Viajando con Orgullo: los mejores destinos para la comunidad LGTBIQ+

Con Madrid a la cabeza de Europa (y quizás del mundo junto con San Francisco), las ciudades que acogen a las comunidades LGBTQ+ se están viendo recompensados con un aumento de visitantes, demostrando que la industria del turismo puede ser más inclusiva.

Por Connor McGovern
Publicado 6 jun 2022, 12:53 CEST
Pasos de peatones en un cruce del distrito de Castro en San Francisco están pintados con ...

Los pasos de peatones en un cruce del distrito de Castro en San Francisco están pintados con los colores del arco iris de la bandera del orgullo. Destinos como San Francisco están trabajando para que los viajeros LGTBIQ+ se sientan como en casa.

Fotografía de Jason Doiy, Getty Images

Ya ha pasado la medianoche y la madrileña plaza de Chueca hace honor a su título de corazón efervescente y bullicioso del barrio gay de la capital. El aire cálido tiembla con el sonido de las voces, no sólo en español, sino también en idiomas de todo el mundo.

Las leyes progresistas y las actitudes mayoritariamente liberales dentro de España la han convertido en un paraíso para los viajeros LGTBIQ+, que desde hace tiempo acuden a las ciudades, costas e islas del país. 

Quizá exista un vínculo nativo entre la comunidad LGBTQ+ y los viajes, como afirma John Tanzella, presidente de la Asociación Internacional de Viajes LGTBIQ+ (IGLTA).

"La propia naturaleza de ser LGTBIQ+ significa que hay una mentalidad abierta y un deseo de ver el mundo", afirma. "Se trata de una comunidad leal a la que le gusta viajar varias veces al año y que gasta mucho cada vez. De repente está claro por qué las empresas quieren llegar a nosotros".

Barcelona, España, tiene un animado ambiente gay, especialmente en los barrios del Eixample y Gràcia. Un lugar popular para ver la puesta de sol es en los Bunkers del Carmel, vistos aquí, en el barrio de El Carmel.

Fotografía de Westend61, Veam, Getty Images

Las recompensas pueden ser lucrativas: un estudio de la empresa de asesoramiento y gestión de activos LGBT Capital estima que el sector tiene un poder adquisitivo mundial de 3,9 billones de dólares (3,63 billones de euros). Incluso hay un nombre para ello: "dinero rosa". Pero las experiencias que se ofrecen a cambio no siempre están a la altura.

(Relacionado: Orgullo LGBTIQ: cinco décadas de reivindicación)

"Con demasiada frecuencia, los viajeros pagan cientos de dólares por noche, sólo para tener una mala experiencia", explica Simon Mayle, director de eventos de Proud Experiences, una convención para empresas de viajes LGTBIQ+. "El listón suele estar demasiado bajo". Mayle cita como ejemplos las zapatillas para él y para ella en los baños y las incómodas conversaciones sobre las camas en el check-in. Algunas parejas, añade, son rechazadas por completo.

Otros se preguntan por qué la hostelería ve la necesidad de adaptar el servicio a las parejas heterosexuales; al fin y al cabo, la mayoría de los viajeros buscan lo mismo: explorar, relajarse, la belleza del paisaje y los lugares históricos, según estudios recientes.

Pero a pesar de todos los puntos en común, la experiencia de viaje en sí puede ser muy diferente para la comunidad LGTBIQ+: cuándo y dónde mostrar afecto, las leyes en torno a la actividad del mismo sexo y las cuestiones relacionadas con el género en relación con los pasaportes, por nombrar algunas.

En 2010, Preferred Hotels & Resorts creó el programa Preferred Pride, una colección de hoteles que pone la experiencia de los viajeros LGTBIQ+ en primer plano. Para Rick Stiffler, vicepresidente sénior de ventas-ocio, el motivo fue en parte el deseo de ver más iniciativas en el mundo de la hostelería. Cree que son muy pocas las marcas que hacen verdaderos esfuerzos en materia de inclusión.

"Queríamos que nuestros hoteles se comprometieran realmente con la comunidad, tanto a nivel local como internacional", afirma. "Si realmente quieren este negocio, tienen que demostrarlo... Si un hotel es inclusivo con las personas LGTBIQ+, entonces será inclusivo con todo el mundo, y eso importa".

Entonces, ¿cómo están representando los destinos de todo el mundo a todo el espectro de la comunidad? ¿Y qué queda por hacer por parte de las empresas que quieren anunciar la aceptación y la igualdad? Esta es la situación actual.

(Relacionado: 12 personalidades negras LGTBIQ+ que cambiaron el mundo)

Ver el espectro

En las últimas décadas, una mejor comprensión y unos servicios más inclusivos han contribuido a dar a la comunidad LGTBIQ+ más confianza a la hora de viajar, pero no todo ha estado a la altura de los tiempos.

Una rápida búsqueda de imágenes en Google con las palabras "viaje gay" revela que no hay escasez de parejas bien tonificadas, amantes de la playa y predominantemente masculinas. Para una comunidad que se define por su diversidad, la realidad online puede seguir pareciendo unidimensional.

Una multitud acude a la playa de Copacabana en Río de Janeiro (Brasil), un destino popular para los viajeros LGTBIQ+.

Pero algunos países ya han tomado nota: en 2013, Tailandia lanzó su campaña "Go Thai. Be Free", con una amplia lista de experiencias, hoteles y guías de destinos orientados a los viajeros LGBTQ+, con personas de todos los colores y orientaciones. Malta, por su parte, se ha posicionado como uno de los destinos más acogedores de Europa a través de un marketing más inclusivo, en consonancia con la mejora de las leyes de igualdad en el país.

Stiffler cree que se ha producido un auténtico cambio en los viajes para reflejar un público más ecléctico que nunca, que incluye familias con padres del mismo sexo y viajeros trans y no binarios. "Los anuncios deben parecerse a personas reales de la comunidad, no sólo a dos modelos que posan en una playa", explica.

(Relacionado: Estos monumentos conmemoran la historia LGBTQ en todo el mundo)

Jill Cruse es la vicepresidenta de la experiencia de los huéspedes de Olivia Travel, un operador con sede en San Francisco cuya clientela es mayoritariamente lesbiana. Está entusiasmada con el compañerismo que se desprende de los viajes en grupo de la empresa, que, según ella, tienen aún más valor después de dos años de aislamiento social. Cree que los viajeros LGTBIQ+ vuelven a ver el beneficio de estar entre personas con ideas afines. "Significa que eres libre de ser tú mismo y, realmente, no hay nada como sentirse aceptado".

Los tipos de viajes que busca esta comunidad también están cambiando. Según Burn, los destinos LGBTQ+ bien establecidos, como Tailandia, Gran Canaria e Ibiza, siguen siendo populares, pero también está viendo que los viajeros demuestran su confianza con viajes más aventureros. "Estamos viendo cada vez más viajeros en solitario en el mercado, también; hombres gay solteros que buscan unirse a una excursión épica en grupo en Machu Picchu, por ejemplo", dice.

(Relacionado: Tailandia: cómo resucitar la maquinaria turística en tiempos de COVID)

Por muy atractivos que sean estos destinos, muchos siguen siendo poco acogedores, incluso peligrosos, para los viajeros LGBTQ+. El rastreador de la igualdad Equaldex enumera más de 70 países con leyes homófobas, varios de los cuales incluso aplican la pena de muerte por actividades sexuales entre personas del mismo sexo. Pero ser abierto de mente puede ser beneficioso, dice Burn. "Vale la pena recordar que estos países también tienen ciudadanos homosexuales", dice. "El turismo puede mostrar a la gente que, en realidad, no somos diferentes después de todo".

Los beneficios de acoger a viajeros diversos y de mentalidad amplia han dado sus frutos en algunos destinos. Tel Aviv y Río de Janeiro, dice Mayle, se han dado cuenta no sólo de las recompensas financieras de un enfoque inclusivo, sino también de los beneficios más humanos. "Las personas LGTBIQ+ son, por naturaleza, personas acogedoras y abiertas", afirma. "Además, muchos de nosotros tenemos una gran red de personas afines en casa".

Caminando el camino

Cualquier cambio legislativo empieza por arriba, por supuesto, pero algunos Gobiernos suponen un reto para el sector. En estos casos, las empresas que quieren anunciarse directamente a los viajeros gays, lesbianas o transexuales rara vez pueden hacerlo abiertamente.

Las Islas Seychelles, vistas aquí, son uno de los pocos países africanos que ofrecen protección a las personas LGTBI+.

Burn afirma que estos destinos (que a menudo aceptan con gusto las reservas de los viajeros LGTBIQ+) deberían demostrar sus palabras con acciones. "Muchos de ellos dependen del dinero de estos viajeros, pero ¿están consiguiendo cambiar las leyes? No es justo tener una norma para los ciudadanos y otra para los visitantes".

A pesar de ello, hay tímidos avances en países que, hasta hace poco, estaban muy atrasados en materia de igualdad.

En 2019, el Tribunal Superior de Botsuana falló a favor de la despenalización de la homosexualidad, y en los últimos años se han dado pasos similares en Seychelles, Mozambique y Trinidad y Tobago.

El cambio lleva su tiempo, dice Cruse, y afirma que algunos destinos, como las Bahamas, se mostraban reticentes a la hora de acoger un crucero para lesbianas a principios de la década de 1990. "Una vez que [la compañía] entró en el mercado, la gente nos conoció y se dio cuenta de que no éramos diferentes, las cosas empezaron a cambiar".

Mayle cree que no es demasiado tarde para las empresas que quieren hacer un cambio positivo, pero la clave es hacerlo con propósito y autenticidad. Tanzella está de acuerdo y afirma que ya no basta con hablar de boquilla para convencer a los viajeros de que el sector se preocupa. "Si se afirma que se aprecia la diversidad, pero el consejo de administración es el mismo, no se está cumpliendo", afirma. "Tienes que decir realmente lo que estás haciendo".

Streff afirma que los viajeros de hoy en día son inteligentes y que una pegatina con el arco iris en la ventanilla no está mal, pero debe ir mucho más allá. "La diversidad es algo que debe reflejarse también entre bastidores, para que los consumidores sepan que es genuina", dice.

La autenticidad ha funcionado en Madrid, al menos. Por supuesto, hay banderas arco iris y pegatinas en abundancia, pero lo que más cuenta es el progreso: esta es la capital de un país en el que el matrimonio entre personas del mismo sexo se legalizó en todo el país en 2005, el tercer país del mundo en hacerlo después de Holanda y Bélgica. Quizá sea la prueba de que si muestras al mundo que eres abierto de mente, la gente vendrá.

Otros países podrían tomar nota: después de todo, donde van los viajeros LGTBIQ+, otros los siguen. "Sucedió con Ibiza, y ahora lo estamos viendo con Mykonos: de repente todo el mundo va", dice Burn. "Es casi una cuestión de 'dónde irán los gays después'".

28 de junio de 1969 - El Orgullo LGBT

Brighton y Hove, Reino Unido

Han pasado casi tres años, asediados por la pandemia, desde la última vez que la ciudad acogió un evento del Orgullo, pero este verano vuelve la mayor (y posiblemente mejor) celebración del Orgullo del país. Un fin de semana repleto de conciertos, desfiles, fiestas callejeras, cabaret e incluso un espectáculo canino conformarán las celebraciones del 30º aniversario retrasado. Del 5 al 7 de agosto. 

Belgrado, Serbia

Aunque las actitudes en Serbia siguen siendo contradictorias, las leyes han mejorado considerablemente en la última década. La primera ministra abiertamente gay Ana Brnabić asumió el cargo en 2016, y este año la ciudad acogerá el Europride, el mayor festival del Orgullo del continente. Los eventos anteriores en la ciudad se han enfrentado a una intensa hostilidad, por lo que este es un momento decisivo para la comunidad LGTBIQ+ del país. Del 12 al 18 de septiembre. 

Toronto, Canadá

En diciembre, Canadá siguió a países como Brasil, Alemania y Malta en la prohibición de la controvertida práctica de la terapia de conversión, otra señal de la postura progresista del país en materia de igualdad. La multicultural Toronto es el nexo de unión de la escena LGTBIQ+ del país, que cobrará vida durante un mes de eclécticas celebraciones del Orgullo en junio.

La Valeta, Malta

Malta encabezó el Índice Arco Iris de ILGA-Europa por sexto año consecutivo en 2021. La métrica analizó las políticas de igualdad de 49 países europeos y descubrió que Malta, de mente abierta, está muy por delante de muchos de sus vecinos, con modificaciones recientes que incluyen una política actualizada para las solicitudes de refugio LGTBIQ+.

Sídney (Australia)

La cosmopolita ciudad australiana asumirá el papel de anfitriona del Orgullo Mundial en febrero de 2023. Será la primera vez que el evento se celebre en el hemisferio sur, por lo que se espera un programa festivo de 17 días con marchas del Orgullo, fiestas en la playa, conferencias y un concierto de gala de las Primeras Naciones. Del 17 de febrero al 5 de marzo de 2023.

Connor McGovern es editor en National Geographic UK. Puede encontrarlo en Twitter.

Este artículo es una adaptación de un artículo publicado en el número de abril de 2022 de National Geographic Traveller (Reino Unido) y se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
Elige tu próximo destino del 2020 inspirándote en estas fotografías
Viaje y Aventuras
Tramontana: Palacio del viento
Viaje y Aventuras
Descubre lo que la Costa Brava y el Pirineo de Girona ofrece durante todo el año
Viaje y Aventuras
Vecinos desconocidos, lo que no sabes de los productos de proximidad
Viaje y Aventuras
Porque no hay planet B, eco-turismo y responsabilidad

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved