Animales

Esta misteriosa marsopa fue enterrada por monjes medievales y nadie sabe por qué

Este vídeo muestra un hallazgo «sin precedentes» entre las ruinas de un retiro monástico.Thursday, November 9, 2017

Philip de Jersey es el arqueólogo del estado para el Museo y las Galerías de Guernsey. Durante varias semanas, el equipo de arqueología de campo del museo ha estado realizando excavaciones en un antiguo retiro monástico medieval en la Chapelle Dom Hue en la parte suroeste de Guernsey, una isla que se encuentra entre Inglaterra y Francia.

Desde el 29 de agosto, de Jersey ha estado publicando actualizaciones diarias en vídeo de sus hallazgos en el terreno. Al undécimo día, se produjo un hallazgo espectacular.

«En 35 años de excavaciones, es una de las cosas más extrañas que he encontrado», dijo de Jersey en el vídeo que subió el 15 de septiembre.

El vídeo muestra una tumba excavada en una tierra todavía húmeda. En ella descansa el cráneo centenario de una marsopa junto con lo que parecen huesos de hombros. El cráneo tiene dos agujeros de 2,5 centímetros en la parte superior de su cabeza, que según de Jersey fueron provocados probablemente por ratas hambrientas.

Hay dos teorías para explicar este hallazgo tan inusual.

La primera es que este entierro tiene un significado religioso.

El yacimiento de Chapelle Dom Hue contiene las ruinas de lo que los excavadores creen que era un retiro religioso o una ermita, que según de Jersey data del siglo XIV. Los monjes podrían haber vivido o visitado el pequeño retiro. Las connotaciones religiosas de la región han llevado a muchos expertos a especular que la tumba de la marsopa era algún tipo de entierro ceremonial.

La segunda teoría que explica por qué se enterraron los huesos de la marsopa, al parecer intencionadamente, es que los monjes querían comérsela (o ya se habían comido algunas partes). En la época medieval, las marsopas eran un manjar. Es posible que la marsopa se quedara atrapada en las pozas naturales de agua que se acumulaban en los bordes de la isla durante la marea alta. Los monjes habrían podido atrapar fácilmente a la marsopa después de que las aguas se retirasen.

Sería posible que quisieran preservar la carne de la marsopa para consumirla más tarde. De Jersey especuló que la marsopa pudo haber sido enterrada con sal, un conservante.

Por ahora, de Jersey y los investigadores en Guernsey solo pueden especular por qué se enterraron los huesos de la marsopa. Los restos han sido enviados a un laboratorio donde serán datados mediante carbono y sometidos a pruebas.

Si se encuentran sal u otros componentes alimenticios, es probable que indiquen que la marsopa fue consumida. Si no se encuentran, seguirá siendo un misterio.

Más sobre fósiles:

El fósil de Ichthyosaurus más grande hasta la fecha descubierto por accidente en un museo

El fósil de un perezoso gigante ha sido descubierto en una cueva subacuática

Seguir leyendo