Esta ave superviviente se ha convertido en el animal número 14 000 de Photo Ark

Jolie, una urraca verde de Indochina, fue rescatada de la maleta de un traficante de animales salvajes. Su historia es emblemática de las amenazas a las que se enfrentan otras aves cantoras como ella.

Por Christine Dell'Amore
Publicado 22 may 2023, 14:15 CEST
Jolie fue rescatada de un contrabandista de animales salvajes en 2017

Jolie, que fue rescatada de un contrabandista de animales salvajes en 2017, vive ahora en el zoológico de Los Ángeles.

Fotografía de Joël Sartore, National Geographic, Photo Ark

Jolie, una urraca verde de Indochina, es un ave afortunada. Seis años después de ser rescatada del comercio ilegal de animales salvajes, este animal de brillantes colores es ahora una de las estrellas del National Geographic Photo Ark.

El proyecto, dirigido por el explorador y fotógrafo de National Geographic Joel Sartore, pretende documentar 20 000 especies que viven en zoológicos y reservas naturales de todo el mundo para llamar la atención sobre las especies en peligro y sus amenazas. Jolie es la 14 000ª incorporación al arca; la 13 000ª especie, anunciada en julio de 2022, fue el correlimos cuchareta. 

Desde su fundación en 2006, Photo Ark ha aparecido en numerosos medios de comunicación y libros, y ha inspirado un programa de becas de conservación en colaboración con la Sociedad Zoológica de Londres (Reino Unido) llamado National Geographic Photo Ark EDGE Fellows. El proyecto recibirá otro impulso de concienciación pública el 19 de mayo, Día de las Especies en Peligro de Extinción, cuando el Servicio Postal de EE.UU. lance sellos de animales que aparecen en el Photo Ark para conmemorar el 50 aniversario de la Ley de Especies en Peligro de Extinción.

(Relacionado: Este hombre tiene una misión: construir un arca fotográfica para los animales)

Jolie, un emblema contra el tráfico de animales salvajes

Jolie es "muy emblemática de uno de los principales problemas del sudeste asiático, que es el tráfico de animales salvajes", afirma Sartore. "La demanda de aves es alta, y está dando lugar a lo que llamamos bosques silenciosos. Su historia es asombrosa y desgarradora, y tristemente no es infrecuente."

En 2017, los funcionarios recuperaron 93 pájaros cantores asiáticos de la maleta de un contrabandista en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles (Estados Unidos), y Jolie es una de las únicas ocho que sobrevivieron. Ahora vive en el Zoológico y Jardín Botánico de Los Ángeles.

Según TRAFFIC, una organización sin ánimo de lucro que lucha contra el comercio ilegal, en 2022 se confiscaron en el Sudeste Asiático al menos 37 000 pájaros cantores silvestres, la mayoría en Indonesia. Las personas que compran estos animales los mantienen como mascotas o los inscriben en concursos de canto populares en algunas culturas asiáticas. Como consecuencia, las urracas verdes de Indochina están disminuyendo en toda su área de distribución en el sudeste asiático continental y China, aunque no están en peligro de extinción.

Nicholas Friedman, conservador de ornitología del Museo de la Naturaleza de Hamburgo (Alemania), señala que las aves del género Cissa, como Jolie, se encuentran entre los miembros más vistosamente emplumados (y codiciados) de la familia Corvidae, que la mayoría de los europeos y norteamericanos conocen como cuervos negros.

"La evolución ha producido algunos colores y formas realmente impresionantes en el mundo, y es una pena que nuestra especie esté eliminando animales de la naturaleza por esas mismas características", dice Friedman por correo electrónico.

"Espero que fotos como las que Joel Sartore está haciendo para National Geographic ayuden a la gente a apreciar a los animales salvajes de formas que no sean dañinas para ellos en cámara, o en un museo, pero no como mascotas ilegales".

(Relacionado: En eBay se están vendiendo murciélagos muertos y es preocupante)

Las aves cantoras necesitan nuestra ayuda

Sobre el papel, capturar aves silvestres y venderlas es ilegal en muchos países asiáticos, entre ellos Indonesia, pero las leyes rara vez se cumplen, afirma Chris Shepherd, director ejecutivo de Monitor, una organización sin ánimo de lucro con sede en Columbia Británica (Canadá) dedicada a acabar con el comercio ilegal e insostenible de especies menos conocidas. Esto se debe en parte a que no hay suficientes personas que se preocupen por el destino de las aves cantoras, que además están poco estudiadas, afirma.

"Si es difícil conseguir fondos para elefantes y tigres; prueba con una urraca verde", afirma.

Un método habitual de los cazadores furtivos es ir al bosque y poner grabaciones del canto de los pájaros, para luego atrapar a los curiosos pájaros cantores que responden en pegamento pegado a los árboles o con redes de niebla finamente tejidas.

Como sujeto fotográfico, Jolie se mostró "muy dispuesta, curiosa y valiente; se metió en nuestra carpa fotográfica sin ningún problema", afirma Sartore.

Fotografía de Joël Sartore, National Geographic, Photo Ark

Los animales pueden acabar en mercados de aves en expansión. En algunos de los mercados más grandes de Indonesia, puede haber hasta 30 000 aves en un día cualquiera, muchas de ellas muertas o enfermas, con jaulas apiladas unas encima de otras, dice Shepherd. Las aves que se llevan de contrabando a lugares más lejanos a menudo mueren después de haber sido metidas en cajas o maletas o metidas en compartimentos de autobuses o coches.

Otra especie de Cissa, la urraca verde de Java, está en peligro crítico debido al comercio ilegal. "El futuro de esta especie depende totalmente del éxito de los esfuerzos de conservación", afirma Shepherd.

"Ahora es más importante que nunca detener a los cazadores furtivos, acabar con el comercio, cerrar los mercados y hacer todo lo posible para invertir el declive" de las aves cantoras, afirma.

Para ello, es esencial que la sociedad cambie su visión del mercado negro de especies silvestres. "Debería ser socialmente inaceptable participar en el comercio ilegal de aves, y [quienes lo hacen] no deberían ser bienvenidos en los concursos de canto", afirma.

Hay destellos de esperanza, como los grupos conservacionistas indonesios que intentan proteger a sus aves autóctonas. Cikananga Wildlife Centre, un centro de rescate de Java Occidental (Indonesia), cría la urraca verde de Java para garantizar la existencia de una población cautiva en caso de que desaparezcan las aves silvestres.

Sartore sigue siendo optimista. Le animan especialmente los jóvenes que ha conocido, familiarizados con Photo Ark y la necesidad de salvaguardar las especies.

"He adoptado la filosofía de que lo único que podemos hacer es intentarlo y espero que el público responda a ello cada vez más", dice Sartore.

"Parece que la gente es cada vez más consciente del cambio climático y la pérdida de hábitats, pero el verdadero cambio es generacional; espero lo mejor".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved