Por qué los maestros animales son tan extraordinarios

Los biólogos tienen una definición para la enseñanza que muy pocos animales cumplen realmente, como las orcas y las suricatas.

Por Brian Handwerk
Publicado 1 sept 2022, 14:16 CEST
Los adultos de las suricatas pasan mucho tiempo enseñando a sus crías a manejar los peligrosos ...

Los adultos de los suricatas pasan mucho tiempo enseñando a sus crías a manejar a los peligrosos escorpiones, una de sus presas favoritas.

Los animales hacen todo tipo de cosas sorprendentes, y el modo en que aprenden ha intrigado a los científicos durante mucho tiempo.

Algunos conocimientos se heredan: las mariposas monarca, por ejemplo, migran de México a Canadá utilizando una hoja de ruta en sus genes. Otras especies imitan habilidades y comportamientos, como un cachorro de lobo gris que observa cómo caza un alce su manada. Y otras aprenden a sobrevivir por ensayo y error, como los cuervos de Nueva Caledonia, que descubrieron que dejar caer guijarros en una jarra aumenta el nivel del agua.

Pero entre los no humanos, los verdaderos maestros forman parte de una raza rara, ya que solo un puñado de especies, como algunas aves, primates e insectos, dan la talla.

Durante mucho tiempo, "hubo una verdadera resistencia a creer que los animales enseñan, porque realmente es una de las características de la humanidad que nos hace especiales", dice Lisa Rapaport, ecóloga del comportamiento de la Universidad de Clemson.

Los biólogos también han creado una definición específica de lo que constituye un profesor animal: deben cambiar su comportamiento delante de un alumno, sin beneficio inmediato para ellos mismos, y el alumno debe demostrar que ha adquirido conocimientos o habilidades, dice Rapaport.

A continuación te mostramos algunos ejemplos notables de profesores de animales que se aseguran de que la escuela esté siempre abierta.

Cuando tu comida te devuelve el mordisco

Los suricatas del África subsahariana viven en "turbas" sociales de hasta 30 animales, en las que la instrucción práctica forma parte del trabajo de los padres y otros ayudantes adultos que colaboran en la enseñanza de los jóvenes.

Varias especies de escorpiones ocupan un lugar destacado en el menú de los suricatas, pero su picadura mortal exige una manipulación cuidadosa. Por eso, al principio, los padres entregan los arácnidos muertos a sus recién nacidos. A medida que las crías crecen, los profesores de suricatas hacen que sus lecciones de comida sean gradualmente más difíciles, incluyendo lecciones como quitar los aguijones de los escorpiones vivos para hacerlos inofensivos y dejar que sus crías practiquen cómo despacharlos.

A medida que las crías adquieren destreza y confianza en el manejo de los escorpiones, sus maestros les traen gradualmente escorpiones más hábiles hasta que los alumnos han aprendido a quitar el aguijón con seguridad y a matar a la presa por sí mismos. 

Aunque los suricatas adultos dedican a la enseñanza un tiempo que podrían dedicar a otras actividades, este hecho les beneficia. Dado que muchos suricatas de una manada están estrechamente emparentados, mantener a más miembros del grupo a salvo y con vida perpetúa los genes de la familia.

(Relacionado: Estos 14 animales han demostrado una inteligencia asombrosa)

Lecciones de música 

Llevando el aprendizaje temprano al extremo, el ave australiana conocida como maluro soberbio comienza a enseñar a sus crías antes de nacer. La madre canta a sus huevos hasta 30 veces por hora, exponiendo a los embriones a un código musical secreto que es único para cada hembra. Una vez en el mundo, las crías utilizarán el sonido para pedir comida a la madre y al padre, que también aprende la melodía. 

En un estudio, Sonia Kleindorfer, bióloga de la Universidad Flinders de Adelaida, y sus compañeros intercambiaron huevos entre nidos de aves silvestres y descubrieron que las crías producían la llamada de la madre adoptiva que les cantaba, lo que demuestra que las crías no tienen una comprensión genética de las llamadas.

Hay una buena razón para estas lecciones de canto: los cucos suelen poner huevos en los nidos de los chochines para poder pasar la carga de incubar y criar a sus propias crías, un fenómeno llamado parasitismo de cría. Pero los padres de los cucos lo hacen demasiado tarde para que sus embriones aprendan la llamada, por lo que cuidar solo de las crías que conocen la llamada garantiza que los chochines no pierdan un tiempo y una comida valiosos en alimentar a los impostores. 

Mostrar el camino a un amigo

Cuando una hormiga de la roca encuentra una nueva fuente de alimento o un nido, guía a otra hormiga hasta allí con una técnica llamada "carrera en tándem". La hormiga experta guía a la novata a lo largo de la ruta, deteniéndose en el camino para que la estudiante pueda memorizar cada punto de referencia. El profesor confía en la retroalimentación del alumno, que afirma cuando se aprende cada lección; un toque de antena le hace saber que es hora de seguir adelante.

"La hormiga educadora hace que otro individuo se ponga de acuerdo sobre el lugar del nido, que es mucho mejor. Esto beneficiará a todas las hormigas de la colonia y les ayudará a transmitir sus genes de forma más abundante a la siguiente generación", afirma Nigel Franks, profesor emérito de biología de la Universidad de Bristol (Reino Unido), coautor de un estudio en 2006 que documentaba este comportamiento, la primera prueba publicada de un animal no humano que enseña a otro.

Franks está experimentando actualmente con robots profesores para saber qué aspectos de la educación de las hormigas son los más cruciales para el éxito.

Maniobras acuáticas arriesgadas

Dependiendo de dónde vivan, las orcas comen presas muy diferentes. En Noruega, las orcas trabajan juntas para acorralar a los bancos de arenques en grupos densos, y luego aturden a los peces con sus colas antes de darse un festín. En la Antártida, se unen para arrastrar a las focas de Weddell desde el hielo hasta sus mandíbulas. Los científicos creen que en algunas de estas situaciones únicas, los padres enseñan a sus crías a capturar presas.

(Relacionado: Sí, las orcas son capaces de matar ballenas azules, el animal más grande de la Tierra)

Frente a la Patagonia, por ejemplo, algunas orcas cazan crías de león marino en la costa varando intencionadamente. Los adultos enseñan a las crías a realizar esta peligrosa maniobra mucho antes de que empiecen a cazar, ayudando a empujar a sus alumnos de vuelta al agua cuando es necesario.

En aguas de Alaska, se ha observado que las orcas entrenan a sus crías para capturar presas por etapas, primero aturdiendo a las aves marinas con sus aletas de pico para que las crías aprendan a manejarlas y practiquen su propia técnica de golpeo.

Estas lecciones no son solo ejemplos de enseñanza, sino también de cultura, que se produce cuando un grupo acumula conocimientos sociales y los transmite a la siguiente generación, cuenta el explorador de National Geographic y fotógrafo de fauna salvaje Brian Skerry.

"No solo están enseñando a sus descendientes las habilidades que necesitarán para sobrevivir, sino que les están enseñando sus tradiciones ancestrales, las cosas que les importan".

Clase magistral de forrajeo

Los tamarinos león dorados de la Mata Atlántica de Brasil deben tomar una clase magistral de forrajeo que incluye más de 150 tipos diferentes de frutas, insectos, ranas de árbol, lagartos y otras presas.

"Si eres un niño pequeño en el bosque, ¿dónde diablos metes la mano para encontrar algo sin que te muerdan o te piquen?", dice Rapaport, que ha estudiado la enseñanza y el aprendizaje entre los tamarinos.

Por eso los adultos utilizan una llamada de "ven y cógelo" que inicialmente atrae a las crías para que les den comida, y luego las introduce en situaciones de búsqueda de alimento progresivamente más difíciles, desde reconocer un tipo de fruta hasta cavar en el agujero de un árbol en busca de una presa.

"Durante el periodo en el que los adultos realizaban este comportamiento, el éxito en la búsqueda de presas por parte de los niños se disparaba, por lo que hay pruebas circunstanciales de que funcionaba", afirma Rapaport.

Los adultos también eran más propensos a ofrecer nuevos alimentos a sus crías, dice. "Eso me indicó que los adultos prestaban atención a lo que los niños sabían y no sabían".

Rapaport también observó que los adultos realizaban lo que ella cree que es un rasgo increíble en los maestros no humanos: centrar su energía en aquellos que más lo necesitan. 

"No teníamos la metodología necesaria para decir inequívocamente que reservaban la enseñanza a los niños que aprendían lentamente, pero esa fue mi impresión", señala. "Me encantaría que alguien analizara eso con detenimiento".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Por qué algunos animales evolucionaron para inmolarse
Animales
Sin avispas no tendríamos higos: así funciona el mutualismo
Animales
De las abejas reina a los lémures: así funcionan las feromonas
Animales
¿Por qué a los animales les gusta tomar el sol?
Animales
Las feromonas: el secreto para un gato feliz

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved