La propagación del coronavirus a nivel mundial está afectando a los viajes. Mantente al corriente de lo que científicamente se conoce de este brote>>

Las mejores rutas ornitológicas de España

Nuestro territorio es uno de los lugares con mayor diversidad de aves de Europa y, de manera bien gestionada, disfrutar de ellas puede fomentar su conservación.

Buitre negro
"Los buitres son importantes miembros del medio ambiente, ya que reciclan la materia muerta. También son animales nobles y majestuosos, los reyes de los cielos. Este buitre negro nos honró con su presencia cuando visitamos el parque nacional de Monfragüe, en Cáceres (España)", cuenta la fotógrafa de Your Shot Tamara Blazquez Haik.
Fotografía de Tamara Blazquez Haik, National Geographic Your Shot

“La ciencia ha demostrado que algo tan sencillo y accesible, como es observar aves, supone una conexión con la naturaleza que se traduce en salud mental y bienestar emocional”. Así lo afirma Antonio Sandoval Rey, comunicador ambiental y escritor del libro De pajareo. Rutas Ornitológicas por España, que acaba de presentar en Madrid.

La observación de aves ha tomado aún más importancia debido a que los últimos informes sobre la situación de las aves, publicados en la revista científica Global Change Biology y Science, aseguran que algunas especies se han reducido hasta un 90 por ciento en ciertas zonas de Europa y Norteamérica desde 1980, debido a la pérdida de hábitat y los plaguicidas, e incluso amenazadas por los microplásticos o la caza de aves cantoras. Dentro de nuestras fronteras, el 21 por ciento de las aves de alta montaña han desaparecido en nuestra península.

Un tercio de las aves en declive

Por su parte, el Plan Paneuropeo para Monitorear las Aves Comunes (PCBMS) alerta de que un tercio de las especies están en declive. Seo Birdlife alertaba ya en 2016 de que en Europa los últimos 30 años han supuesto una pérdida de 400 millones de aves migratorias.

La riqueza de la fauna ornitológica hace de España el segundo país de Europa con mayor diversidad, que además alberga dentro de sus fronteras diversas especies endémicas. Con 622 especies, nuestro país ocupa el segundo puesto con mayor variedad de especies de aves de Europa. Así lo registra la Lista de Aves 2021 que ha elaborado SEO Birdlife con afán científico y conservacionista, un listado que agrupa a todos los especímenes observados al menos una vez desde 1800 en España.

(Relacionado: El Manzanares a su paso por Madrid, una autopista de la biodiversidad)

De ellas, “572 podrían considerarse de origen y presencia natural. El resto de las especies, 50, tienen una procedencia dudosa o de origen no natural. De todas ellas, crían en el país 462, otras 67 se reproducen en otros lugares y pasan el invierno o paran en España durante sus migraciones, 64 se consideran especies exóticas y 38 tienen una presencia ocasional”, asegura el informe.

El papel del ecoturismo y la ciencia ciudadana

A pesar de las cifras, los expertos creen que estamos a tiempo de revertir la situación con sencillas medidas que podrían marcar la diferencia, como apoyar a los científicos con ciencia ciudadana, mantener a los gatos en el interior de los domicilios, poner señalizaciones en las ventanas para evitar las colisiones, colocar comederos en zonas donde escasee el alimento, evitar los envoltorios plásticos y los plaguicidas químicos.

Galería relacionada: La belleza de las aves

El papel de la ciencia ciudadana también puede ser clave. “Saber cuántas especies de aves hay en un territorio siempre ha sido un indicador de biodiversidad del mismo”, afirma la directora ejecutiva de SEO Birdlife, Asunción Ruiz. La ornitología es un tipo de turismo en auge que puede ayudar a la conservación de las especies gracias a que los amantes de los pájaros se encuentran distribuidos por el mundo entero.

Además de su gran crecimiento en los últimos años, el turismo ornitológico presenta una actitud muy comprometida con la conservación de la naturaleza. “El ecoturismo es una de las mejores fórmulas para vincular la preservación y la recuperación de la biodiversidad a las políticas públicas y las iniciativas privadas, conscientes de la urgencia de construir el futuro desde la sensatez”, afirma Sandoval.

(Relacionado: Los animales más amenazados de España: aves)

España es uno de los principales destinos para la observación de aves en Europa. En su obra, el experto selecciona un recorrido completo por la diversidad ornitológica de nuestro territorio a través de más de 40 rutas que destacan por su riqueza de aves y su fácil acceso.

“En todas esas iniciativas, así como en nuestra propia condición de turistas, debe primar el no ocasionar ninguna molestia a las aves y a sus hábitats”, tal y como indican en el código ético de la observación de aves de Seo Birdlife.

De las mariñas coruñesas a la costa da Morte

Entre acantilados, rías, estuarios, islas y lagunas, la costa de Galicia es la más diversa de España. Este territorio acoge un parque nacional seis parques naturales, 16 zonas ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves) y siete reservas de la biosfera.

“Esa enorme variedad de hábitats, sumada a la riqueza natural de las rías y del océano inmediato y al hecho de que esta comunidad se sitúe en mitad de la ruta migratoria de multitud de aves marinas y acuáticas, hace de este un destino único a nivel europeo”, narra el experto.

Sandoval destaca lugares como la Estaca de Bares, donde en verano, otoño e invierno se presencian extraordinarios movimientos de aves marinas, la Costa da Morte, el complejo intermareal Umia-O Grove o el Parque Nacional de las Illas atlánticas de Galicia.

“Si bien buena parte del interior de La Coruña y Pontevedra está destinada a eucaliptales, las provincias de Lugo y Ourense aún guardan muy buenos rincones para las aves y para disfrutar de su observación”.

De Picos de Europa a la costa oriental de Cantabria

Asturias también alberga algunas de las zonas de montaña más espectaculares de Europa, hogar de cientos de especies de aves entre las que destaca la supervivencia del urogallo. Allí, según narra el autor, cada primavera se escuchan los osos y los repiqueteos de los pájaros carpinteros. "Los valles estrechos y las campiñas onduladas son el hogar de verdaderas multitudes de migrantes terrestres".

(Relacionado: El olor corporal de las aves atrae a los depredadores)

“El Principado de Asturias, con 13 ZEPA, es uno de los destinos pajareros que no te cansas de visitar y de los que aportan más novedades semanales a los noticieros ornitológicos ibéricos”.

Haciendo frontera con Asturias, Cantabria alberga 8 ZEPA, el mayor humedal de la costa norte y algunas de las cumbres principales de la cordillera cantábrica. “En muy poco rato puedes pasar de pajarear por las orillas de una ría e internarte por inmensos bosques caducifolios a pasear por una campiña tradicional y ascender a cimas en busca de aves alpinas”, cuenta Sandoval.

Zonas dunares, marismas, estuarios, acantilados y playas entre las que destacan el parque natural de las marismas de Santoña, la Bahía de Santander o Victoria y Joyel. También el Cabo de Ajo y los acantilados del monte Candina, donde pueden observarse buitres anidar con vistas al mar. Hacia el interior, el Ebro es el hogar de miles de aves acuáticas sin olvidar, por supuesto, el Parque Nacional de los Picos de Europa o el de Saja Besaya.

País Vasco y Navarra

Enmarcado entre el mar Cantábrico, la cordillera cantábrica y el extremo occidental de los Pirineos, el País Vasco alberga 7 zonas ZEPA y ofrece una fascinante diversidad de humedales y bosques que albergan más del 60 por ciento de las especies de aves ibéricas.

Galería relacionada: 15 fotografías espectaculares de los espacios protegidos de España

“Muchas de ellas lo habitan en sus migraciones, cuando sobrevuelan sus cielos o se detienen en sus estuarios, lagunas y campiñas, para descansar y alimentarse. Esta zona de España es para muchas de ellas todo un pasillo entre grandes cordilleras. A todo ello se añade la existencia de numerosos equipamientos modélicos al más alto nivel europeo para disfrutar de la ornitología”, señala el autor, que pone como ejemplo el Urdaibai Bird Center o Ataria.

A su lado, entre altas cumbres y frondosos valles, estepas desérticas, campiñas, humedales y cañones, Navarra también reúne una de las colecciones de hábitats más ricas de nuestra península, donde habitan más de 300 especies de aves.

“Son multitud las que atraviesan este territorio en sus viajes migratorios, antes o después de cruzar la barrera geográfica de los Pirineos por algunos de sus collados. Otras, como los pájaros carpinteros, mantienen en la Comunidad Foral varias de sus poblaciones más prósperas en España”. Con sus 17 cepa Navarra es otro de los destinos más atractivos para la Ornitología.

De los valles occidentales a las llanuras de Lleida

Gallocanta, Ordesa, Belchite, Los Monegros y el galacho de Juslibol son algunos de los destinos más conocidos de Aragón, donde pueden encontrarse especies tan emblemáticas como el quebrantahuesos, el picamaderos negro o la avutarda. En total, 370 especies que habitan entornos repletos de historia y bien conservados, clasificados en 48 ZEPA.

También a lo largo de la costa norte de Cataluña y hasta las llanuras de Lleida se encuentra un extraordinario puzzle natural de ecosistemas situado en mitad de una de las rutas migratorias más habituales para las aves, donde crían de manera regular hasta 230 especies.

Las rutas del interior

Desde las hoces y cañones de Soria y Segovia, hasta las llanuras de Ávila, Castilla y León alberga 70 zonas ZEPA protagonizadas por una gran diversidad de ecosistemas entre las húmedas cumbres de la cordillera cantábrica y un clima mediterráneo en su sistema central.

(Relacionado: Por qué los cuervos son las aves más inteligentes del planeta)

Esta diversidad de paisajes tiene como consecuencia una muy larga lista de aves presentes a lo largo del año. Disfrutar de ellas gracias a la extensa red de casas del parque nacional, los observatorios y los miradores hace de esta zona un destino obligado del turismo ornitológico.

Desconocido para quienes viven la capital de otro modo, el extrarradio de Madrid ofrece ecosistemas que albergan siete zonas ZEPA repletas de cumbres, embalses, campiñas y humedales que acompañan en su recorrido al río Manzanares y al Jarama.

Muy cerca, en la vecina de Castilla-La Mancha, se encuentran dos destinos obligaados para el avistamiento de aves: los parques nacionales de las Tablas de Daimiel y Cabañeros.

También en el interior encontramos una de las regiones de Europa más conocidas y visitadas por el turismo ornitológico mundial, Extremadura. “Sus sierras y dehesas, sus humedales. Y masas de monte Mediterráneo. Sus áreas esteparias y arrozales, así como su patrimonio urbano y arquitectónico, también hogar de especies muy interesantes, conforman un destino único para quienes viajamos con los prismáticos al cuello y el telescopio al hombro”, afirma Sandoval.

El águila imperial ibérica, la cigüeña negra, el buitre negro, el alimoche, el águila perdicera, el aguilucho cenizo o la avutarda son algunas de las especies más emblemáticas que pueden observarse en las 71 ZEPA que habitan tierras extremeñas.

De la Albufera al Mar Menor

“Con el conjunto de humedales más importante y diverso de España, incluidas las marismas del Guadalquivir, en el Parque Nacional de Doñana, con sierras donde se conservan algunas de las mejores manchas de monte mediterráneo del mundo, ambientes subdesérticos como el entorno de Tabernas en Almería y a la vez lugar de paso de millones de aves en sus dos viajes anuales entre África y Europa, sobre todo en la comarca del campo de Gibraltar, no es de extrañar que Andalucía sea una de nuestras comunidades autónomas más visitadas por la gente pajarera”, afirma Sandoval.

La Albufera de Valencia, el Fondo y el Marjal dels Moros son joyas repletas de aves cada uno de los meses del año. Cerca de la laguna salada más grande de Europa se encuentra una costa que, aunque muy urbanizada, todavía conserva áreas acantiladas y montañosas como la de Calblanque, así como humedales como las Salinas de San Pedro del Pinatar y otras zonas del interior, como el Macizo de Revolcadores.

(Relacionado: Este hombre lleva 20 años guiando a aves en peligro por rutas migratorias seguras)

Más allá de la Península: la islas

Más allá de la Península, las Islas Canarias son uno de los grandes destinos ornitológicos del Atlántico, donde pueden observarse especies endémicas. En las Islas Baleares también son numerosos y muy diversos los rincones de fácil acceso para observar aves, aunque destacan el parque natural de la Albufera de Mallorca y el Parque Nacional Marítimo terrestre del archipiélago de la Cabrera.

Proteger a las miles de especies que viven en estos hábitats pasa por recuperar los espacios naturales de España. Con 152 parques naturales y 16 parques nacionales, nuestro país se sitúa a la cabeza en conservación de la biodiversidad con la mayor concentración de espacios protegidos terrestres del continente.

(Relacionado: Los 10 parques naturales más espectaculares de España)

Estos espacios protegidos no sólo son esenciales para conservar a largo plazo nuestro patrimonio natural, sino que ofrecen oportunidades únicas de empleo e ingresos para las comunidades rurales, son fuentes de salud y bienestar para millones de visitantes, son esenciales en la mitigación del cambio climático y albergan recursos históricos y culturales únicos.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
Las playas más bonitas de la Costa Brava
Viaje y Aventuras
'Flower Power': 10 de los mejores destinos del mundo para ver floreceres
Animales
Descubren que las aves también tienen canas durante su vejez
Viaje y Aventuras
Rincones mágicos bajo la piel del océano: 10 lugares excepcionales para bucear en España
Viaje y Aventuras
Quince lugares Patrimonio de la Humanidad de España

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved