Este río salvaje se ha convertido en parque nacional y ha encendido un movimiento muy especial

¿Qué hace falta para salvar los ríos del mundo? Los expertos dicen que basta con mirar al río Vjosa, en Albania, para encontrar un modelo de conservación.

El río Vjosa de Albania se ha convertido recientemente en el primer "parque nacional de ríos salvajes" del mundo, un estatus que prohíbe las presas o la minería, pero permite el turismo. Ahora, los conservacionistas se fijan en otros ríos del mundo que podrían obtener el mismo estatus.

Fotografía de Jonas Kako
Por Stefan Lovgren
Publicado 8 may 2023, 13:27 CEST, Actualizado 24 may 2023, 17:23 CEST

En su viaje hacia el mar Adriático, las aguas turquesas del río Vjosa, amenazadas durante décadas por presas y explotaciones mineras, brillan y resplandecen ininterrumpidamente a través de los espectaculares paisajes montañosos del sur de Albania. El río, recientemente protegido por su estatus único de "parque nacional de los ríos salvajes", está alimentando un movimiento para salvar otros ríos prístinos otorgándoles esa designación.

El problema de cómo proteger mejor los ríos lleva mucho tiempo preocupando a los conservacionistas. Históricamente, los ríos se han tratado como parte de la protección de la tierra. Pero los estudios demuestran que los ríos no se benefician de este planteamiento, en parte porque pueden entrar y salir de zonas protegidas y a veces cruzar fronteras. Lo que ocurre en el extremo desprotegido de un río puede tener un profundo impacto en el mismo cuerpo a cientos de kilómetros de distancia.

"Para proteger un río hay que centrarse primero en el propio río", afirma Ulrich Eichelmann, ecologista y conservacionista de Riverwatch, con sede en Viena (Austria), y uno de los líderes de Save the Blue Heart of Europe, la coalición internacional que encabezó la iniciativa del Vjosa.

Eichelmann y otros activistas están trasladando su planteamiento de que el río es lo primero a otros países de los Balcanes (la región de 11 países del sureste de Europa que incluye Bosnia-Herzegovina y Montenegro) donde se está intensificando la batalla para proteger otros cursos de agua prístinos de las presiones medioambientales.

"Queremos que este tipo de protección fluvial sea la norma y no la excepción", afirma Eichelmann.

Qué hace falta para salvar un río

Aunque el agua dulce sustenta gran parte de la vida, los ríos, lagos y humedales están por término medio más degradados que los ecosistemas marinos y terrestres, según demuestran los estudios, a menudo por culpa de presas que alteran los caudales fluviales e interrumpen las migraciones de los peces.

Aunque los ríos europeos son los más represados de todos los continentes, muchos de los de los Balcanes siguen siendo relativamente prístinos, a pesar de los miles de proyectos hidroeléctricos previstos. Hubo un momento en que se propusieron ocho presas en el tramo principal del Vjosa y docenas más en sus afluentes.

La campaña para proteger el Vjosa, que contó con un apoyo social abrumador, desembocó en años de protestas, demandas judiciales y presiones internacionales para que Albania desechara los planes de construcción de presas. El Gobierno, que ha luchado por mejorar las condiciones económicas de uno de los países más pobres de Europa, se resistió durante mucho tiempo, sobre todo porque Albania depende casi exclusivamente de la energía hidroeléctrica para obtener electricidad.

Se dice que el río Una, en Bosnia, es un buen candidato para convertirse en parque ...

Se dice que el río Una, en Bosnia, es un buen candidato para convertirse en parque nacional fluvial salvaje, en parte porque alberga el salmón del Danubio, la mayor especie de salmón de Europa.

Fotografía de Heike Ollertz, Agentur Focus, Redux

Pero la empresa estadounidense Patagonia, que ha invertido cerca de un millón de dólares en la campaña de Vjosa, ha desempeñado un papel importante para convencer al Gobierno de que un parque nacional contribuiría al crecimiento de su industria turística. "Demuestra lo que la sociedad civil, el Gobierno y la industria pueden hacer cuando trabajan en torno a unos objetivos comunes", afirma Ryan Gellert, director general de Patagonia, con sede en Ventura (California).

Según la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (IUCN, por sus siglas en inglés), el estatus de parque nacional de categoría II de Vjosa lo protege de actividades perjudiciales como la construcción de presas y la extracción de grava, al tiempo que permite el uso humano.

Además de la cuenca fluvial principal, hogar de más de 1100 especies animales, el nuevo parque incluye tres grandes afluentes y abarcará más de 402 kilómetros de cursos de agua, así como las tierras inmediatamente adyacentes.

Los conservacionistas han dudado en calificar el Vjosa de primer parque nacional fluvial del mundo cuando otros ríos pueden interpretarse como tales. Pero James Hardcastle, que dirige el programa de áreas protegidas y conservadas de la IUCN en Gland (Suiza), afirma que el Vjosa representa "la primera vez que un sistema fluvial es el centro del parque nacional".

La mayoría de los ríos de los Balcanes son tan valiosos ecológicamente que deberían estar completamente vedados al desarrollo hidroeléctrico, afirman los conservacionistas. Entre ellos hay dos candidatos a futuros parques nacionales fluviales: el Una, que discurre en su mayor parte por Bosnia, y el Morača, en Montenegro.

Mientras que el Una alberga una de las pocas poblaciones sanas de salmón del Danubio, la mayor especie de salmón de Europa, el Morača alimenta el lago Scutari, el mayor de los Balcanes y un santuario de aves vital. A pesar de los proyectos hidroeléctricos previstos, las cuencas de ambos ríos permanecen en gran parte sin embalsar, y la red fluvial recorre cientos de kilómetros a través de impresionantes paisajes.

Partes del río Neretva, que atraviesa Bosnia y Croacia, son candidatas a la conservación, según los conservacionistas.

Fotografía de Susan Wright, The New York Times, Redux

Vladimir Topić, del Centro de Medio Ambiente de Banja Luka (Bosnia), afirma que el nuevo estatus del Vjosa "debería ser el principio de una protección similar para otros ríos de los Balcanes".

La directora europea de acción medioambiental de Patagonia, Beth Thoren, afirma que su empresa tiene previsto invertir cerca de 4 millones de euros para ayudar a crear más parques de este tipo en la región.

Hay muchos ríos que, según los conservacionistas, necesitan protección urgente, pero que no pueden optar a la categoría de parque nacional de ríos salvajes. Uno de ellos es el Neretva, que atraviesa Bosnia y Croacia. Aunque la parte central del Neretva ya ha sido embalsada y la construcción de presas en otras partes de la cuenca está muy avanzada, la sección superior del río, salpicada de espectaculares cascadas y rodeada de bosques vírgenes, sigue fluyendo libremente.

"Un parque nacional de ríos salvajes no serviría para el Neretva, pero eso no significa que no deba protegerse", afirma Eichelmann. "Hay tramos del río que deben protegerse, incluso como parque nacional".

Algunos esperan que el cambio de estatus del Vjosa, declarado el 15 de marzo por el primer ministro albanés Edi Rama, inspire esfuerzos de protección para otros ríos prístinos del mundo. Hardcastle, funcionario de la IUCN, señala el río Patuca en Honduras, el segundo más grande (y hasta ahora no represado) de Centroamérica, como posible candidato.

Vista del río Moraca desde el puente Moracica en la autopista Bar-Boljare en Smokovac, Montenegro 27 de mayo de 2021. Un préstamo chino para la primera fase de una autopista que une el puerto de Bar, en el mar Adriático, y la frontera con Serbia ha disparado la deuda de Montenegro y ha obligado al país a pedir ayuda a la Unión Europea. Fotografía tomada el 27 de mayo de 2021.

Fotografía de Stevo Vasiljevic, Reuters

A Michele Thieme, principal científica especializada en agua dulce del Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) en Washington, le gustaría que se protegieran más algunos de los ríos más caudalosos del mundo, en los que se centra su organización, como el río Salween, en el sudeste asiático, y varios ríos africanos. "Todavía hay margen para mantener algunos de estos sistemas relativamente intactos", afirma.

Según Thieme, los parques nacionales terrestres no siempre protegen de la construcción de presas a los ríos que los atraviesan. Un estudio de 2020 del que es autora identificó al menos 1249 grandes presas situadas dentro de áreas protegidas en el mundo, con más de 500 presas planificadas o en construcción en áreas protegidas, muchas de ellas en los Balcanes.

Por eso la designación de Vjosa es clave, dicen los activistas, porque protege específicamente el río. Pero advierten de que aún queda mucho trabajo por hacer antes de que el parque pueda entrar en funcionamiento, desde resolver cómo gestionar los usos y títulos de propiedad existentes hasta construir un centro de visitantes y dotar al parque de guardas formados. El objetivo es ampliar la protección al otro lado de la frontera con Grecia, donde el río se llama Aoös, e incluir más partes de la cuenca hidrográfica.

Besjana Guri, de EcoAlbania, una organización sin ánimo de lucro de Tirana, la capital de Albania, que ha desempeñado un papel decisivo en la campaña, afirma que el Vjosa puede "servir de inspiración a todas las comunidades que luchan por salvar sus ríos. Nuestro mensaje para ellos es que es posible ganar esta lucha por difícil que parezca".

Stefan Lovgren es colaborador habitual de National Geographic y coautor con Zeb Hogan del libro Cazando gigantes: En busca de los peces de agua dulce más grandes del mundo, publicado en abril de 2023.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved