Descubriendo las leyendas ocultas de la costa sur de Irlanda

Calas y pueblos poco concurridos que cuentan historias sobre el antiguo pasado de Irlanda, la actividad volcánica, los vikingos e incluso la magia.

La Costa del Cobre de Irlanda debe su nombre a la explotación minera que se llevó a cabo aquí en el siglo XIX. Los restos de esa época, como esta mina en ruinas, pueden verse en el Geoparque Mundial de la UNESCO de la Costa del Cobre, arriba.

Fotografía de Andrea Pistolesi, Getty Images
Por Kerry Walker
Publicado 5 oct 2022, 11:12 CEST

Las olas azotan el mar Celta, chocando contra las rocas y trayendo un fuerte golpe de salmuera a la salvaje playa de Garrarus, en la Costa del Cobre de Irlanda. Expuesta por la marea, la orilla está llena de algas que, para el ojo inexperto, parecen todas idénticas. 

"Mira", susurra mi guía de búsqueda de alimentos, Marie Power. "Es como un mundo en miniatura; un jardín marino". Un estrecho haz de luz de linterna ilumina las florituras y frondas de la lechuga de mar esmeralda, el caracol verde dorado, el eneldo rojo púrpura (también conocido como dulse) y las gruesas cintas ámbar de algas. Lleva dos décadas siendo una evangelizadora de las algas en esta zona, reviviendo la antigua tradición irlandesa de recolectar, cocinar y comer esta materia viscosa, que jura que es el secreto para vivir hasta los 100 años.

(Fotogalería: 10 lugares históricos de Irlanda que no te puedes perder)

En Irlanda se recogen anualmente 40 000 toneladas de algas, el 95% de las cuales son silvestres.

Fotografía de Andrea Pistolesi, Getty Images

Resultado de la actividad volcánica que se inició en el fondo del océano hace 460 millones de años, esta costa espectacularmente abombada y contorsionada parece una ventana al amanecer de la creación. Cada roca, cada pila de mar y cada pliegue de los estratos deja al descubierto otra capa de la historia geológica.

(Relacionado: ¿Cuál es el secreto de la magia narrativa de Dublín?)

"Esta costa tiene una geología y un patrimonio industrial fascinantes", dice el geólogo Robbie Galvin cuando nos reunimos en el centro de visitantes del Geoparque Global de la UNESCO de la Costa del Cobre, ubicado en una antigua iglesia. "En la bahía de Ballydowane se pueden ver los restos de una mina de plata del siglo XVIII en una pila marina. En Knockmahon, encontrarás las Flautas de Baidhb". Estas últimas son columnas poligonales de riolita, la Calzada del Gigante de esta costa, pero sin las multitudes de la de Belfast (en el extremo norte de la Isla Esmeralda). "La prehistoria está por todas partes: en tumbas de paso, dólmenes y una de las mayores concentraciones de fortalezas de promontorio del mundo". 

Los mineros del cobre fueron fotografiados en Knockmahon en 1906. En un momento dado, la ciudad costera irlandesa fue descrita como el distrito minero más importante del imperio británico.

Fotografía de De Luan, Alamy Stock Photo

Nos detenemos en el Jardín Geológico, en Bunmahon, donde hay un par de piedras ogham, cuyas inscripciones rúnicas evocan el primer lenguaje cristiano utilizado por los santos celtas. "Esa es la piedra de la maldición", dice Robbie, señalando con la cabeza un trozo de basalto de aspecto modesto. "La leyenda dice que tus maldiciones se hacen realidad si caminas alrededor de ella en sentido contrario a las agujas del reloj".

En el recodo sur de la bahía de Dungarvan, unos cuantos barcos de arrastre tintinean en el puerto, donde encuentro Sólás Na Mara (que significa "solaz del mar"), una antigua casa de subastas de pescado renacida como un íntimo balneario familiar que mantiene la centenaria tradición irlandesa de los baños de algas. Las algas se recogen en la zona y se introducen en grandes bañeras de hierro fundido llenas de agua de mar caliente que se bombea directamente con la marea alta.

"Las algas han recorrido un largo camino desde que se utilizaban como forraje para los animales y como abono para las patatas", explica el propietario Éimhín Ní Chonchúir. "Puede hacer maravillas en muchas afecciones, desde la artritis hasta el eczema. La gente llega insegura y se va sorprendida y llena de energía".

En Ferrypoint, donde el río Blackwater desemboca en el Mar Celta, el día amanece tan brillante como una moneda recién acuñada.

(Relacionado: ¿Quién fue San Patricio y por qué tiene un día?).

"Toma, prueba esto", dice Andrew Malcolm, otro forrajeador local. Meto el dedo en una caja de madera. "Semillas secas de hogweed", sonríe. "Se puede utilizar como sustituto del cardamomo. Y esta de aquí: pimienta de agua".

Animado por mi viaje a lo largo de la Costa del Cobre, estoy deseando ver más de lo que ofrece esta franja del sur de Irlanda que históricamente ha pasado desapercibida. Me he puesto en contacto con Malcolm, que lleva 30 años peinando estas costas y rastreando sus aguas en busca de vida marina. 

"Este es mi supermercado. Todo lo que necesito está aquí mismo, a pocos metros de distancia", dice, entregándome sandwort, una pequeña planta perenne que sabe a haba y pepino. "Prueba algunas vainas de rábano de mar", me insta. "Son agradables y picantes". "¿Como el wasabi?" Aventuro. "Haremos wasabi en un minuto", añade, acercándose rápidamente a una roca. "¡Ahí está tu wasabi! Hierba escurridiza. Está repleto de vitamina C y viene en diferentes calores, como el chile". 

El artista medioambiental Sean Corcoran crea enormes dibujos de arena con sólo un rastrillo de jardín. Uno de sus lugares favoritos para trabajar es Kilmurrin Cove, en la foto de arriba.

Fotografía de Daniel Alford

Tras los pasos de un santo

De vuelta al coche, Malcolm abre el maletero y el olor de los albaricoques se extiende mientras revela una cesta repleta de rebozuelos que va a entregar al restaurante The House, del hotel Cliff House, con una estrella Michelin, en Ardmore, a ocho kilómetros al este. 

Ardmore también es mi próximo destino. Además de sus credenciales gastronómicas, el pueblo es el punto final de una nueva ruta de senderismo. El Camino de San Declan (que se extiende unos 70 kilómetros hacia el interior, hasta Cashel, en el condado de Tipperary) sigue los pasos del santo, recorriendo el camino, ahora ensalzado por la leyenda, que tomó para encontrarse con San Patricio, y posteriormente establecer un monasterio, en el siglo V.  

En un dorado día de otoño, la costa cercana a Ardmore parece tocada por una mano divina. Retomando el sendero en su tramo final, me abro paso entre tojos y zarzas hasta llegar a la piedra de San Declan (llevada milagrosamente por las olas desde Gales, o eso dice la leyenda) y al pozo de San Declan, que suministra agua bendita que supuestamente obra milagros.

(Relacionado: ¿Qué antiguos secretos se esconden bajo esta desconocida ciénaga irlandesa?)

La ruta termina en la catedral de Ardmore, donde estuvo el monasterio de San Declán. La catedral, en ruinas, alberga el oratorio donde supuestamente está enterrado San Declan. Sobre ella se alza una característica torre redonda, donde los monjes se refugiaban y escondían sus tesoros de los asaltantes en la Edad Media. 

Hacia el faro

A la mañana siguiente, un corto trayecto en coche me lleva a Dungarvan, una ciudad costera y un puerto al oeste de la Costa del Cobre, donde el mar refleja el cielo y el olor del humo de la madera llena el aire. Una fortaleza vigila el puerto y las fachadas de las tiendas parecen congeladas en los años 50. Pero su atractivo reside sobre todo en la amabilidad de sus gentes.

Por eso, el día de mercado me lleva una hora explorar sólo media docena de puestos. Compro queso de oveja de Knockalara, elaborado con leche del propio rebaño del quesero, y panecillos blancos blaa de Waterford, blandos y harinosos, una reminiscencia del pan introducido por los hugonotes del siglo XVII ("blaa" es una corrupción del francés "petit blanc"). Todo el mundo quiere charlar, pero la hospitalidad siempre ha sido el fuerte de Dungarvan: cuenta la leyenda que el dictador inglés Oliver Cromwell perdonó la vida al pueblo en 1649 porque una dama le ofreció una copa de vino.

En días claros, las montañas Comeragh son visibles al norte de Dungarvan. Me dirijo a la Carretera Mágica, cerca de las cataratas de Mahon, donde, según dicen, los conductores encuentran sus coches rodando misteriosamente cuesta arriba cuando quitan el freno de mano. Las hadas y los campos magnéticos son las dos explicaciones que más han cautivado la imaginación popular; la verdadera razón (una ilusión óptica) es bastante más prosaica.

Dejando a las hadas a sus anchas, sigo la pista que zigzaguea hasta el inicio del sendero de las cataratas de Mahón, a un paso de la ciénaga y los helechos. La meseta es escarpada, tallada por la erosión glaciar. Cuando la niebla se retira como el telón de un teatro, veo fugazmente los picos que se elevan desgarrados sobre las laderas cubiertas de morrenas y las cascadas más salvajes. Columnas y agujas de roca se elevan por encima de los peñascos que yacen esparcidos por el terreno como las canicas de un gigante. Esta es, quizás, la verdadera magia. 

La roca más antigua de la región de la Costa del Cobre se formó hace 460 millones de años bajo el mar, donde el magma entró en erupción desde dos volcanes en el fondo del océano.

Fotografía de Daniel Alford

Waterford, la ciudad más antigua de Irlanda, fundada por los vikingos en el año 914, se encuentra a 17 kilómetros al este de la Costa del Cobre. Su elegante corazón georgiano (construido sobre el brillo de su industria del cristal) se encuentra dentro de su renovado barrio cultural del Triángulo Vikingo. Esta es una de las razones por las que el Irish Times votó a la ciudad como el mejor lugar para vivir en Irlanda en 2021; la vía verde de Waterford es la otra: un paseo de 46 kilómetros a lo largo de una antigua línea de ferrocarril. Esta ruta de ciclismo y senderismo fuera de la carretera se balancea (a través de un viaducto, un castillo y un túnel) a través de las estribaciones de las montañas Comeragh, emergiendo en la ciudad costera de Dungarvan.

El faro de Hook, que vigila la entrada sur de Waterford, ha sido testigo de feroces tormentas y oleadas de invasores y buscadores de fortuna a lo largo de los siglos, entre ellos Oliver Cromwell, que se cree que acuñó la frase "por las buenas o por las malas" para describir cómo pretendía tomar Waterford durante el asedio de 1649. Llaman a estos mares hirvientes el "cementerio de los mil barcos", ya que parece que no se puede meter el dedo en ellos sin sacar un pecio.

El faro de Hook se fundó en Hook Head hace 800 años, lo que lo convierte en uno de los faros más antiguos del mundo aún en funcionamiento. Subo los 115 escalones hasta la cima del faro para ver el mar, pero la niebla se cierne sobre la costa. Después de bajar, camino por la orilla, con su pizarra negra golpeada por el Atlántico y con vetas de fósiles de 300 millones de años de antigüedad.

Planificador de viajes

Stena Line ofrece 14 travesías semanales en ferry entre Fishguard y Rosslare, con una duración media de 2 horas y 15 minutos. Cork es el aeropuerto más cercano a la Costa del Cobre. Ryanair y Aer Lingus operan vuelos desde varias ciudades del Reino Unido, como Londres y Edimburgo. 

Los viajeros necesitarán su propio vehículo para explorar. Se pueden alquilar coches en Waterford y en el puerto de Rosslare.  

El tiempo del sur de Irlanda puede ser irregular, pero las condiciones suelen ser más secas y cálidas de junio a septiembre, con temperaturas de hasta 20 grados.

Kerry Walker es una escritora de viajes afincada en Gales. Puede encontrarla en Twitter.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
6 pueblos europeos con mucha historia: desde castillos en ruinas hasta posadas de los Tudor
Viaje y Aventuras
Un tentador viaje al corazón de Sicilia
Viaje y Aventuras
¿Qué antiguos secretos se esconden bajo esta desconocida ciénaga irlandesa?
Viaje y Aventuras
Las raíces mundiales del jardín secreto de María Antonieta
Viaje y Aventuras
El río griego hacia el "inframundo" que es un sueño para los turistas en busca de aventuras

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved