La propagación del coronavirus a nivel mundial está afectando a los viajes. Mantente al corriente de lo que científicamente se conoce de este brote>>

Cómo los nuevos mapas online van a revolucionar los viajes del futuro

Los GPS para buceadores, los coches con mapas holográficos incorporados y otras nuevas tecnologías abren un mundo de experiencias en el que perderse será más difícil que nunca

Por Sadie Dingfelder
Publicado 19 ene 2022 11:51 CET, Actualizado 19 ene 2022 13:13 CET
Un viajero en Shanghái (China) utiliza una aplicación de realidad aumentada para mapear el distrito histórico ...

Un viajero en Shanghái (China) utiliza una aplicación de realidad aumentada para mapear el distrito histórico del Bund. Las innovaciones que utilizan el GPS, la IA y otras tecnologías están facilitando la navegación y haciéndola más segura para caminantes, conductores y submarinistas.

Fotografía de Wang Gang, VCG / Getty Images

Antes de la llegada de los sistemas electrónicos de navegación y de la robótica voz femenina que nos indica qué salida tomar, desplazarse por coche no siempre era fácil. Los mapas de papel y los míticos e inabarcables mapas rojos de Michelín (¿los recuerdas?) nos ayudaban a explorar España y el resto del mundo a través de sus carreteras a lo largo de un desafío turístico que siempre cargaba con cierto aroma de odisea: entenderse con esos mapas no siempre era fácil. Y devolverlos a sus pliegues originales tampoco.

Los mapas desplegables eran engorrosos, y admitámoslo: para empezar, tenías que saber dónde estabas. "Ahora abres tu aplicación de mapas y te indica con un punto azul dónde estás exactamente", señala Frank Biasi, director de desarrollo digital de National Geographic Maps.

La navegación asistida por ordenador está evolucionando tan rápidamente que a esos puntos azules pronto se les unirán otros avances: gafas de realidad aumentada que "pintan" flechas virtuales en las aceras; máscaras de buceo que te guían de vuelta al barco de inmersión; parabrisas de coche que te guían con seguridad a través de la niebla. Las innovaciones que utilizan el GPS, la IA y otras tecnologías están facilitando la navegación y haciéndola más segura. 

Los viajeros están a punto de poder disfrutar de rutas mejoradas, dirigidas y curadas por sistemas que conocen sus intereses y pueden determinar su ubicación precisa, incluso en zonas muertas de GPS. 

"En el futuro, no volverás a perderte", dice Alexey Panyov, fundador y director general de Navigine, una empresa de software de geoposicionamiento. "Aunque quieras".

Se acabaron los días de "no hay señal"

La posibilidad de navegar mediante tecnología móvil dio un paso de gigante en el año 2000, cuando el gobierno de Estados Unidos dejó de codificar las señales de la red de satélites de posicionamiento global (GPS). Esto significó que cualquier persona con un receptor podía obtener información precisa sobre su ubicación. 

No mucho después, los teléfonos inteligentes dieron a los usuarios acceso a información precisa sobre la ubicación, y los seres humanos aparentemente ganamos un súper poder: la capacidad de llegar a cualquier lugar sin indicaciones paso a paso de cómo llegar a él. De hecho, un estudio del MIT de 2019 descubrió que los encuestados valoran los mapas digitales como el tercer servicio más importante de Internet, solo por detrás de las funciones de búsqueda y del correo electrónico.

Incluso si no tienes recepción celular, tu teléfono sabe dónde estás gracias a la constelación de GPS de 24 satélites (más los de repuesto) que posee y opera el ejército de Estados Unidos. El precursor del sistema, NAVSTAR, se lanzó en 1978; no estuvo disponible para los civiles hasta 1983. Incluso entonces, la señal civil fue imprecisa hasta que el gobierno dejó de codificarla en 2000.

Desde entonces, el resto del mundo se ha puesto al día. Rusia, China y Europa tienen ahora sus propias redes de satélites similares al GPS, que envían señales disponibles de forma pública a cualquiera que tenga un receptor. Esto significa que las zonas remotas están ganando cada vez más cobertura. Los satélites modernos han mejorado su capacidad para encontrar ángulos en los cañones y a través de las densas copas de los bosques, dos lugares en los que el GPS tiende a desaparecer. 

(Estas innovaciones tecnológicas relacionadas con la pandemia cambiarán los viajes para siempre)

"Lo ideal es que todos trabajen juntos, y que haya más puntos de datos y menos lugares en el mundo donde el GPS no sea bueno", dice Jim Carrier, autor de Here We Are: The History, Meaning, and Magic of GPS.

La mejora de la cobertura por satélite es una buena noticia para los viajeros a los que les gusta explorar lugares poco transitados, como el Congo y el Ártico. También podría hacer más seguros los destinos remotos, dice Sangeeta Prasad, cofundadora de la agencia de viajes Chalo Africa. "Si te metes en problemas, podrás transmitir tus coordenadas exactas a quien venga a rescatarte", dice.

Este vídeo antiguo explica cómo se trazaban los mapas de carreteras en Estados Unidos

Los nuevos satélites emiten señales en zonas que antes tenían poca cobertura (incluidas las regiones selváticas del Congo, mostradas en la imagen). Esto aumenta la capacidad cartográfica del GPS para los viajeros.

Fotografía de Samuel Aranda, T​he New York Times, Redux

La mejora de la cobertura del GPS puede facilitar a los excursionistas la búsqueda de rutas establecidas, pero en los lugares más salvajes del mundo, la tecnología nunca sustituirá a la experiencia local, dice Prasad. "Si crees que puedes conducir por el Sahara con un GPS, olvídate. Necesitas un guía local que sepa leer la arena, o te quedarás atascado enseguida", afirma.

Los avances tecnológicos están consiguiendo que el GPS pueda ser más preciso en las grandes ciudades, donde los rascacielos bloquean y reflejan las señales de los satélites. En diciembre de 2020, Google empezó a utilizar la inteligencia artificial y el modelado de mapas en 3D para corregir este tipo de errores de localización. Ahora, cuando salgas del metro en lugares como Manhattan o Ciudad de México, será más probable que sepas dónde estás y en qué dirección caminar.

Revolución de mapeados también en interiores

Los viajeros que se pierden en aeropuertos o centros comerciales saben que la navegación electrónica rara vez funciona en interiores. Esto se debe a que las señales de radio del GPS son detenidas por las paredes. ¿La solución? Los "beacons" para interiores: dispositivos con Bluetooth que transmiten constantemente su ubicación actual. Esta tecnología, que antes era rara y cara, está ahora integrada en muchos dispositivos inteligentes y routers WiFi. 

Aunque las ondas de radio son útiles, los mayores avances en la navegación en interiores pueden provenir de la luz visible. Los teléfonos inteligentes utilizarán sus cámaras y el aprendizaje automático para interpretar las escenas, convirtiéndose básicamente en un sustituto del ojo y el cerebro humanos. 

Google ya ha implementado un sistema de este tipo con su función "Live View", que está disponible en el aeropuerto de Zúrich (Suiza), en algunos centros comerciales japoneses y en estaciones de tránsito australianas

Turistas consultan un mapa de papel en el Distrito Financiero de Nueva York en 2018.

Fotografía de Spencer Platt, Getty Images

Live View funciona en exteriores, en unos 16 millones de kilómetros de carreteras públicas de todo el mundo. Para comprobarlo, sólo tienes que abrir Google Maps en tu iPhone, iPad o dispositivo Android. Busca las indicaciones para llegar a un destino, elige "a pie" en la barra de herramientas del modo de transporte y, a continuación, en la parte inferior central de la pantalla, toca el icono de Live View.

Cuando estos sistemas se generalicen, no tendrás que sostener un teléfono móvil delante de ti mientras navegas. En su lugar, se integrarán capas adicionales de información en los parabrisas de los coches, en las gafas o, tal vez, en las lentes de contacto, dice Vitaly Ponomarev, director general de WayRay. Su empresa acaba de presentar un concepto de coche que proyecta direcciones holográficas en su parabrisas, haciendo que parezca que las flechas están pintadas directamente en las calles. 

"Para los coches normales que siguen necesitando conductores, ésta es la forma más natural de visualizar la navegación. Distrae menos que mirar un sistema de navegación GPS, porque simplemente integramos todas las indicaciones en la realidad", dice Ponomarev.

(¿Invadirá tu intimidad la nueva tecnología de viajes?)

Las indicaciones son sólo el principio. Las gafas de realidad aumentada o los parabrisas de los coches podrían ayudarte a explorar nuevas ciudades, guiándote por un callejón hasta un club de jazz secreto o señalando elementos interesantes en lugares históricos. "Piensa en toda la información útil, las capacidades de descubrimiento y las oportunidades de viaje enriquecidas que proporcionará la realidad aumentada", dice Biasi. "O, dependiendo de cómo vayan las cosas, [podría] invadirse de anuncios, al igual que el mundo real y el digital en la actualidad".

Se puede prever este futuro con costosas gafas inteligentes como las ThinkReality A3 Smart y las Magic Leap 1, pero fuera de Live View, aún no hay mucho contenido de realidad aumentada disponible.

Bajo el mar

Incluso con estos avances, sigue habiendo una importante zona muerta de navegación: todo lo que está bajo la superficie de las aguas profundas. Las señales de los satélites GPS no son compatibles con el océano o los grandes lagos, por lo que los submarinistas se quedan en la oscuridad y sólo pueden guiarse con una brújula. En condiciones de baja visibilidad, esto puede ser un verdadero problema, dice Gene Bivol, cofundador de la empresa de GPS submarino DiveNET.

La aplicación Live View de Google convierte tu smartphone en un mapa en tiempo real.

Fotografía de John B Hewitt, Alamy Stock Photo

"Es fácil desorientarse cuando no tienes peso y te mueves en tres dimensiones", dice. "Además, tienes muchas otras cosas en mente: estás controlando tu respiración, estás gestionando tu flotabilidad y no tienes ninguna información de navegación aparte de la brújula".

La empresa de Bivol ha ideado una solución a pequeña escala para ese problema. El sistema GPS DiveNET (que cuesta entre 4400 y 8800 euros) incluye cuatro boyas que, al ser desplegadas por una embarcación de buceo, se conmutan con los satélites GPS para localizarse, y luego utilizan un sonar para rastrear a los buceadores en un radio de una milla (1,6 kilómetros). Los buceadores llevan receptores que les muestran, en tiempo real, dónde están los demás miembros de su grupo, dónde se encuentra el barco de buceo y puntos de interés en el fondo del océano. "En el futuro, un dron subacuático podría incluso grabar tu inmersión en vídeo", dice Bivol.

(Sumérgete en el primer museo submarino de Grecia)

El ejército estadounidense ha estado trabajando en un sistema similar de boyas emisoras de sonar que pueden funcionar como los satélites GPS, pero los expertos dicen que este tipo de red es poco práctica. 

"No veo que sean capaces de elevar los niveles acústicos hasta un punto en el que puedan cubrir, por motivos relacionados con la física, cientos de kilómetros cuadrados de océano. Incluso si pudieran, existe el riesgo de que se produzcan perturbaciones acústicas en la vida marina, especialmente en los mamíferos marinos", afirma Thomas Grønfeldt Senger, guía de buceo y desarrollador de tecnología.

Otro problema del sonar es que para emitir una señal acústica se necesita mucha batería, pero los científicos del MIT están trabajando en una solución: materiales piezoeléctricos que reflejan selectivamente los sonidos que ya están en el ambiente. Sorprendentemente, estos sensores se alimentan de las ondas sonoras, por lo que no necesitan pilas. 

"Hay muchas aplicaciones potenciales. Por ejemplo, un buceador podría utilizar estos sensores para averiguar el lugar exacto en el que tomó una determinada fotografía", afirma el profesor de informática del MIT Fadel Adib.

A largo plazo, nuestros dispositivos integrarán de forma flexible múltiples señales para indicarnos cómo llegar a donde queremos ir, ya sea en la selva tropical, en la fosa de las Marianas o en el espacio exterior. Pero la tecnología puede fallar, y un mapa digital ampliado en un teléfono carece del detalle local y del contexto regional más amplio de un mapa de papel más grande. Biasi afirma que los mapas físicos y las brújulas no van a desaparecer. De hecho, National Geographic vendió más mapas y atlas de papel en 2021 que en cualquier año anterior. 

"Los viajeros serios y los aventureros al aire libre que están lejos de las fuentes de energía o van a entornos extremos: esas personas saben que necesitas ese mapa de papel, aunque sea como una copia de seguridad", dice. 

Sadie Dingfelder es una escritora afincada en Berkeley Springs, Virginia Occidental (Estados Unidos), que se centra en la ciencia, la naturaleza y las artes. Síguela en Twitter o TikTok.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
Viajando en tiempos de pandemia: la tecnología viene al rescate
Viaje y Aventuras
5 innovaciones turísticas nacidas en la pandemia que han venido para quedarse
Viaje y Aventuras
Vídeo: El teleférico de Zugspitze
Ciencia
¿Son los smartphones ecológicos el futuro?
Viaje y Aventuras
Practicando apnea en el vacío

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved