Así cambiará nuestra forma de hacer turismo tras la pandemia

¿Cómo serán los viajes en el futuro? Los expertos nos cuentan su opinión.

Tuesday, October 20, 2020,
Por Steve Brock
Viaje por carretera

Con el descenso de los viajes en avión por la pandemia, el clásico viaje por carretera se ha popularizado en Estados Unidos.

Fotografía de DESIGN PICS INC, National Geographic Image Collection

Los casos de coronavirus siguen disparándose en todo el mundo y muchos países han aplicado restricciones. Por ejemplo, hasta la fecha, solo nueve países están abiertos a los ciudadanos estadounidenses sin restricción alguna. Por eso muchos viajeros que quieran hacer turismo internacional se verán obligados a esperar.

Se desconoce cuánto tiempo tendrán que hacerlo. Elizabeth Becker, autora de Overbooked: The Exploding Business of Travel and Tourism, señala que la pandemia ha «diezmado» el sector turístico internacional, que tiene un valor de 8 billones de dólares, de la noche a la mañana. «Esos pilares básicos de los viajes internacionales del siglo XXI —fronteras abiertas, destinos abiertos y viajes sin visado— no volverán a corto plazo, ni siquiera a medio plazo», afirma.

¿Qué significa eso para el futuro del turismo? Pese a las turbulencias, los expertos pronostican cielos azules. Bruce Poon Tip, autor de Unlearn: The Year the Earth Stood Still y fundador de la empresa de viajes G Adventures, dice que no solo volveremos a viajar, sino que lo haremos mejor. «Aún creo que viajar puede ser el mayor distribuidor de la riqueza que haya visto el mundo jamás», dice. «Esta pausa nos regala tiempo para reflexionar sobre cómo viajar de forma más consciente».

De un compromiso renovado con el turismo sostenible hasta formas creativas de recorrer el mundo desde casa: así es como los escritores, blogueros y presentadores de podcast de viajes creen que se reinventará el sector.

La sostenibilidad: una fuerza impulsora

Un aspecto positivo de la pandemia es que los consumidores respaldarán la sostenibilidad. Becker prevé que los turistas adoptarán el papel de «ciudadanos preocupados» y demandarán políticas de turismo responsable. El sector responderá con medidas activas para priorizar un mundo saludable frente a los márgenes de beneficios. «No debería sorprendernos que los países impongan “días sin aviones” y otras medidas para controlar el cambio climático», afirma.

Los turistas abarrotan la plaza de san Marcos en Venecia, Italia, en 2013. Tras la pandemia, los expertos prevén que habrá más interés por visitar lugares menos abarrotados.

Fotografía de Rocco Rorandelli, TerraProject/Redux

Pasa a la acción: Reduce tu huella de carbono comprando compensaciones a empresas como Cool Effect y alojándote en hoteles con certificado verde. Infórmate en páginas como Book Different, que clasifica los alojamientos según su nivel de responsabilidad con el medio ambiente.

Viajes más inclusivos

El movimiento Black Lives Matter ha sacado a la luz el tema de la representación en todas las industrias, incluida la del turismo. Y, como dice Sarah Greaves-Gabbadon, ya era hora. La periodista y presentadora de televisión galardonada espera que el sector avance hacia cambios significativos, pero le preocupa que esos cambios no duren mucho. «Cuando la pandemia haya pasado y los hashtags ya no sean tendencia, ¿seguirán los guardianes de la industria dispuestos a atraer, atender y celebrar a los viajeros de color?», escribe por email. «Siento un optimismo cauto, pero no estoy totalmente convencida».

Martinique Lewis, de la Black Travel Alliance, siente que el sector está avanzando en la dirección adecuada y conserva la esperanza. Señala que las empresas abordan las necesidades de clientes diversos y dice que ya era hora. «Por primera vez, están considerando qué vive una mujer trans no solo al elegir en qué baño entrar en un restaurante, sino también al registrarse en un hotel cuando su carné muestra a una persona diferente», afirma Lewis. «Ahora se reconocerán las necesidades de los turistas con tallas grandes que quieran hacer surf o submarinismo, pero que no pueden por la falta de trajes de neopreno de su talla. Ahora se pensará en los turistas ciegos que quieran hacer excursiones o practicar deportes extremos cuando estén de vacaciones».

Pasa a la acción: Visita un museo de historia viva; por ejemplo, en Estados Unidos hay casi 200 museos donde los intérpretes históricos representan a personajes del pasado. Arrojan luz sobre temas dolorosos (como el racismo en Estados Unidos) y relatos ocultos (como las historias de las personas de color, que se han suprimido).

Las pequeñas comunidades desempeñarán un papel más importante

Los turistas pueden traer cambios importantes a las comunidades pequeñas que ya tenían dificultades económicas antes de la pandemia. Caz Makepeace, del Y Travel Blog, dice que ella y su familia siempre han organizado viajes lentos a zonas no tan conocidas «en lugar de pasar rápidamente por los destinos». Ahora apoya estos lugares patrocinando comercios locales y haciendo donativos a organizaciones sin ánimo de lucro.

Kate Newman, de Travel for Difference, sugiere tener en el punto de mira el «sur global» o los países en vías de desarrollo que dependen del turismo. «Necesitamos diversificar nuestros destinos para evitar el turismo de masas y centrarnos en lugares que realmente lo necesiten», afirma. «Ver tantas comunidades sufriendo durante la COVID-19 ha sacado a la luz [este problema]».

Pasa a la acción: Con la ayuda de la organización de defensa y educación sobre turismo sostenible Impact Travel Alliance, descubre cómo empoderar a los lugareños y proteger el medio ambiente.

Calidad sobre cantidad

Los viajeros de «alto kilometraje» pensarán más detenidamente en su lista de destinos que visitar. «La COVID-19 me ha permitido sopesar cómo y por qué viajo», cuenta Erick Prince, de The Minority Nomad. «Me ha dado la libertad para explorar proyectos de viaje por pasión en lugar de por el sueldo». En vez de centrarse en trabajos pagados, el bloguero, que vive en Tailandia, dice que se embarcará en un proyecto autofinanciado para resaltar las provincias remotas en su país adoptivo.

Eulanda Osagiede, de Hey Dip Your Toes In, ha puesto el freno a los viajes internacionales y dice que viajar es un privilegio que muchos dan por sentado. «El privilegio adopta muchas formas y el acto de reconocer aquellos [privilegios] vinculados al turismo nos ha hecho pensar en viajes más intencionados y menos frecuentes, si algún día el mundo empieza a parecerse a los días prepandémicos».

Pasa a la acción: En el Transformational Travel Council encontrarás recursos y recomendaciones de turoperadores que pueden ayudarte a organizar viajes con significado.

Los viajes por carretera serán más populares que nunca

Para muchos, los viajes por carretera serán la única opción viable de ver mundo ahora mismo y los voladores frecuentes como Gabby Beckford, de Packs Light, están calentando motores. Viajar a escala nacional puede ser tan emocionante como hacerlo a nivel internacional; todo depende de la mentalidad. «Los viajes por carretera me han enseñado que el corazón del turismo —la curiosidad, explorar lo nuevo y hacerte preguntas— [es] una perspectiva, no un destino», afirma.

Pasa a la acción: Planifica un viaje para observar las estrellas. Por ejemplo, puedes visitar una reserva de Cielo Oscuro, donde se ven los astros sin la molestia de la contaminación lumínica.

Algunos viajeros de «alto kilometraje» dicen que quieren centrarse en experiencias con significado en zonas remotas, como Chimney Tops en el parque nacional de las Great Smoky Mountains, en Tennessee.

Fotografía de Dan Reynolds Photography, Getty Images

Las agencias de viajes serán esenciales

La editora de sostenibilidad de Conde Nast Traveller Juliet Kinsman prevé un cambio en el uso de agentes y turoperadores para reservar viajes, señalando su valioso conocimiento y sus conexiones dentro del sector. «Creo que lo que nos ha demostrado y enseñado el 2020 es que la pericia y la protección financiera de reservar a través de una agencia de viajes a menudo compensa lo que pagas en comisiones», explica. Además, espera que los clientes busquen a agencias especializadas en el medio ambiente. «Aquellos preocupados por los lugares a donde envían a sus clientes pueden distinguir el ecopostureo y garantizar que cada eslabón de la cadena de suministro sea honrado», afirma.

Pasa a la acción: Encuentra un agente de viajes. Por ejemplo, en Estados Unidos, la American Society of Travel Advisors mantiene una base de datos que permite que los turistas busquen por destino, tipo de viaje (como ecoturismo o genealogía) y cohorte (como viajeros LGBTQ+). Virtuoso, una red de agentes especializados en viajes de lujo, puede ayudarte a conseguir buenas ofertas, itinerarios prácticos y experiencias hechas a medida.

Apreciaremos lo que tenemos cerca de casa

Algunos han descubierto los beneficios de viajar por su entorno. La bloguera Jessie Fiesta, de Epicure & Culture y Jessie on a Journey, suele hacer un viaje internacional al mes. Últimamente, las clases de cocina online, los juegos y las experiencias virtuales la ayudan a «mantener vivo el espíritu viajero considerando los sentimientos que despiertan los viajes», cuenta. Intercambiar postales con su comunidad de viajeros es otra «forma preciosa de volver a “viajar” de forma segura», añade.

«Cuando comparamos todo con estar confinados indefinidamente en nuestras respectivas torres, un paseo por el parque puede parecernos un viaje», cuenta el bloguero Chris Mitchell, de Traveling Mitch. «Ahora la gente está dispuesta a ver la magia de cenar en la terraza de un restaurante en su propia calle».

Pasa a la acción: Sal al exterior, eso dice el concepto noruego «friluftsliv», la idea de la vida al aire libre que promete hacer más soportables los meses más fríos de la pandemia.

Planificar los viajes volverá a ser divertido

Aunque algunas personas están aprovechando el confinamiento lo mejor que pueden, este periodo difícil les recuerda que viajar es importante para fomentar la salud mental y el crecimiento personal. Hay investigaciones que lo respaldan. En 2013, una encuesta a 483 adultos estadounidenses desveló que viajar mejora la empatía, la energía, la atención y la concentración. Planificar un viaje es igualmente eficaz; un estudio de 2014 de Cornell demostró que las ganas de un viaje planificado incrementan la felicidad mucho más que las ganas de comprar bienes materiales.

Joanna Penn puede confirmar los beneficios de ambas cosas. Esta autora y presentadora de podcast, al mando de The Creative Penn y Books and Travel y afincada en el Reino Unido, suele viajar para investigar para sus libros. «Para mí, mi vida como escritora trata de lo que he aprendido al viajar. Las ideas proceden de estar en un lugar nuevo», contó hace poco en un episodio de su podcast. Entre sus futuros viajes está hacer el Camino de Santiago en 2022. Estudiar mapas y determinar una ruta hace que sienta que trabaja hacia una meta real. «Puedo expandir mi zona de confort sin mucho estrés, sobre todo si acepto que algo podría cancelarse», dijo.

Pasa a la acción: Planea un viaje ahora, inspirándote en este ensayo sobre por qué los viajes deberían considerarse una actividad humana esencial.

Steve Brock es un escritor y fotógrafo afincado en Seattle, Washington. Síguelo en Instagram.
Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.
Seguir leyendo