Todo lo que necesitas saber para escalar el Everest

¿Cómo es la vida de los sherpas? ¿Cuántas personas han muerto rumbo a la cima? Te contamos las claves para llevar a cabo la escalada del Monte Everest, desde su geología hasta el coste de culminar el famoso pico.

Por Freddie Wilkinson
Publicado 14 nov 2022, 13:33 CET
Los escaladores se acercan a la cumbre del Monte Everest.

Los escaladores se acercan a la cumbre del Monte Everest. Hay penachos de nubes que se desprenden de la cima, lo que indica que hay condiciones muy ventosas y peligrosas cerca de la cima.

Fotografía de Stefen Chow, Aurora

En los años transcurridos desde que el ser humano alcanzó por primera vez la cima del Everest en 1953, la escalada de la montaña más alta del mundo ha cambiado radicalmente. Hoy en día, cientos de montañeros consiguen emular la hazaña cada año gracias a las mejoras en los conocimientos, la tecnología y la importante infraestructura proporcionada por las expediciones guiadas comercialmente que proporcionan una verdadera autopista hacia la montaña para aquellos que estén dispuestos a aceptar tanto los riesgos como el elevado precio de la gesta.

¿Dónde está el Everest y cuántos años tiene?

El Monte Everest (conocido en nepalí como Sagarmatha y en tibetano como Chomolungma) se encuentra en la frontera entre Nepal y el Tíbet, en la cima de la cadena montañosa del Himalaya. Aunque alcanzar la cima del mundo es una empresa ardua y potencialmente mortal debido a la extrema altitud, las avalanchas, los desprendimientos de hielo y otros peligros, la montaña se encuentra bastante cerca del ecuador, a una latitud de aproximadamente 28 grados Norte, más o menos a la misma latitud que el Teide (la montaña más alta de España).

(Relacionado: Equipamiento para escalar el Everest: así era en 1953 y así es hoy)

La comunidad científica dedicada a estudiar la Tierra estima que el Everest tiene entre 50 y 60 millones de años, lo que significa que la montaña es bastante joven, según los estándares geológicos. El Everest se formó por la fuerza ascendente generada cuando las placas tectónicas india y euroasiática colisionaron, empujando hacia arriba las rocas que formaron la montaña más alta de la Tierra. Esa fuerza sigue actuando hoy en día, empujando la cima del Everest unos 0,6 centímetros más alto cada año. 

¿Cuáles son los riesgos de escalar el Everest?

A 8849 metros, la cumbre del Everest tiene aproximadamente un tercio de la presión atmosférica que existe a nivel del mar, lo que reduce significativamente la capacidad de un escalador para respirar suficiente oxígeno. Por ello, los científicos han determinado que el cuerpo humano no es capaz de permanecer indefinidamente por encima de los 5791 metros. 

(Relacionado: ¿Cómo se mide la altura del Everest?)

A medida que los alpinistas ascienden por la montaña y su consumo de oxígeno se reduce, sus cuerpos corren cada vez más riesgo de sufrir una serie de dolencias, como un edema pulmonar, edema cerebral y embolias sanguíneas. Las probabilidades de congelación también aumentan drásticamente a tal altitud, ya que el corazón trabaja más para bombear la sangre por el cuerpo suministrando oxígeno. Los órganos que dan vida son la primera prioridad; los dedos, la última.

La gran mayoría de los alpinistas que ascienden al Everest utilizan botellas de oxígeno para reducir los efectos de la altitud extrema. Sin embargo, el oxígeno embotellado tiene sus propios inconvenientes y riesgos. Para empezar, es caro, pesado de transportar y las bombonas vacías suelen abandonarse como basura. 

Además, respirar el "gas" sólo aumenta el oxígeno relativo hasta aproximadamente el mismo nivel que el aire del campamento base, y si se agota el día de la cumbre, el cuerpo podría no ser capaz de adaptarse a la repentina falta de oxígeno. Por último, las unidades de oxígeno son notoriamente poco fiables, como descubrió el guía del Everest Adrian Ballinger en 2018 el día de la cumbre, cuando su equipo experimentó un fallo sistemático de sus sistemas de respiración.

(Relacionado: El Himalaya «respira»: las montañas crecen y menguan por ciclos)

¿Cuántas rutas hay para llegar a la cima del Everest?

Aunque se han creado 17 rutas diferentes para llegar a la cumbre del Everest, casi todo el mundo sube principalemente por dos rutas. Desde Nepal está la cresta sureste, la línea creada por Tenzing Norgay y Edmund Hilary en 1953. Desde el Tíbet, está la Cresta Norte, donde George Mallory desapareció en 1924, mucho antes de que un equipo chino completara finalmente la ascensión en 1960.

(Relacionado: Coronando el Everest: la historia de Sir Edmund Hillary y Tenzing Norgay)

Aunque los montañeros experimentados dicen que la dificultad general de las dos rutas es comparable, los retos son diferentes. En la cresta sureste, los montañeros deben atravesar la peligrosa cascada de hielo del Khumbu, pero es un día de cumbre ligeramente más corto y es más fácil descender rápidamente en caso de emergencia. En la cresta norte, es posible conducir jeeps hasta el campamento base, pero los montañeros deben atravesar varios kilómetros de terreno por encima de los 8229 metros para llegar a la cumbre.

¿Cuánta gente hay en el Everest?

La popularidad del Everest se disparó en la década de 1990, cuando los guías internacionales comenzaron a realizar viajes comerciales a la montaña. A pesar de los riesgos, el Everest atrae cada año a cientos de montañeros de todo el mundo a sus laderas. En 2021, el Ministerio de Turismo de Nepal expidió la cifra récord de 408 permisos de ascenso al Everest, la más alta de su historia. 

¿Quiénes son los guías del Everest?

Para las empresas locales de logística y el Gobierno de Nepal, el Everest es un gran negocio. Una plaza típica en un equipo comercial cuesta entre 40 000 y 100 000 euros, según el nivel de servicio y la experiencia del proveedor. El Ministerio de Turismo informó de la recaudación de 5,2 millones de euros en concepto de permisos en 2018.

La industria se construye sobre las espaldas de un pequeño grupo de guías profesionales nepalíes, conocidos mundialmente (y erróneamente) como sherpas, que trabajan juntos cada primavera para preparar la ruta con cuerdas y escaleras fijas, abastecer cada campamento con elementos esenciales como tiendas de campaña, estufas, oxígeno embotellado y alimentos, y luego entrenar pacientemente a sus huéspedes extranjeros hasta la cumbre. 

(Relacionado: ¿Qué es y para qué sirve un Patrimonio de la Humanidad?)

Aunque históricamente eran los sherpas (la tribu tibetana que vive más cerca de la montaña) quienes eran contratados por las expediciones para llevar cargas de suministros a la montaña, hoy en día hay múltiples grupos étnicos que encuentran empleo en la montaña, lo que da lugar al apelativo menos llamativo de "trabajador de montaña de gran altitud". 

Por una expedición típica de tres a cuatro meses al Everest, la mayoría gana entre 2500 y 5000 euros. En los últimos años, gracias a oportunidades educativas como el Centro de Escalada de Khumbu, los guías nepalíes han empezado a recibir formación y certificaciones de nivel internacional.

¿Cuánto dura una expedición?

El mejor tiempo para alcanzar la cima del Everest suele llegar en la segunda quincena de mayo, pero los preparativos para una ascensión exitosa comienzan meses antes. La mayoría de los equipos se reúnen en Katmandú a finales de marzo para comenzar la aclimatación. Mientras caminan hacia el campamento base, su personal de apoyo y los trabajadores de altura ya están en la montaña, transportando cargas y preparando la ruta hacia la cumbre. 

(Relacionado: Conoce al sherpa que llevó el wifi al Everest)

En abril, los alpinistas realizan varias incursiones nocturnas ("rotaciones" en la jerga del Everest) a campamentos sucesivamente más altos de la montaña para aclimatarse, mientras los primeros equipos de guías nepalíes llegan a la cumbre. Para la segunda semana de mayo, los equipos esperan tener establecido un sendero de varios kilómetros de cuerdas fijas que vaya desde el campamento base hasta la cumbre, con varios campamentos bien abastecidos por el camino.

Tras un último descanso (algunos equipos incluso abandonan la montaña por completo para pasar algunas noches a menor altitud para recuperarse al máximo), la ascensión a la cumbre suele realizarse en un arduo viaje de ida y vuelta de cuatro a cinco días desde el campamento base. Si todo va bien, la mayoría de los escaladores del Everest terminan la montaña y vuelven a casa a principios de junio.

(Relacionado: El Everest está repleto de vida: desde hongos hasta mariposas)

¿Es peligroso?

Se sabe que más de 300 personas han muerto escalando el Everest, según la Base de Datos del Himalaya. La tasa de mortalidad global (el número de víctimas mortales dividido por el número total de personas en la montaña, no sólo las que hacen cumbre) es de aproximadamente el 1,2%, lo que significa que si pretendes escalar el Everest, tienes una posibilidad entre 100 de morir en el intento.

"Estadísticamente, el Everest es cada vez más seguro sobre todo gracias a la mejora del equipo, la previsión meteorológica y el aumento de personas que escalan con operaciones comerciales", afirma el respetado cronista del Everest Alan Arnette. "De 1923 a 1999: 170 personas murieron en el Everest con 1169 cumbres o el 14,5%. Pero las muertes disminuyeron drásticamente de 2000 a 2018 con 7990 cumbres y 123 muertes, o el 1,5 por ciento." 

Increíbles imágenes de un arriesgado (y exitoso) rescate en el Everest

¿Cómo es la cumbre?

La cumbre real de la montaña es una pequeña cúpula de nieve del tamaño de una mesa de comedor. Hay espacio para que una media docena de alpinistas se pongan de pie y disfruten de la vista, aunque en los días de mayor afluencia los alpinistas deben turnarse para estar realmente en la cima del mundo.

¿Queda algo por explorar en el Everest?

La última ruta nueva que se escaló en la montaña fue realizada por un equipo de rusos en 2004. Aunque ya se ha ascendido a cada una de las tres caras y crestas principales del Everest, aún quedan varios retos intrigantes para futuros montañeros, como la cresta de la Fantasía, aún sin escalar, y la llamada Travesía de la Herradura, un audaz encadenamiento del Everest y sus dos picos vecinos, el Lhotse y el Nuptse.

"El Everest sigue siendo, en muchos sentidos, un lienzo en blanco", afirma el alpinista y fotógrafo de National Geographic Cory Richards. "Sigue siendo tan alto, frío y formidable como siempre. La forma en que uno decide escalarlo es tanto un reflejo de la creatividad como de la habilidad. Siempre hay una nueva forma de abordar algo, y el Everest no es diferente".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
Los sherpas: los hombres invisibles del Everest
Viaje y Aventuras
Un equipo íntegramente negro rumbo al Everest
Viaje y Aventuras
Alpinistas nepalíes hacen historia al lograr el primer ascenso del K2 en invierno
Viaje y Aventuras
Un dron captura imágenes excepcionales del Everest
Viaje y Aventuras
Equipamiento para escalar el Everest: así era en 1953 y así es hoy

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved