Cómo prepararse para una temporada de incendios forestales cada vez más larga

El impacto de los incendios forestales puede sentirse cada vez más a cientos de kilómetros de distancia. He aquí algunas formas de protegerse del peligroso humo.

Por Christina Nunez
Publicado 15 jun 2023, 15:40 CEST
Incendio forestal

El humo de los incendios forestales es un peligro para la salud de las personas que viven a miles de kilómetros del incendio, pero hay medidas que puede tomar para protegerse.

Fotografía de Lynsey Addario, Nat Geo Image Collection

Los habitantes del noreste de EE.UU. se enfrentaron recientemente al peor aire en más de dos décadas cuando el humo de los incendios forestales canadienses se desplazó hacia el sur, batiendo récords de contaminación y tiñendo el cielo de un naranja intenso.

Aunque todos los años se producen incendios forestales y humaredas en muchos países del mundo, en el oeste de Estados Unidos los incendios suelen ser más grandes y queman más superficie.

El manto de bruma del norte en junio nos recuerda que pocos lugares son inmunes a los efectos del humo de los incendios forestales. Esto es especialmente cierto si se tiene en cuenta que el cambio climático provoca condiciones como el calor extremo y la sequía, que pueden agravar los incendios forestales y alargar las temporadas de incendios.

A medida que se calientan los meses de verano, aumenta la posibilidad de que se produzcan más incendios. A continuación te explicamos todo lo que debes saber a la hora de enfrentarte a una columna de humo.

(Relacionado: Cómo nos afecta el humo de los incendios forestales y qué podemos hacer)

¿Qué contiene el humo de los incendios forestales y cómo puedo rastrearlo? 

El humo de los incendios forestales contiene una mezcla de partículas, dióxido de carbono, monóxido de carbono, metano y diversos gases orgánicos, como compuestos orgánicos volátiles (COV), entre otras sustancias.

Las partículas (pequeños trozos de líquidos o sólidos transportados por el aire, como el polvo y el hollín) se clasifican por tamaño. Las clasificaciones de la calidad del aire durante los episodios de humo destacan las mediciones de las partículas más pequeñas, las PM2,5. Puedes consultar estas clasificaciones en la web del Índice de Calidad del Aire del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

"Llevamos cuatro décadas investigando el humo de los incendios forestales y seguimos aprendiendo cosas nuevas", explica Amara Holder, ingeniera mecánica de la Agencia de Protección del Medio Ambiente de EE.UU. (EPA).

Por ejemplo, hay miles de tipos de COV, y la comunidad científica sigue intentando comprender cuáles pueden estar presentes en el humo de los incendios forestales. También están estudiando cómo las condiciones del incendio y los combustibles (ya sean árboles, arbustos o hierbas) modifican el humo.

(Relacionado: Así se inician los incendios forestales y esta es la forma de detenerlos)

¿Por qué es malo para la salud el humo de los incendios forestales?

Aunque los incendios forestales son a menudo un fenómeno natural y necesario, eso no significa que se puedan descartar sus peligros, señala Holder. "El humo natural no es humo bueno. Todo el humo es malo", afirma.

El humo de los incendios forestales y sus componentes se han relacionado con enfermedades respiratorias, cáncer, bajo peso al nacer, partos prematuros, trastornos cognitivos y otros problemas de salud. La contaminación por partículas finas PM2,5, el principal contaminante del humo de los incendios forestales, es especialmente preocupante porque puede inhalarse profundamente en los pulmones y llegar al torrente sanguíneo. Los riesgos son mayores para los niños, las mujeres embarazadas, las personas mayores, los trabajadores al aire libre y quienes no disponen de calefacción, ventilación y aire acondicionado en casa o de un lugar seguro donde refugiarse.

Según Brett Singer, científico del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, los incendios forestales que alcanzan los edificios no sólo producen humo de leña.

"Los edificios contienen una amplia gama de materiales de construcción industriales y están llenos de todo lo que utilizamos en nuestra vida cotidiana, como productos electrónicos, pintura y productos de limpieza, plásticos y aislantes", afirma. "Se sabe menos sobre los subproductos de la combustión ineficiente de estos materiales que de los árboles en el bosque".

(Relacionado: ¿Qué consecuencias tienen los grandes incendios forestales en los ecosistemas?)

¿Cómo puedo protegerme del humo de los incendios forestales?

Cuando la contaminación atmosférica alcanza niveles peligrosos, las personas pueden tomar medidas para mitigar sus efectos. El Gobierno ofrece orientación basada en diferentes clasificaciones de la calidad del aire. En general, un nivel rojo (insalubre) o peor sugiere que la mayoría de la gente debería limitar la actividad al aire libre.

Si tienes un sistema central de calefacción, ventilación y aire acondicionado en casa, cierra puertas y ventanas y pon el sistema en modo de recirculación.

"Para las casas grandes, la mejor opción puede ser instalar un filtro en el sistema central de calefacción o aire acondicionado que esté clasificado como MERV 13 y configurar el ventilador para que mueva continuamente el aire a través del sistema y el filtro", dijo Singer.

Si tienes un aire acondicionado de ventana, se recomienda cerrar la compuerta exterior. Si esto no es posible, cuando hace calor es más seguro buscar refugio en un centro público.

"Nuestra orientación común es entrar en casa y cerrar puertas y ventanas. Para las personas que no tienen aire acondicionado, eso podría ser demasiado caliente", dijo Holder. "Entrar, tener una ventana abierta y poner en marcha un purificador de aire sería una solución para eso, o ir a un lugar que tenga aire limpio y aire fresco".

Cuando estés al aire libre, usa una máscara N95, que puede ser muy eficaz para reducir su exposición a las partículas, pero sólo si la usas correctamente, señaló Holder. Asegúrate de que la mascarilla sella bien la boca y la nariz.

Por último, considera la posibilidad de adquirir un sensor de calidad del aire doméstico, que puede proporcionar información en tiempo real sobre el aire interior y servir de recordatorio para encender los purificadores de aire.

"Los sensores son una gran herramienta para tomar conciencia y saber que el humo es un problema", afirma Holder.

(Relacionado: Incendios de Portugal: así luchó este fotógrafo por salvar su granja)

Depuradores y purificadores de aire: lo que hay que saber

Según los expertos, un purificador de aire portátil colocado en una habitación cerrada puede ser una forma eficaz de protegerse del humo de los incendios forestales. Si compras uno, asegúrate de que es adecuado para el espacio donde piensas utilizarlo y mantén las puertas cerradas, aconseja Singer, y ten en cuenta el nivel de ruido que puedes tolerar. 

"La tasa de suministro de aire limpio anunciada suele corresponder a un aparato que funciona en su configuración más alta y ruidosa", explica. "Para un funcionamiento más silencioso, la gente puede querer utilizar el ajuste medio y, por lo tanto, necesitarás dispositivos con caudales de aire más altos, o más dispositivos".

Un simple ventilador de caja acoplado a uno o varios filtros de horno también puede servir como eficaz depurador de aire "DIY". Basándose en un estudio reciente de diferentes configuraciones de filtros de ventilador de caja, Holder ofrece algunos consejos. Asegúrate de que el ventilador que utilizas ha sido fabricado después de 2012, ya que los ventiladores más antiguos suponen un riesgo de sobrecalentamiento. Utiliza un filtro MERV 13 o superior, cuanto más grueso, mejor. Aunque un solo filtro funciona bien, puedes aumentar la eficacia creando un diseño de cuña con dos filtros o un cuadrado con cuatro filtros (ejemplos aquí). Hacer una "cubierta" con cartón que se ajuste alrededor de los bordes de las aspas del ventilador también es una buena forma de aumentar la eficacia (en esta página se ofrecen detalles).

Holder aconseja no utilizar ionizadores ni otros aparatos que generen ozono y se presenten como purificadores de aire. No está demostrado que limpien el aire y podrían introducir contaminación nociva en tu casa.

(Relacionado: ¿Deberíamos prepararnos para un futuro de cielos naranjas?)

Una visión a largo plazo

Disponer de las herramientas necesarias para hacer frente a un aire degradado se ha convertido en una necesidad moderna e incluso en una responsabilidad, sostienen los autores de un libro de próxima aparición, This Is Wildfire: How to Protect Yourself, Your Home, and Your Community in the Age of Heat [Esto es un incendio forestal: Cómo protegerte a ti, tu hogar y tu comunidad en la era del calor].

Nick Mott y Justin Angle sugieren fabricar ventiladores con filtro de caja para donarlos y ponerse en contacto con los vecinos. Para quienes vivan en zonas propensas a los incendios, detallan varias formas de reforzar su hogar, como retirar los escombros inflamables.

"Hay caminos hacia una sociedad adaptada a los incendios forestales", escriben, "pero el camino a seguir requiere algo de todos nosotros".

La práctica de la quema prescrita o controlada (en la que las autoridades prenden fuego intencionadamente a determinadas zonas para eliminar el material que contribuye a los incendios forestales intensos y de larga duración) también puede introducir humo que los residentes a sotavento tendrán que gestionar.

"Las jurisdicciones recurren cada vez más a las quemas prescritas para reducir el riesgo de incendios forestales", afirma Singer. "Incluso si no puedes evitar por completo la exposición al humo de los incendios forestales, pasar tiempo cada día en entornos con aire limpio puede ayudar a tu cuerpo a sanar".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved