La propagación del coronavirus a nivel mundial está afectando a los viajes. Mantente al corriente de lo que científicamente se conoce de este brote>>

Las raíces mundiales del jardín secreto de María Antonieta

La malograda reina era una fanática de las flores. He aquí cómo su jardín de Versalles deslumbró al mundo entonces y sigue siendo hoy una fuente de inspiración.

Publicado 6 abr 2022 11:25 CEST
El Bosque de la Reina es uno de los varios jardines del Palacio de Versalles en ...

El Bosque de la Reina es uno de los varios jardines del Palacio de Versalles en Francia. Diseñado como una serie de "habitaciones" aisladas al aire libre, donde María Antonieta podía escapar de las miradas indiscretas, la parcela del jardín ha sido restaurada con una notable variedad de especies vegetales.

Fotografía de Courtesy Chateau Versailles

El Palacio de Versalles, en Francia, fue diseñado con el objetivo de dejarnos boquiabiertos. No sólo su tamaño colosal, sus toneladas de mármol y sus frescos pintados asombraban a los visitantes del siglo XVII (y siguen impresionando a los ocho millones de visitantes anuales de hoy): los jardines eran también un símbolo del poder de Luis XIV, mostrando el orden y la maravilla que hizo que el jardin à la française, o jardín formal francés, del diseñador André Le Nôtre, fuera ampliamente copiado en Europa.

Pero a unos 200 metros del palacio, el discreto Bosque de la Reina contrastaba completamente con la precisión geométrica de Le Nôtre. Aquí, María Antonieta, mujer de Luis XVI (el tataratataranieto de Luis XIV), reclutó a los mejores botánicos, arquitectos y horticultores para crear un refugio secreto para estar a salvo de las miradas indiscretas y las rígidas normas de la corte real del siglo XVIII.

Mientras que la grandeza simétrica de Le Nôtre servía de escenario para las fiestas teatrales y los fuegos artificiales, la arboleda era un lugar para esconderse detrás de una cortina de vegetación. La parcela rectangular, rodeada de espesos bosques, se inspiraba en los jardines ingleses. Estaba surcada por senderos serpenteantes, bordeados de arbustos, que conectaban pérgolas y paseos llenos de flores, intercalados con bancos para un tranquilo descanso.

La parcela se mantuvo en pie durante más de dos siglos. En 1999, la Tempête Lothar, una de las "tormentas del siglo" en Francia, devastó los jardines de Versalles, derribando un total de 53 árboles del Bosque de la Reina. Tras años de financiación e investigación, la restauración de dos años inaugurada el pasado verano ha replantado fielmente la arboleda con la misma rica variedad de especies de la época de María Antonieta.

Esta estereografía de archivo (fecha desconocida) muestra jarrones y estatuas en una zona del Bosque de la Reina.

Fotografía de BTEU, Alamy Stock Photo

Recorrer el bosquecillo es como retroceder a esa época, cuando los naturalistas se sumaban a las aventuras marítimas para rastrear ejemplares de especies raras. Estos viajes no eran sólo un medio para crear nuevas rutas comerciales y expandir los imperios coloniales; también eran un intento de desvelar los misterios del mundo natural en el Siglo de las Luces. El Bosque de la Reina se plantó con los frutos de estos esfuerzos, y su preciada colección de plantas encapsula hoy un zeitgeist del siglo XVIII.

"El Bosque de la Reina es único en Versalles", explica Véronique Ciampini, directora de operaciones de los jardines, que supervisó la restauración. "En aquella época, esta nueva tendencia del jardín paisajista inglés rompía completamente con el estilo de Versalles. María Antonieta fue seducida por este diseño de jardín, que creaba una conexión emocional con el mundo natural, basada en la filosofía de Rousseau y en las nuevas ideas sobre la relación entre el hombre y la naturaleza. Este bosquecillo fue el primero de Versalles en celebrar las plantas".

Un escaparate de la biodiversidad mundial

Situada junto al invernadero, el Bosque de la Reina albergaba un laberinto de fuentes que representaban los animales de las fábulas de Esopo y que Luis XIV encargó para la educación de su hijo, el Gran Delfín. Demasiado costoso de mantener, el laberinto fue finalmente abandonado. Poco más de un siglo después, en la década de 1770, María Antonieta aprovechó la oportunidad para imponer sus propios gustos en la codiciada parcela de 20 000 metros cuadrados.

(Relacionado: Esta maravilla mecánica del siglo XVII alimentó las numerosas fuentes de Versalles)

Su equipo de paisajistas, encabezado por el arquitecto Michel-Barthélemy Hazon, se inspiró en las especies extranjeras que se recogían en las expediciones marítimas por todo el mundo. Las semillas se cultivaron y los esquejes de plantas se aclimataron en Versalles, tanto en el Trianón (ahora conocido como Gran Trianón) como en el Bosque de la Reina. La también conocida como Aldea de la Reina es un escaparate de la biodiversidad mundial, y fue concebida como una sucesión de "salas" verdes al aire libre, cada una dedicada a una especie vegetal diferente.

Los expertos en horticultura de la reina, el abate Nolin y André Thouin, mantenían correspondencia con los mejores botánicos del mundo para intercambiar semillas y consejos. El florecimiento de ese intercambio científico internacional benefició al Bosque de la Reina. El árbol de Judas original procedía de Oriente Medio; los cerezos, de Japón. Una abundante variedad de plantas que procedía del Nuevo Mundo, ya que las Américas estaban de moda. Entre ellas se encontraban los árboles de flecos blancos, el zumaque de Virginia, el chokecherry y la catalpa.

Izquierda: Arriba:

Una vista aérea del Bosque de la Reina tomada el 13 de mayo de 2020 muestra el proyecto de restauración en curso.

Fotografía de Courtesy T. Garnier, Château Versailles
Derecha: Abajo:

Una vista aérea del Bosque de la Reina tomada el 9 de junio de 2021 muestra el jardín tras su restauración.

Fotografía de Courtesy Chateau Versailles

El álamo tulipán de Virginia pronto se convirtió en el favorito de la reina y destacó en el salón principal, donde se reunía con sus hijos y compañía cercana. "Había llegado a Versalles en 1732 y había muchas esperanzas sobre su tamaño potencial, por no hablar de las hermosas flores en forma de tulipán que eran notablemente grandes para un árbol ornamental", dice Ciampini. La zona de forma cuadrada floreció según lo previsto. En el libro de 1824 Description des environs de Paris, Alexis Donnet escribió: "El Bosque de la Reina, rica en árboles extranjeros, ofrece la más bella pérgola de álamos tulipán que se conoce".

(Relacionado: Los secretos mejor guardados de Versalles).

"Estas plantas no fueron elegidas sólo por su procedencia, sino por la belleza y el perfume de sus flores", añade Ciampini. "Esto fue revolucionario en Versalles. Los jardines de Le Nôtre eran muy verdes, como un gigantesco tapiz verde, salpicado de esculturas y de los espectáculos de las fuentes, pero las flores no estaban presentes."

Este grabado de 1818 representa la floración de un álamo tulipán, una de las muchas especies de árboles plantados en el Bosque de la Reina

Fotografía de HUM Images, Universal Images Group/Getty Images

Con sus flores anaranjadas y de color verde pálido, el álamo tulipán de Virginia se convirtió rápidamente en el árbol favorito de María Antonieta.

Fotografía de Serhii Hudak, Ukrinform/Future Publishing/Getty Images

María Antonieta era una fanática de las flores. Además de su gusto por los dulces y la moda (apodada "Madame Deficit" por sus gustos caros, se dice que se hacía confeccionar 170 vestidos al año), estaba obsesionada con las rosas. Su colección era tan célebre que viajeros de todo el mundo venían a admirarla.

Trabajo de investigación en los archivos

Para restaurar el bosquecillo con exactitud histórica, los historiadores de palacio han investigado a fondo en los archivos. Unas cartas detallan la concepción del bosque en 1775. Thouin escribió que el espacio requería "variedad artística en las formas de los árboles y sus hojas, el color de sus flores, el período en que estarán en flor, los diferentes tonos de follaje".

El conde d'Angiviller, director de los Bâtiments du Roi (Edificios del Rey en francés), responsable de los proyectos de construcción del rey, describió a Hazon cómo los caminos pasarían por los arbustos ornamentales, "a veces en líneas rectas", a veces curvas. Igualmente útiles para el equipo de restauración fueron los pedidos de plantas realizados por los jardineros del siglo XVIII al reponer el bosque cada temporada.

(Relacionado: Estos son algunos de los mejores lugares para ver floreceres)

"La investigación se convirtió en un serio trabajo detectivesco", explica Ciampini. "A veces los nombres de las plantas cambiaban con el tiempo. Por ejemplo, el álamo tulipán se llamaba a veces 'madera blanca' o 'madera amarilla'; estos nombres procedían directamente de las traducciones que hacían los primeros exploradores botánicos de las palabras de los nativos americanos."

Los caminos retorcidos y la simetría geométrica de esta ilustración muestran las influencias inglesas y francesas en el diseño del Bosque de la Reina.

Fotografía de Courtesy Chateau Versailles

Para la restauración, un equipo de cinco jardineros (10 en los periodos de mayor actividad) replantó 650 árboles (21 especies y variedades), 6000 arbustos en flor (46 especies y variedades), 147 álamos tulipán de Virginia, Estados Unidos (cada uno patrocinado por un donante) y 600 rosales. Dado que muchas de las variedades de rosas de María Antonieta ya no existen, el equipo eligió 38 basadas en los colores delicados, los pétalos llenos y los aromas que la reina prefería.

El patrimonio arbóreo está presente en los pocos árboles viejos que sobrevivieron a la tormenta de 1999, entre ellos tres álamos tulipán del siglo XVIII y un magnífico pino laricio de Córcega. Este último es uno de los 30 árboles de la finca que figuran en el recorrido "Árboles admirables", que los visitantes pueden recorrer con la audioguía gratuita de la aplicación del Palacio de Versalles.

(Relacionado: 10 árboles maravillosos y sus 10 maravillosas historias)

Aunque la arboleda fue una fuente de paz para María Antonieta, también contribuyó a su desaparición con el llamado asunto del collar de diamantes. En 1784 se produjo un encuentro ilícito en el Bosque de la Reina entre un cardenal caído en desgracia, que esperaba recuperar el favor de la reina, y una mujer que se hacía pasar por ella.

En febrero de 1785, el cardenal compró un collar de diamantes exorbitantemente caro destinado a la reina involuntaria y se lo hizo llegar a una condesa que actuaba como intermediaria. Poco después de recibirlo, la astuta condesa lo vendió en pedazos para financiar su propio estilo de vida extravagante. Cuando se corrió la voz del escándalo, la reputación de la reina quedó irremediablemente empañada, vinculada a los subterfugios y a los gustos despilfarradores. El incidente avivó las llamas de un descontento largamente gestado que acabó por derribar el régimen.

Pero antes de su desalojo forzoso de Versalles en 1789, la malograda reina pudo refugiarse aquí en el mundo de las plantas. Escondido detrás de unas puertas de hierro forjado, el Bosque de la Reina era un lugar para pasearse con asombro contemplativo por senderos sinuosos, a través de una exuberante vegetación.

"Esta paleta vegetal se diseñó para inspirar emociones y apelar a todos los sentidos a lo largo de los cambios de estación", dice Ciampini. "Esperamos crear esta misma sensación de sorpresa para el visitante de hoy".

Mary Winston Nicklin es una escritora y editora independiente que vive entre París (Francia) y Virginia (EE. UU.). Encuéntrala en Twitter.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
La contaminación amenaza algunas de las tallas rupestres más antiguas del mundo
Viaje y Aventuras
Un tentador viaje al corazón de Sicilia
Viaje y Aventuras
¿Por qué estas antiguas maravillas de la Ruta de la Seda están generando polémica?
Viaje y Aventuras
Pocos lo saben, pero el Big Bang nació en esta ciudad belga casi desconocida
Viaje y Aventuras
Así ha transformado Belfast los astilleros del Titanic en su principal lugar de interés

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved