Inaugurada una grúa para explorar la cubierta de la selva amazónica

Las grúas de cubierta, antaño reservadas a la investigación en las copas de los árboles, permiten ver el "octavo continente" como un arbornauta.

La bruma matinal se cierne sobre las copas de los árboles del Parque Nacional Yasuní de Ecuador, una de las zonas más ricas en biodiversidad de la Tierra. Una nueva grúa de cubierta permite a los viajeros contemplar las copas de los árboles como un científico.

Fotografía de Tim Lamán, Nat Geo Image Collection
Por Stephanie Vermillion
Publicado 9 may 2023, 12:29 CEST

"Sabemos más de la Luna que de la cubierta forestal del Amazonas", afirma la exploradora de National Geographic Meg Lowman, directora ejecutiva de la Fundación TREE.

La ciencia de las copas de los árboles está en pañales. Los análisis de la cubierta comenzaron hace cuatro décadas, cuando pioneros como Lowman utilizaron cuerdas y arneses para alcanzar la casi impenetrable cúpula de follaje, lianas, ramas y epífitas. Sus descubrimientos, sobre todo en materia de densidad y diversidad de especies, revolucionaron la ecología forestal.

A lo largo de los años, estos científicos de las copas de los árboles, apodados "arbornautas", han inventado embarcaciones de investigación creativas: globos, plataformas elevadoras, drones, grúas, torres y pasarelas. Esta última es ahora un elemento básico de la experiencia turística en la selva tropical, con pasarelas que dan la bienvenida a viajeros de los seis continentes.

Ahora, una nueva grúa turística en la Amazonia ecuatoriana (que fue inaugurada en marzo), ofrece una mirada exclusiva a lo que Lowman considera el "octavo continente" [NOTA DEL TRADUCTOR: en inglés se entiende que América está dividida en dos continentes distintos].

"Todos los monos están restringidos a la cubierta, al igual que los murciélagos y muchas aves", afirma el científico ecuatoriano Jarol Fernando Vaca, señalando que entre el 60 y el 90 por ciento de la vida amazónica, incluidos primates, reptiles y miles de insectos, residen en estas alturas y rara vez abandonan esta maraña de copas de árboles. Vaca es también guía del Sacha Lodge, que ofrece la excursión por las copas de los árboles. Esto es lo que hay que saber sobre esta nueva experiencia forestal en las alturas.

La nueva grúa de Sacha Lodge suspende una góndola al aire libre sobre el bosque mediante una torre con un brazo extendido.

Fotografía de Stephanie Vermillion

La experiencia de la grúa de cubierta

Las pasarelas o torres tradicionales de la selva tropical ofrecen una vista cercana pero inmóvil de las copas de los árboles. Pero la nueva grúa de cubierta de Sacha Lodge, una reserva ecológica privada y hotel de 26 habitaciones en Ecuador, gira alrededor del bosque para ofrecer un punto de vista dinámico y "un acceso rápido a varias copas de los árboles sin ningún esfuerzo físico", dice Lowman.

Sin embargo, llegar a la plataforma de lanzamiento de las grúas es un safari por la selva en sí mismo. Desde Quito, los viajeros toman un vuelo de media hora hasta la ciudad selvática de Coca. Allí, los viajeros hacen un viaje de dos horas y media en canoa por el río Napo a través de la selva hasta llegar al albergue. Desde el albergue, sólo hay 20 minutos en canoa por un lago (donde se reúnen nutrias de río, anacondas y caimanes) seguidos de 15 minutos de caminata por el suelo de la selva, con arañas, ranas y laboriosas hormigas cortadoras de hojas compartiendo el camino. La góndola grúa, con capacidad para cuatro personas, se desliza a través de 5000 metros cuadrados de bosque, complementando estos avistamientos de fauna a ras de suelo.

Los 1,6 millones de hectáreas de la Reserva de la Biosfera Yasuní de la UNESCO, que abarca las 2000 hectáreas privadas y protegidas de Sacha Lodge, constituyen uno de los lugares con mayor biodiversidad del planeta. En una hectárea de la reserva crecen más árboles que en EE.UU. y Canadá juntos. Sólo en los terrenos del Sacha Lodge se han avistado casi 600 aves, lo que supone aproximadamente el 7% de todas las especies de aves de la Tierra.

Esta biodiversidad se despliega a medida que la grúa se arrastra por encima del oscuro y tranquilo sotobosque, una capa de bosque que la cubierta protege de casi toda la luz. Su góndola gira 360 grados mientras lleva a los viajeros a 42 metros por encima de la línea de árboles. Algunas especies de fauna son fáciles de observar, mientras que otras requieren una escucha atenta, vigilancia y un par de prismáticos. Sin embargo, a diferencia de las grúas centradas en la investigación, ésta no se acerca demasiado a los árboles, una precaución para proteger a los animales.

La grúa de cubierta, que eleva a los visitantes a 42 metros del suelo, ofrece vistas de 360 grados del Bosque Nacional Yasuní.

Fotografía de Stephanie Vermillion

Desde lo alto de la grúa, la copa de dos metros de grosor parece una manta bien cosida, pero en realidad es un mosaico de pequeños microhábitats. "Cada árbol gigante es como una isla en un océano de árboles", dice Vaca. La diversidad de fauna de un árbol a otro recuerda a otra joya ecuatoriana: las islas Galápagos. "Las especies de una isla a otra pueden ser diferentes".

Las criaturas de la cubierta también actúan de forma diferente a las especies similares del suelo del bosque (algo que Lowman aprendió rápidamente durante sus primeras escaladas). "Los escarabajos brillantes se comían el tejido de las hojas jóvenes (pero no las viejas), las orugas actuaban en bandas alimentándose de ramas enteras, desde el follaje más joven al más viejo", escribió en su libro El Arbonauta: Una vida descubriendo el octavo continente en los árboles que tenemos encima. "En más de 60 000 especies de árboles, casi todas albergan comunidades únicas".

Estas maravillas de las copas de los árboles son algo más que curiosidades. Guardan secretos que forman parte integral de nuestra comprensión y protección del planeta Tierra.

(Relacionado: Sorprendentes imágenes de una tribu que vive aislada en la selva del Amazonas)

Proteger la cubierta, proteger el planeta

La selva amazónica absorbe una cuarta parte de todo el dióxido de carbono absorbido por la tierra, pero se calcula que hemos perdido un 13% del bosque original debido en gran parte a la deforestación, según un estudio de 2022 publicado por el Proyecto de Vigilancia de la Amazonia Andina. Como resultado, el bosque absorbe ahora un 30% menos de CO2 que en la década de 1990.

Un mono ardilla en el Parque Nacional Yasuni.

Fotografía de Steve Winter, Nat Geo Image Collection

Al igual que las pasarelas y las torres, las grúas desempeñan un papel fundamental en la comprensión de estos ecosistemas en peligro. Un buen ejemplo son las grúas de cubierta del Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales de Panamá, el proyecto pionero en la investigación con grúas en la década de 1990. Estas máquinas, que cubren el Istmo de Panamá, ayudan a los investigadores a analizar cómo los árboles lidian con el estrés, absorben carbono y utilizan el agua. Los conocimientos adquiridos por los científicos a través de la grúa, compartidos en más de 130 artículos científicos publicados, identifican el papel del bosque en la regulación del cambio climático.

Aunque eficaces, estas grúas de cubierta tienen un gran inconveniente: el coste. Que oscile entre 225 000 y varios millones de euros, explica que existan tan pocas.

La grúa de Sacha Lodge, abierta tanto a turistas como a investigadores, presenta una nueva posibilidad de financiación y un futuro prometedor para los estudios de las copas de los árboles más allá de sus 2000 hectáreas. "Si las grúas pudieran costearse gracias a los ingresos del ecoturismo, sería una gran ayuda para investigadores y turistas", dice Lowman.

Un aracari con muchas bandas en el Parque Nacional Yasuní.

Fotografía de Tim Lamán, Nat Geo Image Collection

Lo que hay que saber

Aunque el Sacha Lodge de alto nivel gestiona la primera, y única en la actualidad, grúa de cubierta turística, Lowman afirma que las grúas centradas en la investigación ofrecen opciones de ecoturismo como parte de los recorridos basados en la educación, así como visitas de estudiantes o grupos de investigación. Algunas de las grúas de investigación más destacadas son:

Instituto Smithsonian de Investigaciones Tropicales, Panamá:

Situada en el Parque Natural Metropolitano de Ciudad de Panamá, la grúa del STRI domina 80 especies de árboles y lianas y ofrece vistas aéreas del perfil de Ciudad de Panamá. La segunda grúa del instituto, situada en el Parque Nacional de San Lorenzo, domina el Caribe.

Observatorio de la Selva Tropical de Daintree, Australia:

Escondida en la selva tropical más antigua del mundo, la grúa de investigación del Observatorio de la Selva Tropical de Daintree, en Queensland, se eleva 45 metros por encima de los árboles. Su desigual cubierta varía de 24 metros a 39 metros, con todo tipo de animales, desde tucanes a serpientes y ranas arborícolas que llaman al follaje su hogar.

Grulla KAKOBA, Papúa Nueva Guinea: 

Contempla el mar de Bismarck y una red de verdes árboles bajo tus pies a través de la grúa KAKOBA, en la zona de conservación de la fauna de Kau, en la provincia de Madang, en Papúa Nueva Guinea. Esta grúa, que cubre alrededor de una hectárea de selva baja, está gestionada por el Consejo Europeo de Investigación y el Centro de Investigación Binatang de Nueva Guinea.

La National Geographic Society, comprometida con la iluminación y protección de las maravillas de nuestro mundo, financió el trabajo de Meg Lowman. Más información sobre el apoyo de la National Geographic Society aquí.

Stephanie Vermillion es periodista, cineasta y fotógrafa especializada en viajes y actividades al aire libre. Sigue sus aventuras en Twitter e Instagram.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved