Los fenómenos naturales más coloridos del planeta

Estos fenómenos naturales llenos de brillo y color te dejarán boquiabierto. Solo tendrás que asegurarte de que llegas a tiempo para verlos.

Por Lauren Cocking
Published 27 feb. 2018 13:59 CET, Updated 5 nov. 2020 7:02 CET
Mariposas monarca
Fotografía de FRANS LANTING, NATIONAL GEOGRAPHIC CREATIVE

Si piensas en viajes coloridos quizá te vengan a la mente imágenes de murales gigantescos en la calle o pequeñas ciudades con edificios de tonos pastel. Pero los espectáculos verdaderamente únicos y brillantes son los de la naturaleza.

Estos fenómenos, provocados por la bioluminiscencia, los patrones migratorios anuales o las fuertes lluvias, pueden ser endemoniadamente difíciles de prever, de ahí que sea complicado sincronizar tu viaje para contemplar una imagen que puede ser impredecible.

La migración de las mariposas monarca, México

En días tranquilos, observa cómo los árboles rebosan vida con el revoloteo de millones de mariposas monarca.
Fotografía de JOEL SARTORE, National Geographic Creative

Millones de mariposas monarca migran cada año hacia el sur desde Canadá a México para pasar el invierno, convirtiendo los pinos de Michoacán en un montaje artístico natural vivo.

Sin embargo, el verdadero estallido de color se produce cuando abandonan su sueño en los pinos y revolotean por el aire, cambiando el pigmento de sus alas naranjas y negras por un tono mandarina.

Cuándo ver las mariposas: entre enero y marzo en días tranquilos y cálidos.

Luciérnagas sincronizadas, Estados Unidos

El parque nacional de las Great Smoky Mountains alberga al menos 19 especies de luciérnaga, pero solo una de estas especies puede sincronizar su hipnótico espectáculo de luz.
Fotografía de DAVID LIITTSCHWAGER, National Geographic Creative

Una vez al año, como parte de su ritual de apareamiento, las luciérnagas de las Smoky Mountains organizan uno de los espectáculos naturales de luz más asombrosos y difíciles de predecir.

Aunque la mayoría de luciérnagas no pueden sincronizar el brillo de sus vientres bioluminiscentes, esta especie lo ha convertido en un arte, dando a los visitantes una clase magistral de resplandor armonioso en las montañas.

Una vez determinadas, se anuncian las fechas en la página web oficial, pero la demanda para presenciarlo es muy alta.

Cuándo ver las luciérnagas: de finales de mayo a mediados de julio.

Caño Cristales, Colombia

 

Estas plantas viven en el lecho del río todo el año, pero solo muestran sus brillantes colores en condiciones adecuadas.
Fotografía de Thomas Marent, Minden Pictures

En el norte de Colombia, este impresionante río debe su nombre a una algarabía de colores producidos por plantas acuáticas.

Las sombras caleidoscópicas cubren el lecho fluvial de Caño Cristales, dando la impresión de que el agua fluye sobre la paleta de tonos Pantone naturales de un artista. Con colores que van del rojo terroso al amarillo mostaza, pasando por un lila apagado, este fenómeno debe verse para creerse.

Cuándo ver el río: de junio a noviembre.

La migración de los cangrejos rojos, Isla de Navidad

Miles de cangrejos jóvenes cubren las rocas cerca de la Isla de Navidad.
Fotografía de WaterFrame/Alamy Stock Photo

Cada año, durante la temporada de apareamiento, la población de cangrejos rojos de la Isla de Navidad despierta de un largo letargo metafórico y se aventura hacia la costa, circulando por carreteras y acompañando al tráfico en su camino.

Recientemente se han construido puentes y pasos subterráneos especiales para que los cangrejos no sean aplastados por accidente, pero predecir las fechas precisas durante las que se desplazarán estos crustáceos de caparazón escarlata es una tarea complicada, ya que están vinculadas al calendario lunar, a la estación lluviosa y a las precipitaciones inusualmente intensas.

Cuándo ver a los cangrejos: a principios de la estación lluviosa, en octubre o noviembre.

El desierto florido, Chile

Este florecimiento es único por su rareza, lo que hace que años de precipitaciones intensas sean la época perfecta para reservar un viaje y experimentar el desierto florido a todo color.
Fotografía de Andrea Dominguez, Getty Images

Las floraciones se dan de forma regular por todo el mundo, ya sea en los campos de colza de China o en los desiertos de Namaqualand.

Por otra parte, en el desierto chileno de Atacama —el más seco del mundo— los florecimientos son menos predecibles. De hecho, solo se produce esta erupción de color en las áridas llanuras del desierto cuando los niveles de precipitaciones son altos (normalmente gracias al fenómeno de El Niño).

Cuándo ver el desierto florido: de septiembre a noviembre, pero solo cuando las precipitaciones son abundantes.

Las auroras boreales, Noruega

Las auroras boreales de Noruega son unas de las mejores del hemisferio.
Fotografía de Getty Images

Estos destellos de color sobrenaturales que pintan el cielo nocturno en algunos de los lugares más septentrionales del mundo no son tan inusuales.

De hecho, Noruega es uno de los mejores lugares para ver las auroras boreales pero, aunque las franjas verdes serpenteantes suelen ser más fáciles de ver, tendrás que cruzar los dedos para contemplar las de color rojo.

Cuándo ver la aurora boreal: de finales de septiembre a finales de marzo.

El desove de los corales, Australia

Cada año, los arrecifes de coral bajo las olas de Nigaloo, en Australia occidental, desovan en sincronía liberando diminutos orbes que flotan hasta la superficie del agua.
Fotografía de LOOK/Alamy Stock Photo

Los arrecifes de coral de Australia son posiblemente uno de los fenómenos naturales más coloridos en sí mismos, pero estos mundos subacuáticos guardan un truco aún más impresionante bajo la manga: el desove de los corales.

Cada año, los arrecifes de coral bajo las olas de Nigaloo, en Australia occidental, desovan en sincronía liberando diminutos orbes que flotan hasta la superficie del agua, algo que se describe como una ligera tormenta de nieve subacuática.

Cuándo ver el desove: hasta una semana después de la luna llena, normalmente en otoño.

Los calamares brillantes de la bahía de Toyama, Japón

Durante la temporada de apareamiento, los calamares luciérnaga salen a la superficie del agua y montan un espectáculo justo antes del amanecer.
Fotografía de Mark MacEwen, Nature Picture Library/Getty Images

Si pudieras describir un fenómeno natural como azul eléctrico, seguramente sería el impresionante espectáculo bioluminiscente de los calamares luciérnaga en la bahía de Toyama, Japón.

La masa arremolinada de colores de neón se forma cuando los calamares salen de las oscuras profundidades durante la época de apareamiento. De cerca, estas pequeñas criaturas de 7,5 centímetros de largo parecen obras de arte puntillistas, pero a la hora de montar un impactante espectáculo subacuático de luz, su unión hace la fuerza.

Cuándo ver a los calamares luciérnaga: de marzo a junio, en torno a las 3 de la mañana.

Lauren Cocking es una escritora de viajes y gastronomía, especializada en México y Latinoamérica. Puedes seguirla en Twitter @laurencocking o leer su blog Northern Lauren.

Seguir leyendo