El plan para rescatar a uno de los felinos más raros: el gato dorado africano

Muy poca gente ha visto alguna vez al gato dorado africano. Un nuevo programa de conservación (y algunos cerdos) podrían ayudar a evitar su muerte en trampas ilegales.

Por Christine Dell'Amore
Publicado 2 jun 2023, 12:13 CEST
El gato dorado africano, el felino menos conocido de todo el continente, está casi en peligro ...

El gato dorado africano, el felino menos conocido de todo el continente, está sin embargo casi en peligro de extinción, sobre todo debido a las trampas ilegales para capturar carne de animales silvestres en su hábitat forestal. Un gato dorado africano de color gris se desplaza por la selva tropical del Parque Nacional de Kibale, al oeste de Uganda.

Fotografía de Sebastian Kennerknecht, Minden Pictures

Por los bosques tropicales del África subsahariana se desliza un felino salvaje poco visto, de cuerpo rechoncho y musculoso y pelaje de diversos colores, como naranja, gris, negro y moteado.

El gato dorado africano es el felino menos conocido de todo el continente, y algunos guardas nunca han visto un solo ejemplar en sus tres décadas de carrera. Eso es lo que más intrigó al conservacionista Badru Mugerwa cuando empezó a estudiar esta especie de 13 kilos en 2010.

"Mi pasión surge del hecho de que no se sabe casi nada de esta especie", afirma Mugerwa, fundador y director de la organización conservacionista sin ánimo de lucro Embaka, nombre que recibe la especie de gato dorado africano en rukiga, una lengua del oeste de Uganda. "Mi propósito es reunir esta información y compartirla con el resto del mundo".

Esto es especialmente crucial, ya que las subespecies de África occidental y oriental de este tímido felino están disminuyendo, tanto por la deforestación generalizada como por quedar atrapadas en trampas ilegales destinadas a la carne de animales silvestres. La Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza considera que la especie está casi amenazada en 21 países de su área de distribución, desde Senegal hasta Kenia.

Tigri, un gato dorado africano, agazapado en el Parque Assango de LIbreville (Gabón) en 2016. Huérfano cuando era un gatito, Tigri era el único gato dorado africano conocido en cautividad en el momento en que fue fotografiado.

Fotografía de Joël Sartore, Nat Geo Image Collection

En 2012 y 2013, Mugerwa instaló una importante red de cámaras trampa en el Parque Nacional Impenetrable de Bwindi, en Uganda, que demostró que los solitarios felinos tienden a ceñirse al parque nacional y rara vez, o nunca, se aventuran en las comunidades para cazar ganado. La especie se alimenta sobre todo de pequeños mamíferos, a los que tiende emboscadas. Esos datos también revelaron que cada 16 kilómetros cuadrados de parque nacional alberga un gato dorado, un número relativamente estable, afirma.

Pero después de observar los cepos por los bosques del parque durante un año, Mugerwa hizo un descubrimiento aleccionador: 81 gatos habían muerto en las trampas ilegales para antílopes y otros animales, y sus cuerpos se pudrieron.

"Fue algo muy emotivo para mí: este hallazgo cambió mi forma de ver la conservación", dice Mugerwa. Y así fue como puso en marcha un nuevo plan para salvar al gato dorado.

Cuando Mugerwa entrevistó a ugandeses de toda el área de distribución del gato dorado, en general tenían una opinión positiva del gato dorado africano, pero sus principales preocupaciones se centraban en los ingresos y las proteínas. Así que en 2020 Mugerwa y sus colegas pusieron en marcha el programa Piglets for Bushmeat, que proporciona cerdos domésticos como alternativa a la caza ilegal.

La siembra de cerdos, como se llama, funciona así: Embaka proporciona una cerda preñada a una familia con la condición de que cuando la cerda dé a luz, la familia donará algunos lechones a sus vecinos y se comprometerá a no poner trampas para carne de animales silvestres. A partir de ahí, toda una comunidad puede criar (y comer) cerdos como principal fuente de proteínas. Desde 2020, la organización ha donado 53 animales, que ahora se han duplicado a 102 entre 62 familias, según Mugerwa.

"La idea es que los beneficios de la conservación lleguen a todos los miembros de la comunidad", afirma Mugerwa. En 2021 y 2022, su organización también proporcionó clínicas dentales móviles gratuitas a casi 500 personas cerca de Bwindi como incentivo para que la gente apoye la conservación de la vida salvaje.

Como los gatos dorados africanos suelen caer bien, Mugerwa también ha reclutado a más de 1700 personas para que se unan a los grupos de lucha contra la caza furtiva de las aldeas. Desde que se puso en marcha el proyecto de cría de cerdos, ninguna de las familias participantes ha sido sorprendida cazando furtivamente, ni por las fuerzas del orden ni por los grupos de vigilancia de la comunidad, afirma Mugerwa, lo que demuestra que el programa funciona.

Proporcionar animales a la gente para disuadirla de la caza furtiva ha tenido éxito en otras situaciones, afirma Jim Sanderson, director del programa de conservación de pequeños felinos de Re:wild y miembro del Grupo de Especialistas en Felinos de la UICN. Por ejemplo, en 2022, el Fondo Mohamed bin Zayed para la Conservación de Especies puso en marcha un programa que proporciona cabras a los habitantes de la Reserva de Caza Bire Kpatuos de Sudán del Sur, parte del área de distribución del gato dorado africano. Este proyecto ya ha conseguido reducir la caza furtiva.

"Dejan de cazar furtivamente, y cuando dejan de cazar furtivamente sus vidas mejoran. Ayuda a toda la fauna salvaje", afirma Sanderson.

(Relacionado: En busca del ciervo más raro del planeta)

"Fantasma gris"

Laila Bahaa-el-din es una de las pocas biólogas conservacionistas que ha visto vivo a un gato dorado africano.

Conduciendo por una vieja carretera maderera de Gabón una mañana de 2012, vio un animal con forma de gato. "Levanté mi cámara, hice zoom y, efectivamente, era un gato dorado. Empecé a temblar, fue un momento intenso", cuenta Bahaa-el-din, ahora consultora de conservación y especialista en cámaras trampa para la empresa suiza Intellitraps.com.

Unos años antes, cuando planeó estudiar al gato dorado africano para su doctorado en la Universidad de KwaZulu-Natal (Sudáfrica), "la gente pensaba que estaba loca", dice. "Era casi mitológico, un fantasma gris".

Decidida, instaló cámaras trampa en varias zonas del centro de Gabón, que incluía: un lugar virgen sin explotación, un bosque continuo que ya había sido explorado, un mosaico de bosque y sabana con antecedentes de tala, dos concesiones madereras y una zona de caza de una aldea. Como era de esperar, la mayor densidad de gatos se dio en el sitio prístino sin explotación forestal, con la alentadora tasa de 16 animales por cada 100 kilómetros cuadrados. Como era de esperar, Bahaa-el-din capturó el menor número de gatos en las zonas de caza, donde son frecuentes las trampas ilegales.

En Gabón hay leyes estrictas sobre la tala de árboles, como la de no talar bosques enteros, y probablemente por eso Bahaa-el-din también grabó varios gatos en las zonas de tala. "Es una revelación interesante", afirma. "Si se presiona a las empresas madereras para que hagan las cosas bien, pueden seguir obteniendo beneficios económicos y mantener al mismo tiempo cierta biodiversidad".

Esa prueba de que los felinos pueden sobrevivir en zonas de tala y otros terrenos alterados le da "mucha esperanza, de la que sentía ausencia antes de mi investigación", afirma Bahaa-el-din.

"Mientras los gobiernos pongan normas sobre los cepos, los gatos dorados tienen muchas posibilidades".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved