Los girasoles actúan como laxantes para las abejas, y eso es algo bueno

El polen de la flor actúa como una medicina para los abejorros afectados por un parásito desagradable.

Por Elizabeth Anne Brown
Publicado 7 dic 2022, 9:58 CET
Bombus impatiens recogiendo polen en un girasol

Un abejorro común oriental (Bombus impatiens) recoge polen en un campo de girasoles amarillos, plantas cuyo polen ayuda a los insectos a expulsar parásitos.

Fotografía de Bill Berry, Getty

Los abejorros y otros polinizadores se enfrentan a muchas amenazas, como la exposición a pesticidas, el cambio climático, la pérdida de hábitat debido a la agricultura y el desarrollo, y patógenos que hacen estragos en múltiples especies. Pero un hallazgo reciente podría estar a punto de ayudar a aligerar su carga.

Estudios previos han demostrado que el polen de girasol puede actuar como una medicina para los abejorros afectados por un parásito llamado Crithidia bombi, un organismo unicelular que se instala en el intestino de la abeja y perjudica su salud. Pero los científicos no podían explicar cómo el polen de girasol vencía al C. bombi: ¿reforzaba la función inmunitaria de las abejas o tal vez envenenaba directamente al parásito?

Una nueva investigación, publicada en el Journal of Insect Physiology, muestra que la respuesta es engañosamente sencilla. "El polen de girasol hace que los abejorros defequen mucho", afirma el autor principal, Jonathan Giacomini, lo que expulsa al parásito.

(Relacionado: Los abejorros se extinguen en una época de «caos climático»)

Los productos vegetales como el néctar y el polen son un tesoro de medicinas potenciales para los insectos que los científicos están empezando a comprender, añade. "Hay cosas naturales con las que las abejas interactúan y que pueden ser beneficiosas para ellas", afirma Giacomini. Y si modificamos el paisaje, los científicos esperan que podamos ayudar a las abejas.

Una abeja carpintera cubierta de polen de un viburno. Plantar flores autóctonas como ésta (que es originaria del este de Estados Unidos) ayuda a las abejas de varias maneras.

Fotografía de Krista Schlyer

El poder de las plantas 

Si te topas con una criatura voladora, zumbadora y peluda en el este de Norteamérica, es muy probable que se trate de un abejorro común (Bombus impatiens). Son insectos sociales que viven en colonias y adoran las grietas: construyen sus hogares en pajareras, pilas de leña, madrigueras abandonadas y hierbas densas.

Son importantes polinizadores, tanto en la naturaleza como en la agricultura, donde se crían y utilizan para polinizar cultivos como tomates y calabazas.  Al igual que otros polinizadores, los abejorros se enfrentan a muchas amenazas, y C. bombi no es ni siquiera el mayor problema de los abejorros. Por sí solo, el parásito no afecta mucho a la salud de los abejorros. Pero cuando el alimento escasea, el C. bombi puede acortar la vida de una abeja e incluso reducir el número de reinas jóvenes que puede producir una colonia.

Lynn Adler es una ecóloga evolutiva de la Universidad de Massachusetts Amherst (Estados Unidos) que estudia las interacciones entre plantas e insectos. Durante años, ella y su colaboradora Rebecca Irwin, de la Universidad Estatal de Carolina del Norte, sospecharon que los polinizadores podían estar siendo medicadas por las flores, ya que las plantas a menudo invierten compuestos químicamente activos en su néctar y polen para ayudar a que su carga genética llegue a su destino.

(Relacionado: No hemos observado a un cuarto de las especies de abejas desde la década de 1990)

Una abeja verde metálica sobre una belleza del prado en Florida.

Fotografía de Krista Schlyer

"Muchos compuestos defensivos de las plantas pueden ser medicinales en determinadas dosis", afirma Adler. Después de todo, "la mayoría de nuestros medicamentos humanos provienen de las plantas".

Giacomini descubrió el efecto del polen de girasol como estudiante de pregrado que trabajaba en el laboratorio de Adler en 2018. Desde las primeras pruebas, el polen de girasol redujo drásticamente la carga del parásito C. bombi en los abejorros orientales comunes, a menudo eliminando la infección por completo. "Nos ha sorprendido lo consistente y eficaz que ha sido el polen de girasol", dice Adler.

Sin embargo, no pudieron averiguar cómo: distintos estudios realizados a lo largo de los años descartaron que el polen reforzara la función inmunitaria y no pudieron identificar ningún compuesto químico en el polen de girasol que pudiera acabar con C. bombi.  

(Relacionado: Por qué los avispones asesinos ya no se llaman así)

"Empecé a darme cuenta de que, cada vez que hacíamos estos experimentos, las abejas alimentadas con polen de girasol estaban mucho más sucias que las que comían polen de girasol silvestre", recuerda Giacomini. Fue entonces cuando sus hipótesis se tornaron escatológicas.

Bombus fuera

Para intentar averiguar el mecanismo del efecto medicinal del polen de girasol, Giacomini, entonces estudiante de doctorado, instaló un bufé de abejorros en un laboratorio de la Universidad Estatal de Carolina del Norte.

Giacomini alimentó con polen de girasol a abejorros sanos y a abejorros infectados con C. bombi, y luego comparó sus excreciones con las de otras abejas que sólo recibieron polen de flores silvestres. Merece la pena recalcar que los abejorros no separan sus desechos sólidos y líquidos como nosotros, por lo que la caca de abejorro es una fina papilla que a menudo es de color amarillo brillante debido al polen no digerido.

"Resultó que la caca de abeja es naturalmente fluorescente bajo la luz ultravioleta", lo que facilitó enormemente la distinción entre caca y no-caca, recuerda Giacomini. "Era muy deslumbrante, casi parecía una galaxia".

(Relacionado: Descubre la miel medicinal (o "líquido milagroso") de estas abejas sin aguijón)

Independientemente de que estuvieran infectadas o no, las abejas que comían polen de girasol hacían cacas un 68% más voluminosas y un 66% más frecuentes que las abejas que sólo comían polen de girasol silvestre.

La siguiente pregunta natural era por qué el polen de girasol tenía este efecto. Hay muchas maneras de hacer que los intestinos se muevan: los laxantes osmóticos ablandan las heces con agua adicional, mientras que los laxantes estimulantes hacen que los músculos del intestino masajeen los alimentos digeridos hacia abajo y hacia fuera.

Pero las investigaciones preliminares del laboratorio Adler sugieren de nuevo una explicación sorprendentemente sencilla. La cáscara exterior del polen de girasol es muy espinosa, lo que puede irritar el revestimiento del intestino para que produzca un moco lubricante o desaloje de alguna manera al parásito. Según datos aún no publicados, Adler afirma que las abejas alimentadas sólo con la cáscara exterior experimentan las mismas alteraciones en el baño y efectos antiparasitarios, mientras que las abejas alimentadas con el núcleo de polen de girasol no.

(Relacionado: ¿Qué pasaría si desaparecen las abejas?)

Una abeja cortadora de hojas fotografiada en el Parque Nacional de las Montañas Rocosas, Colorado. Las abejas prestan un servicio vital de polinización, y las plantas producen innumerables compuestos químicos que sirven de alimento y medicina a muchos animales.

Fotografía de Krista Schlyer

Robert Paxton, profesor de zoología de la Universidad Martin Luther de Halle-Wittenberg (Alemania) que investiga los parásitos de las abejas y no participó en ninguno de los estudios sobre el girasol, afirma que el mecanismo basado en la caca concordaría con otros trabajos sobre parásitos intestinales en abejorros. Paxton señala un estudio alemán que sugiere que los parásitos que causan estragos en las abejas melíferas no pueden establecerse en los abejorros simplemente porque su tiempo de tránsito intestinal (el tiempo que tarda la comida en atravesar todo el tracto digestivo) es mucho más corto.

Paxton añade que le gustaría ver si las abejas infectadas con C. bombi se automedican comiendo polen de girasol con más frecuencia que las abejas sanas, un comportamiento documentado en abejas melíferas enfermas.

¿Es bueno para la colonia? 

Según los científicos, el girasol es sólo una de las miles de plantas que pueden tener propiedades medicinales para las abejas. La resina de plantas como el álamo o la brea puede ayudar a las abejas a combatir las infecciones fúngicas, mientras que los gestores de colonias utilizan un compuesto derivado del tomillo para ahuyentar a los ácaros Varroa. 

Y como las abejas existen desde antes de los dinosaurios, los investigadores también rastrean las plantas que utilizan los polinizadores para identificar posibles candidatos a fármacos humanos; al fin y al cabo, llevan 120 millones de años de ventaja en la investigación del polen.

(Relacionado: A las abejas también les gusta jugar a la pelota)

Peter Graystock, profesor del Imperial College de Londres (Reino Unido) que estudia los parásitos de las abejas y no participó en la investigación sobre el girasol, calificó el estudio de "elegante".

Las prodigiosas cacas del polen de girasol parecen sin duda "buenas para el individuo porque reducen su carga de parásitos", explica. Pero como C. bombi se transmite a través de las heces, tener una diarrea generalizada de abejorros puede no ser tan bueno a nivel comunitario. "Esencialmente, están liberando esporas transmisibles a un ritmo mayor", afirma Graystock. "¿Conduce esto a una transmisión más rápida del parásito por la comunidad?".

También está el elemento de la nutrición. El polen de girasol tiene menos proteínas que el de otras flores y carece de dos aminoácidos esenciales, por lo que los abejorros no pueden subsistir sólo con polen de girasol. Tanto a Paxton como a Graystock les preocupa que los inconvenientes nutricionales del polen de girasol superen los beneficios de deshacerse de los parásitos.

Pero otro estudio del laboratorio de Adler, actualmente en fase de revisión por pares, sugiere que el polen de girasol merece la pena. Como estudiante postdoctoral, Rosemary Malfi estableció colonias de abejorros sanos en 20 granjas de Nueva Inglaterra (Estados Unidos) con cantidades variables de girasol y siguió el progreso de la colonia a lo largo de una temporada.

"Para nuestro deleite, cuanto más girasol había en la granja, menor era la infección en esas colonias, tanto la intensidad de la infección" como la proporción de abejas afectadas, dice Adler. "Y lo que es más, las colonias con más girasol produjeron más reinas", un indicador clave de la salud de la colonia que determina el éxito reproductivo de la siguiente generación.

(Relacionado: Descubren en Argentina la evidencia más antigua de abejas modernas)

No es una bala de plata 

Los autores subrayan que no podemos salvar a las abejas inundando nuestros barrios de girasoles.

El equipo ha encontrado resultados mixtos del polen de girasol sobre C. bombi en otras especies de abejas: efectos moderados en dos especies estrechamente relacionadas con el abejorro oriental común y ningún efecto en una tercera. Los investigadores planean volver a lo básico y buscar diferencias anatómicas en los intestinos de las abejas que podrían explicar por qué responden de manera diferente al polen de girasol.

Mientras tanto, si te apetece ayudar a las abejas, plantar "una diversidad de flores es una buena idea", explica Irwin. Y los girasoles pueden formar parte de un surtido de flores silvestres autóctonas, pero asegúrate de conseguir una variedad con polen: los girasoles cultivados para flor cortada suelen ser estériles.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Animales
Este parásito manipula las mentes de los lobos y las ratas, y puede que también la tuya
Animales
Los vídeos de animales más espeluznantes de 'National Geographic'
Animales
A las abejas también les gusta jugar a la pelota
Animales
Cómo se hicieron las mejores fotos de fauna salvaje de 2022
Animales
Sorpresa en la comunidad científica: las criaturas marinas polinizan plantas y algas

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved