Viaje al paso de Drake, uno de los lugares más mortíferos de la Tierra

¿Has visto los impresionantes vídeos de TikTok? He aquí por qué esta turbulenta vía de agua incita el miedo de los navegantes y la curiosidad de los científicos.

Por Chris Baraniuk
Publicado 26 ene 2024, 14:52 CET, Actualizado 1 feb 2024, 16:31 CET
Las olas chocan contra un crucero que atraviesa el paso de Drake.

Las olas chocan contra un crucero que atraviesa el paso de Drake. Vídeos virales en las redes sociales han demostrado lo difícil que es cruzar esta masa de agua.

Fotografía de Michael Melford, Nat Geo Image Collection

Eran seis viajeros remando contra el viento, contra olas tachonadas de fragmentos de hielo: era, quizá, la forma más difícil de llegar a la Antártida. En diciembre de 2019, el explorador Fiann Paul lideró un equipo de atletas en una extraordinaria expedición para remar desde Sudamérica hasta el continente helado. Para ello, tuvieron que recorrer casi 1000 kilómetros a través de una de las masas de agua más traicioneras del mundo: el paso de Drake.

"Frío y húmedo", dice Paul al describir cómo es. "Está sucio". Las olas cortas que golpean en rápida sucesión son las peores: "Te golpean como paredes". Tormentas mortales azotan este feroz lugar donde confluyen los océanos Pacífico, Atlántico y Austral.

En los mapas, los enjutos brazos del cabo de Hornos y la península Antártica se aferran el uno al otro, separados sólo por el paso o pasaje de Drake, que debe su nombre a Sir Francis Drake, explorador inglés del siglo XVI que también participó en el comercio de esclavos. Algunos prefieren llamarlo mar de Hoces, en referencia al navegante español Francisco de Hoces, que pudo haber llegado a esta parte del mundo 50 años antes que Drake.

Ubicación del paso de Drake.

Algunas de las corrientes oceánicas más fuertes del mundo fluyen a través del pasaje de Drake y enormes olas han causado la muerte de pasajeros de barcos que navegaban por allí, en fecha tan reciente como 2022. Algunos viajeros han informado de olas de más de 19 metros.

La mayoría de la gente nunca ha estado en el paso de Drake. Sin embargo, puede que hayan visto alguno de los asombrosos vídeos de TikTok u otras redes sociales grabados por viajeros a bordo de barcos azotados por olas gigantescas.

Pero las olas tumultuosas no son el único fenómeno por el que es conocida la región.

(Relacionado: Por qué las olas del mar del Norte se consideran tan traicioneras)

Vientos rugientes y tormentas

La principal razón por la que el paso de Drake está tan asediado por las tormentas es que el Océano Antártico, que rodea el continente helado de la Antártida, no está interrumpido por tierra, lo que significa que los poderosos vientos pueden volar alrededor el globo sin obstáculos.

"Acabamos de sufrir una gran tormenta en las últimas 24 horas", explica Karen Heywood, oceanógrafa física de la Universidad de East Anglia (Reino Unido). Es miembro de un equipo de investigación a bordo del RRS Sir David Attenborough, que en el momento de escribir estas líneas navegaba hacia el sudeste a través del paso de Drake hasta el mar de Weddell. En el lado oriental de la península Antártica.

El paso de Drake conecta los océanos Pacífico y Atlántico y se encuentra justo encima del océano Austral, que rodea la Antártida. Como este océano no está bloqueado por tierra, los poderosos vientos fluyen fácilmente sin obstáculos.

Fotografía de Jason Edwards, Nat Geo Image Collection

"Siempre es interesante cuando vas a cenar y ponen esteras pegajosas en todas las mesas para asegurarse de que los platos y las cosas no se deslicen", dice Heywood.

Ella y sus colegas se proponen estudiar los procesos del mar de Weddell que absorben carbono de la atmósfera y lo retienen en el océano. El propio pasaje de Drake es un "crisol", afirma Heywood, donde las corrientes oceánicas extremas transportan el carbono, incluido el depositado por el plancton, a las profundidades, donde podría almacenarse durante siglos. Las fuertes corrientes del paso también transportan material desde el Pacífico, a miles de kilómetros de distancia, hasta el Atlántico Norte.

Esta turbulenta masa de agua tiene otra función: mantener fría la Antártida, según Alberto Naveira Garabato, oceanógrafo físico de la Universidad de Southampton (Reino Unido). Sin un puente terrestre hacia Sudamérica, es mucho más difícil que el aire cálido llegue a los confines más meridionales del planeta. Los modelos climáticos sugieren que cuando el Pasaje de Drake se abrió hace decenas de millones de años (nadie sabe exactamente cuándo) contribuyó enormemente al enfriamiento de la Antártida. Según Naveira Garabato, el efecto de enfriamiento del paso de Drake se siente al cruzarlo en barco.

"De repente te encuentras en un mundo helado", explica. "Ocurre así: puedes ver cómo se produce la transición en cuestión de horas".

El poder refrigerante de este lugar único significa que, un tanto irónicamente, el peligrosísimo Pasaje de Drake ayuda a proteger el planeta. Si la Antártida fuera un lugar mucho más cálido y los casi 30 millones de kilómetros cuadrados de hielo que rodean el continente se derritieran mañana, el nivel global del mar subiría más de 59 metros.

El Pasaje de Drake también podría ser un "lugar clave" para el secuestro de carbono. Los procesos de almacenamiento de carbono estudiados por Heywood y sus colegas podrían ser especialmente eficaces aquí en comparación con otros lugares de la Tierra, afirma Lilian Dove, becaria postdoctoral de la Universidad Brown (Estados Unidos).

Izquierda: Arriba:

Bajo los icebergs de la región, el carbono (uno de los principales gases contaminantes de efecto invernadero) se hunde y se almacena bajo la superficie del océano. Lugares como éstos son esenciales para luchar contra el cambio climático.

Fotografía de JOHN EASTCOTT AND YVA MOMATIUK
Derecha: Abajo:

El paso de Drake es una de las razones de las gélidas temperaturas de la Antártida. Sin un puente terrestre que conecte el continente con Sudamérica, el aire cálido del norte no fluye fácilmente hacia el sur.

Fotografía de Ralph Lee Hopkins, Nat Geo Image Collection

Su investigación sugiere que el océano está menos estratificado en esta región, en parte debido a los fuertes vientos y a la forma irregular del fondo marino. Eso significa que el fitoplancton, por ejemplo, que captura el carbono de la atmósfera, podría ser arrastrado hacia las profundidades en enormes volúmenes. El paso de Drake podría ser uno de los lugares clave de captura de carbono del Océano Austral, que en conjunto elimina 600 millones de toneladas de carbono de la atmósfera cada año. Esto equivale aproximadamente a una sexta parte de todo el carbono emitido anualmente por las actividades humanas.

Es importante recordar la abundancia de vida no humana que prospera en el paso de Drake y otros lugares alrededor de la Antártida, dice Naveira Garabato. Las vigorosas corrientes transportan nutrientes a lo largo y ancho, manteniendo la vida desde el plancton y el krill hasta las ballenas más grandes. "Todo el ecosistema antártico depende de este tipo de afloramiento", afirma.

Fiann Paul recuerda vívidamente los pingüinos, delfines y ballenas que él y su equipo vieron cuando por fin se acercaron a su meta, Charles Point, en la península Antártica, al final de su aventura de remo. Lo habían conseguido después de 13 días batiéndose a duelo con uno de los lugares más salvajes de la Tierra. Después de tantos mares borrascosos y cielos grises, de repente el hielo blanco y brillante de la Antártida les llamó la atención, y los lados de ese hielo se colorearon aquí y allá de un azul eléctrico.

Algunos miembros de la expedición se alegraron tanto de verlo, dice Paul, que se les saltaron las lágrimas: "Es un lugar tan hermoso".

La angustia de estar en un barco que se hunde
En menos de 90 segundos este catamarán se ve engullido por el mar sin que sus pasajeros puedan hacer mucho al respecto. Imágenes de la serie 'Rescate extremo'.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved