La industria que hizo famosa a 'Tiger King' ya es ilegal

Una legislación histórica en Estados Unidos prohíbe acariciar cachorros, hacerse 'selfies' con tigres y criar grandes felinos como mascotas. ¿Qué significa esto para los miles de grandes felinos cautivos?

Por Dina Fine Maron
Publicado 11 dic 2022, 18:54 CET, Actualizado 22 dic 2022, 13:36 CET
Los turistas observan a un cachorro de tigre jugando con un juguete de peluche

Los turistas observan a un cachorro de tigre jugando con un juguete de peluche mientras lo acarician y le sacan fotos en el Safari de Myrtle Beach. Es posible que los visitantes desconozcan las prácticas de cría necesarias para crear estos cachorros, o lo que les ocurre a muchos tigres en cautividad cuando se hacen demasiado grandes para interactuar con el público y no pueden utilizarse para la cría o exhibición como adultos.

Fotografía de Steve Winter, Nat Geo Image Collection

La lucrativa industria de la caza de cachorros que la docuserie de Netflix Tiger King puso de actualidad pronto será ilegal en Estados Unidos. 

La Ley de Seguridad Pública de los Grandes Felinos (que se aplica a leones, tigres, leopardos, guepardos, jaguares, pumas o cualquier híbrido de esas especie) se convirtió en ley el 20 de diciembre de 2022 tras ser firmada por el presidente Joe Biden. La ley prohíbe la práctica de acariciar cachorros y cualquier nueva cría de grandes felinos para posesión privada. También prohíbe el contacto directo del público con los animales, como hacerse selfies mientras se alimenta con biberón a cachorros de tigre. 

Los zoológicos, santuarios e instituciones académicas con licencia que tengan grandes felinos podrán seguir funcionando. Las instalaciones pueden seguir exhibiendo sus animales, pero no pueden ofrecer al público experiencias prácticas. Los propietarios privados de grandes felinos también podrán conservar sus animales, pero no se permitirá su cría ni podrán obtener más felinos. Los propietarios deben notificar sus animales al Servicio de Pesca y Vida Silvestre de EE.UU. en un plazo de 180 días a partir de la aprobación de la ley.

(Relacionado: El dueño del zoo de 'Tiger King' es condenado a no exhibir más animales de por vida)

Las versiones anteriores del proyecto de ley de bienestar animal, presentado por primera vez hace una década, se estancaron hasta que apareció Tiger King. La Cámara de Representantes aprobó la ley en julio, y la Casa Blanca la apoyó públicamente

Kate Dylewsky, asesora política principal de asuntos gubernamentales del Animal Welfare Institute, afirma que la docuserie de Netflix es sensacionalista y "debería haberse centrado en el sufrimiento de los animales". Pero, añade, concienció al público sobre los problemas de bienestar animal en la industria de los cachorros de compañía y fue "en última instancia, un factor beneficioso para conseguir que el proyecto de ley cruzara la línea de meta." 

(Relacionado: Los problemas legales de los protagonistas de «Tiger King» podrían transformar la industria)

Con las licencias adecuadas, criar y exhibir grandes felinos y acariciar cachorros hasta cierta edad ha sido legal. El Departamento de Agricultura de EE.UU., responsable de hacer cumplir la Ley de Bienestar Animal, ha declarado que las instalaciones autorizadas pueden exhibir cachorros de aproximadamente ocho semanas de edad y seguir cumpliendo los requisitos reglamentarios, aunque la agencia no lo recomienda. Se ha prohibido el contacto con cachorros menores de un mes, "incluida la alimentación y manipulación en público".

Sophie, una cachorra de ocho semanas de Woody's Menagerie, desfila en una feria del condado de Oregón, Illinois, en agosto de 2018. Se calcula que 4500 grandes felinos viven en cautividad en Estados Unidos.

Fotografía de Steve Winter, Nat Geo Image Collection

Sin embargo, gran parte de la supervisión del sector ha recaído en los estados, en parte porque el USDA no regula los animales salvajes mantenidos como mascotas privadas. Según la Humane Society of the United States (Sociedad Protectora de Animales de Estados Unidos), 12 estados ya han prohibido el contacto público con los grandes felinos, otros regulan esta práctica y unos pocos no tienen ninguna normativa al respecto. La organización calcula que la inmensa mayoría de los aproximadamente 4500 grandes felinos cautivos en EE.UU. se encuentran en zoológicos de carretera, mientras que un número indeterminado se mantiene probablemente como mascotas, ya sea ilegalmente o en estados sin leyes aplicables. 

Cría interminable de cachorros

Los selfies con grandes felinos, como dejó claro Tiger King, han sido una importante fuente de ingresos. Pero los defensores del bienestar animal han criticado duramente a los dueños de los negocios por, entre otras cosas, criar cachorros a toda velocidad y separar a los recién nacidos de sus madres para las fotos turísticas.

"Es una práctica habitual utilizar a los cachorros para las fotos hasta que son demasiado grandes para sostenerlos", afirma Sara Amundson, presidenta del Fondo Legislativo de la Humane Society. "Luego se tiran o se venden, lo que no hace sino perpetuar el ciclo", afirma, y añade que los felinos no deseados a menudo languidecen en instalaciones deficientes o incluso son sacrificados. Otros acaban como mascotas en patios traseros y sótanos y pueden suponer una amenaza para la seguridad pública que las fuerzas de seguridad locales y las comunidades no están preparadas para afrontar. Según la Humane Society of the United States, desde 1990 se han producido más de 400 incidentes peligrosos con grandes felinos cautivos.  

Algunos animales desechados pueden introducirse de contrabando en el mercado negro por sus partes corporales, perpetuando la demanda de productos como el vino de hueso de tigre y la pasta medicinal, que suponen una grave amenaza para los tigres salvajes, afirma Leigh Henry, director de política de fauna salvaje del Fondo Mundial para la Naturaleza. Estos artículos se buscan en China y otros países. "Dada la falta de regulación, sería fácil que esos tigres se filtraran en el comercio ilegal de tigres", afirma.

Con la nueva ley, ya no será legal coger y abrazar a los cachorros para hacerse fotos.

Fotografía de Steve Winter, Nat Geo Image Collection

(Relacionado: Exclusiva: Las «granjas de tigres» alimentan el comercio ilegal de tigre en Asia)

Se calcula que en la actualidad sólo quedan 4000 tigres en libertad.

Según Henry, los miles de tigres cautivos en Estados Unidos han sido motivo de controversia en los debates internacionales sobre el cierre de granjas de tigres en China, Vietnam, Laos y Tailandia. Los países se han preguntado por qué Estados Unidos no ha puesto fin a su propia industria. La aprobación del nuevo proyecto de ley, dice, "elimina ese punto de desviación, y es de esperar que podamos avanzar".

Muchas instalaciones destacadas en Tiger King se han visto obligadas a entregar a sus animales por incumplir la Ley de Bienestar Animal, lo que ha disminuido el número de ofertas conocidas de acogida de cachorros. En la actualidad, sólo dos exhibidores de EE.UU. anuncian la posibilidad de acariciar cachorros para hacerse selfies, según la Humane Society, aunque puede que haya más que los ofrezcan sin promocionarlos públicamente.  

(Relacionado: España alberga el centro de rescate de animales salvajes más grande de Europa)

Amundson insta a los propietarios de grandes felinos que no quieran quedarse con sus animales después de que el proyecto de ley se convierta en ley a que los coloquen en santuarios humanitarios acreditados por la Federación Mundial de Santuarios de Animales.

Este reportaje se publicó el 12 de diciembre de 2020 y se ha actualizado el 22 de diciembre de 2022 con la promulgación de la ley.

La National Geographic Society apoya Wildlife Watch, nuestro proyecto de investigación periodística centrado en los delitos y la explotación de la fauna salvaje. Lee aquí más reportajes sobre Wildlife Watch y envía tus sugerencias, comentarios e ideas para reportajes a NGP.WildlifeWatch@natgeo.com. Más información sobre la misión sin ánimo de lucro de la National Geographic Society en natgeo.com/impact.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
El dueño del zoo de «Tiger King» pierde su licencia, pero ya planea un nuevo proyecto con animales
Animales
El dueño del zoo de 'Tiger King' es condenado a no exhibir más animales de por vida
Animales
Doc Antle, uno de los protagonistas de «Tiger King», acusado de tráfico de especies silvestres
Animales
La reapertura del zoo de «Tiger King» expone a los grandes felinos al coronavirus
Animales
Varios mercados de animales vivos son acusados de maltrato animal en San Francisco

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved