Esta estrella de mar es un feroz depredador destructor de corales y difícil de matar

Las estrellas de mar corona de espinas son depredadores carnívoros que se dan un festín con los corales y son difíciles de mantener a raya, pero los conservacionistas están contraatacando.

Por Melissa Hobson
Publicado 22 nov 2023, 15:57 CET
Estrella de mar corona de espinas caminando por los arrecifes de las Maldivas.

Estrella de mar corona de espinas caminando por los arrecifes de las Maldivas. Estas criaturas marinas son nativas de las aguas del Indopacífico, pero su creciente población amenaza los sensibles hábitats de los arrecifes de coral.

Fotografía de Reinhard Dirscherl, Alamy Stock Photo

Primero, un buceador clava una aguja en el extremo de una larga pértiga en el centro de la criatura de aspecto alienígena. A continuación, se inyecta una solución de vinagre en varios puntos antes de apartar suavemente al animal del coral donde se alimentaba.

En dos días, la solución hará efecto y el depredador quedará reducido a una masa viscosa.

En la actualidad, estas inyecciones son la única forma de eliminar las coronas de espinas (Acanthaster planci), unas estrellas de mar que se alimentan de coral.

Originarias de la Gran Barrera de Coral (Oceanía) y de los arrecifes del Indo-Pacífico, las estrellas corona de espinas son feroces depredadoras de coral. Tienen hasta 21 brazos, todos cubiertos de espinas venenosas de más de un centímetro de largo, y rezuman una baba tóxica cuando se ven amenazadas.

Cuando el ecosistema está en equilibrio, las coronas de espinas no causan daños significativos. Pero pueden producirse brotes catastróficos que devasten los arrecifes. En un brote en Japón, los buceadores tuvieron que retirar a mano 1,5 millones de depredadores.

Actualmente, las muestras de ADN ambiental indican que se avecina un brote de corona de espinas en el norte de la Gran Barrera de Coral, pero los barcos de control ya están al máximo de su capacidad para hacer frente a los brotes existentes. "Alguien debería ir allí, pero requeriría recursos adicionales para la gestión, que actualmente tienen dificultades para conseguir", afirma Sven Uthicke, ecólogo del Instituto Australiano de Ciencias Marinas.

Y aunque el cambio climático es la mayor amenaza para los arrecifes (pondrá en peligro el 99% de los arrecifes del mundo en los próximos 20 años), las nuevas estrategias para mantener a raya a estos depredadores podrían ayudar a dar a los arrecifes de coral una oportunidad de supervivencia.

(Relacionado: Un equipo de científicos descubre que las estrellas de mar pueden ver)

Depredadores sobrenaturales del coral

A pesar de que crecen más de medio metro y se presentan en tonos azules, morados, rojos y rosas brillantes, estas extrañas criaturas pueden ser difíciles de encontrar, a menudo acechando en recovecos y grietas.

Las coronas de espinas tienen un ciclo vital natural de auge-caída que puede provocar el caos. En pequeñas cantidades, no son problemáticos, pero durante un brote estos depredadores devoradores de arrecifes pueden comerse el 90% de los corales vivos de un arrecife. Los corales muertos proporcionan el hábitat perfecto para la siguiente generación: los juveniles viven en los escombros del arrecife y se alimentan de las algas que crecen allí.

"Vas a estos arrecifes después de un brote y es un cementerio. Casi todo está muerto", y un arrecife tarda entre cinco y 10 años en recuperarse por completo, afirma Mary Bonin, directora del Programa de Innovación en Control de coronas de espino de la Fundación de la Gran Barrera de Coral.

Estas estrellas de mar pueden reproducirse a un ritmo extraordinario. Una hembra puede producir más de 60 000 huevos durante una temporada de desove. Maria Byrne, bióloga marina de la Universidad de Sídney (Australia), recuerda 10 coronas de espinas en sus tanques produciendo alrededor de 1000 juveniles: "Era un desastre".

La Gran Barrera de Coral se ve especialmente afectada por los brotes, que se extienden como un reguero de pólvora por su sistema interconectado de más de 3000 arrecifes que abarcan una superficie del tamaño de Italia.

Estas explosiones de población pueden deberse a un aumento de los contaminantes, como los fertilizantes químicos que llegan al mar y crean más fitoplancton (algas diminutas) en el agua. "Las larvas de coronas de espinas se alimentan de algas, así que cuantas más algas haya, mejor les irá a las larvas de estas estrellas de mar", dice Uthicke.

La sobrepesca también puede haber reducido los depredadores naturales que suelen controlar las poblaciones de coronas de espinas. Muchas especies que podrían mantener a raya a las coronas de espinas son objeto de pesca comercial y recreativa. Las zonas protegidas de la pesca, conocidas como Zonas Verdes, sufren menos brotes.

(Relacionado: Estas esponjas marinas se dan un festín de fósiles en la cima de un volcán submarino)

¿Por qué son tan difíciles de controlar?

Las coronas de espinas adultas pueden regenerarse en cuestión de semanas, por lo que no es posible matarlos cortándolos. Cuando los investigadores cortaron una de estas estrellas de mar en dos mitades iguales, ambas se curaron casi por completo en siete semanas.

En aguas de la costa de Indonesia, un submarinista inyecta una toxina a una estrella de mar corona de espinas.

Fotografía de Nature Picture Library, Alamy Stock Photo

En su lugar, los buceadores las inyectan manualmente con vinagre o sales biliares, que matan a los animales sin añadir al medio sustancias químicas que podrían dañar a otras criaturas marinas. La solución mata a las estrellas de mar en 48 horas, y otras criaturas marinas se alimentan de los cadáveres.

Las larvas también son resistentes. "Uno de los secretos del éxito de las larvas de corona de espinas es su resistencia", afirma Byrne. Pueden clonarse a sí mismas y resistir aguas tan cálidas como para matar a los corales, lo que supone una amenaza para los corales que se recuperan tras las olas de calor marinas.

Las estrellas más jóvenes esperan (a veces durante años) a que disminuya la población adulta, cuando hay menos competencia, para madurar y empezar a comerse los corales. Byrne llama a estos juveniles que esperan a crecer sus "Peter Pans". Sacrificar a los adultos puede darles "la oportunidad de hacer la transición para convertirse en depredadores de corales", afirma.

Esperanza para el arrecife

La mejora de los métodos de estudio está ayudando a advertir antes de los brotes. Los remolques de manta (en los que un buceador es arrastrado por una embarcación y cuenta las estrellas de mar a su paso) utilizan ahora tecnología de imagen en lugar de humanos.

Para discernir si hay coronas de espinas ocultas en el agua, los científicos utilizan un pequeño dispositivo de varilla que detecta rastros de su ADN, de forma parecida a las pruebas caseras que se utilizan para detectar embarazos, niveles altos de azúcar en sangre o COVID-19. Y los investigadores están estudiando el uso de la tecnología de la imagen para atraer a las estrellas de mar a una trampa o como elementos disuasorios para ahuyentarlas: huyen con sólo oler los caracoles Tritón.

Aunque estos intentos de frenar los brotes tengan éxito, los arrecifes de la región se enfrentan a una amenaza mayor.

"Los arrecifes de coral están en peligro debido al cambio climático", afirma Byrne. "La gente apunta a las coronas de espino, pero la principal causa de mortalidad de los corales es la temperatura, y ésta afecta a todo el arrecife".

Bonin está de acuerdo: "La prioridad número uno para el arrecife es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero", afirma. Para ella, la gestión de las coronas de espinas "no consiste en matar cosas", sino en proteger todo el ecosistema de los factores de estrés climático.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved