¿El estatus de Patrimonio de la Humanidad es suficiente para salvar una zona en peligro?

Desde hace 50 años, la prestigiosa lista de la UNESCO ha reconocido lugares de "valor universal excepcional" para su protección. Pero viene acompañada de retos que van desde el desarrollo hasta el turismo excesivo.

Conocida por sus edificios arquitectónicos, Saná (Yemen) está inscrita en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1986. Pero la guerra civil que comenzó en 2014 ha dañado los monumentos de toda la ciudad histórica.

Fotografía de Moises Saman, National Geographic
Por Robert Draper
Publicado 14 nov 2022, 11:37 CET

En diciembre de 2016, el Ayuntamiento de Viena (Austria) anunció lo que en ese momento parecía una buena noticia: se había formado una asociación público-privada para construir una nueva pista de patinaje sobre hielo a las afueras de la centenaria sala de conciertos Wiener Konzerthaus.

Para los que han visitado la luminosa cuna de Beethoven, Mozart y Freud, dos características se hacen rápidamente evidentes. En primer lugar, el núcleo de Viena es un paisaje arquitectónico de ensueño con palacios barrocos, patios inmaculados y un ayuntamiento neogótico. En segundo lugar, los austriacos adoran los deportes de invierno, lo que se manifiesta en un ritual que tiene lugar en el corazón de Viena a principios de cada año desde 1996: la construcción de una pista de patinaje sobre hielo estacional, o Eistraum ("Sueño de hielo"), que atrae a cientos de miles de visitantes.

(Relacionado: 15 lugares Patrimonio de la Humanidad de España)

Izquierda: Arriba:

El ayuntamiento neogótico es el centro arquitectónico de Viena. El centro histórico de la capital austriaca fue inscrito en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 2001.

Fotografía de Robert Harding Picture Library, Nat Geo Image Collection
Derecha: Abajo:

Desde 1996, la pista de patinaje sobre hielo "Eistraum" (en la foto) atrae cada año a los aficionados a los deportes de invierno al centro histórico de Viena. Ahora, la propuesta de construir un complejo de gran altura con una pista de patinaje permanente está siendo criticada por el Comité del Patrimonio Mundial, que afirma que erosionaría el "valor universal excepcional" del centro.

Fotografía de Gerhard Trumler, Imagno, Getty Images

En otras palabras, el patinaje sobre hielo es tan vienés como las salchichas y las sinfonías. Así que la idea de una pista permanente, ubicada en un complejo de gran altura para minimizar la obstrucción a los peatones, no debería haber suscitado controversia. Pero una importante parte interesada se opuso enérgicamente: el Comité del Patrimonio Mundial de la UNESCO, que decretó que el nuevo complejo socavaría el "valor universal excepcional" del centro de Viena.

El centro histórico de Viena es Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO desde 2001, uno de los 1154 monumentos únicos de la organización en todo el mundo que se consideran dignos de protección. Desde que anunció su objeción a la pista de patinaje en 2017, el comité del Patrimonio Mundial ha mantenido a Viena en su lista de "en peligro", uniéndose a otros 50 sitios en disputa, desde antiguos pueblos del norte de Siria hasta el Parque Nacional de los Everglades en Florida. Si la ciudad no resuelve satisfactoriamente las preocupaciones del comité, corre el riesgo de ser eliminada permanentemente de la lista de lugares emblemáticos de la UNESCO.

(Fotogalería: 50 años de Patrimonio Mundial de la UNESCO)

Fotografía de Gerhard Trumler, Imagno, Getty Images

La controversia en torno a una ciudad venerada y su amado pasatiempo ha atraído una atención no deseada al programa de Patrimonio Mundial, que celebra su 50º aniversario el 16 de noviembre de 2022. Su órgano rector, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, se creó en 1945 como parte de un esfuerzo mundial de posguerra para promover el entendimiento cultural y, con ello, la paz. Veintisiete años más tarde, los países participantes ratificaron la Convención del Patrimonio Mundial de la UNESCO en un esfuerzo por proteger los sitios de importancia histórica de los conflictos militares, los desastres naturales, los saqueos y las presiones económicas.

(Relacionado: 15 lugares Patrimonio de la Humanidad de España)

Proteger una zona urbana que no es estática, como el centro histórico de Viena, es una propuesta intrínsecamente complicada. Es uno de los retos que el programa de la UNESCO ha tenido que superar desde su creación en 1972. El más importante de ellos es el de su carta central: promover la conciencia cultural llamando la atención sobre monumentos, paisajes y hábitats emblemáticos de todo el mundo.

Desafíos para la protección de los sitios del Patrimonio Mundial

No cabe duda de que la designación del Patrimonio Mundial ha conseguido atraer visitantes a lugares aislados y a menudo económicamente desfavorecidos. Sin embargo, su trayectoria ha sido desigual cuando se trata de evitar que el flujo de turistas se convierta en un diluvio. Por ejemplo, la antaño somnolienta localidad de Hoi An, en la costa central de Vietnam, se enfrenta ahora a una avalancha de visitantes que sus estrechas calles no pueden acoger.

Algunos lugares han conseguido gestionar el exceso de turismo por sí mismos, como Dubrovnik (Croacia), que, bajo la presión de la UNESCO, limitó el número de visitantes en su centro histórico.

También están los templos de Angkor Wat, del siglo XII, en Camboya, a los que en su día sólo podían acceder los sacerdotes. Los templos atraían a 22 000 visitantes anuales cuando fueron inscritos como Patrimonio de la Humanidad en 1992. Hoy en día, esa cifra es de cinco millones y se espera que se duplique para 2025.

(Relacionado: Explora la antigua ciudad de piedra de Siem Reap, en Camboya)

La UNESCO ha preferido enmarcar su trabajo en Angkor como "un modelo de gestión de un sitio enorme que atrae a millones de visitantes y mantiene a una gran población local". Pero, como también ha reconocido la organización, el turismo masivo ha amenazado la capa freática de la región, lo que a su vez ha puesto en peligro la estabilidad de los propios templos.

Aislar los sitios del Patrimonio Mundial de actores malintencionados ha estado durante mucho tiempo fuera de las posibilidades de la UNESCO. El ataque deliberado a los tesoros culturales de un país como muestra de beligerancia militar ha sido demasiado habitual, desde Alepo (Siria) hasta Saná (Yemen). De manera trágica y célebre, no pudo detener la destrucción por parte de los talibanes de los imponentes Budas de Bamiyán en Afganistán en 2001.

(Relacionado: Halladas 7 impresionantes obras de arte milenarias en un sitio atacado por el ISIS)

Izquierda: Arriba:

Conocida por sus edificios arquitectónicos, Saná (Yemen) está inscrita en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO desde 1986. Pero la guerra civil que comenzó en 2014 ha dañado los monumentos de toda la ciudad histórica.

Derecha: Abajo:

Un niño frente a un montón de escombros en el fondo de Sana'a el 7 de julio de 2021. Al inscribir la ciudad antigua, la UNESCO señaló su carácter arquitectónico distintivo, expresado sobre todo en los edificios de varios pisos decorados con motivos geométricos.

A lo largo de su medio siglo de historia, el programa de Patrimonio Mundial sólo ha retirado de la lista tres sitios. En cada caso (el ecosistema desértico del Santuario del Órix de Arabia en Omán, el Valle del Elba en Dresde (Alemania) y, el año pasado, el centro histórico y los muelles de Liverpool (Inglaterra) fue después de que los Gobiernos persistieran en sus proyectos de desarrollo en los lugares a pesar de las reiteradas objeciones de la organización.

Sin embargo, la influencia de la UNESCO tiene un límite. En Laos, por ejemplo, el Gobierno ha seguido adelante con los planes de construcción de una presa en el río Mekong, cerca de la antigua capital de Louangphabang, a pesar de la insistencia de la UNESCO en que se realice una evaluación previa del impacto sobre el patrimonio.

(Relacionado: Los peligros de las presas del Sudeste Asiático para el medio ambiente y los humanos)

El cambio climático amenaza los sitios del Patrimonio Mundial

Últimamente, la UNESCO ha tenido que enfrentarse a un nuevo enemigo: el cambio climático. En 2007, publicó un documento escrito por científicos que alertaban a la organización de las crecientes amenazas en 26 sitios diferentes del Patrimonio Mundial. Entre ellos se encontraban los glaciares y los puntos calientes de biodiversidad, pero también los hitos arqueológicos, como la extensa ciudad prehispánica de tierra de Chan Chan (Perú), debido a las intensas precipitaciones provocadas por El Niño.

También en este frente, la organización dispone de herramientas limitadas. Un ejemplo es la legendaria Gran Barrera de Coral de Australia, declarada Patrimonio de la Humanidad en 1981. El año pasado, la UNESCO amenazó con incluir este vasto ecosistema coralino en la lista de "en peligro" si el Gobierno australiano no se esforzaba más por reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero; era la primera vez en su historia que el cambio climático se incluía en una advertencia de este tipo.

Tras una intensa presión por parte de los australianos, el comité aplazó su decisión hasta finales de 2022. En marzo, la UNESCO envió un equipo de vigilancia al arrecife. Aunque el Gobierno australiano ha prometido unos 125 millones de dólares para proteger el arrecife, queda por ver si la histórica aversión de Australia a una política climática nacional responsable se revierte.

Izquierda: Arriba:

Un ecologista prepara una red de recogida submarina para el próximo desove del coral en el Arrecife Moore, en la Gran Barrera de Coral de Australia, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO desde 1981.

Derecha: Abajo:

Esta foto aérea muestra el tamaño de la Gran Barrera de Coral frente a la costa de Queensland. La UNESCO vigila la salud del arrecife, un vasto ecosistema que está en peligro por los efectos nocivos de los gases de efecto invernadero.

Fotografía de Stephen L. Alvarez

La UNESCO ha tendido a tener bastante más influencia en países menos ricos, como Belice, donde el segundo arrecife más grande del mundo había languidecido en la lista de "en peligro" del Comité del Patrimonio Mundial desde 2009 hasta el pasado mes de junio, cuando el comité aplaudió a Belice por sus esfuerzos "visionarios" para gestionar mejor su costa.

Tal vez el sitio del Patrimonio Mundial más conocido y en peligro sea Venecia (Italia). La ciudad de la laguna se ha visto acosada simultáneamente por un exceso de turismo aturdidor (25 millones de visitantes en 2019) y por unas inundaciones cada vez más graves agravadas por el cambio climático. Sin embargo, la UNESCO decidió el año pasado no incluir a Venecia en su lista de "peligro"; una vez más, una aparente victoria para los grupos de presión del Gobierno y una derrota para los grupos ecologistas, que argumentaron que la nueva prohibición de Italia a los grandes cruceros no iba lo suficientemente lejos para abordar la crisis.

(Relacionado: Salvar a Venecia de las inundaciones podría destruir el ecosistema que la sustenta)

Tras la inacción de la UNESCO, las autoridades venecianas tomaron cartas en el asunto. A partir de enero, Venecia será la primera ciudad del mundo en cobrar una cuota de entrada, con la esperanza de que esto frene la avalancha diaria de visitantes. ¿Funcionará? Si lo hace, la UNESCO habrá desempeñado un papel indistinto e inconcluso, pero importante.

Por muy defectuoso y a veces impotente que sea, el programa del Patrimonio Mundial sigue siendo relevante, aunque sólo sea por el principio que defiende.

Ese principio es tan simple como inconveniente: los diversos tesoros del mundo requieren protección, ya que no pueden protegerse a sí mismos. Por eso es importante decir, como ha hecho la UNESCO, que una pista de patinaje sobre hielo pone en peligro el centro histórico de Viena. Si, en estos momentos, el Comité del Patrimonio Mundial existe sólo como un punto focal donde se reunir la conciencia, entonces los próximos 50 años pueden ser más importantes que nunca para el programa.

Robert Draper es un escritor colaborador de National Geographic.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
La ciudad india que está recuperando del mar su playa
Viaje y Aventuras
Las raíces mundiales del jardín secreto de María Antonieta
Viaje y Aventuras
Chipre secreto: mucho más que unas vacaciones por la playa
Viaje y Aventuras
El río griego hacia el "inframundo" que es un sueño para los turistas en busca de aventuras
Viaje y Aventuras
10 sitios del Patrimonio Mundial para encender la imaginación de los niños

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved