La propagación del coronavirus a nivel mundial está afectando a los viajes. Mantente al corriente de lo que científicamente se conoce de este brote>>

Un tentador viaje al corazón de Sicilia

Atraviesa a pie la histórica isla del sur de Italia por una antigua ruta de peregrinación recientemente recuperada.

Por Sarah Barrell
fotografías de Francesco Lastrucci
Publicado 11 abr 2022, 14:11 CEST
El renovado camino de peregrinos a través de Sicilia (Italia) tiene su punto culminante en Agrigento

Un renovado camino de peregrinos a través de Sicilia (Italia) tiene su punto culminante en Agrigento, donde los visitantes acuden al Valle de los Templos, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. El complejo arqueológico incluye las ruinas de siete antiguos templos griegos, incluido el Templo de la Concordia (en la imagen).

Fotografía de Francesco Lastrucci

Según la leyenda local, en las colinas de Sicilia hay un tesoro. Un cofre de oro descansa oculto en unos acantilados llenos de cuevas, y sólo podrá ser descubierto si tres hombres sueñan simultáneamente con su ubicación.

Pero los habitantes de la zona no pueden esperar a tener ese cruce de sueños. Los sicilianos se han tomado la fortuna por su mano con un ambicioso proyecto para impulsar el turismo: crear una nueva ruta de senderismo a lo largo de milenarios caminos de peregrinos. Para muchos, este esfuerzo es mucho más constructivo que lamentar la infame historia del crimen organizado en la isla o sacar provecho de sus casas rurales abandonadas, que se venden a un euro cada una como parte de una campaña para revitalizar las zonas despobladas de Italia.

La primera estampa que reciben los viajeros en la Magna Vía Francigena es en la Cattedrale di Palermo, que presenta diseños arquitectónicos de las épocas normanda y árabe de la ciudad.

Fotografía de Francesco Lastrucci

Hace 10 años, un grupo de amigos italianos (historiadores, arqueólogos y naturalistas entre ellos) comenzó a trazar las rutas interiores de Sicilia tal y como se describen en los textos normandos de los caballeros cruzados. Estas rutas, en su mayoría olvidadas, formaban parte de los itinerarios de peregrinación más antiguos y populares de Europa: la Vía Francigena, que iba de Canterbury (Inglaterra) a Roma y al sureste de Tierra Santa.

(Relacionado: ¿Son los peregrinajes la próxima tendencia de viaje post-COVID?)

El tramo siciliano, una red de casi 1000 kilómetros de carreteras transinsulares, senderos, rutas comerciales y trazzere (caminos de pastoreo), fue utilizado durante siglos por todos, desde los griegos a los romanos, pasando por los normandos, los árabes y los aragoneses, entre otros, y cada uno de ellos dejó tesoros y huellas que aún se pueden encontrar.

El barrio de Rabato de Sutera fue fundado por los árabes en el año 860 d.C. y es conocido por sus casas de yeso con tejados de tejas sicilianas, calles estrechas y escaleras empinadas.

Fotografía de Francesco Lastrucci
Izquierda: Arriba:

Una familia mantiene un altar a la Virgen María y al niño fuera de su casa en Agrigento.

Derecha: Abajo:

Una vecina del barrio de Rabato, en Sutera, sostiene una rosa que recogió de su jardín.

fotografías de Francesco Lastrucci

En 2017 se llevó a cabo un proyecto monumental para revivir la ruta, en el que participaron 80 autoridades locales y seis diócesis católicas. A lo largo de la arteria principal, la Magna Vía Francigena, de 180 kilómetros, que recorre el norte de la isla entre las ciudades costeras de Palermo y Agrigento, los caminantes pueden recoger sellos para llenar su pasaporte de peregrino en los lugares participantes. En la catedral de Agrigento, un testimonium (certificado de finalización) espera a los caminantes triunfantes.

Un largo paseo con los encantos de la naturaleza

Si el tiempo lo permite, mi amigo y yo estaremos entre los que completan la peregrinación de norte a sur. Mi pasaporte recibe su primer sello en lo alto de la Llanura de los Albanos, a las afueras de Palermo. La ricotta que protagoniza los cannoli locales procede de las ovejas que pastan en estas tierras de cultivo. Preparamos panini para un picnic y el barista nos sella el pasaporte, uno de los numerosos locales que acogen a los peregrinos en los lugares que participan (bares, capillas, tiendas y casas de huéspedes) a lo largo de la Vía.

A medida que ascendemos, los cañones de palmeras, aloe y cactus espinosos parecen incongruentemente subtropicales entre los campos de trigo y el ganado embarrado. Un destacamento de perros semisalvajes defiende los pocos caseríos cerrados por los que pasamos, y sus ladridos de advertencia se ven socavados por el meneo de las colas.

Las rayas rojas y blancas de la Vía, pintadas en postes a intervalos frecuentes, nos animan a seguir por caminos de tierra. Las nubes se extienden por el paisaje como un flujo piroclástico, seguidas por el tipo de lluvia que desprecia poderosamente la ropa impermeable.

(Relacionado: 10 excursiones para realizar a pie).

Cuando por fin encuentro cobertura, mi teléfono suena con mensajes de amigos de la Francigena. Junto con las notas de viaje, los mapas y una aplicación de GPS sin conexión, mi operador turístico, UTracks, me ha conectado a una red de voluntarios locales. Ofrece asistencia a los peregrinos, desde una comida caliente hasta una cama asequible para pasar la noche o, en caso necesario, un apoyo de emergencia.

"Solemos rescatar a la gente que se ha recalentado", dice Marialicia Pollara, cuyo todoterreno se reúne con nosotros a la cabeza de una pista deslavada. "No hay ni un palo de sombra en la ruta". La Vía es accesible todo el año, y aunque el verano puede ser abrasador, la primavera (con su profusión de flores silvestres) es ideal.

Un camino de piedra atraviesa Prizzi, una ciudad que se remonta a la Edad de Bronce y que posteriormente fue habitada por cartagineses, griegos, romanos y árabes.

Fotografía de Francesco Lastrucci
Izquierda: Arriba:

En el club de caballeros de Prizzi, Totò Greco, de 97 años, juega a las cartas por la noche. Es el abuelo (y tocayo) de Totò Greco, que aparece en este artículo.

Derecha: Abajo:

Un camino de piedra atraviesa Prizzi, una ciudad que se remonta a la Edad de Bronce y que posteriormente fue habitada por cartagineses, griegos, romanos y árabes.

fotografías de Francesco Lastrucci

Excepto cuando llueve. "Este tiempo es una locura", dice Pollara, que nos saca del aguacero, mientras el sacerdote de la capilla de Tagliavia acoge a un peregrino checo cuya tienda no tiene ninguna posibilidad esta noche. En su casa de huéspedes de Corleone, La Bicicletta Rossa, nos reúne el marido de Pollara, Carmelo, para una cena familiar. La sopa de lentejas casera y la ricotta fresca de la granja, rociada con aceite de oliva verde jade recién llegado de la cosecha, es una cena digna de una peregrinación anegada.

Corregir el expediente

"La mafia no nació en Corleone, sino en toda Italia", dice Federico Blanda. "Antes odiaba ver a la gente aquí tras la pista de Don Corleone, un personaje cinematográfico de ficción... pero me he dado cuenta de que debemos aprovechar la oportunidad para contar la historia real". La historia real no es la de las peleas románticas del Padrino, sino la de la resistencia.

CIDMA, el museo antimafia de Corleone, explora la sangrienta historia de la organización criminal. Entre los objetos expuestos se encuentran las fotos de las víctimas de la violencia de la mafia, realizadas por Letizia Battaglia, y un archivo de documentos judiciales en el que se detallan los 474 mafiosos juzgados durante el Juicio Maxi de 1986 a 1992.

"Jueces, periodistas, activistas: pagaron con sus vidas su valentía", dice Blanda. El CIDMA celebra a estos héroes caídos, asesinados por la mafia en represalia. "Por aquel entonces, éramos una población de 10 000 habitantes; sólo un puñado eran mafiosos. Sin embargo, la gente de Corleone sigue viviendo con el estigma". Sonríe. "Por eso me encanta cuando los visitantes vienen buscando un mito y se van hablando de Falcone".

Apilada de forma espectacular entre montañas con forma de mesa y cañones en picado, la ciudad es un escenario estelar en el que la Magna Vía Francigena zigzaguea sin piedad, pasando por iglesias católicas y monasterios en los que las cofradías con sombreros puntiagudos se reúnen en primavera para celebrar la Semana Santa. "Es otra historia poco conocida fuera de nuestra isla", dice Blanda sobre las procesiones de Semana Santa de la región, que desafían a las de España en cuanto a pompa y escala, pero que no atraen a las multitudes internacionales.

Las señales a lo largo de la Magna Vía Francigena muestran caminos alternativos de invierno desde Corleone a Prizzi.

Fotografía de Francesco Lastrucci
Izquierda: Arriba:

En el trayecto de Corleone a Prizzi, la vista se abre desde un puerto de montaña a una vasta campiña salpicada de masserias (caseríos).

Derecha: Abajo:

Ovejas pastando en una colina con vistas al paisaje rural de Corleone.

fotografías de Francesco Lastrucci

Seguimos el río San Nicolò mientras se precipita desde Corleone en una cadena de cascadas que antaño alimentaban los molinos de la región. Cuando la producción de trigo a pequeña escala disminuyó, los lugareños no pudieron recurrir al turismo que impulsaba la costa porque el acceso al interior de la isla era más difícil.

"La gente no llega aquí de paso", dice Totò Greco, otro amigo de Francigena. El pueblo de Prizzi, situado en la cima de una colina y alejado de cualquier carretera principal, no contaba con hoteles, así que, como muchos habitantes de Via, Greco transformó una casa familiar en un moderno hostal. También ha creado una asociación (Sikanamente, por las colinas de Sicani) para animar a los jóvenes residentes a quedarse en la zona.

En el amplio museo arqueológico de Prizzi, Greco muestra una variedad de artefactos que incluyen monedas y joyas romanas. A continuación, nos dirigimos a la cantina de Greco para probar el vino de la temporada. Al igual que un número cada vez mayor de jóvenes emprendedores de la zona, Greco está transformando una antigua masía en un viñedo, aprendiendo a hacer vino, recuperando variedades de uva autóctonas y empleando a artistas locales para diseñar las etiquetas.

Una tormenta vuelve a estallar sobre el hotel Casale Margherita. Aquí el propietario, Carmelo, se niega a dejarnos continuar a pie. "El río se ha desbordado", dice, persiguiéndonos en su camioneta a la mañana siguiente. "No es seguro, os llevaré hasta la siguiente colina". La granja ecológica y el hotel gourmet de Carmelo son una nueva inversión. "Háblale a todo el mundo de nosotros", grita, mientras nos despide de la espeluznante subida a Sutera.

Conexiones atemporales

"Incluso ahora, la religión está en el centro de nuestro pueblo", dice Miri, una guía turística local de Sutera. "Las campanas de la iglesia siguen marcando nuestro día". Tres campanas especiales colocadas a intervalos marcan la subida de los peregrinos al Monte San Paolino, en un ascenso de 157 escalones alfombrados con piñas caídas. Los lugareños recogen sus pinoli (semillas) para mezclarlos en una salsa de pasta con pasas, una especialidad local.

Al llegar a la campana de la cima (un regalo del Vaticano de una tonelada), tiro de una enorme polea de cuerda, haciendo sonar un carrillón que me hace temblar los dientes y hace que las lagartijas se escabullan entre la maleza.

Parece que nuestro camino está bendecido a partir de aquí. Los senderos de tiza y pizarra iluminados por el sol se alinean en colinas onduladas hacia el mar, que ahora se vislumbra en el horizonte y hace que mi peregrinaje de costa a costa parezca por fin una realidad visible.

"En Sicilia tenemos muchas historias de identidad y transformación", dice Alessandra Marsala, con la que me reúno en el Caffè Marconi, en la pequeña ciudad de Grotte. "Quizá sea la influencia de las leyendas griegas".

(Relacionado: Conoce al hombre que tiene las llaves del Vaticano)

Silvana Marsalisi (izquierda) y Marialicia Pollara (derecha), residentes de Corleone, charlan al atardecer con vistas a la ciudad. Pollara y su marido Carmelo dirigen la Bicicletta Rossa, un bed and breakfast que aloja a los viajeros de la Magna Vía Francigena.

Fotografía de Francesco Lastrucci

Las cuevas de la ciudad vieja, que antaño albergaban a los pastores, dieron su nombre a la Grotte, pero ahora sus murales le dan renombre. En los últimos cinco años, un proyecto comunitario para involucrar a artistas locales e internacionales ha transformado el antiguo pueblo abandonado en una amplia galería al aire libre. En una de las casas hay una representación de dos pisos de una mujer-serpiente, que recuerda la leyenda siciliana de La Biddina, una chica con el corazón roto cuyo dolor la convirtió en serpiente.

En el aire se respira el aroma de la mpignolata, las pastas rellenas de cebolla y panceta fritas que tradicionalmente llenan los estómagos el día de San Martín (11 de noviembre), cuando se celebran los nuevos vinos del año. También se consumen en primavera, y rápidamente nos invitan a un almuerzo festivo, donde los arancini hechos a mano y los cannoli frescos con ricotta local son los protagonistas.

Como en casa

Dondequiera que nos lleve la Vía, llueva o haga sol, parece un reencuentro. Carmelo nos deja en el inicio del camino, saltando primero una valla para recoger algunos corbezzolo para nosotros. Recogiendo un puñado del fruto del madroño, saluda con la mano al agricultor que nos mira con la boca abierta. "Aquí todos somos una familia", se ríe.

Sigo a un pastor y su rebaño cuesta abajo hasta Aragona, donde se encuentran algunos de los tesoros de las familias más ricas de Sicilia. Aquí, el conde local Luigi Naselli fue coronado príncipe de Aragona por el rey español Felipe IV. Su castillo, terminado en el siglo XVIII y con frescos del pintor flamenco Guglielmo Borremans, está rodeado de iglesias góticas en las que los museos eclesiásticos brillan con exvotos decorados, túnicas religiosas venecianas e incluso un trozo enjoyado que se dice que pertenece a la Sábana Santa (o Sudarío) de Turín.

(Relacionado: El origen del "gótico" es más complicado de lo que se cree).

Sin embargo, lejos de la costa y de su sitio arqueológico estelar, el Valle de los Templos, Aragona pasa desapercibida. Es un buen lugar para degustar un plato fortificante de espaguetis aragoneses, aderezados con los legendarios pistachos de la región. La mejor manera de probar este plato es en Lo Sperdicchio, un restaurante familiar donde los peregrinos pueden tocar un barril de vino de la suerte pintado con santos locales y conseguir su penúltimo sello de pasaporte.

En Agrigento, donde el mar Mediterráneo brilla en azul y los pueblos medievales de la Vía parecen un sueño, el final de mi viaje se anuncia con una puerta cerrada. La imponente catedral de Agrigento, con vistas a los picos de Sutera y a África, está cerrada por reformas.

Pero, como siempre, los amigos de la Francigena intervienen. Aparece un mensaje de WhatsApp en el que me dicen que el párroco de la catedral, Don Giuseppe Pontillo, marcará mi sello final y firmará mi testimonio una vez que haya terminado la misa en una iglesia vecina. Le pregunto si ha completado la peregrinación. Me lanza una mirada severa como diciendo: ¿crees que tengo tiempo para eso?

"Pero es lo que todos necesitamos desesperadamente", dice. "Para establecer conexiones reales con nuestro mundo y con los demás".

Sarah Barrell es escritora de viajes y editora de National Geographic Traveller (Reino Unido). Puede encontrarla en Twitter.
Francesco Lastrucci es un fotógrafo afincado en Italia. Puede encontrarlo en Instagram.
Este artículo es una adaptación de un artículo publicado en el número de marzo de 2022 de National Geographic Traveller (Reino Unido).

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
La contaminación amenaza algunas de las tallas rupestres más antiguas del mundo
Viaje y Aventuras
¿Qué podemos aprender de las 3000 mezquitas de Estambul?
Viaje y Aventuras
Pocos lo saben, pero el Big Bang nació en esta ciudad belga casi desconocida
Viaje y Aventuras
10 destinos de verano en los que dejar el coche aparcado
Viaje y Aventuras
Las raíces mundiales del jardín secreto de María Antonieta

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved