Explorando el lado más salvaje de Venecia de la mano de sus pescadores

El turismo excesivo amenaza la vida en Burano, una bucólica isla de la laguna de Venecia. ¿Podrán los nuevos esfuerzos ecoturísticos cambiar la situación?

Por Julia Buckley
Publicado 18 ene 2023, 14:54 CET
Un barco recorre una marisma salada natural en la laguna de Venecia

Un barco recorre una marisma salada natural en la laguna de Venecia. Los pescadores locales llevan ahora a los turistas por estas aguas que rodean la ciudad flotante de Italia, mostrándoles la fauna y su frágil modo de vida.

Fotografía de Marco Zorzanello, National Geographic

Si vuelas a Venecia en otoño o primavera, podrás ver enormes círculos y extraños remolinos extendiéndose por sus aguas. Son las redes de los moecanti, pescadores que capturan moeche, los cangrejos de caparazón blando de la laguna de Venecia. Desde hace siglos, se dedican a la captura de estos crustáceos en este rincón salvaje de la ciudad flotante de Italia.

Pocos forasteros imaginan Venecia como un lugar bucólico. Por el contrario, es sinónimo de exceso de turismo: cada año, unos 30 millones de visitantes se agolpan en un lugar de menos de 50 000 habitantes. La población veneciana ha disminuido un 70% en los últimos 70 años, expulsada por el aumento de los alquileres y los recortes de servicios. En un intento por frenar el flujo, este verano las autoridades venecianas empezarán a cobrar a los visitantes de un día una tasa de entre tres y 10 euros.

Las islas más pequeñas de la laguna estarán exentas del nuevo impuesto, pero el turismo excesivo también las amenaza. Burano, una isla de 2,5 kilómetros cuadrados en la laguna norte, atrae a miles de visitantes cada día que toman un vaporetto (autobús acuático) de 40 minutos desde Venecia para ver las casitas color caramelo y el campanario inclinado. En términos generales, el turismo aquí es una marabunta que abarrota los estrechos canales y deja a su paso caos y basura.

(Relacionado: Salvar a Venecia de las inundaciones podría destruir el ecosistema que la sustenta)

La isla de Burano, a unos 40 minutos en barco de Venecia, ha sido un centro pesquero desde la época medieval.

Fotografía de Marco Zorzanello, National Geographic

Cuentan las leyendas que las casas de Burano se pintaban de diferentes colores brillantes para que los pescadores pudieran encontrar el camino de vuelta a casa en medio de la niebla.

Fotografía de Julien Jaulin, Hans Lucas, Redux

Ahora, algunos buranelli (como se llama a los residentes) están contraatacando, convirtiendo la isla en una plataforma de lanzamiento para el ecoturismo. Algunos pescadores de la isla duplican su trabajo: lanzan sus redes y muestran a los turistas la frágil laguna y por qué es necesario preservarla. 

Una tradición pesquera centenaria

La vida en Burano siempre ha girado en torno al agua. Asentamiento pesquero desde tiempos medievales (y con una historia que se remonta a la época romana) la relativa separación de la isla de Venecia ha mantenido intactas sus tradiciones.

Sin embargo, el trabajo con los turistas es cada vez más importante para el sustento de los pescadores. Los precios al por mayor del marisco se redujeron casi a la mitad durante la pandemia y, aunque se recuperaron, volvieron a caer en picado a finales de 2022. "Las empresas compraban pescado de piscifactoría de otros países", dice Andrea Rossi, pescador de Burano de quinta generación que también lleva a los viajeros en su barco. "Eso es intolerable: el pescado de la laguna debería valorarse".

(Relacionado: Esta región a dos horas de Venecia podría tener los mejores vinos de Italia)

Domenico Rossi (sin parentesco con Andrea), otro moecante, también lleva a los visitantes en excursiones de medio día desde Burano. Navega con su brillante bragozzo rojo y verde (un barco de arrastre tradicional) por las aguas esmeralda, mostrando tanto su modo de vida como la fauna de la laguna.

"Estoy orgulloso de mi trabajo, pero también soy consciente de que dentro de unos años no quedará nadie que lo haga", afirma. Durante siglos, pescadores como él han echado sus redes en la laguna dos veces al año: de marzo a junio y de octubre a diciembre.

La familia de Domenico lleva pescando desde los tiempos de La Serenissima (la República de Venecia (697-1797)), pero la tradición termina con él. El número de cangrejos y pescadores está disminuyendo drásticamente: "Cuando yo era niño había 100 moecanti en Burano; ahora somos 19", dice. El cambio climático ha aumentado la temperatura de la laguna en la última década, y aunque los cangrejos no están en peligro (todavía) cada vez nadan menos en las redes de los pescadores.

(Relacionado: ¿Qué es el calentamiento global?)

Los pescadores Christian De Antoni y Andrea Doria recogen cangrejos de sus redes en la laguna de Venecia.

Fotografía de Marco Zorzanello, National Geographic
Izquierda: Arriba:

Un pescador comprueba si sus cangrejos han perdido el caparazón.

Derecha: Abajo:

Los moeche (cangrejos) recién pescados salen de una red. Este manjar mantiene a un pequeño grupo de pescadores que viven en pequeñas islas de la laguna veneciana.

fotografías de Marco Zorzanello, National Geographic

La posible pérdida de su industria tradicional le impulsó a empezar a ofrecer visitas guiadas. "Me encanta mi trabajo y quiero que quede algo", dice. "Nadie se ha molestado nunca en explicar o mostrar este trabajo".

Así que Domenico se reúne con los clientes en la cooperativa de pescadores del siglo XIX de Burano y se adentra en la laguna, deslizándose por estrechos canales donde el agua apenas tiene unos centímetros de profundidad y no pueden pasar las embarcaciones turísticas más grandes que pasean a los turistas de un día. Si es temporada de cangrejos, los pasajeros pueden ver sus redes, tendidas en zigzags de 800 metros, cosidas a mano con 3000 palos de castaño.

A continuación, navega con los pasajeros hasta Torcello: la isla situada frente a Burano, famosa por su basílica repleta de relucientes mosaicos bizantinos. Aquí es donde empezó Venecia: a principios de la Edad Media, mientras Burano se desarrollaba gracias a la pesca, Torcello se convirtió en un puerto en auge de 20 000 habitantes.

(Relacionado: Salvar a Venecia de las inundaciones podría destruir el ecosistema que la sustenta)

Los turistas visitan la iglesia de Santa Caterina en la isla de Mazzorbo, en la laguna de Venecia. Mazzorbo está unida a Burano por un puente peatonal.

Fotografía de Marco Zorzanello, National Geographic

En la actualidad, sólo queda una docena de lugareños en Torcello; los campos que rodean la basílica están ahora en barbecho y la mayoría de los demás edificios históricos están en ruinas.

Cerca de la iglesia está la cabaña de Domenico, donde clasifica los cangrejos que han nadado en sus redes. Los moeche sólo se comen como caparazones blandos, lo que significa que debe devolver a la laguna cerca del 90% de sus capturas. El pequeño porcentaje de cangrejos que están a punto de mudar va a parar a unas cajas en el canal adyacente a su cabaña, donde Domenico los controla dos veces al día, listo para llevarlos al mercado en cuanto pierdan el caparazón.

"Burano es una isla feliz", dice. "Tenemos una invasión de turistas, pero traen trabajo. Sólo estoy en contra de cierto tipo de turismo. Venir aquí 30 minutos no tiene ningún sentido".

Andrea Rossi está de acuerdo. "Necesitamos un turismo mejor", afirma. "No gente que venga en masa a comprar souvenirs y destruir la isla. Somos un lugar muy pequeño, muy particular. Pintamos nuestras casas de distintos colores, asamos pescado fuera de nuestras casas y pescamos en la laguna. Estoy orgulloso, pero también temo que esto desaparezca".

(Relacionado: Venecia está inundada de turistas: visita otras ciudades flotantes maravillosas)

En un banco de arena de la laguna de Venecia hay un capitèllo o santuario dedicado a la Virgen.

Fotografía de Marco Zorzanello, National Geographic

Andrea suministra marisco a algunos de los mejores restaurantes de Venecia y ahora se ha dedicado al ecoturismo. Junto con su socio pescador Michele Vitturi, lleva a los visitantes a observar aves en Torcello y a navegar por la salvaje laguna norte.

"Quiero que los turistas descubran lo que hay detrás de los monumentos famosos", dice. "Vienen a Venecia, pero no ven la laguna. Les muestro la tranquilidad, las plantas, la vida salvaje... la paz más allá del caos".

Otra Venecia

Es, dice Andrea, mientras él y Vitturi navegan en su pequeño barco pesquero hacia el norte desde Burano, "otra laguna, otra Venecia". El barco se desliza entre islas abandonadas hace siglos y junto a las marismas que forman la espina dorsal de la laguna. Una pareja de ibis con pico de hoz sobrevuela la laguna, mientras un cernícalo se lanza hacia Torcello. Más al norte, los flamencos acechan en las aguas poco profundas de color verde grisáceo.

Hay 118 islotes en la laguna de Venecia, entre ellos Madonna del Monte, con sus ruinas de una iglesia del siglo XVIII. Muchas de las islas han sido abandonadas debido a la subida del nivel del mar.

Fotografía de Marco Zorzanello, National Geographic

En el viaje de vuelta a Burano, Vitturi apaga el motor y rema hacia las plantas tupidas (el hinojo marino y el santonico, una especie de ajenjo de laguna), arrancando las puntas para que las huelan los pasajeros. Algunos días recoge esquejes para venderlos a los restaurantes de Venecia junto con sus cangrejos.

Entre los restaurantes a los que abastece el dúo se encuentra Venissa, con una estrella Michelin, en la isla de Mazzorbo, que conecta con Burano a través de un puente peatonal. Venissa cuenta con un viñedo y un huerto ecológico atendidos por jubilados de la isla.

Su moeche también figura en el menú de la Trattoria al Gatto Nero de Burano, adorada por las estrellas de Hollywood y sus residentes. La familia Bovo, propietaria, lleva seis décadas comprando directamente a los pescadores de Buranelli.

"Intentamos que sea lo más tradicional posible", dice el maître Massimiliano Bovo. "Nos gusta ofrecer a los clientes pescado tradicional, gente tradicional, en un auténtico ambiente de Burano". El menú está protagonizado por especialidades de la laguna: risotto de pez gobio, vieiras y navajas a la plancha, y (en temporada) moeche, frito y comido entero, para lucir mejor su sabor salado-dulce.

"Hay que defender la laguna a toda costa; tenemos que hacer el esfuerzo de preservarla ahora", dice Massimiliano. Por suerte, los pescadores se han puesto manos a la obra.

Reserva una excursión con Andrea Rossi en venicebirdwatching.com. Para una excursión en 'moeche' con Domenico Rossi, visita pescaburano.it.

Julia Buckley es una escritora afincada en Venecia (Italia). Síguela en Twitter

Marco Zorzanello es un fotógrafo documental italiano nacido en Venecia. Sígalo en Instagram.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
¿Puede la energía solar salvar la emblemática capital de las casas flotantes de la India?
Viaje y Aventuras
¿Podrán los secretos de la isla de Kárpatos atraer al turismo sostenible?
Viaje y Aventuras
El río griego hacia el "inframundo" que es un sueño para los turistas en busca de aventuras
Viaje y Aventuras
La icónica pero amenazada comida callejera de Singapur, Patrimonio Inmaterial de la Unesco
Viaje y Aventuras
¿Qué es el turismo olfativo y por qué su futuro huele a éxito?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved