Los 10 mejores planes para exprimir Irlanda al máximo

Desde explorar cuevas marinas en la costa occidental hasta asistir a una clase de yoga subterráneo en el norte, he aquí las mejores experiencias de viaje.

Por Yvonne Gordon
Publicado 5 sept 2023, 15:44 CEST
Península de Dingle, Ruta Salvaje del Atlántico

La península de Dingle es sólo uno de los muchos tramos panorámicos de la Ruta Salvaje del Atlántico, de 2574 kilómetros, en Irlanda.

Fotografía de Chris Hill, Nat Geo Image Collection

Los verdes campos y colinas dan a Irlanda su apodo de "Isla Esmeralda". Pero con 3200 kilómetros de costa, ríos y lagos, la nación isleña también está inundada de azul. A toda esta naturaleza virgen se suman antiguos castillos, pueblos históricos y pubs llenos de música tradicional. He aquí la mejor forma de conocer este colorido rincón de Europa.

Contempla la Ruta Salvaje del Atlántico desde el agua

A lo largo de 2500 kilómetros por la costa occidental, la ruta en coche Wild Atlantic Way serpentea entre yacimientos prehistóricos, faros y calas. El tramo de la península de Dingle es uno de los mejores lugares para empaparse de la belleza agreste de la zona, sobre todo desde el agua.

Las excursiones en lancha para grupos pequeños organizadas por Dingle Sea Safari permiten observar de cerca la fauna marina cerca de las islas Blasket, un archipiélago deshabitado desde 1953 y conocido por sus elevadas "Cathedral Rocks". Cerca de allí, las bahías de Brandon y Tralee, separadas por la lengua de arena de Maharees, son ideales para bucear, mientras que el abundante oleaje de Castlegregory atrae a surfistas experimentados y novatos.

Conoce la historia de Irlanda a través de las algas

En las calas rocosas del suroeste abundan las algas, que revelan una parte poco conocida de la historia irlandesa. "En Cuaresma, cuando la gente no podía comer carne, bajaban a estas costas a por laver, o sleabhac, por su alto contenido en proteínas", explica Kerryann O'Farrell, de Atlantic Irish Seaweed, cuyos guías dirigen paseos didácticos sobre las algas en el puerto de Derrynane. En el condado de Kerry, los baños de algas Sneem fomentan los supuestos beneficios terapéuticos de las plantas marinas mediante baños calientes en un barril de whisky de madera con vistas a la bahía de Kenmare.

(Relacionado: ¿Ha llegado el momento de comer hamburguesa y panceta de algas?)

Bebe auténtico whisky irlandés

En el siglo XIX, Dublín era líder mundial en la producción del "agua de la vida", o uisce beatha en irlandés. Un reciente renacimiento ha traído a la ciudad cinco nuevas destilerías, entre ellas Roe and Co., donde la experiencia de los sabores permite a los visitantes probar distintos whiskys, aprender cómo se elabora y probar a mezclar cócteles.

En el Museo del Whiskey Irlandés, descubre la historia de esta bebida espirituosa y, a continuación, puedes ir al Whiskey Palace, situado en el interior del Palace Bar. Inaugurado en 1823, este establecimiento de Fleet Street fue uno de los favoritos de escritores como Flann O'Brien. En la actualidad, sirve más de 400 whiskys, incluida su propia marca.

Izquierda: Arriba:

Inaugurado en 2015, el Museo del Whiskey Irlandés cuenta la historia de la afamada bebida espirituosa y ofrece degustaciones.

Fotografía de Bene Images, Alamy
Derecha: Abajo:

El Museo del Whisky Irlandés está situado en Grafton Street, en la bulliciosa Dublín.

Fotografía de Radharc Images, Alamy

Visita una isla 'Gaeltacht', donde se irlandés

Situada a 12 kilómetros de la costa meridional, la isla de Cape Clear (Oileán Chléire) es una de las zonas Gaeltacht, áreas de habla irlandesa, que pueden encontrarse en siete condados y en algunas islas. Se puede llegar en los transbordadores de Cape Clear, que zarpan de Baltimore, pasando por el faro de Fastnet, una baliza de 54 metros construida sobre una diminuta roca en el mar.

En Cape Clear, la antigua escuela de niñas alberga ahora el Centro del Patrimonio, con exposiciones sobre la historia y la cultura marítimas de la isla. No te pierdas el helado de leche de cabra de Cléire Goats, el favorito de los locales.

Los viajeros pueden tomar un ferry para visitar la isla de Cape Clear, una de las pocas zonas de habla irlandesa de Irlanda.

Fotografía de AG News, Alamy

Viaja por una vía azul

El río Suir fue en su día una de las principales rutas de transporte del condado de Tipperary. Ahora, la Suir Blueway, de 53 kilómetros, es una de las tres blueways acreditadas de Irlanda (senderos dedicados a explorar rutas fluviales). Puedes unirte a una excursión y navegar junto a castillos y bajo puentes de piedra desde Cahir hasta Carrick-on-Suir.

Otra opción es el camino restaurado de sirga de 20 kilómetros que discurre desde Clonmel hasta Carrick-on-Suir, pasando por cabañas de pescadores, riberas llenas de flores silvestres y los manzanares de Bulmers Cider (también conocida como Magners). Cerca de allí, en Cashel, pasa la noche en el histórico Palacio de Cashel y visita la Granja de Manzanas de Cahir, un lugar gestionado por una familia desde 1968, donde podrás comprar tartas y patatas fritas elaboradas con la variedad local Elstar.

Pasea por el artístico Westend de Galway

Mientras que Shop Street y Eyre Square atraen a las multitudes, el barrio de Westend, al otro lado del río Corrib, es el alma de la ciudad de la costa occidental de la isla. Empápate del ambiente bohemio en lugares como Bell Book and Candle, un tesoro escondido de libros y vinilos nuevos y de segunda mano; el mercadillo mensual Flea Style Market, dentro del Galway Arts Centre; y el Crane Bar, donde tocan algunos de los mejores violinistas y bodhranes "tradicionales" de la ciudad.

Los paseos guiados por lugareños revelan el origen del anillo de Claddagh. La ruta gastronómica de 2,5 horas recorre los puntos culinarios más destacados de este destino gastronómico emergente, donde restaurantes innovadores como Kai preparan cangrejo de Aran servido con colinabo y huevas.

Flota bajo las estrellas en un paseo nocturno en kayak

En Irlanda hay muchos lugares privilegiados para navegar en kayak, pero una travesía nocturna puede abrir la naturaleza de un modo único, dice Jim Kennedy, de Atlantic Sea Kayaking, que lleva a pequeños grupos a las protegidas aguas de la bahía de Castlehaven, en el condado de Cork. Allí, los kayakistas apagan las linternas y contemplan las estrellas en las noches despejadas, o a veces experimentan la bioluminiscencia de la bahía.

Los sonidos de la naturaleza se intensifican, desde el chirrido de las lechuzas hasta el parloteo de las nutrias. "Utilizamos los kayaks como medio para adentrarnos en la naturaleza", dice Kennedy. "Pasan muchas cosas con los cielos y la oscuridad".

Ejercítate en un estudio de yoga subterráneo

Marble Arch Caves es el sistema de cuevas más largo conocido de Irlanda del Norte y forma parte del Geoparque Mundial de la UNESCO en los condados de Fermanagh y Cavan. A lo largo de unos 360 millones de años, el agua esculpió las cuevas de piedra caliza, convirtiéndolas en una popular atracción turística desde el siglo XIX. Ahora, una clase de yoga de una hora a 60 metros bajo tierra es una forma íntima de disfrutar de las vistas y los sonidos subterráneos.

Después, explora los lagos ricos en islas de Upper y Lower Lough Erne, donde podrás embarcar hacia la isla de Devenish, un emplazamiento monástico y antiguo puerto clave, con ruinas que se remontan al siglo XII.

Una forma popular de explorar las cuevas Marble Arch de Irlanda del Norte, de varios kilómetros de longitud, es en barco.

Fotografía de Christopher Hill, Alamy

Camina por la emblemática costa de Irlanda del Norte

Abierto al público en 1902, el sendero Gobbins de Islandmagee, de cinco kilómetros, se aferra a espectaculares acantilados y recorre puentes eduardianos por encima de olas rompientes. Una excursión guiada de cuatro horas con Islandmagee SUP explora las cuevas de las Siete Hermanas y los frailecillos nidificantes (de mayo a septiembre). Después, recupera fuerzas en Kings Road, en Whitehead, con un té de hoja suelta y las características kombuchas de la Craft Tea Brew Co. de Belfast, acompañados de un copioso desayuno con patatas fritas.

Imagínate que eres farero

Great Lighthouses of Ireland ofrece una guía de faros dignos de mención en todo el país. John's Point Lighthouse, uno de los más remotos, se alza en el extremo de una estrecha península del condado de Donegal, con vistas a la bahía de Donegal y al condado de Sligo. Pasa la noche en Clipper o Schooner, las antiguas residencias de los fareros, y experimenta la soledad de vigilar. Naturalmente, no hay Wi-Fi, así que relájate y lee un libro junto al fuego, o explora el cabo al amanecer.

Yvonne Gordon es una galardonada escritora de viajes afincada en Dublín. Síguela en Instagram.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved