Viaje y Aventuras

6 formas de viajar de manera sostenible

Reduce tu impacto sobre el planeta apoyando la economía local y protegiendo la vida silvestre. Jueves, 9 Noviembre

Por Costas Christ

Las Naciones Unidas han declarado a 2017 el Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo, una oportunidad para crear conciencia acerca del turismo responsable como un vehículo positivo del cambio.

Los tres pilares del turismo sostenible son el uso de prácticas buenas para el medio ambiente (reducir, reutilizar, reciclar), la protección del patrimonio cultural y natural (restaurar edificios históricos o salvar especies en peligro), y proporcionar beneficios sociales y económicos tangibles para las comunidades locales (que van desde defender los derechos de los pueblos indígenas hasta abogar por unos salarios justos para los trabajadores).

Aquí te presentamos seis consejos que todo trotamundos puede aplicar para reducir su impacto sobre el planeta:

Evita los aviones: coge el tren

Únete al fenómeno emergente del «viaje lento» yendo a menos lugares y pasando más tiempo en cada uno. El viaje en tren es una forma de hacerlo. No solo vivirás una experiencia más profunda en cada lugar, sino que también reducirás tu huella de carbono. Algunos de nuestros destinos en tren favoritos son la India, el sureste asiático, el este de África y China.

Más ideas de viaje: Las 6 mejores rutas alternativas a Machu Picchu

Dona, pero de forma correcta

Muchos viajeros bienintencionados llevan caramelos, ropa usada, libros y lápices para dárselos a los niños y aldeanos en las naciones en vías de desarrollo. Tristemente, estas donaciones tan amables suelen tener consecuencias no deseadas: pueden sembrar conflictos en la comunidad y promover una cultura de dependencia y mendicidad. Yo mismo observé a dos mujeres masai en África peleándose por una camiseta que un turista sonriente les había dado; en ciertas zonas de Asia, las primeras palabras en inglés que aprenden los niños son «give me sweet» («dame caramelos»).

Es mejor dar —ya sea dinero u objetos— a las organizaciones locales de buena reputación que trabajen en programas de bienestar social, o a grupos internacionales que se asocien con ellas. Una buena organización es Pack for a Purpose.

Sigue leyendo: 5 razones por las que debes visitar la ciudad de Ho Chi Minh

Di no al plástico

La Isla de Basura, una masa de desperdicios humanos que se extiende a lo largo de miles de kilómetros de océano, incluye montones de botellas y bolsas de plástico que no se degradarán hasta dentro de cientos de años, si es que lo hacen. Y mientras tanto, están causando estragos en los ecosistemas marinos.

Puedes ser parte de la solución optando por agua purificada a nivel local en botellas de cristal reciclables (en los trópicos suelo utilizar sobre todo cocos verdes para mantenerme hidratado) y llevando en tu equipaje bolsas reutilizables que puedas usar cuando visites mercados y tiendas. Así, no solo reducirás los desechos plásticos, sino que tambiénreducirás tu huella de carbono, ya que los ingredientes con base de petróleo son la base de la fabricación de botellas y bolsas de plástico.

Noticia relacionada: La guerra por eliminar los desechos de plástico de los océanos

Investiga a los turoperadores

La mayor parte del tiempo suelo explorar solo cuando viajo, pero cuando busco los servicios de un turoperador, siempre hago tres preguntas antes de apuntarme: ¿cuáles son las prácticas beneficiosas para el medio ambiente de su empresa?, ¿podría darme un ejemplo de cómo sus excursiones contribuyen a proteger y mantener la vida silvestre o el patrimonio cultural?, y ¿contrata a guías locales en sus excursiones?

En la actualidad, un turoperador que no pueda dar una respuesta clara está desfasado. Encuentra otro.

Te puede interesar: Visita los lugares Patrimonio de la Humanidad de España

Apoya la economía local real

La artesanía y los suvenires fabricados a nivel local no siempre son los más baratos, pero comprarlos asegura que tu contribución a la economía tendrá un impacto más directo y positivo.

En Cancún, por ejemplo, algunas tiendas de regalos venden sombreros mexicanos «tradicionales» importados de China porque cuestan menos, mientras que los artesanos de las aldeas que los fabrican a mano cobran más. La diferencia no solo está en el precio. Comprar sombreros reales contribuye al mantenimiento del patrimonio cultural auténtico y hace que el trabajo de los residentes locales que los fabrican sea necesario.

Más sobre viaje y aventuras: Los 17 lugares más hermosos y salvajes del planeta

Nunca compres productos hechos de animales. Y punto.

Durante un viaje a la bahía Halong de Vietnam, vi cómo un grupo de turistas americanos regateaban con unos aldeanos que vendían unas de las conchas más preciosas que había visto nunca en mis viajes.

Del mismo modo, en Mongolia vi cómo una pareja de mochileros regateaba en un mercado al aire libre para comprar un gorro de cazador de águilas cosido a mano y fabricado de pelo de lobo. Estos viajeros estaban contribuyendo sin saberlo a mantener un mercado creciente de tráfico de productos hechos a partir de animales extraños y en peligro como suvenires. Simplemente di no.

Infórmate sobre la caza furtiva y el tráfico:

Los países sudafricanos pretenden legalizar el comercio de marfil

Las jirafas, cazadas por sus colas en África central

Seguir leyendo