Animales

Unos delfines de nariz de botella amigos "se dan la mano"

Los delfines de nariz de botella de Australia se llaman por sus «nombres» y se acarician con frecuencia para mantener las alianzas con otros machos, según afirma un nuevo estudio.lunes, 11 de junio de 2018

Por Jason Bittel – National Geographic
Unos delfines de nariz de botella amigos "se dan la mano"
Unos delfines de nariz de botella amigos "se dan la mano"

Los científicos han descubierto que numerosas especies, ya sean carboneros o chimpancés, ajustan sus vocalizaciones para que se parezcan a las de sus compatriotas más cercanos. Sin embargo, parece que ocurre lo contrario con los delfines de nariz de botella macho en la bahía Shark de Australia Occidental, según un estudio publicado el pasado 7 de junio en la revista Current Biology.

Décadas de investigación en la región han demostrado que los machos no emparentados forman grupos de dos o tres. Esto mejora sus probabilidades de encontrar y aparearse con hembras, que viven en sus propios grupos familiares. Además, varios de estos dúos y tríos de machos pueden formar en ocasiones alianzas superiores de segundo nivel, muchas de las cuales pueden durar toda la vida.

Los machos tienen su propia vocalización o silbido, parecido en cierto modo al nombre humano. Y aunque un macho podría tener el mismo «nombre» que otro macho fuera de su grupo, nunca parece compartirlo con un aliado.

«Estas etiquetas vocales individuales, o “nombres”, permiten a los animales desarrollar relaciones sociales complejas», afirma la líder del estudio Stephanie King, investigadora en la Universidad de Australia Occidental y exploradora de National Geographic.

De hecho, estas relaciones son tan estrechas que los machos pasan mucho tiempo acariciándose con las aletas pectorales. Imágenes grabadas con drones han revelado que hasta podrían nadar con las aletas colocadas sobre las de otro delfín, como si se dieran la mano.

Los nombres

Los científicos han sabido desde los años 60 que tanto machos como hembras tienen silbidos propios similares a nombres. Pero no tenían claro lo importante que eran las llamadas hasta que King empezó a reproducirles dichos sonidos a los propios animales.

En un estudio de 2013, King demostró que los delfines responden a las grabaciones con su propio silbido, pero no los de los otros delfines. También descubrió que los delfines pueden imitar los silbidos de otros, aparentemente para dirigirse o llamarse entre ellos.

El nuevo estudio de King se apoya en estos descubrimientos previos demostrando que los nombres parecen ser cruciales para construir y mantener un serie de vínculos sociales en constante evolución, algo que probablemente no sería posible si cada delfín tuviera el mismo nombre.

Como puede haber hasta 14 machos en estas alianzas de segundo nivel, King dice que los delfines deben controlar constantemente varias relaciones. «Necesitas saber quiénes son tus amigos y quiénes tus rivales, y quiénes son los amigos de tus rivales», explica.

Lenguaje corporal

Los machos fortalecen sus vínculos mediante el tacto y la sincronización de sus acciones, nadando o saliendo a la superficie para respirar al mismo tiempo, casi como una unidad militar marchando al unísono.

«La sincronía también se ha vinculado a la liberación de oxitocina en humanos, que promueve la confianza y la cooperación», afirma King.

Es probable que estos comportamientos desencadenen las mismas respuestas en delfines, añadiendo otra pieza al rompecabezas de cómo estos animales desarrollan redes sociales sorprendentemente complejas.

Seguir leyendo