¿Qué es un desierto y qué vida tiene?

Los desiertos pueden parecer inertes, pero lo cierto es que muchas especies han desarrollado formas especiales de sobrevivir en estos duros entornos.

Por Christina Nunez
Desierto de cardones y cirios
Desierto de cardones y cirios
Fotografía de NAtional Geographic

Este artículo se publicó el 21 de septiembre de 2010 y ha sido actualizado el 7 de julio de 2022.

Lejos de ser tierras baldías, los desiertos son hábitats ricos biológicamente con una gran variedad de animales y plantas que se han adaptado a las duras condiciones imperantes. Algunos desiertos se encuentran entre las últimas zonas vírgenes del planeta. Sin embargo, más de mil millones de personas, una sexta parte de la población de la Tierra, viven en regiones desérticas. 

¿Qué es un desierto? 

Los desiertos cubren más de una quinta parte de la superficie terrestre y se encuentran en todos los continentes. Un lugar que recibe menos de 25 centímetros de lluvia al año se considera un desierto. Los desiertos forman parte de una clase más amplia de regiones denominadas zonas áridas. Estas zonas experimentan un "déficit de humedad", lo que significa que con frecuencia pueden perder más humedad a través de la evaporación que la que reciben de las precipitaciones anuales. 

Pese a la creencia común de que los desiertos son calientes, también hay desiertos fríos. El mayor desierto cálido del mundo, el Sáhara del norte de África, alcanza temperaturas de hasta 50 grados centígrados durante el día, pero algunos desiertos son siempre fríos, como el de Gobi, en Asia, y los desiertos polares de la Antártida y el Ártico, que son los más grandes del mundo. Otros son montañosos. Solo un 20 % de los desiertos están cubiertos de arena

Los desiertos más secos, como el de Atacama en Chile, tienen partes que reciben menos de 2 mm de precipitaciones al año. Estos entornos son tan rigurosos y extraños que los científicos incluso los han estudiado en busca de pistas sobre la vida en Marte. Por otro lado, cada pocos años, un período inusualmente lluvioso puede producir "superfloraciones", durante los cuales incluso el Atacama se cubre de flores silvestres. 

Miles de flores en el desierto de Atacama, uno de los lugares más secos del mundo

Animales y plantas del desierto

Los animales del desierto han evolucionado para mantenerse frescos y consumir menos agua. Los camellos son capaces de pasarse semanas sin beber agua y sus fosas nasales y pestañas pueden formar una barrera contra la arena. Muchos animales del desierto, como el zorro fénec, son nocturnos y solo salen a cazar cuando el sol inmisericorde ha descendido. Algunos animales, como la tortuga del desierto en el suroeste de Estados Unidos, permanecen gran parte de su tiempo bajo tierra. La mayoría de las aves del desierto son nómadas y surcan los cielos en busca de alimento. Y entre los insectos, el escarabajo del desierto de Namibia puede recoger la niebla del aire para obtener agua. Debido a sus especialísimas adaptaciones, los animales del desierto son extremadamente vulnerables a los cambios en su hábitat. 

Las plantas del desierto pueden carecer de agua dulce durante años; algunas se han adaptado al clima árido desarrollando largas raíces que extraen el agua del subsuelo. Otras, como los cactus, tienen medios especiales para almacenar y conservar el agua. 

Desiertos, uso de la tierra y cambio climático

Algunas regiones semiáridas del mundo se están convirtiendo en desiertos a un ritmo alarmante. Este proceso, conocido como desertificación, no está causado por la sequía, sino que suele ser consecuencia de la deforestación y de las demandas de las poblaciones humanas que se asientan en las tierras semiáridas. El golpeteo de las pezuñas de las reses pertenecientes a las explotaciones ganaderas, por ejemplo, puede degradar el suelo y favorecer la erosión por el viento y el agua. En el norte de China, la creciente urbanización, que dejó gran parte de la tierra desamparada frente a la erosión del viento y la acumulación de sedimentos del desierto circundante, creó un problema de desertificación, lo que llevó al Gobierno a construir una "Gran Muralla Verde" como protección ante la invasión del desierto. 

En los desiertos existentes, algunas especies están en peligro debido al cambio climático. El calentamiento global amenaza con cambiar la ecología de los desiertos: el aumento de las temperaturas puede producir más incendios forestales que alteren los paisajes desérticos al eliminar los árboles y arbustos de crecimiento lento y sustituirlos por hierbas de crecimiento rápido. 

Muchas plantas del desierto pueden vivir cientos de años. No obstante, los científicos advierten que es posible que, en California, el emblemático árbol de Josué -el más antiguo encontrado tenía 1000 años- no sobreviva a un clima más cálido. Si no lo hace, podría repercutir en especies como la polilla de la yuca, que pone sus huevos dentro de la flor del árbol de Josué. 

Las especies de aves del desierto también podrían estar en peligro por el cambio climático, ya que las olas de calor provocan una deshidratación letal

Paradójicamente, el esfuerzo por reducir las emisiones de gases de efecto invernadero que calientan el planeta mediante la expansión de la energía solar también ha creado algunas tensiones para los hábitats del desierto. En el Mojave, la llegada en 2013 de la planta termosolar Ivanpah suscitó la duda de cómo la instalación afectaría a las amenazadas tortugas del desierto, y los conservacionistas están trabajando para garantizar que proyectos de energía solar como estos puedan coexistir con la vida silvestre.

(Relacionado: ¿Por qué las energías renovables pueden suponer una amenaza para la biodiversidad?)

Otros cambios en el uso del suelo también amenazan con degradar los hábitats del desierto. La reducción del Monumento Nacional Grand Staircase-Escalante supone una amenaza para algunas de las 660 especies de abejas que viven en la zona, mientras que la perspectiva de un muro fronterizo entre EE. UU. y México podría desvincular a un tercio de las 346 especies silvestres autóctonas del 50 % o más de su área de distribución que se encuentra al sur de la frontera, incluido el borrego cimarrón. 

Desiertos 101
Los desiertos son ecosistemas diversos presentes en los siete continentes. Descubre cuáles son los cuatro tipos principales de desiertos, la asombrosa cantidad de especies silvestres que contienen algunos de ellos y cómo se están formando nuevas zonas desérticas.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Si quieres saber más sobre nuestro planeta, medio ambiente y conservación, no te pierdas ‘Nuestro planeta’.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
¿Por qué nos tienen que importar que el calentamiento de los océanos?
Medio Ambiente
¿Qué son las nubes y qué tipos existen?
Medio Ambiente
¿Qué es la tundra?
Medio Ambiente
¿Qué es la desertificación?
Medio Ambiente
¿Qué es la acidificación de los océanos y por qué se produce?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved