del Mediterráneo es una de las zonas que más está sufriendo ya las sequías, la falta de agua dulce y la subida del nivel del mar, entre otros desafíos, motivados por el cambio climático.

Según afirma Javier Lillo Ramos, Profesor de Geodinámica e investigador en geología y cambio global, Universidad Rey Juan Carlos, en un artículo publicado en The Conversation, "Según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), el valor medio de las precipitaciones acumuladas desde el pasado 1 de octubre de 2021 (fecha de inicio del año hidrológico) hasta el 8 de febrero de este año es de 192 mm. Esta cifra está un 38 % por debajo del valor considerado como “normal” (312 mm) para ese periodo". 

La situación que se está viviendo en Estados Unidos es llamativa. Si el cambio climático provocado por el ser humano no hubiera aumentado las temperaturas de la Tierra, la actual sequía seguiría siendo dolorosa y reseca. Pero no sería excepcional analizada desde una panorámica que abarque los últimos 1200 años. Un nuevo estudio publicado en Nature Climate Change muestra que el calentamiento del clima de la Tierra ha agravado la sequía del oeste de EE.UU en un 40%, haciendo de este el período más seco de la región desde el año 800 d.C. Y es muy probable que la sequía continúe hasta 2030.

"Esta sequía no sólo sigue avanzando, sino que lo hace a un ritmo más acelerado que nunca", afirma Park Williams, científico del clima de la UCLA de California (Estados Unidos) y autor del nuevo estudio.

(Galería: La sequía: una amenaza real)

La humedad del suelo está en mínimos históricos

Durante milenios, la verdad climática más certera del oeste de Estados Unidos ha sido que las condiciones cambian. La sucesión de meses o años húmedos hará que las laderas de las montañas y los valles sean de un verde exuberante y, del mismo modo, un tramo seco resecará el verde hasta convertirlo en marrón.

Pero entender qué controla esa variabilidad, y su relación con el cambio climático es de vital importancia para todos los que viven en el ciclo hídrico de la región.

Williams y sus colegas querían comprender la intensidad de la actual sequía en comparación con eventos pasados en todo el suroeste, desde el norte de México hasta Idaho. En 2020, publicaron un estudio en el que se examinaban 1200 años de sequía regional registrados por los patrones de crecimiento de los árboles.

Un hombre camina junto a las casas quemadas por el incendio Marshall el 31 de diciembre de 2021 en Louisville, Colorado. Los incendios forestales son uno de los efectos de la grave sequía en el Oeste.

Fotografía de Helen H. Richardson, MediaNews Group, The Denver Post, Getty Images)\

Los árboles registran el tiempo y el clima en sus anillos, depositando capas más gruesas de madera nueva en los años en que la humedad es abundante. Un año intenso de sequía o calor extremo suele dar lugar a un anillo delgado y de tamaño insuficiente, lo que indica que el árbol ha gastado su energía en sobrevivir en lugar de crecer. Los científicos utilizan los anillos para averiguar los cambios históricos de la temperatura, las precipitaciones y otra información relevante para el clima. Además de leer los anillos de más de 1500 árboles del oeste de EE.UU., algunos de los cuales ya crecían en el año 800, y unir la historia que contaban, el equipo creó previamente un mapa de la humedad del suelo (una forma de medir la intensidad de la sequía) en toda la región.

La humedad del suelo es una forma especialmente útil de evaluar la sequía, dice Brad Udall, científico del clima de la Universidad Estatal de Colorado, en Estados Unidos. La mayoría de la gente no piensa mucho en la humedad del suelo, pero es "la reserva de la que depende toda la vida", dice, porque sustenta las plantas, la base del resto de la vida.

(Relacionada: ¿España: se agotará nuestra agua?)

Pero el aire caliente y seco absorbe la humedad del suelo. Y si la lluvia o la nieve no reponen ese depósito invisible, el déficit crece, hinchando el cubo vacío que debe rellenarse antes de que el agua pueda fluir hacia los ríos, arroyos y acuíferos. Investigaciones recientes han demostrado que en los años en que la humedad del suelo es baja, los ríos y arroyos fluyen menos, ya que "cualquier agua disponible es absorbida por el suelo", dice Udall. Este es un gran problema para el río Colorado y otros cursos de agua del Oeste, que han visto disminuir sus caudales hasta mínimos históricos en los últimos años.

En su artículo de 2020, Williams y sus colegas informaron de que entre los años 800 y 2018 se produjeron 40 sequías, cuatro de las cuales fueron "megasequías" excepcionalmente graves: la primera a finales de los años 800, otra a mediados de los años 1100, una en los años 1200 y una cuarta mega sequía (la más intensa de la que se tiene constancia) de 1575 a 1593.

Cuando publicaron su análisis, la sequía actual parecía que iba a ser una de las peores sequías registradas, pero no del todo. La cuarta mega sequía del siglo XVI había sido más seca, y todas las mega sequías anteriores habían durado más. Pero 2019, cuando estaban analizando los datos, fue un año húmedo. "Realmente pensamos que podría estar terminando", dice Williams.

Pero no terminó: 2020 y 2021 fueron aún más secos. En el verano de 2021 se produjeron olas de calor sin precedentes que succionaron cualquier rastro de humedad del suelo y redujeron tanto los embalses que muchos agricultores recibieron poca o ninguna agua para regar sus cultivos. Los escasos niveles de agua en los principales embalses del río Colorado provocaron recortes obligatorios en la cantidad de agua que podían tomar estados como Arizona y Nevada.

Cuando Williams y sus colegas añadieron estos años más recientes a su análisis, quedó muy claro que la sequía actual es ahora la más seca de la que se tiene constancia (aunque no la más larga, ya que varias de las megasequías anteriores duraron más). De hecho, dos años excepcionalmente secos, 2002 y 2021, fueron probablemente los más secos de los últimos 300, y dos de los más sedientos del registro histórico.

"Habría sido una sequía común y corriente", dice Connie Woodhouse, climatóloga de la Universidad de Arizona, que no participó en el estudio. "Pero con el calentamiento... vaya. Y esto es por nuestra culpa".

La sequía que asola el oeste de Estados Unidos está teniendo un efecto devastador en la agricultura, según los agricultores.

Fotografía de David Paul Morris, Bloomberg via Getty Images

El cambio climático se sobrepone a la sequía extrema

No tenía por qué ser así.

El equipo descubrió que el cambio climático provocado por el hombre hizo que la sequía pasara de ser mala a terrible. Sin el impulso adicional del cambio climático, los últimos 20 años habrían sido de una sequía normal y corriente, en algún lugar del grupo de los 10 períodos más secos de los últimos 1200 años.

Pero el cambio climático ha hecho que la atmósfera de la región sea más cálida y seca y ha potenciado la pérdida de humedad del suelo. El cambio climático es responsable de cerca del 42% de la sequedad del suelo durante el período 2000-2021, lo que hace que sólo el año 2021 sea un 20% más seco de lo que habría sido de otro modo.

Esto es más o menos lo mismo que el efecto que otros estudios han encontrado en el cambio climático regional, dice Udall. Se calcula que el cambio climático ha provocado aproximadamente la mitad de las pérdidas de caudal del río Colorado en los últimos años, por ejemplo, un efecto enorme con enormes consecuencias en el mundo real. La cantidad de agua disponible para los estados que dependen del Colorado se está renegociando ahora debido a la escasez inducida por la sequía. En Arizona, los agricultores ya están reajustando sus expectativas y prácticas. El riesgo de incendios se ha disparado. Comunidades enteras están reevaluando sus planes hídricos.

Las temperaturas globales han aumentado aproximadamente 1,1 grados Celsius desde finales del siglo XIX. Se prevé que aumenten mucho más en las próximas décadas a menos que los gobiernos reduzcan rápida y decididamente las emisiones de gases de efecto invernadero.

Cuando el equipo publicó su primer análisis hace unos años, parecía que el fin de la sequía podía estar cerca. Pero incluso en ese corto periodo de tiempo, la intensificación de los efectos del calentamiento del clima ha cambiado el juego. "(Los autores del estudio) sólo han tenido que esperar dos años más para ver que ahora se están batiendo estos récords", afirma Danielle Touma, científica del clima del Centro Nacional de Investigación Atmosférica de Boulder, Colorado. "Es sorprendente la rapidez con la que estamos viendo que estos eventos son cada vez más extremos".

Los tipos de impactos que los científicos del clima esperaban ver en las próximas décadas se están produciendo ahora mismo, dice.

(Relacionado: ¿Qué es el calentamiento global?)

Un barco pasa junto a las líneas que marcan los niveles de agua anteriores en el lago Mead, en Nevada, en 2021. El nivel del embalse de la emblemática presa Hoover, en el suroeste de Estados Unidos, ha caído a su nivel más bajo desde 1937, mientras la peor sequía en décadas se apodera de la región.

Fotografía de Kyle Grillot, Bloomberg via Getty Images

¿Cuándo terminará la sequía?

Nadie puede decir con seguridad cuándo acabará esta sequía, pero si la historia sirve de indicación, sucederá tarde o temprano.

El problema es que, a diferencia del pasado, el clima subyacente es mucho más caluroso y el agujero de la sequía mucho más profundo, por lo que borrar el déficit de humedad del suelo provocado por más de 20 años de aridez será más difícil que nunca.

"Es poco probable que la inercia de una sequía de esta magnitud se rompa con un solo año de buenas precipitaciones", dice Williams. "Harán falta varios años húmedos para salir de ella".

Es un pensamiento que asusta a muchos agricultores y otras personas que ya llevan años esperando un respiro. Para evaluar la probabilidad de que la región salga de esta fase súper árida en los próximos años, el equipo de estudio examinó los patrones de humedad y sequedad en cualquier tramo de 40 años en su registro de 1200 años. A continuación, superpusieron esos patrones históricos a la situación actual para estimar las probabilidades de que la sequía durara uno o dos años más, o incluso más. Repitieron el ejercicio una y otra vez para tener una mejor idea de las probabilidades.

Incluso sin el cambio climático, hay muchas posibilidades de que la sequía dure hasta 2023; en el 94% de las simulaciones se prolonga hasta el próximo año, y en el 33% de las simulaciones se prolonga hasta 2030. Pero si se añade la presión del cambio climático, de repente es mucho más probable que la sequía continúe hasta finales de 2023: en el 94% de las veces vieron que se alargaba por lo menos hasta esa fecha. En el 75% de las simulaciones, se prolongó hasta 2030.

"Sinceramente, eso sería absolutamente devastador", dice Don Cameron, un agricultor del Valle de San Joaquín en California. "Si se prolongara tanto tiempo, la agricultura californiana quedaría devastada. No hay manera de evitarlo".

El cambio climático ha remodelado tan profundamente el Oeste que no basta con pensar en lo que se necesitará para recuperarse después de esta sequía, dice Touma.

"Quizá podamos recuperarnos durante un par de años. Pero siempre va a haber otra que le siga, y va a ser peor debido al calentamiento de las temperaturas", dice Touma. "La pregunta es... ¿cómo nos adaptaremos a un mundo en el que esto sea aún más habitual y normal?".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
La falta de lluvias provoca un despertar prematuro de la primavera en el hemisferio norte
Medio Ambiente
¿Por qué es imposible de predecir la llegada de otra Filomena?
Medio Ambiente
10 fenómenos climáticos que están cambiando el mundo y que ya se ven en España
Medio Ambiente
El mundo sigue sin cumplir sus objetivos climáticos
Medio Ambiente
Por qué es tan peligroso el aumento de las olas de calor en España

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved