¿Cómo sobrevivió el hebreo si no se habló durante dos milenios?

El lenguaje religioso que permaneció latente durante milenios está más vivo que nunca, utilizado por millones de personas en todo el mundo, incluida China.

Por Allie Yang
Publicado 12 may 2023, 12:33 CEST
El 'Codex Sassoon', la Biblia hebrea más antigua y completa

El Codex Sassoon, la Biblia hebrea más antigua y completa, saldrá a subasta este año. Textos religiosos como éste fueron un factor importante para mantener vivo el hebreo durante 2000 años.

Fotografía de Wiktor Szymanowicz, Anadolu Agency, Getty Images

Hoy en día, el hebreo es una lengua floreciente, utilizada por millones de hablantes en todo el mundo para comunicar todos sus pensamientos y deseos.

Esto podía parecer casi imposible hace menos de 150 años, cuando se pensaba que la lengua sólo existía en antiguos textos religiosos.

Durante unos dos milenios, el hebreo permaneció latente mientras las comunidades judías se dispersaban por el mundo y adoptaban las lenguas de sus nuevos hogares. A finales del siglo XIX, el vocabulario hebreo se limitaba a conceptos arcaicos y religiosos de la Biblia hebrea, y carecía de palabras para todo, desde "periódico" y "academia" hasta "coche".

He aquí un recorrido por el accidentado camino hacia la modernización del hebreo y los debates que rodean su continua evolución en la actualidad.

Unas niñas aprenden hebreo antiguo en Samaria, una región de la actual Palestina, a principios del siglo XX.

Fotografía de AMERICAN COLONY PHOTOGRAPHERS, Nat Geo Image Collection

El hebreo nunca murió

El pueblo judío era conocido como hebreo por su lengua, que floreció aproximadamente entre los siglos XIII y II a.C., cuando se recopiló la Biblia hebrea, también conocida como Antiguo Testamento. Los expertos creen que el hebreo se utilizó en la vida cotidiana hasta el siglo II a.C. como muy tarde.

Pero a partir del siglo II a.C., el pueblo judío se vio cada vez más marginado y oprimido. Durante el auge y la caída de Roma, la Edad Media, el Renacimiento y más allá, se vieron obligados a emigrar por Europa y adoptaron la lengua del país en el que se encontraban. También crearon nuevas lenguas, como el yiddish, que mezclaba el hebreo, el alemán y las lenguas eslavas.

Aun así, el pueblo judío era conocido como "Pueblo del Libro". Como parte de tradiciones como estudiar la Torá y leerla en voz alta, los judíos siguieron aprendiendo hebreo para leer la Biblia, y el hebreo escrito perduró durante más de un milenio sobre todo a través de la práctica religiosa.

Había excepciones: los judíos más cultos intercambiaban mensajes en hebreo, a veces entre mercaderes para dejar constancia de sus negocios, dice Meirav Reuveny, historiador de la lengua hebrea en la Universidad Hebrea de Jerusalén (Israel). Una colección de documentos del siglo X muestra que algunas mujeres, un grupo generalmente confinado a las tareas domésticas en aquella época, también escribían cartas, intercambiaban documentos legales y registraban negocios en hebreo. Entre los siglos X y XIV hubo una explosión de poesía hebrea secular en Andalucía.

Izquierda: Arriba:

Una tienda del Lower East Side de Nueva York en 1940 cubierta de carteles escritos en yiddish, que utiliza principalmente el alfabeto hebreo.

Fotografía de Charles Phelps Cushing, ClassicStock, Getty Images
Derecha: Abajo:

Un niño aprende el alfabeto hebreo como miembro de una congregación judía negra en el barrio de Harlem de Nueva York, hacia 1955.

Fotografía de Archive Photos, Getty Images

Despertando al gigante

En el siglo XIX, la mayoría de los judíos de Europa eran aún ciudadanos de segunda clase cuando surgió un nuevo movimiento que buscaba en el hebreo una forma de inspirar esperanza a través del glorioso pasado del pueblo judío, dice Reuveny. Los renovadores del hebreo querían expandir la lengua más allá de los conceptos abstractos de la Biblia: querían utilizarla para hablar de acontecimientos modernos, política, filosofía y medicina.

Entre los líderes del movimiento estaba Eliezer Ben-Yehuda, considerado el padre del hebreo moderno.

"Una sola persona no puede inventar una lengua", dice Reuveny. "Pero es un buen héroe, algo importante para un movimiento social".

Ben-Yehuda nació en 1858 en Lituania, donde los judíos sufrían una fuerte discriminación y violentos pogromos aterrorizaban regularmente a las comunidades judías. Cuando Ben-Yehuda viajó a París (Francia) en 1878, se sintió fortalecido por el creciente movimiento nacionalista judío que presenció allí.

Creía que los judíos necesitaban un país y una lengua para prosperar. Se trasladó a Jerusalén en 1881, donde él y su esposa tomaron la decisión de hablar únicamente hebreo, a pesar de que faltaban palabras para designar elementos y conceptos modernos esenciales. Criaron a su hijo Itamar Ben-Avi para que fuera el primer hablante nativo de hebreo en casi 2000 años.

Al principio, el hebreo pasó por dificultades de crecimiento: el idioma necesitaba muchas palabras nuevas. Ben-Yehuda elaboró un diccionario de nuevas palabras hebreas (incluida מילון, o milon, la palabra para diccionario). Según Reuveny, los periódicos hebreos de toda Europa también inventaron sus propias palabras.

Eliezer Ben-Yehuda lee en su escritorio poco antes de su muerte en 1922. El historiador Cecil Roth dijo célebremente: "Antes de Ben-Yehuda, los judíos podían hablar hebreo; después de él, lo hablaron".

Fotografía de Lebrecht Music & Arts, Alamy Stock Photo

Mucha gente vio esto como un cambio inoportuno: cambiar una lengua antigua y sagrada por una nueva y extraña. Los renovadores del hebreo optaron por un modo de vida difícil al hablar sólo hebreo, antes de que pudiera satisfacer las necesidades de la vida moderna.

Poco a poco, la lengua se estandarizó a principios del siglo XX. El primer diccionario de hebreo moderno se publicó completo en 1922. Se abrieron escuelas de hebreo, y después el hebreo se convirtió en la lengua de enseñanza de todas las asignaturas en las escuelas de Jerusalén (la primera en 1913).

Tras la creación del Estado de Israel en 1948, acudió gente de todo el mundo. Muchos adultos jóvenes aprendieron hebreo a través del servicio militar obligatorio de la joven nación, aunque la mayoría de las familias israelíes se convirtieron en hablantes de hebreo a lo largo de una o dos generaciones.

Hoy, de los 9,5 millones de israelíes mayores de 20 años, casi todos hablan hebreo, y el 55% es su lengua materna. En todo el mundo hay unos 15 millones de hablantes de hebreo; en Estados Unidos, 195 375.

El hebreo moderno ha cambiado significativamente, pero aún comparte claros lazos con el hebreo bíblico.

"El Rey David y yo probablemente podríamos entendernos", dice Mirit Bessire, director del programa de lengua hebrea de la Universidad Johns Hopkins (Estados Unidos), quien señala que no es tan diferente de los angloparlantes modernos que intentan entender a alguien que utiliza el inglés de Shakespeare.

Las dificultades que experimentó el hebreo en su modernización durante la época de Ben-Yehuda se repiten en las controversias actuales. El lenguaje inclusivo, como las adaptaciones no binarias, ha resultado difícil de adoptar, ya que el hebreo está muy marcado por el género, afirma Reuveny. Palabras y conceptos modernos como "gaslighting" (luz de gas) también suscitan debates sobre hasta qué punto las culturas externas afectan al idioma.

"La lengua evoluciona y crece de forma natural. Es inevitable. Lo que haga nuestra lengua no está en nuestras manos", afirma Bessire.

La lengua satisface las necesidades de sus usuarios, añade, y hoy tenemos más necesidades que nunca, ya que las redes sociales y el correo electrónico conectan a comunidades de hablantes de hebreo mucho más allá de Israel. Por ejemplo, dice Bessire, hay comunidades hebreas en China que no son judías pero que dominan el idioma por motivos profesionales.

"El hebreo es una lengua que se domina", afirma Bessire. "Es una lengua que se utiliza en la vida cotidiana, desde la tecnología hasta la medicina".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved