¿Puede la restauración de los manglares proteger a Miami de la subida del nivel del mar?

Las costas vivas con manglares pueden estabilizar las costas, limitar las inundaciones y ahorrar dinero a los propietarios.

Por Laura Parker
Publicado 27 jul 2022, 13:37 CEST
Visitantes en bicicleta en Miami junto a la Bahía de Biscayne.

Visitantes en bicicleta en Miami junto a la Bahía de Biscayne. Gran parte de Miami se ha desarrollado hasta la línea de flotación, dejando poco espacio para los hábitats de manglares que podrían proteger la costa de las tormentas.

Fotografía de Alicia Vera, National Geographic

MIAMI BEACH, FLORIDA (ESTADOS UNIDOS) — En los albores del siglo XX, los manglares cubrían esta isla de Florida, que en aquella época era más un arenal pantanoso que un área de tierra firme. Con sus raíces nudosas metidas hasta la altura de las rodillas en las aguas de las mareas, los manglares eran conocidos sobre todo como refugio de caimanes, otros reptiles y ventiscas de mosquitos. Y en 1915 ya habían desaparecido. Carl Fisher, uno de los fundadores de Miami Beach, había arrasado la isla como primer paso para transformarla en el legendario centro turístico que es hoy. 

La visión de futuro del siglo XXI es diferente: los dirigentes de la ciudad ven una Miami Beach que resiste en la primera línea del frente del Cambio Climático, adaptándose a la subida del mar y al empeoramiento de las tormentas mediante la instalación de enormes bombas, la elevación de las calles y, sí, recuperando el humilde manglar, amortiguador de la naturaleza contra las marejadas ciclónicas. La semana que viene, los voluntarios tienen previsto plantar 680 mangles en el parque más grande de la ciudad para crear una "línea de costa viva" en el mismo tramo en el que los manglares fueron talados hace un siglo.

(Relacionado: ¿Por qué se están muriendo los manatíes de Florida?)

En la isla de Tarpon Cove, en la laguna de Lake Worth, en West Palm Beach (Florida), se encuentran unos mangles de dos años que fueron plantados hace dos años por voluntarios del proyecto The Nature Conservancy.

Puede que los manglares estuvieran destinados a la erradicación en aquella época, pero hoy son casi inigualables por sus beneficios para el medio ambiente. Sin embargo, todavía no es fácil venderlos aquí, incluso después de que el condado de Miami-Dade rechazara recientemente una propuesta del Cuerpo de Ingenieros del Ejército para construir un enorme dique. El condado no presentó ningún plan alternativo, pero los manglares, según el argumento, estropearían la vista. 

Los árboles no suelen ser muy altos, pero son desaliñados y de miembros desgarbados. Por no hablar de los mosquitos.

"No creo que los particulares piensen en general en los manglares como una forma deseable de estabilizar sus propiedades", dice Lisa Spadafina, subdirectora de la división de recursos medioambientales de Miami-Dade.

Izquierda: Arriba:

Los manglares, incluido éste, fueron plantados en la isla Tarpon Cove de West Palm Beach hace dos años por voluntarios del proyecto The Nature Conservancy.

Derecha: Abajo:

Marbelys Garriga, candidata al doctorado en la Universidad Internacional de Florida, explora un bosque de manglares en el Parque Estatal del Río Oleta, en North Miami Beach. Los manglares, dice, no se parecen a ningún otro lugar de la Tierra, "el lugar intermedio" donde el mar se encuentra con la tierra.

Sin embargo, la capacidad de los manglares para amortiguar la energía de los vientos huracanados y las olas está bien documentada. Los manglares protegen anualmente a 15 millones de personas en todo el mundo de las dañinas tormentas violentas y ahorran unos 65 000 millones de euros en daños materiales, según una investigación publicada en 2020 en Scientific Reports. Una dramática confirmación de su valor se produjo en 2004, cuando un gigantesco tsunami, uno de los más mortíferos de la historia, arrasó el Océano Índico. Los pueblos de la India y Malasia que estaban detrás de los manglares sufrieron menos daños y tuvieron menos muertos. En 2005, el Gobierno indio prohibió la deforestación de los manglares.

Incluso los pequeños rodales de manglares pueden estabilizar las costas contra la erosión y limpiar las aguas contaminadas de toxinas. Los manglares también actúan como vivero de aves, peces, mariscos e incluso tiburones al proporcionarles alimento, sombra y protección contra los depredadores, las mareas y el calor. Además, los manglares almacenan grandes cantidades de emisiones de carbono, hasta cinco veces más, hectárea por hectárea, que los bosques terrestres.

Por todo ello, los nuevos plantones de mangle que llegan al Brittany Bay Park de Miami Beach son los protagonistas de la remodelación de este parque costero, que costará alrededor de 1,8 millones de euros. Allí, la línea de costa viva incluirá material natural (los manglares) junto con material duro (el dique de contención) para reforzar los esfuerzos de lucha contra las inundaciones, ya que el sur de Florida se enfrenta a la perspectiva de que el mar suba 60 centímetros a mediados de siglo.

(Relacionado: Las Maldivas se están hundiendo en el océano Índico. ¿Y ahora qué?)

Los kayakistas se acercan a la orilla del manglar en el Parque Estatal del Río Oleta en North Miami Beach, el mayor parque urbano de Florida, con cuatro kilómetros cuadrados de hábitat costero y de estuario.

"A medida que sube el mar, es más fácil construir una línea de costa viva que reconstruir un dique completamente nuevo", dice Amy Knowles, responsable de resiliencia de Miami Beach, mientras muestra algunas de las calles elevadas y las enormes bombas de la ciudad en un reciente paseo matutino. "¿Es la protección número 1? Forma parte de toda la caja de herramientas que tenemos".

Pero hay límites a lo que la ciudad puede hacer. Tiene 88 kilómetros de costa, y todos salvo ocho kilómetros son de propiedad privada. 

Todos los días deberían ser el día del manglar

Si Knowles buscaba una voz fuerte para defender la plantación de cientos de manglares en el Parque de la Bahía de Bretaña, la UNESCO podría echarle una mano: el 26 de julio es el Día Internacional de la Conservación del Ecosistema de los Manglares. La UNESCO creó este día festivo en 2015 a instancias de Ecuador, país que alberga altísimos manglares de 60 metros, para llamar la atención sobre sus virtudes, así como sobre la diezma de los bosques de manglares a nivel mundial. 

(Relacionado: Las joyas subacuáticas de Cuba tendrán que enfrentarse a la realidad del turismo)

Izquierda: Arriba:

Rafael Araujo, investigador principal y experto en manglares de la Universidad de Miami, se encuentra con los manglares en la orilla de la bahía de Biscayne, en Miami. Siempre están "contribuyendo. Quizá sea por lo bonitos que son".

Derecha: Abajo:

Un manglar se extiende sobre rocas en el Parque Estatal del Río Oleta en North Miami Beach.

Desde 1980, más de la mitad de los manglares del mundo han desaparecido, víctimas principalmente del desarrollo urbano costero, la construcción de carreteras y la agricultura. Gran parte de la pérdida se ha producido en el sudeste asiático, donde crece casi un tercio de los manglares del mundo, y donde se talan para la producción de carbón vegetal y para hacer sitio a los estanques de acuicultura, sobre todo para la cría de camarones.

Rafael Araujo, investigador de manglares de la Universidad de Miami, creció en Colombia y ayuda a los países asiáticos y latinoamericanos a diseñar protecciones para los manglares. Dice que ha visto un cambio en la forma de pensar sobre los manglares, y eso es una buena señal.

"Cuando yo era joven, se pensaba que los manglares eran un terreno baldío, lleno de mosquitos, y que debíamos talarlos", dice. "Hoy ninguno de mis alumnos piensa en los manglares de esa manera. Eso me da esperanza para el ecosistema y los beneficios que proporcionan".

Kayakistas en la bahía de Biscayne, en el parque Morningside de Miami.

Los manglares prosperan en condiciones que matarían a sus primos terrestres. Aunque viven en pantanos salinos, extraen agua dulce del agua de mar a través de sus raíces y excretan sal a través de sus hojas y corteza. 

"Lo más increíble de los manglares es que viven en condiciones de estrés constante", dice Araujo. "Con la salinidad, han encontrado una forma de sobrellevarla. Con las altas temperaturas, que son todo un reto para los árboles, han encontrado la manera de arreglárselas. En suelos sin oxígeno, que serían la muerte para otros árboles, han encontrado una manera de sobrevivir. Eso me parece inspirador. Incluso con la adversidad, se puede hacer frente".

Lo que los manglares no pueden hacer, por supuesto, es detener el aumento del nivel del mar. De hecho, a mediados de siglo, los científicos predicen que ellos mismos podrían convertirse en una víctima. Para sobrevivir, las raíces de los manglares deben estar expuestas al aire dos veces al día con el cambio de la marea. A medida que el mar sube y la zona de mareas se desplaza hacia el interior, los manglares tendrían que migrar hacia el interior con él, o no sobrevivirán.

Izquierda: Arriba:

Conchas marinas en la isla de Palm Beach Resilient, en la laguna de Lake Worth, en West Palm Beach. Las conchas proporcionan a las aves un lugar para anidar.

Derecha: Abajo:

La Isla Resistente de Palm Beach será plantada con manglares durante un evento de plantación de voluntarios el 19 de agosto de 2022.

Criar "cachorros" de manglares

Los manglares aún pueden encontrarse en el sur de Florida, bordeando parques y otras zonas. Pero los esfuerzos por añadir más manglares a los espacios urbanos densamente poblados han encontrado resistencia.  

En Miami, la oposición a un plan para añadir más manglares a una mejora del Parque Morningside, propenso a las inundaciones, llevó a la Comisión de la Ciudad de Miami a considerar una propuesta de ordenanza que prohíbe la plantación de manglares en propiedad pública. Tras una protesta, la medida fue archivada. 

Los manglares siguen teniendo muchos fans. El club de jardinería de Coral Gables, cerca de Miami, comenzó a criar y plantar mangles rojos en 2020, después de que Rhonda Anderson, miembro del club y comisionada de la ciudad de Coral Gables, rescatara 300 propágulos de manglares, o "cachorros", que habían sido arrastrados a un sendero para bicicletas después de una marea viva. Este año, con la ayuda de un grupo local de scouts, el club está criando 1500 manglares en piscinas de plástico para niños, que se distribuirán a lo largo de la costa de Florida.

Izquierda: Arriba:

Rhonda Anderson, miembro del club de jardinería de Coral Gables, lleva cultivando plantas desde los 10 años. Aprendió cómo los manglares eliminan las toxinas del agua gracias a los cuidadores de acuarios que los utilizan.

Derecha: Abajo:

Los cangrejos violinistas se desplazan por los manglares de la isla Tarpon Cove. Los manglares sirven de hábitat a la fauna marina y terrestre.

Los detractores, dice Anderson, "quizá quieran optar por algunos manglares para poder limpiar el agua. Da a la gente una perspectiva diferente de la naturaleza y de lo que puede hacer por ti".

Al norte de Miami, el condado de Palm Beach ha instalado pequeñas islas artificiales plantadas con manglares en la laguna de Lake Worth para restaurar el hábitat de las aves y la fauna silvestre perdido por el dragado y otras causas. El condado también se ha asociado con The Nature Conservancy para ampliar y restaurar el hábitat de Palm Beach Resilient Island, que tiene previsto plantar manglares allí el mes que viene.

En otro proyecto para demostrar el valor de los manglares como protectores, los científicos del grupo utilizaron un modelo de la industria aseguradora para estimar las pérdidas por daños a la propiedad después de que el huracán Irma azotara el condado de Collier, en la costa del Golfo en el suroeste de Florida, en 2017. El grupo concluyó que cada hectárea de manglares con propiedades detrás de ellos había evitado una media de 7500 euros en daños The Nature Conservancy instó a los funcionarios del condado a invertir en la restauración de los manglares.

Si hay algún inconveniente en el uso de los manglares en las costas vivas, es que los grupos pequeños pueden no comprar mucha protección contra el viento y las inundaciones. Los científicos sostienen desde hace tiempo que sólo las grandes extensiones de manglares pueden ofrecer una verdadera protección contra las tormentas violentas. 

El parque Matheson Hammock, al borde de la bahía de Biscayne, cerca de Coral Gables, incluye vastas extensiones de manglares.

"Hay que tener 100 metros si se quiere reducir una marejada ciclónica", dice Peter Sheng, profesor de ingeniería de la Universidad de Florida que ha analizado las tormentas y los humedales de la costa este.

Por otro lado, aquí es donde entran en juego otros atributos de los manglares: incluso una estrecha franja de árboles puede estabilizar la costa o mejorar la calidad del agua. "Sí, estoy de acuerdo, todo ayuda", dice Sheng. "Si tienes unos pocos metros de manglares, es mejor que nada".

Alicia Vera es una fotógrafa afincada entre Ciudad de México y Miami. 

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
El cambio climático es peor de lo previsto, según un nuevo informe de la ONU
Medio Ambiente
Así luchan los surfistas contra el cambio climático
Medio Ambiente
Nueve puntos de no retorno del cambio climático con el Mediterráneo como termómetro
Medio Ambiente
Todavía se pueden evitar algunos de los catastróficos efectos del calentamiento global
Medio Ambiente
La tierra se hunde y el nivel del mar aumenta: la doble crisis que afrontan las comunidades costeras

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved