La propagación del coronavirus a nivel mundial está afectando a los viajes. Mantente al corriente de lo que científicamente se conoce de este brote>>

¿Qué antiguos secretos se esconden bajo esta desconocida ciénaga irlandesa?

Un nuevo centro de visitantes inmersivo arroja luz sobre los Campos de Céide, un yacimiento arqueológico más antiguo que las pirámides de Egipto.

Por Yvonne Gordon
Publicado 8 sept 2022, 9:28 CEST
A lo largo de la costa irlandesa y antaño enterrado bajo las turberas del condado de ...

A lo largo de la costa irlandesa y antaño enterrado bajo las turberas del condado de Mayo, Céide Fields es uno de los yacimientos arqueológicos de la Edad de Piedra más extensos del mundo. Las nuevas experiencias de los visitantes ayudan a los viajeros a conocer cómo se cultivaba y conservaba la tierra aquí hace más de 6000 años.

Fotografía de Gareth McCormack, Alamy Stock Photos

Flanqueada por espectaculares acantilados y el océano Atlántico, una extensión de ocho kilómetros cuadrados de pantanos en el condado de Mayo cubre un campo entre Ballycastle y Belmullet, en el oeste de Irlanda. Con pocos árboles y colinas bajas, parece vacío, pero en esta orilla aislada se encuentra uno de los mayores hallazgos arqueológicos de Irlanda.

Varias ciénagas de Irlanda han revelado destellos de sociedades del pasado. Entre los tesoros encontrados figuran cálices religiosos, hordas de oro, un salterio medieval, "mantequilla de pantano" de 2000 años de antigüedad (trozos de mantequilla hechos con grasa de leche y enterrados en la ciénaga para conservarla) y "cuerpos de pantano" (restos humanos conservados, como el Hombre de Cashel, el cuerpo de pantano más antiguo encontrado, que data del año 2000 a.C.).

Pero no fue hasta la década de 1930, cuando un maestro de Belderrig (Irlanda) cortaba turba para obtener combustible, que se descubrieron los primeros restos del mayor yacimiento neolítico de Irlanda. El descubrimiento llevó a los investigadores a descubrir algunos de los campos con paredes de piedra más antiguos del mundo, que datan de unos 3800 a.C., más antiguos que las pirámides de Egipto (2550 a.C.) y Stonehenge (3500 a.C.).

(Relacionado: Algunas piedras de Stonehenge podrían haber sido transportadas desde un monumento más antiguo)

Conocido como Céide Fields (o Achaidh Chéide, que significa "campos de colinas con cimas planas"), el lugar puede no ser tan famoso como el Burren, pero una nueva experiencia de inmersión para el visitante, inaugurada en junio, podría cambiar eso. En este sitio, que está en proceso de convertirse en Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO, las exposiciones interactivas profundizan en la historia de las murallas, los antiguos campos de cultivo que encerraban y lo que aún podemos aprender sobre las personas que vivían allí.

Tesoros de la ciénaga

Milenios de materia vegetal en descomposición y suelo anegado borraron poco a poco cualquier prueba de que los Campos de Céide existieran hasta que el maestro de escuela Patrick Caulfield, que se encontraba en la ciénaga cortando turba (retirando y secando la hierba para quemarla como combustible), encontró grandes piedras apiladas en largas filas en lo más profundo de la ciénaga. En 1934 escribió al Museo Nacional de Dublín para avisar de su descubrimiento. Aunque consideraron que el hallazgo era importante, el museo no disponía entonces de los recursos necesarios para investigarlo.

(Relacionado: ¿Cuál es el secreto de la magia narrativa de Dublín?)

Casi tres décadas más tarde, en 1963, un equipo de arqueólogos, dirigido por Seamus, el hijo de Patrick, utilizó las tradicionales sondas de hierro (normalmente empleadas para encontrar árboles caídos bajo zonas de ciénagas profundas) para registrar el terreno. El equipo desenterró cimientos de viviendas domésticas, herramientas neolíticas como raspadores y puntas de flecha, y hectáreas de muros derruidos. La datación por carbono demostró posteriormente que el lugar existía hace casi 6000 años, lo que revela que una comunidad agrícola organizada desarrolló el terreno.

Durante años, los lugareños y los agricultores evitaban este "anillo de hadas" por temor a que trajera mala suerte si se alteraba. Excavaciones arqueológicas posteriores revelaron que este círculo de piedra era en realidad los cimientos de una casa redonda de la Edad de Bronce.

"En términos de paisajes agrícolas tempranos, [Céide Fields] es un ejemplo sobresaliente a nivel mundial", afirma Gabriel Cooney, profesor emérito de arqueología celta en el University College de Dublín. "Nos proporciona pruebas de la interacción de las personas con su entorno. Es fundamental para nuestra comprensión de la agricultura y de cómo se produjo y el contexto en el que se produjo en todo el mundo".

El nieto de Patrick, Declan Caulfield, continúa el legado de la familia en su empresa, Belderrig Valley Experience. Dirige excursiones privadas de entre dos horas y dos días por el pantano en el que se encontraron por primera vez las murallas. Durante las excursiones, los visitantes muelen el grano con antiguas piedras de quern, descubren cómo se molían los cereales locales y aprenden cómo se construían los edificios con piedra y madera.

"Mi abuelo tuvo la visión de algo muy antiguo. Creo que [su descubrimiento] es una parte importante de la historia que hay que contar", dice Declan.

Guiándome entre parches de pequeños brezos rosados y potentillas amarillas (hallazgos poco frecuentes en este humedal pobre en oxígeno y nutrientes), Declan explica cómo el mito irlandés y los descubrimientos científicos pueden entrelazarse a menudo, creando a veces, sin saberlo, espacios sagrados.

Durante décadas, los lugareños y los agricultores habían evitado un círculo de piedra en la zona debido a la superstición de que era un anillo de hadas o un fuerte de hadas que podría traer mala suerte si se manipulaba. Las excavaciones arqueológicas revelarían que este "fuerte de hadas" era una casa redonda de la Edad de Bronce, construida con piedras de la urbanización original de Céide Fields.

(Relacionado: Siete misterios que los arqueólogos resolverán en este siglo)

Explorando la ciénaga

Aunque se han excavado algunas partes de Céide Fields, aún quedan cientos de hectáreas de historia sumergidas bajo la ciénaga que quizá nunca se exploren. "Sabemos que hay una gran cantidad de material que sigue ahí fuera", dice Gretta Byrne, arqueóloga que se unió al equipo de excavación de Céide Fields en 1981 como estudiante y que ahora dirige el centro de visitantes. "[Pero] gran parte seguirá ahí fuera. Es imposible investigar cada centímetro. Estaríamos aquí otros 5000 años".

Tras someterse a una renovación de 2,6 millones de euros, el nuevo centro de visitantes de Céide Fields transporta a los viajeros a la Irlanda de la Edad de Piedra con exposiciones interactivas y narraciones envolventes.

Fotografía de Hemis, Alamy Stock Photos

Aun así, los viajeros pueden intentar resolver los misterios de los pueblos que vivían y cultivaban esta tierra en el centro de visitantes inmersivo, recientemente renovado y dotado de 2,6 millones de euros, una parada menos conocida en los 2574 kilómetros de la Wild Atlantic Way, una de las rutas costeras definidas más largas del mundo.

Con exposiciones audiovisuales de última generación, reconstrucciones de artistas y una plataforma de observación que ofrece amplias vistas del paisaje de los acantilados, el centro ofrece a los visitantes una comprensión más profunda de la Irlanda de la Edad de Piedra. Las réplicas de barcos de troncos muestran cómo llegaron los primeros agricultores a Irlanda, las ilustraciones describen cómo se desbrozaron los bosques dominados por pinos y abedules para construir viviendas y recintos para el ganado, y las exposiciones interactivas describen cómo los agricultores erigían monumentos de piedra para conmemorar a los muertos.

Roberta Richiero, una turista de Turín (Italia), dice que visitar el centro es "como estar en el límite del tiempo y del espacio, porque estás en los acantilados [que] es como el 'fin' del mundo, y al mismo tiempo retrocedes en la historia, como el principio del mundo".

Para dar una idea más clara de la amplitud del yacimiento, Byrne realiza visitas guiadas por la ciénaga, explicando la geografía, la ecología y la importancia de la lluvia en la zona. "Se necesitan 127 centímetros de lluvia durante 225 días al año para que se forme la ciénaga", dice. "A nosotros nos llueve unos 250 días".

Caminando sobre la turba blanda, Byrne me guía hacia secciones de la ciénaga en las que se ha cortado el césped para mostrar la profundidad a la que tuvieron que excavar los arqueólogos para desenterrar los muros. Una sección muestra dónde estaba el suelo cuando los agricultores empezaron a construir y cómo la turba se elevó más de 5 metros sobre el asentamiento. Tras una breve demostración de Byrne, se invita a los visitantes a utilizar varillas de hierro como las que usaron los investigadores para hacer sus propios descubrimientos.

(Relacionado: La arqueología revela los secretos de la guerra de trincheras de la I Guerra Mundial)

A pesar de que hay mucho más que explorar, Byrne afirma que es bueno que gran parte de Céide Fields permanezca intacta. "Con la excavación, una vez que se retira la tierra del suelo, ese trozo de tierra queda esencialmente destruido, pero en el futuro puede haber nuevas técnicas con las que ahora no podemos ni soñar", dice. "Eso es lo que pasa con la arqueología, que se hacen nuevos descubrimientos todo el tiempo". 

Yvonne Gordon es una galardonada escritora de viajes y fotógrafa de Dublín (Irlanda). Síguela en Instagram y Twitter.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
Explora la vida de los incas más allá de Machu Picchu en esta ruta sudamericana
Viaje y Aventuras
La contaminación amenaza algunas de las tallas rupestres más antiguas del mundo
Viaje y Aventuras
Un 'paseo' distinto por París
Viaje y Aventuras
¿Qué es el Bloomsday y por qué se celebra tanto en Irlanda?
Viaje y Aventuras
Un tentador viaje al corazón de Sicilia

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved