La propagación del coronavirus a nivel mundial está afectando a los viajes. Mantente al corriente de lo que científicamente se conoce de este brote>>

Es verano en la Antártida: cómo explorarla y disfrutarla de forma responsable

Las expediciones científicas a pequeña escala ayudan a equilibrar el turismo y a preservar el ecosistema de esta frontera helada en los confines de la Tierra.

Por Emma Gregg
Publicado 18 ene 2022, 12:12 CET
Una zodiac lleva a los ecoturistas a través de la bahía de Andvord, en la Antártida

Una zodiac lleva a los ecoturistas a través de la bahía de Andvord, en la Antártida, donde pueden ver lo que significa ser un científico que estudia esta frágil región.

Fotografía de Robert Harding Picture Library, Nat Geo Image Collection

Es extremadamente raro, como turista, poder acceder a una región prístina que sobreviva casi intacta, reservada principalmente para la ciencia y la conservación. Es igualmente raro experimentar un lugar donde las aves y los animales salvajes, en lugar de huir, te rodean. Las islas y costas del Océano Austral, en la Antártida, constituyen uno de esos lugares; su único rival en cuanto a conservación natural edénica son las Islas Galápagos.

Aunque la mayoría de las aproximadamente 10 000 personas que residen en la Antártida durante el verano austral son climatólogos, glaciólogos, ornitólogos y ecologistas, un goteo constante de ecoturistas la visita, desafiando largos vuelos y mares tormentosos. Entre noviembre y marzo de un año normal, unos 40 000 turistas recorren esta extraordinaria región.

Aunque pueda parecer mucha gente para un destino ecológicamente delicado, la Asociación Internacional de Operadores Turísticos Antárticos (IAATO) tiene estrictos protocolos de conservación para minimizar los daños. Los barcos de expedición, modestos pero cómodos, como el que llevo yo, que no transportan más de 200 pasajeros, facilitan que las personas con mentalidad ecológica hagan su visita lo más respetuosa posible con el medio ambiente.

Una curiosa ballena minke antártica se acerca a los kayakistas en el puerto de Neko, en la Antártida.

Estos barcos son pequeños y robustos rompehielos con una huella de carbono inferior a la media. Algunos tienen cascos aerodinámicos y motores híbridos; otros prescinden de las comodidades de los cruceros de lujo, por lo que consumen menos combustible.

Pero lo que realmente distingue a estos barcos de expedición son sus experimentados guías, que ofrecen charlas y excursiones en las que enseñan de todo a los huéspedes: desde la biología de las focas hasta las técnicas de supervivencia. A bordo de uno de estos barcos, podemos paladear por un momento lo que supondría ser un científico, naturalista o explorador polar.

El barco que he elegido está clasificado como "pequeño", lo que significa que podemos entrar en ensenadas estrechas y se nos permite hacer desembarcos en tierra. Como preparación, inspeccionamos minuciosamente nuestro equipo de exterior. 

"Vamos todos, enséñanos tu velcro", dicen los guías de la expedición, que comprueban nuestros cierres y costuras en busca de semillas, insectos, barro o arena, y frotan cada centímetro con una aspiradora.

Nos instruyen en el respeto al medio ambiente, que incluye mantener las distancias con la fauna y la flora y no dejar rastro. "¡Ni pañuelos, ni migas, ni mensajes en la nieve!". Pronto descargan las zodiacs (embarcaciones neumáticas rígidas), listas para hacernos botar por el mar helado, hasta el fondo.

65º S

El puerto de Neko bordea la bahía de Andvord, un prístino fiordo antártico de forma elegante y alargada, como el contorno de Italia. Al principio de la época de la caza de ballenas, conocida por su brutalidad, hace poco más de un siglo, los buques de carga servían aquí como fábricas flotantes. Hoy, después de un duro cambio de suerte, las aguas de la bahía de Andvord, lisas como un lago y salpicadas de icebergs, son una imagen de paz.

Mientras observo desde la playa, una ballena jorobada y su cría aparecen tranquilamente, enturbiando la imagen especular de las montañas más allá y provocando una ráfaga de acción fotográfica entre los pasajeros de la zodiac, que se encuentran muy cerca. Cuando el agua se calma, una pequeña bandada de petreles de Wilson (también conocidos como paíños de Wilson) baila suavemente por la superficie, arrancando krill del agua.

(Todo sobre el krill: La dieta de las ballenas es mucho más colosal de lo que pensamos)

Las laderas cargadas de nieve que se levantan detrás de la playa están jalonadas de senderos de pingüinos que ascienden en picado hasta los lugares de anidación. Un flujo constante de pingüinos de la Antártida (o pingüinos papúa), como si fueran los excursionistas de una concurrida estación alpina, suben y bajan tenazmente. Me abro camino alrededor del puerto hasta una ladera que domina un poderoso glaciar. Me detengo a admirar los acantilados de hielo y entonces oigo un estruendo cuando una sección se derrumba, enviando un mini tsunami de ondas que irradian por la bahía.

Puede que la explotación deliberada de la vida salvaje haya terminado, pero la Antártida se enfrenta ahora a una amenaza diferente. Según los climatólogos, los fenómenos de desprendimiento de hielo, que son el símbolo del cambio climático en las regiones polares, son cada vez más frecuentes.

Una cruz marca el Monumento Antártico Británico en la isla Petermann. Rinde homenaje a los científicos que han muerto mientras estudiaban la región extrema, desde que el gobierno británico estableció su primer puesto de investigación en Port Lockroy en 1944.

La Península Antártica se está calentando aproximadamente seis veces más rápido que la media mundial, y las plataformas de hielo que la rodean se están reduciendo. Aunque la región parece no haber sido tocada por la mano del hombre, los efectos del clima tienen un gran alcance, y la Antártida es muy frágil.

(¿Qué es el calentamiento global?)

A través de mares turbulentos

Mi viaje comenzó en el puerto turístico de Ushuaia, en el sur de la Patagonia argentina, cerca del dedo gordo de Sudamérica. En un crucero a última hora de la tarde por el Canal de Beagle, comienza un rito de paso.

Durante dos días, nuestro barco se bambolea y se abre paso a través del infame Pasaje de Drake, una travesía oceánica tan tormentosa que todo objeto que no esté permanentemente fijado adquiere vida propia. Mi camarote, incongruentemente amueblado con estanterías abiertas, acaba pareciendo un lugar en el que un poltergeist hubiese estado haciendo de las suyas.

La preocupación por el clima es una preocupación comprensible para los turistas antárticos. Todos hemos visto fotos de aventureros polares con pestañas nevadas, narices heladas y extremidades congeladas. En 2020, sin embargo, la región experimentó las temperaturas más altas jamás registradas (superando los 17 grados centígrados en el extremo norte de la península) por segundo año desde 2015.

En realidad, me resulta fácil mantenerme cómodo, vistiendo de arriba a abajo con capas transpirables y protegiéndome del sol, el viento y el mar. Nos acostumbramos rápidamente a la rutina de bajar al guardabarros del barco para equiparnos con impermeables, botas de goma de suela gruesa y chalecos salvavidas compactos para la siguiente aventura.

(Lee la historia no contada de la expedición polar más audaz de los tiempos modernos)

En nuestras primeras incursiones, observamos el amanecer dorando los glaciares que bordean los canales Neumayer y Lemaire, rozamos las aguas tranquilas hasta nuestras primeras colonias de pingüinos en la punta Damoy y vemos focas leopardo descansando en las placas de hielo, con sus rostros fijos en sonrisas siniestras y depredadoras.

A estas alturas del verano, los leopardos marinos están bien alimentados: muchos pingüinos de Adelia y de barbijo ya se han lanzado al agua, arriesgándose a las mortales mandíbulas de las focas. Los papúa (o gentoos), que se reproducen más tarde, serán los siguientes; por ahora, los polluelos de plumón permanecen en tierra, acosando a sus padres en busca de comida en cuanto regresan de sus viajes de búsqueda.

Un pingüino papúa se asoma desde un puesto rocoso mientras se acerca un crucero de expedición.

Fotografía de Design Pic Inc, Nat Geo Image Collection

Los jóvenes gentoos hambrientos corretean por las históricas cabañas de Port Lockroy y la oficina de correos Royal Mail (compañía de correos británica), mientras sus mayores inspeccionan nuestras bolsas secas y se defienden de los oportunistas quiónidos que sobrevuelan el lugar en busca de algo para llevarse al pico.

Seguimos hasta la bahía de Pléneau, donde admiramos icebergs que parecen brillar desde dentro, y hasta la isla de Trinity, donde pasamos de puntillas por un parque de esculturas de hielo curvado y focas aterciopeladas. Más tarde, en la isla Petermann, descubrimos que la nieve antártica no siempre es blanca; cuando el clima se calienta, las algas fertilizadas por el guano de los pingüinos pueden teñirla de verde oliva o rosa.

El puerto de Neko y su vecino cercano, la bien llamada Bahía Paraíso, nos ofrecen otra emocionante primicia: la oportunidad de pisar tierra firme en la Antártida, reflexionando sobre la vertiginosa idea de que si continuáramos otros 25º hacia el sur, subiendo unos 2743 metros, llegaríamos al Polo Sur.

Tras la estela de un gran explorador

Dado que las condiciones meteorológicas y marítimas de la Antártida pueden ser difíciles, los aterrizajes (ya sea en las islas o en tierra firme) nunca están garantizados. Además, las normas de la IAATO establecen que sólo un barco puede visitar cada lugar de desembarco a la vez, y que no se permite la presencia de más de 100 personas en tierra en un momento dado. Además de minimizar las molestias, esto maximiza la aventura. Cada vez que desembarcamos, es casi como si el nuestro fuera el primer grupo que llega.

La gente ha estado desembarcando en las costas del Océano Austral desde que James Cook cruzó por primera vez el Círculo Polar Antártico en 1773. Sin embargo, durante varias décadas no avanzaron más allá de las islas: no fue hasta principios de 1821 cuando los aventureros pusieron el pie en tierra firme por primera vez.

(¿Quién descubrió la Antártida? Depende de a quién le preguntes)

Centrados en la caza de focas para obtener beneficios, más que en hacer historia, estos pioneros guardaron silencio sobre sus movimientos; la ubicación de los mejores puntos de desembarco era un secreto comercial. Pero la curiosidad fue en aumento y, en 100 años, algunos de los exploradores más célebres del mundo ya habían dejado su huella en el continente. A finales del siglo XX se había completado, más o menos, el cambio de la explotación despiadada de los recursos naturales de la Antártida a la ciencia, la conservación y el ecoturismo.

Al rodear la punta de la península, el tiempo se recrudece y obliga al capitán a cambiar el rumbo. "Ahora es cuando las cosas se ponen realmente interesantes", dice el ayudante del jefe de la expedición, Christophe Gouraud. Nos turnamos para subir al puente, observando en silencio cómo los oficiales navegan por una ruta complicada entre icebergs monumentales, con sus acantilados llenos de grietas.

Nos aventuramos en lugares que los barcos de expedición raramente visitan, exploramos el estrecho antártico y sumergimos los pies del barco en el mar de Weddell. Pasamos dos horas navegando junto al inmenso A-68A, el iceberg tabular rebelde que, hasta hace poco, parecía dirigirse al archipiélago británico de Georgia del Sur, lo que suponía una grave amenaza para sus delicados ecosistemas.

En la isla de los elefantes (llamada así por las poderosas focas que antaño se posaban en su rocosa orilla), los pingüinos de barbijo esquivan el rocío. Es este trozo de playa donde la tripulación de la expedición Endurance de Ernest Shackleton quedó varada durante 105 días en 1916. El explorador tardó otros 16 agotadores días en navegar desde aquí hasta Georgia del Sur para buscar ayuda, una travesía que nosotros logramos en poco más de dos.

(Cómo estos exploradores polares sobrevivieron a meses de aislamiento)

"Todo el mundo espera con ansia la llegada a Georgia del Sur, incluso los chicos de la sala de máquinas que normalmente no se ven", dice el ornitólogo de la expedición, Ab Steenvoorden, que escanea el cielo en busca de albatros cuando nos acercamos. "Ahorran su tiempo libre y salen en sus propios viajes en zodiac. Es una isla increíble, y la única forma de llegar aquí es por mar".

Al desembarcar en Peggotty Bluff, donde Shackleton, ya agotado, comenzó su épica travesía de la isla, me divierte descubrir que los animales salvajes de Georgia del Sur son aún más intrépidos que los de la Antártida. Las focas jóvenes, implacablemente curiosas y propensas a morder, galopan hacia nosotros. Extendemos nuestros brazos para parecer grandes, lo que les hace detenerse, y luego nos abrimos paso a través de la hierba de los matorrales hasta una cala lejana, gobernada por un verdadero gigante: un elefante marino tan largo como un salto.

La mañana que llegamos a la bahía de San Andrés, me despierto temprano y salgo a cubierta, prismáticos en mano. Me doy cuenta de que el río de motas en la orilla está cambiando. Son pingüinos emperador: se calcula que hay unos 300 000 adultos y polluelos. Dentro de una o dos horas, estaré entre estas majestuosas aves mientras se acicalan, posan y llaman. Un compañero de viaje lo dice perfectamente: "Este es uno de esos lugares que realmente tienes que experimentar de primera mano, con tus propios ojos, oídos, nariz, corazón y alma".

Más de dos docenas de líneas de cruceros ofrecen salidas a la Antártida, incluida National Geographic Expeditions y Adventures by Disney. The Walt Disney Company es el propietario mayoritario de National Geographic Partners.

Este artículo se publicó originalmente en nationalgeographic.com en base a una versión de este artículo que se publicó por primera vez en el número de mayo de 2021 de National Geographic Traveller (Reino Unido).

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
¿Puede la energía solar salvar la emblemática capital de las casas flotantes de la India?
Viaje y Aventuras
20 fotografías inéditas de expediciones históricas de National Geographic
Viaje y Aventuras
Este río canadiense es ahora legalmente una persona (y no es el único)
Viaje y Aventuras
¿Serán las nanoburbujas de las trajineras capaces de salvar este humedal mexicano en peligro?
Viaje y Aventuras
¿Sirve para algo comprar compensaciones de carbono para tus viajes en avión?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved