Por qué el cambio climático sigue siendo la mayor amenaza para la salud humana

El aire contaminado y el aumento constante de las temperaturas están relacionados con efectos sobre la salud que van desde el aumento de los infartos hasta la propagación de enfermedades infecciosas y traumas psicológicos.

Publicado 18 nov 2021 16:38 CET
Unos trabajadores fumigan contra los mosquitos en una calle de Nueva Delhi, India

Unos trabajadores fumigan contra los mosquitos en una calle de Nueva Delhi, India, como medida preventiva contra la propagación del dengue, la malaria y la chikungunya. El impacto de las enfermedades transmitidas por vectores aumentará a medida que aumenten las temperaturas globales. Un editorial conjunto publicado en cientos de revistas médicas reclama la toma de medidas urgentes para reducir las emisiones.

Fotografía de Raj K Raj, Hindustan Times via Getty Images

Personas de todo el mundo están siendo testigos de primera mano del modo en que el cambio climático puede causar estragos en el planeta. El aumento constante de las temperaturas medias alimenta incendios forestales cada vez más intensos, huracanes y otras catástrofes que ya son imposibles de ignorar. Y mientras el mundo se ha sumido en una pandemia mortal, los científicos vuelven a dar la voz de alarma una y otra vez (la última, en la recientemente clausurada cumbre del clima COP26): el cambio climático sigue siendo la mayor amenaza para la salud humana de la historia.

En agosto -cuando los incendios forestales hacían estragos en Estados Unidos, Europa y Siberia- el Director General de la Organización Mundial de la Salud, Tedros Adhanom Ghebreyesus, afirmó en una declaración que "los riesgos que plantea el cambio climático podrían eclipsar los de cualquier enfermedad".

El 5 de septiembre, más de 200 revistas médicas publicaron un editorial conjunto sin precedentes que instaba a los líderes mundiales a actuar. "La ciencia es inequívoca", escriben. "Un aumento global de 1,5°C por encima de la media preindustrial y la pérdida continuada de biodiversidad suponen un riesgo de daño catastrófico para la salud que será imposible de revertir".

A pesar de los graves peligros que plantea el COVID-19, los autores del artículo de opinión opinan que los gobiernos del mundo "no pueden esperar a que pase la pandemia para reducir rápidamente las emisiones". En lugar de ello, sostienen, todos deben tratar el cambio climático con la misma urgencia que el COVID-19.

A continuación se exponen las formas en que el cambio climático puede afectar a la salud -incluidos algunos efectos menos evidentes pero aún perniciosos- y por qué los científicos afirman que no es demasiado tarde para evitar la catástrofe.

Contaminación del aire

El cambio climático está causado por el aumento de dióxido de carbono y otros gases de efecto invernadero en la atmósfera de la Tierra, sobre todo por las emisiones de combustibles fósiles. Pero la quema de combustibles fósiles también puede tener consecuencias directas para la salud humana. Esto se debe a que el aire contaminado contiene pequeñas partículas que pueden inducir accidentes cerebrovasculares y ataques cardíacos al penetrar en los pulmones y el corazón, e incluso viajar al torrente sanguíneo. Esas partículas pueden dañar los órganos directamente o provocar una respuesta inflamatoria del sistema inmunitario al intentar combatirlas. Se calcula que la contaminación atmosférica provoca entre 3,6 y 9 millones de muertes prematuras al año.

"Las cifras varían", afirma Andy Haines, profesor de cambio ambiental y salud pública de la London School of Hygiene and Tropical Medicine y autor del libro Planetary Health, publicado recientemente. "Pero todos coinciden en que es una gran carga para la salud pública". (Relacionada: Tres de cada cuatro europeos respira aire contaminado).

Una familia cena en su casa inundada en Java Central, Indonesia. Durante más de 40 años, han visto cómo sus productivas tierras agrícolas desaparecían lentamente bajo el mar. Han levantado físicamente todo lo que había en su casa para hacerle frente.

Fotografía de Aji Styawan, National Geographic

Las personas mayores de 65 años son las más susceptibles de sufrir los efectos nocivos de la contaminación atmosférica, pero muchas otras también corren peligro, afirma Kari Nadeau, directora del Centro Sean N. Parker de Investigación sobre Alergias y Asma de la Universidad de Stanford (Estados Unidos). Las personas que fuman o consumen vapeadores corren un mayor riesgo, al igual que los niños con asma.

La contaminación del aire también tiene consecuencias para los alérgicos. El dióxido de carbono aumenta la acidez del aire, lo que hace que se extraiga más polen de las plantas. Para algunas personas, esto puede significar simplemente que se enfrentan a molestos y largos brotes de alergias estacionales. Pero para otras, puede ser una amenaza mortal.

"Para las personas que ya padecen una enfermedad respiratoria, es un problema", dice Nadeau. Cuando el polen entra en las vías respiratorias, el cuerpo crea mucosidad para deshacerse de él, que puede llenarse y asfixiar los pulmones.

Incluso las personas sanas pueden experimentar resultados similares si los niveles de polen son especialmente intensos. En 2016, en el estado australiano de Victoria, una fuerte tormenta eléctrica se combinó con altos niveles de polen para inducir lo que The Lancet ha descrito como "la mayor y más catastrófica epidemia de asma por tormenta eléctrica del mundo." Fueron tantos los residentes que sufrieron ataques de asma que las salas de urgencias se vieron desbordadas, y al menos 10 personas murieron a consecuencia de ello.

El cambio climático también está empeorando los incendios forestales, y el humo de los mismos es especialmente tóxico. Según un estudio reciente, los incendios pueden ser responsables del 25% de la contaminación atmosférica peligrosa en EE.UU. Nadeau explica que el humo contiene partículas de todo lo que el fuego ha consumido a su paso, desde neumáticos de goma hasta sustancias químicas nocivas. Estas partículas son diminutas y pueden penetrar aún más en los pulmones y órganos de una persona.

(Relacionado: El peligro de la contaminación del aire)

Calor extremo

Las olas de calor son mortales, pero al principio los investigadores no veían una relación directa entre el cambio climático y los efectos nocivos de las olas de calor y otros fenómenos meteorológicos extremos. Haines afirma que el número de pruebas ha ido creciendo. "Ahora tenemos una serie de estudios que han demostrado que podemos atribuir con gran confianza los resultados sanitarios al cambio climático", afirma.

Trabajadores recogen tomates en un campo de Los Baños, California (Estados Unidos), bajo un sol abrasador. El aumento de las temperaturas no sólo afecta a la salud de la gente y a su capacidad de trabajo, sino que la agricultura en lugares como California se ve amenazada por la sequía.

Fotografía de Karla Gachet, National Geographic

Más recientemente, Haines señala un estudio publicado a principios de este año en Nature Climate Change que atribuye al cambio climático más de un tercio de las muertes relacionadas con el calor. Como informó National Geographic en su momento, el estudio descubrió que el número de víctimas era aún mayor en algunos países con menos acceso al aire acondicionado u otros factores que hacen a la gente más vulnerable al calor. 

Esto se debe a que el cuerpo humano no está diseñado para soportar temperaturas superiores a los 37 °C, afirma Nadeau. El calor puede romper los músculos. El cuerpo tiene algunas formas de lidiar con el calor, como la sudoración. "Pero cuando hace calor en el exterior todo el tiempo, no se puede hacer nada frente a eso, y los músculos del corazón y las células comienzan a morir y degradarse literalmente", dice.

Si te expones a un calor extremo durante demasiado tiempo y no eres capaz de liberar adecuadamente ese calor, el estrés puede causar una cascada de problemas en todo el cuerpo. El corazón tiene que esforzarse más para bombear la sangre al resto de los órganos, mientras que el sudor extrae del cuerpo minerales necesarios como el sodio y el potasio. La combinación puede dar lugar a infartos de miocardio y accidentes cerebrovasculares.

La deshidratación por la exposición al calor también puede causar graves daños a los riñones, que dependen del agua para funcionar correctamente. Para las personas cuyos riñones ya están empezando a fallar -sobre todo los adultos mayores-, Nadeau dice que el calor extremo puede ser una sentencia de muerte. "Esto está ocurriendo cada vez más", afirma.

Otros estudios también han establecido vínculos entre las altas temperaturas y los partos prematuros y otras complicaciones del embarazo. No está claro por qué, pero Haines dice que una hipótesis es que el calor extremo reduce el flujo de sangre al feto.

Inseguridad alimentaria

Una de las formas menos directas -pero no por ello menos perjudiciales- en que el cambio climático puede afectar a la salud es alterando el suministro mundial de alimentos.

El cambio climático reduce la cantidad de alimentos disponibles y los hace menos nutritivos.  Según un informe especial del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), el rendimiento de los cultivos ya ha empezado a disminuir como consecuencia del aumento de las temperaturas, el cambio de los patrones de precipitación y los fenómenos meteorológicos extremos. Mientras tanto, los estudios han demostrado que el aumento del dióxido de carbono en la atmósfera puede despojar a las plantas de zinc, hierro y proteínas, nutrientes que los seres humanos necesitan para sobrevivir.

Una mujer se enfrenta a fuertes vientos durante una tormenta de arena estacional en Pekín, China. Los científicos creen que la desertificación y el cambio climático influyen en su frecuencia e intensidad. La contaminación del aire es perjudicial para la salud humana.

Fotografía de Kevin Frayer, Getty Images

La desnutrición está relacionada con una serie de enfermedades, como las cardiopatías, el cáncer y la diabetes. También puede aumentar el riesgo de retraso del crecimiento en los niños, lo que puede perjudicar la función cognitiva.

El cambio climático también pone en peligro lo que comemos del mar. El aumento de la temperatura de los océanos ha llevado a muchas especies de peces a migrar hacia los polos de la Tierra en busca de aguas más frías. Haines afirma que la consiguiente disminución de las poblaciones de peces en las regiones subtropicales "tiene grandes implicaciones para la nutrición", porque muchas de esas comunidades costeras dependen del pescado para obtener una cantidad considerable de proteínas en su dieta.

Es probable que este efecto sea especialmente perjudicial para las comunidades indígenas, afirma Tiff-Annie Kenny, profesora de la facultad de medicina de la Universidad Laval de Quebec (Canadá) que estudia el cambio climático y la seguridad alimentaria en el Ártico canadiense. A estas comunidades les resulta mucho más difícil encontrar fuentes alternativas de proteínas, dice, bien porque no las hay o porque son demasiado caras. "Entonces, ¿qué va a comer la gente en su lugar?", se pregunta.

Enfermedades infecciosas

A medida que el planeta se calienta más, la región geográfica en la que viven las garrapatas y los mosquitos se amplía. Estos animales son conocidos vectores de enfermedades como el virus del Zika, el dengue y la malaria. A medida que atraviesan los trópicos de Cáncer y Capricornio, dice Nadeau, los mosquitos y las garrapatas traen más oportunidades para que estas enfermedades infecten mayores franjas del mundo.

"Antes se quedaban en esos pequeños sectores cercanos al Ecuador, pero ahora, por desgracia, debido al calentamiento del norte de Europa y Canadá, se puede encontrar el Zika en lugares que no se esperaban", dice Nadeau.

Además, las condiciones climáticas, como la temperatura y la humedad, pueden influir en el ciclo vital de los mosquitos. Haines dice que hay pruebas particularmente sólidas que demuestran que, en algunas regiones, el cambio climático ha alterado estas condiciones de manera que aumenta el riesgo de que los mosquitos transmitan el dengue.

(Relacionado: 26 datos para entender la realidad del cambio climático)

También hay varias formas en las que el cambio climático está aumentando el riesgo de enfermedades que pueden transmitirse a través del agua, como el cólera, la fiebre tifoidea y los parásitos. A veces esto sucede de una forma bastante directa, como cuando la gente interactúa con aguas sucias de las inundaciones. Pero Haines dice que la sequía puede tener efectos indirectos cuando la gente, por ejemplo, no puede lavarse las manos o se ve obligada a beber de fuentes de agua dulce de salubridad más dudosa.

Salud mental

Una repercusión común de cualquier desastre relacionado con el clima es el daño a la salud mental. La angustia causada por los cambios ambientales drásticos es tan importante que ha recibido su propio nombre: solastalgia.

Los parques solares y eólicos al oeste de Mojave (California) permiten vislumbrar el futuro. El gobierno de Joe Biden, presidente de los Estados Unidos de América, ha anunciado un plan para aumentar la producción e instalación de paneles solares del 3% de la electricidad del país al 45% en las próximas tres décadas para reducir las emisiones de carbono que contribuyen al calentamiento global.

Fotografía de David Guttenfelder, National Geographic

Nadeau afirma que los efectos sobre la salud mental han quedado patentes en sus estudios sobre las visitas a las salas de urgencias derivadas de los incendios forestales en el oeste de EE.UU. La gente pierde sus casas, sus trabajos y, a veces, a sus seres queridos, y eso tiene un efecto inmediato. "¿Cuál es el problema más grave que se produce? El psicológico", dice. Los fenómenos meteorológicos extremos, como los incendios forestales y los huracanes, provocan tanto estrés y ansiedad que, a la larga, pueden conducir a un trastorno de estrés postraumático e incluso al suicidio.

Otro factor común es que el cambio climático causa un daño desproporcionado a las personas más vulnerables del mundo. El 2 de septiembre, la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA) publicó un análisis que muestra que las comunidades de minorías raciales y étnicas están especialmente en riesgo. Según el informe, si las temperaturas aumentan en 2°C, las personas de raza negra tienen un 40 por ciento más de probabilidades de vivir en zonas con los mayores aumentos previstos de muertes relacionadas. Otro 34% tiene más probabilidades de vivir en zonas con un aumento del asma infantil.

Además, los efectos del cambio climático no se producen de forma aislada. En un momento dado, una comunidad puede enfrentarse a la contaminación del aire, la inseguridad alimentaria, las enfermedades y el calor extremo, todo a la vez. Kenny dice que eso es especialmente devastador en comunidades donde la inseguridad alimentaria y la pobreza ya son elevadas. Esta situación no se ha estudiado adecuadamente, dice, porque "es difícil captar estos choques que puede acarrear el clima".

Por qué hay motivos para la esperanza

En los últimos años, los científicos y los activistas medioambientales han empezado a presionar para que se investigue más acerca de los innumerables efectos del cambio climático sobre la salud. "Una de las cosas más sorprendentes es que ha habido una verdadera escasez de fondos para el cambio climático y la salud", dice Haines. "Por eso, algunas de las pruebas que tenemos son todavía fragmentarias".

Aun así, no se pierde la esperanza. En el Acuerdo de París de 2016, los países de todo el mundo se comprometieron a limitar el calentamiento global a menos de 2 °C -y preferiblemente a 1,5 °C - mediante la reducción de sus emisiones. "Cuando se reducen esas emisiones, se benefician tanto la salud como el planeta", afirma Haines.

Mientras tanto, científicos y activistas medioambientales han propuesto soluciones que pueden ayudar a la gente a adaptarse a los efectos del cambio climático sobre la salud. Entre ellas están las alertas tempranas de calor y los centros de refrigeración específicos, cadenas de suministro más resistentes y liberar a los centros sanitarios de la dependencia de la red eléctrica.

Nadeau sostiene que la pandemia de COVID-19 también representa una oportunidad para que los líderes mundiales piensen en grande y de forma más estratégica. Por ejemplo, la pandemia ha puesto al descubierto problemas de eficiencia y equidad que han llevado a muchos países a reestructurar sus instalaciones sanitarias. En el proceso, dice, pueden buscar nuevas formas de reducir los residuos y las emisiones, como conseguir que más hospitales utilicen energías renovables.

"Está en nuestras manos hacerlo", dice Nadeau. "Si no hacemos nada, sería un cataclismo".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Ciencia
Estas son las últimas novedades sobre las vacunas anti-COVID-19
Ciencia
¿Cuánto tiempo permanece el coronavirus dentro del cuerpo?
Ciencia
Inflamación cerebral, erupciones, ictus: así son los síntomas más raros de la COVID-19
Ciencia
¿Cómo de peligrosa es la variante Delta Plus? Esto es lo que sabemos
Ciencia
Los problemas cardíacos tras las vacunas son muy raros y a menudo se resuelven rápidamente

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2017 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved