Especies marinas invasoras

Especies invasoras

Entre las especies que amenazan el Mediterráneo, el pez león es una de las especies más dañinas. “Procedente del océano índico, voraz, con gran capacidad de reproducción y apenas depredadores, cuando llega a una zona desaparece la diversidad y el número de especies autóctonas, un grave problema para el equilibrio biológico y la pesca”, afirma Manu San Félix. Países como Turquía, Grecia, Chipre e Italia han tratado de contener la invasión, pero el pez león se ha asentado definitivamente como especie invasora en el Mediterráneo. Además, el pez león es una de las criaturas marinas más venenosas y un cazador habilidoso que puede destruir poblaciones de peces autóctonos con facilidad e impactar gravemente en los ecosistemas. 

Fotografía de Wikimedia Commons

25 de octubre de 2013. Actualizado el 1 de diciembre de 2021. 

El pez escorpión, el pez león o el venenoso pez globo, entre otras especies, se abren paso a través de las aguas del mar Mediterráneo y devoran los ecosistemas, avivados por la actividad humana y el aumento de la temperatura de las aguas, provocado a su vez por el cambio climático. Además, el calentamiento global afecta en mayor medida a las especies marinas de sangre fría

“El mar Mediterráneo es el mar con mayor índice de especies invasoras”, afirma Manu San Félix, biólogo marino y explorador de National Geographic, en el documental Salvemos nuestro Mediterráneo, que denuncia que más de 700 especies invasoras amenazan este ecosistema único. “Es como si debajo del agua estuviese teniendo lugar una revolución en la cual luchan las especies nuevas con las autóctonas”. 

Según una nueva investigación publicada en 2019 en la revista Nature, las especies marinas están desapareciendo de los ecosistemas acuáticos al doble de la velocidad a la que lo hacen las especies terrestres. Esto se debe a que tienen menos formas de refugiarse de la temperatura de las aguas. 

Las especies siempre han utilizado los océanos para moverse por el planeta. Bien nadando, bien desplazándose con la ayuda de un tronco, una hoja o un coco, los organismos han encontrado nuevos mundos donde desarrollarse. Pero, hasta hace poco, este proceso había sido moderado, limitado a las corrientes y los vientos.

Especies invasoras 101
Las especies invasoras cuestan más de un billón de dólares a la economía global cada año. Descubre cómo se introducen estos organismos no autóctonos en un ecosistema, cómo afectan a las comunidades locales y qué medidas se toman para impedir la introducción de especies invasoras.

Sin embargo, desde que el ser humano tomó los mares, los intrépidos polizones han contado con cada vez un mayor número de vehículos para dispersarse más lejos y de manera más rápida. El resultado es la existencia de un número creciente de ecosistemas, fundamentalmente cerca de las líneas costeras, que están siendo puestos en peligro e incluso exterminados por especies no nativas, como la serpiente rey albina o el pez león.

Consideradas una de las mayores amenazas de la biodiversidad debido al desequilibrio de los ecosistemas que provocan por depredación, competencia, o enfermedades, las especies invasoras también provocan una vertiente de consecuencias positivas en algunas de las especies nativas que aún se está estudiando, como facilitar alimento y refugio, la polinización y la dispersión de semillas

¿En qué consisten?

Una especie acuática invasora no nativa puede ser cualquier organismo que exista en algún lugar, dentro o cerca del agua, al que no pertenece. Cuando una especie foránea llega a un nuevo lugar, pueden suceder varias cosas: puede encontrar inhóspito el nuevo hábitat y morir; puede sobrevivir con apenas impacto para el medio ambiente; o puede hacerse con el control y dañar de diversas maneras la vida salvaje que existe en el lugar de forma natural.

Las especies invasoras suelen desarrollarse porque sus nuevos hábitat carecen de depredadores naturales que controlen la población. Provocan daños al alimentarse de especies nativas, competir con ellas por comida y espacio, o bien introducir enfermedades.

Uno de los ejemplos de la devastación que provocan las especies invasoras es el mejillón cebra, introducido accidentalmente por un carguero en los Grandes Lagos de América del Norte desde el Mar Negro en 1988. El pequeño molusco se multiplicó de forma incontrolada, lo que privó de comida a las numerosas poblaciones de mejillones nativas de los Grandes Lagos y afectó a las estructuras construidas por el ser humano, desde tuberías de entrada a las fábricas a los timones de los barcos. Actualmente se han propagado desde Canadá hasta México y está considerada una de las especies más perjudiciales. 

¿Cómo llegan ahí?

La mayoría de las especies marinas invasoras viajan de polizones en los lastres de los barcos. Los barcos de gran tamaño cuentan con tanques en sus cascos, los cuales se rellenan de agua de mar para contrarrestar el peso de la carga. Los barcos vierten el agua en los puertos de descarga, en algunos casos más de 75 millones de litros. Cuando el barco llega a su destino, suelta el lastre junto con todas las especies que haya dentro, desde bancos de peces a organismos microscópicos. En la actualidad existen numerosas oportunidades para transportar especies no nativas. Anualmente unos 45.000 cargueros desplazan más de 10.000 millones de toneladas de agua como lastre por todo el mundo.

Las especies invasoras también se desplazan en la parte exterior del casco de los barcos y en los millones de toneladas de plástico y otras basuras que flotan por el planeta en las corrientes oceánicas.

Especies invasoras

Las especies adquiridas en el comercio de animales exóticos y de acuario liberadas en otro lugar pueden convertirse en especies invasoras, ya que pueden fugarse de las explotaciones dedicadas a la acuicultura.

El continuo aumento de la temperatura provocado por el calentamiento global está permitiendo que especies no nativas pueblen los hábitat oceánicos que eran demasiado fríos en el pasado para poderse habitar.

Combatir las especies invasoras

Las especies invasoras son uno de los fenómenos derivados del cambio climático que ya afectan a España. Entran al Mediterráneo procedentes del Canal de Suez y su impacto es un grave problema para el equilibrio biológico y la pesca. Consideradas por la Unión Internacional por la Conservación de la Naturaleza (UICN) como la segunda mayor causa de las extinciones, las especies invasoras suponen una grave amenaza medioambiental y socioeconómica.

Para combatirla, los gobiernos se centran en la forma de gestionar los lastres de los barcos. Existen nuevas normativas en diversos países que exigen a los barcos cambiar el agua de sus lastres mientras se encuentren desplazados o que tratan de eliminar a las especies polizones antes de que sean liberadas.

La adaptación también es un fenómeno digno de estudiar en nuestras aguas, ya que significa esperanza. Por ejemplo, la salpa, una especie de pez que se alimenta de posidonia, ha pasado a alimentarse de una nueva alga invasora que cubre el fondo marino. Sin embargo, el proceso necesario para que esta adaptación se produzca es algo imposible al ritmo al que las especies necesitarían hacerlo para sobrevivir a los vertiginosos cambios.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
10 fenómenos climáticos que están cambiando el mundo y que ya se ven en España
Medio Ambiente
Los suelos de la Antártida no parecen contener vida, algo que nunca se había descubierto
Medio Ambiente
El árbol del cielo es una especie invasora infernal. ¿Podría erradicarlo este hongo?
Medio Ambiente
Los beneficios ambientales inesperados del aislamiento de Cuba
Medio Ambiente
El nuevo biomaterial hecho con huesos de oliva que podría sustituir al plástico

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved