El escarabajo tigre de Miami se convierte en la especie número 15 000 del Photo Ark de National Geographic

El escarabajo fue redescubierto en 2007 tras más de 60 años de ausencia. Ahora, el desarrollo planificado amenaza su existencia.

Por Rachel Fobar
Publicado 29 nov 2023, 12:26 CET
Escarabajo tigre de Miami fotografiado en un estudio del zoo de Miami

Los escarabajos tigre de Miami, como este ejemplar salvaje fotografiado en un estudio del zoo de Miami, deben su nombre a su "voraz comportamiento depredador", dice un experto en insectos. Con menos de 10 milímetros de longitud, se mueven rápido y tienden emboscadas a sus presas: hormigas, escarabajos más pequeños y otros insectos.

Fotografía de Joël Sartore, National Geographic, Photo Ark

Con su exterior azul verdoso iridiscente y sus ojos redondos y expresivos, algunos dirían que el escarabajo tigre de Miami es hermoso.

Y es cierto. Pero cuando el fotógrafo Joel Sartore observa uno, también ve una carnicería.

"Cuando te acercas mucho", dice, ves "esas grandes mandíbulas dentadas que son geniales para atrapar y triturar insectos... Si fuéramos lo bastante pequeños, ese animal nos comería vivos y ni siquiera nos sentiríamos mal por ello".

No se equivoca: los escarabajos tigre de Miami no reciben su nombre por sus rayas, sino por su "comportamiento depredador altamente voraz", según Tiffany Moore, especialista en insectos del Zoo de Miami. Aunque estos feroces cazadores miden menos de 10 milímetros, se mueven rápido y tienden emboscadas a sus presas: hormigas, escarabajos más pequeños y otros insectos. El ejemplar capturado por Sartore, que fotografió en un estudio del zoo de Miami, se movía tan rápido que apenas pudo enfocar la imagen. También son escurridizos: descubiertos en la década de 1930, no se volvieron a ver hasta 2007, después de más de 60 años.

Por eso se sabe poco de este diminuto insecto, cuyo único hábitat son las roquedales de pinos del condado de Miami-Dade en Florida (Estados Unidos), explica Ragan Whitlock, abogado del Centro para la Diversidad Biológica del país. Su organización trabaja para proteger las tierras rocosas, un ecosistema aislado amenazado por el desarrollo. Al ser una de las especies más raras de la Tierra, la población del escarabajo es probablemente "excepcionalmente pequeña", según el Servicio de Pesca y Vida Silvestre de Estados Unidos.

El escarabajo tigre de Miami es la especie número 15 000 que Sartore, explorador de National Geographic, ha capturado para su proyecto Photo Ark, cuyo objetivo es documentar la rica biodiversidad de nuestro planeta y poner de relieve las especies en peligro. Empezó en 2006 con la rata topo desnuda y desde entonces ha fotografiado miles más, entre ellas la urraca verde de Indochina, la cobra árabe y la güiña, un pequeño gato moteado de Sudamérica.

Durante la pandemia de coronavirus, empezó a documentar el "mundo brutal" de los insectos. Desde entonces ha fotografiado más de 1000 especies, pero éste es el primer escarabajo que elige como especie hito.

"Aprendí mucho sobre [los insectos] durante ese tiempo, incluido el hecho de que no muestran mucha piedad entre ellos".

Un ecosistema único

Los humanos tampoco han tenido mucha piedad con los escarabajos tigre. Su hogar, los bosques de pino rocoso, llegó a cubrir antaño por más de 75 000 hectáreas en el sur de Florida, (incluida la mayor parte del condado de Miami-Dade) pero la pérdida de hábitat y la urbanización lo han fragmentado, provocando el declive de las poblaciones de escarabajos.

Fuera de los Everglades, las parcelas que quedan están fragmentadas y cubiertas de especies invasoras. El escarabajo tigre de Miami es sólo una de las más de tres docenas de especies en peligro, entre ellas la mariposa de Florida, la mariposa de Bartram y el murciélago de Florida, que viven en los pinos rocosos.

Los escarabajos tigre sólo habitan en dos lugares del condado de Miami-Dade, y la mayor de las dos poblaciones vive en una parcela llamada Richmond Pine Rocklands. Está junto al aparcamiento del zoo de Miami, donde los promotores han propuesto construir un parque acuático llamado Miami Wilds. El plan, que lleva décadas debatiéndose, es controvertido. El parque acuático propuesto se solapa con el hábitat crítico del escarabajo tigre de Miami, y hasta 2021, los escarabajos han vivido en los límites de esta propiedad, según la organización local sin ánimo de lucro Tropical Audubon Society.

"Esta es la última gran oportunidad de tener un trozo significativo de pinar rocoso y la gente sigue aporreándolo", dice George Gann, director ejecutivo del Instituto para la Conservación Regional, una organización sin ánimo de lucro con sede en Florida. "¿Podemos parar un momento y ser reflexivos?".

Gann, cuyo trabajo se financia en parte con una subvención de la National Geographic Society, está restaurando la parcela de Richmond Pine Rockland, cuya mayor parte es propiedad del condado de Miami-Dade. Él y su equipo han pasado meses haciendo fuegos controlados para eliminar las plantas que crecen en exceso, talando los pinos demasiado densos y administrando herbicidas para matar las plantas invasoras. Con un poco más de trabajo, "podríamos tener escarabajos tigre de Miami y la mariposa Bartram's scrub-hairstreak por todos estos pinares".

Los escarabajos tigre son una parte importante de este hábitat de pinares rocosos. Ayudan a mantener el ecosistema bajo control comiéndose a otros insectos, y son una especie indicadora, "lo que significa que su presencia es un indicador de un hábitat favorable, y su ausencia es un indicador de cualquier alteración de ese hábitat", dice Whitlock.

Sólo en Estados Unidos, los insectos, especialmente los polinizadores, aportan unos 70 000 millones de dólares al año a la economía (en torno a 63 000 millones de euros).

Sartore espera que si llama la atención sobre éstas y las demás especies que dependen de los pinares rocosos, la gente se anime a luchar por ellas. "Los animales pequeños cuentan tanto como los grandes", afirma. "Las hormigas y las abejas realmente permiten que nuestro mundo sea habitable".

Los productos químicos agrícolas y el desarrollo han provocado un declive masivo de los insectos en todo el mundo, afirma, pero las personas pueden ayudar de formas sencillas, como plantando un jardín de polinizadores. "Ser un buen administrador puede empezar tan fácilmente como eso".

Cuando se trata de los pinares rocosos, su conservación se reduce a una cuestión central, dice Sartore: "¿Se preocupa el público por todas las criaturas grandes y pequeñas, por los más pequeños entre nosotros? ¿Nos importa, o el desarrollo lo es todo?".

La National Geographic Society, comprometida con iluminar y proteger las maravillas de nuestro mundo, financia el Arca Fotográfica.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved