Por qué la peste sigue siendo un problema en Estados Unidos

Siglos después de que arrasara Europa en la Edad Media, la peste sigue siendo endémica en algunas especies de la fauna del oeste de Estados Unidos.

Por Amy McKeever
Publicado 28 jun 2022, 16:41 CEST
Un biólogo dirige un equipo para un proyecto de perritos de las praderas para combatir las ...

Un biólogo dirige un equipo para un proyecto de perritos de las praderas para combatir las pulgas con medicación oral. Los perros de la pradera y otros roedores han mantenido viva la peste a lo largo de los siglos, transmitiéndola a través de las pulgas que se adhieren a ellos.

Fotografía de Amy Toensing, Nat Geo Image Collection

El verano ya está aquí, y con él, los científicos predicen un aumento de los brotes de peste en las zonas rurales del oeste de Estados Unidos entre la fauna local que incluso podría contagiar a humanos.

Sí, has leído bien: la peste. La enfermedad que mató a 200 millones de personas desde Asia Central, Mesopotamia llegando a Italia y acabando con la mitad de la población europea a mediados de los años 1300, no sólo aparece en los libros de historia, sino que sigue existiendo. Y ni siquiera es tan inusual.

La bacteria de la peste Yersinia pestis oscurece el intestino de una pulga de rata; si la pulga pica a otro animal, la peste penetra en la herida e infecta al nuevo huésped.

Fotografía de CDC, Nat Geo Image Collection

La peste nunca se erradicó y sigue circulando entre mamíferos como los perritos de las praderas, las liebres, los coyotes, los hurones de patas negras e incluso los animales domésticos. Se encuentra en todos los continentes, excepto en Oceanía y la Antártida, y es especialmente común en Madagascar, Perú y la República Democrática del Congo.

En Estados Unidos, la mayoría de los casos se producen desde finales de la primavera hasta principios del otoño en el Oeste, especialmente en Nuevo México, Colorado, Arizona, California, Oregón y Nevada. En agosto de 2021, las autoridades californianas tuvieron que cerrar partes del lago Tahoe después de que una ardilla muerta diera positivo en peste bubónica. Ese mismo mes, un residente de Nuevo México fue diagnosticado con la peste, probablemente por una pulga llevada a casa por una mascota.

Tener brotes de una de las enfermedades más mortíferas de la historia puede parecer algo aterrador, pero gracias a los antibióticos, la peste no suele ser mortal si se trata. En la actualidad, Estados Unidos registra una media de siete casos humanos al año, la mayoría de ellos de peste bubónica, que se contrae por la picadura de una pulga y se caracteriza por la aparición de unos ganglios linfáticos inflamados y dolorosos llamados bubones.

"Es una infección extremadamente rara", dice Dave Wagner, director del Centro de Biodefensa y Ecología de las Enfermedades del Instituto de Patógenos y Microbioma de la Universidad del Norte de Arizona. "Siempre le digo a la gente que mire a ambos lados antes de cruzar la calle antes de preocuparse por la peste".

¿Qué es lo que impulsa estos raros brotes de peste y cuál es la gravedad del riesgo para los seres humanos en la actualidad? Esto es lo que hay que saber.

¿Qué animales pueden transmitir la peste?

Causada por la bacteria Yersinia pestis, la peste es una enfermedad zoonótica, lo que significa que los animales pueden transmitirla a los humanos. Además de la peste bubónica, otras formas son la peste septicémica, que se transmite por el torrente sanguíneo, y la peste neumónica, que se desarrolla en los pulmones y es la única forma en que los humanos pueden transmitirse entre sí.

(Relacionado: Todo lo que debes saber sobre las enfermedades zoonóticas)

Las ratas negras (la típica rata doméstica) han sido responsables de las pandemias de peste más terribles de la historia. Pero, según Wagner, están lejos de ser las únicas culpables. "Es una enfermedad principalmente de roedores y sus pulgas", dice.

Las pulgas viven de la sangre de los mamíferos, y les encanta pegarse a los roedores, no sólo a las ratas negras. Cuando un roedor se infecta con Y. pestis, enseguida transmite el patógeno a sus pulgas. Y cuando el roedor muere, las pulgas saltan a su siguiente huésped, que puede ser un humano. Un estudio de 2018 concluyó que la peste se extendió ampliamente en Europa no a través de las ratas, sino a través de las pulgas y los piojos que vivían en los humanos.

(Relacionado: Los humanos estamos creando focos donde los murciélagos pueden transmitir enfermedades zoonóticas)

Los científicos no están seguros de qué hace que los roedores sean tan buenos anfitriones de Y. pestis. Wagner dice que probablemente tenga que ver con su tendencia a vivir en madrigueras donde abundan las pulgas. También es probable que los roedores tengan una alta densidad de la bacteria en su sangre, al menos en comparación con otros mamíferos. Wagner señala que las pulgas sólo pueden sorber cantidades muy pequeñas de sangre, por lo que tiene que haber muchas bacterias en ese sorbo para que un huésped pueda infectar a la pulga.

Las especies portadoras de la peste varían según la región. En Madagascar, por ejemplo, las ratas negras siguen siendo el huésped más común. En Norteamérica, sin embargo, la peste es más frecuente en los perritos de las praderas, así como en otros roedores autóctonos como las ratas de madera y las ardillas.

Los científicos también han encontrado pruebas de la presencia de la peste en animales salvajes distintos de los roedores, como conejos, ciervos, hurones de patas negras, pumas y coyotes, e incluso en perros y gatos domésticos. Algunos pueden contraer la enfermedad por comer un animal infectado, mientras que otros pueden simplemente estar en el lugar equivocado en el momento equivocado cuando una pulga infectada está buscando un nuevo huésped.

(Relacionado: Canibalismo animal: cinco ejemplos)

"Imagínate lo que va a hacer un perro si todos los perritos de las praderas han muerto [de peste] en sus madrigueras y eso huele delicioso", dice Wagner. "Van a ir a escarbar en la madriguera".

Pero los científicos dicen que es difícil descifrar si estos animales salvajes simplemente han contraído la peste de los roedores, o si también son responsables de mantener viva la peste. Tal vez los perros de las praderas se lleven la culpa porque es particularmente obvio cuando la peste ha infectado sus típicamente activas y densas colonias.

"Si los perritos de la pradera desaparecen, el principal sospechoso será la peste", afirma Wagner.

¿Dónde suelen producirse los brotes de peste en Estados Unidos?

Las ratas negras probablemente trajeron la peste a Norteamérica en 1900, cuando se registró el primer caso del continente en San Francisco. Los registros históricos y los estudios genéticos de esa cepa específica de Y. pestis sugieren que las ratas polizones llegaron al puerto a bordo de un barco de vapor procedente de Hong Kong, y luego se escabulleron a la ciudad donde se mezclaron con los roedores locales.

La bacteria se extendió por el oeste de Estados Unidos, donde empezó a circular entre los pequeños roedores autóctonos. Pero nunca se extendió mucho más allá. Hoy en día, los casos se registran normalmente al oeste del meridiano 100, la línea longitudinal que se extiende desde Dakota del Norte hasta Texas en el límite de las Grandes Llanuras.

No está claro por qué. Paul Mead, jefe de la rama de enfermedades bacterianas de la División de Enfermedades Transmitidas por Vectores de los Centros de Control de Enfermedades (CDC), señala que los primeros brotes se produjeron en ciudades portuarias del este. Florida y otras partes del sur también tuvieron brotes, pero la peste nunca logró establecerse allí a largo plazo. Los científicos sospechan que podría estar relacionado con las diferencias del suelo en el Oeste, combinadas con el estilo de vida de madriguera de los roedores locales.

"La hipótesis es que... esto proporciona un nicho ecológico en el que [la peste] puede persistir y existir", dice Mead. Es posible que el árido suelo occidental sea un mejor hogar para la peste o para las amebas que la ayudan a replicarse y sobrevivir. Pero tanto él como otros expertos dicen que, en última instancia, sigue siendo un misterio por qué la peste sólo se ve en el oeste de Estados Unidos.

Los brotes modernos se observan sobre todo en las zonas rurales, donde las colonias de roedores tienden a ser más grandes, dice Mead. La mejora del saneamiento y de los códigos de construcción en las ciudades también ha contribuido a reducir las tasas urbanas. Sin embargo, siguen produciéndose brotes en las ciudades, como el que se produjo en 2007 entre las ardillas arborícolas del City Park de Denver.

Según Mead, suele haber una docena de informes de peste en animales cada año, normalmente durante el verano. Pero no está claro qué impulsa las infecciones. Parece haber "algún tipo de señal ambiental en la que se dan las condiciones adecuadas para que brote del reservorio, sea cual sea, en estas especies más llamativas", dice Wagner.

¿Qué riesgo tiene la peste para los humanos?

Es muy poco probable que los humanos enfermen de peste, pero si lo hacen, la enfermedad ya no es una sentencia de muerte para quienes tienen acceso a la amplia variedad de antibióticos que la tratan. Aunque algunos se preocupan por la posibilidad de que las cepas resistentes a los antibióticos cambien ese cálculo, los científicos dicen que el riesgo actual sigue siendo bajo.

(Relacionado: Las cinco pandemias más letales de la historia de la humanidad)

La peste también supone un bajo riesgo para las personas que viven en países occidentales como Estados Unidos, porque normalmente no pasan mucho tiempo en zonas infestadas de pulgas. La mayoría de las especies de pulgas tienen una especie preferida para alimentarse. Una vez que han encontrado un huésped de esa especie, es poco probable que salten a otro animal hasta que ese huésped muera.

Por lo tanto, es posible que corra el riesgo de que le pique una pulga infectada si pasa por una colonia de perritos de la pradera con individuos que hayan muerto recientemente a causa de la peste. Pero "a menos que se viva junto a una colonia de perritos de la pradera en el oeste de EE.UU., creo que el riesgo es esencialmente nulo", afirma Wagner.

Hay algunas circunstancias muy raras en las que los humanos pueden ser infectados por un animal intermediario. Los perros, por ejemplo, pueden llevar las pulgas infectadas a los humanos. Los gatos domésticos, que son especialmente susceptibles a la forma respiratoria de la peste, pueden infectar a las personas de su entorno a través de estornudos y otras gotitas respiratorias, de forma muy parecida a como se propagan los resfriados, la gripe y la COVID-19.

Para prevenir la infección, Mead dice que es importante que las personas que viven en zonas rurales de los estados occidentales sean conscientes de su entorno. Informar a las autoridades sanitarias locales de las grandes muertes de perritos de las praderas. Administrar siempre a los animales domésticos tratamientos anti pulgas y no permitir que deambulen por zonas con colonias de perritos de las praderas.

¿Por qué no se ha intentado eliminar la peste?

Aunque el riesgo para los humanos es bajo, es más peligroso para ciertas especies de riesgo, en particular el hurón de patas negras, que está en peligro de extinción. La peste es una de las principales amenazas para la supervivencia de esta especie, que se alimenta de perritos de la pradera. En los últimos años, los conservacionistas han lanzado esfuerzos pioneros para salvar a estos hurones vacunándolos contra la peste.

Pero Mead dice que es poco probable que Estados Unidos amplíe los esfuerzos de vacunación e intente erradicar la plaga. De todos modos, esos esfuerzos podrían no valer la pena, dice, porque para erradicar una enfermedad es necesario conocer a fondo cómo se propaga. La peste es endémica ahora en el oeste de EE.UU., y los científicos aún no saben cómo persiste durante las épocas en que no hay brotes. Podría estar viviendo en el suelo o tal vez se transmita entre la fauna silvestre, cuyos brotes son más difíciles de detectar. Se puede suprimir la peste en una zona mediante la vacunación para que aparezca en otra.

"Es un poco como los incendios forestales", dice Mead. "La conclusión es que en Occidente tendremos la peste como un riesgo de bajo nivel probablemente durante bastante tiempo".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
Breve resumen de las enfermedades infecciosas más graves de la historia de la humanidad
Animales
Descubre los depredadores con las estrategias de caza más originales
Animales
Cómo la caza de animales salvajes pasa a ser un juego
Animales
Esto es lo que ocurre cuando los elefantes son abandonados a la soledad
Animales
¿Qué nos han enseñado los brotes de COVID-19 en visones sobre las pandemias?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved