La maquinaria agrícola, cada vez más pesada, está aplastando los suelos fértiles

Puede que los neumáticos gruesos eviten que las cosechadoras gigantes se hundan en el campo, pero su tremendo peso sigue exprimiendo la vida del suelo en profundidad, reduciendo potencialmente el rendimiento de los cultivos en gran parte del planeta.

Por Tim Folger
Publicado 22 jul 2022, 14:27 CEST
Las cosechadoras cosechan trigo en una granja de Kansas

Las cosechadoras cosechan trigo en una granja de Kansas. Los equipos gigantescos han contribuido a aumentar drásticamente la eficiencia de la agricultura, pero con el riesgo de compactar las capas profundas del suelo, lo que pone en peligro el rendimiento.

Fotografía de George Steinmetz, National Geographic Creative

Si empiezas a hablar con Thomas Keller o Dani Or sobre maquinaria agrícola, tarde o temprano la conversación girará en torno a los dinosaurios. ¿Por qué dos expertos en la biología y la estructura de los suelos pasan de los tractores y las cosechadoras a los gigantes extintos? Porque los vehículos agrícolas actuales, explican en un artículo reciente, son casi tan pesados como los animales más grandes que han pisado la Tierra, y su peso aplasta uno de los recursos más preciados del mundo: el suelo fértil.

No es algo difícil de entender. O, como dice Or, "No se trata de ciencia espacial", asegura Or, un experto que divide su tiempo entre el Instituto de Investigación del Desierto de Reno (Nevada, Estados Unidos) y la Escuela Politécnica Federal de Zúrich (Suiza). "Durante más de un siglo, hemos tenido un aumento persistente del tamaño de la maquinaria [agrícola]. Algo tiene que ceder".

La tendencia hacia lo gigantesco ha sido especialmente pronunciada en los últimos 60 años. Keller y Or descubrieron que entre 1958 y 2020, el peso típico de una cosechadora de maíz o trigo totalmente cargada se multiplicó casi por 10, pasando de 4000 kilogramos hace 60 años a unos 35 000 en la actualidad. Una cosechadora de remolacha azucarera completamente cargada puede pesar más 58 toneladas, lo que está en el rango de los saurópodos más pesados, los superpesados del mundo de los dinosaurios.

(Relacionado: 18 datos sobre el animal terrestre más grande del mundo: el elefante)

En un reportaje del número de mayo de 2004 se relataron los problemas de las granjas familiares de las Grandes Llanuras de Estados Unidos. En esta foto, unas cosechadoras de alta tecnología de Kansas recolectan el trigo invernal, en ocasiones hasta 80 hectáreas al día.

Fotografía de Jim Richardson

"En cierto modo es fantástico", dice Keller, profesor de la Universidad Sueca de Ciencias Agrícolas de Uppsala. "Si ves cuánto puedes cosechar en un tiempo determinado hoy y cuánto habrías tardado hace 60 años...".  Algunas cosechadoras de trigo, por ejemplo, pueden limpiar 120 000 metros cuadrados en una hora.

Esta increíble eficiencia permite que un 5% de la población mundial pueda alimentar al otro 95%. Sin embargo, Or y Keller afirman que esto está pasando factura a los suelos del mundo. Calculan que las máquinas agrícolas de gran tamaño amenazan alrededor del 20% de toda la tierra cultivable, sobre todo en Norteamérica, Europa, Brasil y Australia, donde se utilizan más estos enormes vehículos. Una vez dañado, el suelo muy compactado puede tardar décadas en recuperarse, si es que lo hace.

"Hay pruebas de que hemos perdido rendimiento", dice Or. "A pesar de la mejora del trigo y otros cereales, hemos perdido rendimiento de forma sistemática. Se puede achacar a muchas cosas, pero parece que esto ocurre sobre todo en el mundo mecanizado". 

Un estudio reciente señala que la compactación del suelo por las máquinas pesadas ha reducido el rendimiento en algunos campos hasta en un 50%. Si las tendencias actuales continúan, la combinación de compactación y erosión puede llegar a reducir el rendimiento de los cultivos en todo el mundo hasta en un 20%.

Daños invisibles

La compactación del suelo es insidiosa porque es casi invisible, incluso para los agricultores. Los fabricantes han tratado de limitar el impacto en la tierra equipando los vehículos pesados con neumáticos gigantes, que distribuyen la carga más ampliamente y evitan que los vehículos se hundan demasiado en la superficie del suelo.

Pero las capas más profundas del suelo siguen absorbiendo todo el peso de las máquinas. La tensión de compresión se extiende bajo cada punto del neumático, y bajo el centro las líneas de tensión se cruzan y se suman. Imagínate que ese neumático es la base de una pirámide de tensión invertida y enterrada: cuanto más macizo sea el vehículo, más profundo será el vértice que se hunda en el suelo.

"Si tienes una carga [más pesada], la tensión disminuye menos rápidamente con la profundidad", dice Keller. Una motocicleta, por ejemplo, dejaría una huella más profunda en la superficie de un campo que un tractor, pero el impacto del mayor peso del tractor se extendería mucho más profundamente en el suelo. Los neumáticos gordos simplemente extienden el impacto a un lugar donde no lo notamos tanto, un poco como la forma en que las altas chimeneas de una central eléctrica extienden la contaminación del aire a favor del viento.

Pero los suelos sanos son porosos y vivos, y también dependemos de las capas profundas. Una cucharadita de tierra de jardín puede contener mil millones de bacterias, redes de bolsas de aire, muchos metros de filamentos de hongos y miles de protozoos. "Los suelos son los hábitats más biodiversos del planeta", afirma Paul Hallett, físico de suelos de la Universidad de Aberdeen, en Escocia (Reino Unido). "Eso se debe a la estructura de los poros, que es muy, muy compleja".

La maquinaria pesada exprime la vida de ese rico hábitat. El laboreo repara parte del daño al airear el suelo, pero sólo en los centímetros superiores, y agrava la erosión. Las gigantescas máquinas agrícolas de hoy en día, dicen Or y Keller, comprimen los suelos a una profundidad de un metro o más, aplastando los poros, reduciendo los niveles de oxígeno y destruyendo la vida que crea la base de los suelos, las raíces y los cultivos sanos.

(Relacionado: ¿Qué es la desertificación?)

"Una vez que hay compactación en el subsuelo, es irreversible, es permanente", dice Markus Berli, físico medioambiental del Instituto de Investigación del Desierto. "Los procesos naturales que podrían aliviar la compactación son mucho más activos cerca de la superficie que en el subsuelo". Incluso los biomas más fecundos del mundo no son inmunes a los efectos de la compactación. Investigadores de Brasil han comprobado que el subsuelo de una región muy explotada de la selva amazónica aún no se ha recuperado 30 años después de la salida de los pesados camiones madereros y otras máquinas.

Aunque el efecto es difícil de cuantificar, la compactación también reduce la capacidad del suelo para almacenar carbono. Los suelos densos y comprimidos limitan el crecimiento de las raíces, que son una de las principales vías por las que el carbono entra en el suelo. En total, los suelos almacenan más de dos billones de toneladas de carbono, unas tres veces la cantidad que se encuentra en la atmósfera. "El suelo es el mayor almacén terrestre de carbono", afirma Hallett. "Hay más carbono bajo el suelo que sobre él".

(Relacionado: El deshielo del suelo del Ártico libera una gran cantidad de gases peligrosos)

¿Un caso para los robots pequeños?

El remedio obvio a estos muchos males sería utilizar máquinas más pequeñas. "En lugar de tener un tractor gigante, preferiría ver una serie de 10 pequeños tractores [operados] a distancia que hicieran mucho menos daño y obtuvieran la misma eficiencia", dice Or. "Ya podemos hacerlo. Deberíamos plantearnos restringir el tamaño de los tractores".

¿Cuánto más pequeños deberían ser?

"Empezamos a perder la batalla a mediados de los años 80", dice Or. Fue entonces cuando la carga media por rueda de los vehículos agrícolas pesados superó las cinco toneladas. Volver a los límites anteriores ayudaría a proteger la zona de raíces profundas del suelo, reduciendo el estrés a niveles recuperables. "Es un compromiso", dice Or, "entre la eficiencia y el daño".

(Relacionado: La crisis alimentaria mundial se agrava con el tambaleo del suministro de fertilizantes)

Los tractores compactan un gigantesco montículo de maíz en un corral de engorde cerca de Imperial, Nebraska, antes de que lleguen las nubes de tormenta.

El tipo de futuro que imagina Or ya se puede vislumbrar en la Granja Manos Libres, un proyecto experimental de 350 000 metros cuadrados en Shropshire, Inglaterra (Reino Unido). Los investigadores han demostrado que es posible cultivar con un toque muy ligero, y sin ningún toque humano. Los investigadores utilizan pequeños vehículos convencionales adaptados para funcionar de forma autónoma. Uno de los caballos de batalla de la granja es un tractor robótico de 1360 kilos y 38 caballos de potencia.

Desde 2016, los investigadores de la Universidad de Harper Adams, en Shropshire, han estado plantando, cultivando y cosechando cultivos con vehículos robóticos. "Hemos estado haciendo todo el ciclo de cultivo, desde la preparación del suelo hasta la cosecha, completamente con equipos autónomos", dice James Lowenberg-DeBoer, un investigador agrícola de Harper Adams.

La clave para reducir el tamaño de la maquinaria agrícola, sostiene, es quitar a los humanos del volante. Según Lowenberg-DeBoer, las máquinas agrícolas han crecido cada vez más por una sencilla razón: maximizar la cantidad de trabajo realizado por un solo individuo. "Una vez que se quita al conductor del equipo", dice, "entonces el tamaño del equipo importa menos".

Los agricultores trabajan muchas horas, pero no pueden igualar la ética de trabajo de los incansables autómatas. "Es posible durante algunas partes del año hacer funcionar los equipos agrícolas las 24 horas del día", dice Lowenberg-DeBoer. "Muy pocos agricultores lo hacen, pero a los robots no les importa".

El cambio a la robótica podría ayudar a los agricultores a reducir sus gastos. Lowenberg-DeBoer y sus colegas calculan que los costes de equipamiento de una explotación de 500 hectáreas (es decir, cinco millones de metros cuadrados) podrían reducirse en casi dos tercios adoptando el tipo de máquinas que se utilizan en Hands Free Farm.

¿Qué hace falta para conseguirlo? "Todas las grandes empresas han venido a Harper Adams", dice Lowenberg-DeBoer. "Y han visto esta granja y han dicho cosas buenas. Pero no están muy interesadas en empezar a vender [estos equipos]. Lo que necesitamos es una influencia externa, alguien que venga y empiece a vender equipos autónomos, igual que Elon Musk sacudió el mercado de los vehículos eléctricos."

Cómo lo hicieron los dinosaurios

Es tentador escribir que tal vez un día las cosechadoras, tractores y otros vehículos que ahora aplastan la Tierra bajo sus pies acabarán por seguir el camino de los dinosaurios. Pero eso sería un flaco favor a esos increíbles animales. Los saurópodos prosperaron durante más de 100 millones de años. ¿Cómo se las arreglaron para no destruir sus propios hábitats compactando el suelo de forma irreparable? Keller y Or lo llaman "la paradoja de los saurópodos".

Los dinosaurios gigantes tenían pies gigantes (las huellas de saurópodo más grandes que se conocen miden casi dos metros) que les impedían hundirse en el suelo, como los neumáticos gordos sostienen una cosechadora. Pero Keller y Or sostienen que es poco probable que los imponentes reptiles se movieran en grandes manadas. 

"La imagen que se ve en Parque Jurásico de saurópodos en libertad no es muy probable debido al daño que habrían hecho al paisaje", escriben.

En su lugar, Or y Keller sugieren que los saurópodos se limitaban a moverse por senderos estrechos. En este caso, sus largos cuellos evolucionaron para permitirles hojear la vegetación fuera de sus caminos bien trazados sin dañar el paisaje circundante. Otra posibilidad, según Keller y Or, es que pasaran la mayor parte del tiempo suspendidos en el agua, utilizando de nuevo sus largos cuellos para buscar comida a lo largo de las costas.

Avancemos 100 millones de años hasta la Australia del siglo XXI, donde los agricultores están experimentando con la "agricultura de tráfico controlado", una estrategia que restringe las ruedas de los vehículos pesados a carriles de tráfico fijos, dejando alrededor del 80% de cualquier campo libre del riesgo de compactación del suelo. En ese caso, al menos, puede que las grandes máquinas sigan el camino de los dinosaurios.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
Así ha sido el resurgir de las granjas isleñas aztecas en Ciudad de México
Medio Ambiente
La crisis alimentaria mundial se agrava con el tambaleo del suministro de fertilizantes
Medio Ambiente
Bio, eco y orgánico: ¿Qué diferencia hay entre las etiquetas ecológicas y qué indican?
Medio Ambiente
28 ideas para vivir de forma más sostenible en el planeta
Medio Ambiente
El confinamiento aumenta la presencia de insectos polinizadores en las ciudades

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved