Escultura de un hombre con calzoncillos al estilo chipriota data de la primera mitad del siglo ...

¿Conoces el verdadero origen de la ropa interior?

El rey Tutankamon fue enterrado con 145 piezas de ropa interior diseñada para proteger y resaltar. Esta prendas han inspirado nuestros calzoncillos y bóxers modernos.

Los taparrabos son la forma más antigua de ropa interior, y las diferentes culturas antiguas tenían sus propios estilos y costumbres para su ropa interior. Esta escultura de un hombre con calzoncillos al estilo chipriota data de la primera mitad del siglo VI a.C.

Fotografía de Sepia Times, Universal Images Group, Getty Images
Por Melissa Sartore
Publicado 10 ene 2024, 15:28 CET, Actualizado 16 ene 2024, 16:36 CET

Los antiguos egipcios tenían schenti, los romanos llevaban subligaculum y el mundo medieval adoptó braies y chausses antes de la introducción de la coquilla durante el Renacimiento. A lo largo de de los tiempos y las civilizaciones, una prioridad permanecía constante: cubrir las partes íntimas del hombre.

No fue hasta mucho más tarde cuando surgieron los calzincillos y los bóxers. Al final, la historia de la ropa interior es una mezcla de practicidad, cambio y moda.

(Relacionado: Los sujetadores son más antiguos de lo que creías)

Formas antiguas y primitivas de ropa interior

La forma más antigua de ropa interior era el taparrabos. En la prehistoria, los taparrabos los llevaban hombres y mujeres, confeccionados con tiras de tela que se metían entre las piernas y se sujetaban a la cintura.

Los antiguos egipcios confeccionaban franjas triangulares de lino con cuerdas en los extremos. Los observadores modernos pueden asociar este aspecto con una falda escocesa, pero la longitud de estos schenti variaba. Los schenti los empezaron a usar los faraones y, más tarde, se extendieron entre los miembros de las clases sociales más bajas. De hecho, el faraón Tutankamon fue enterrado con 145 schenti, una gran colección de taparrabos para llevar consigo al inframundo.

Venus, la diosa del amor, luce bikini en esta estatua, copia romana en mármol del original helenístico hallado en Pompeya.

Fotografía de Azoor Photo, Alamy Stock Photo

La desnudez era mucho más aceptable en la antigua Grecia, pero incluso allí se podía ver ropa interior comparable a la de los egipcios, llamada perizoma.

Por su parte, los antiguos romanos tenían su propia ropa interior para llevar bajo la túnica, la toga o el manto: el subligaculum romano, que se usaba a mediados del siglo II d.C. y había sido adaptado de los antiguos etruscos, podía parecerse a un taparrabos o a unos pantalones cortos.

Del mismo modo, durante la Edad Media, los celtas y las tribus germánicas llevaban unos calzoncillos holgados llamados braies. No está claro si los llevaban tanto hombres como mujeres (o con qué frecuencia), pero se sabe que los hombres utilizaban un cinturón o una cuerda para sujetarlos. Algunos también llevaban chausses o polainas y, hacia el siglo XV, las dos prendas se convirtieron más o menos en una.

Estas prendas interiores acabaron dando paso a coquillas más elaboradas, diseñadas no sólo para cubrir, sino también para proteger las partes íntimas del hombre. Las braguetas se fabricaban con materiales más rígidos, se decoraban, se rellenaban y se hacían cada vez más grandes para insinuar la hombría.

(Relacionado: Cuando desteñir la ropa puede meterte en problemas: la historia desconocida del 'tie-dye')

Boxers, slips y otras innovaciones en ropa interior

Pero la necesidad de prendas de tela para llevar debajo de túnicas y similares seguía existiendo. A principios del siglo XIX, los pantalones se convirtieron en un complemento práctico para hombres y mujeres, ya que mantenían limpias las prendas exteriores al absorber la suciedad y el sudor.

En esta época también se introdujeron los trajes de unión, predecesores de los calzoncillos largos y los monos, para satisfacer las necesidades de hombres y mujeres. Los hombres podían llevar blusas y camisas por fuera, mientras que las mujeres podían prescindir de sus corsés, medias y ligueros. Esto resultó de especial utilidad en la industrialización, cuando cada vez más hombres y mujeres se fueron a trabajar a las fábricas.

Izquierda: Arriba:

Es bien sabido que el rey Enrique VIII de Inglaterra llevaba bragueta. Según la moda de la época, cuanto más grande y elaborada era la bragueta, más varonil era su portador.

Fotografía de Fine Art Images, Heritage Images, Getty Images
Derecha: Abajo:

En 1876, los hombres estadounidenses solían llevar calzoncillos como este par de pantalones largos de color crema que se ceñían a la cintura.

Fotografía de Heritage Art, Heritage Images via Getty Images

Cuando las bicicletas llegaron a las calles, los suspensorios ofrecieron un apoyo adicional a los ciclistas mientras pedaleaban por calles llenas de baches. Los primeros suspensorios (o jockstraps, llamados así por las correas que llevaban los "jockeys de bicicleta") se introdujeron en 1874. La ropa interior y los artículos deportivos siguieron unidos a principios del siglo XX gracias a Jacob Golomb y sus bañadores de cintura elástica y sus calzones de boxeo, una innovación que dio origen a los calzones de boxeo como ropa interior y que hoy conocemos como boxers.

Al principio, los boxers no fueron muy populares, pero no ocurrió lo mismo con los slips, que también se desarrollaron a principios del siglo XX. En 1928, Arthur Kneibler fue contratado por la Cooper Underwear Company, donde el "ingeniero de ropa" introdujo unos calzoncillos inspirados en los suspensorios. Los calzoncillos de jockey de Kneibler fueron un éxito inmediato cuando llegaron a las tiendas en 1935.

Las innovaciones en ropa interior de los siglos XIX y XX se basaron en marcas conocidas. Hanes aprovechó el mercado de los trajes sindicales, los esfuerzos de Golcomb se convirtieron en la empresa de ropa deportiva Everlast, y los calzoncillos de Kneibler inspiraron a Cooper para cambiar su nombre por el de Jockey. A finales de siglo, el logotipo de Fruit of the Loom también se podía encontrar en la ropa interior.

La ropa interior se generaliza

La ropa interior se convirtió en un artículo de moda en las décadas de 1950 y 1960, ya que pasó del blanco tradicional a una gran variedad de colores y estampados, y el desarrollo de tejidos como el rayón y el dacrón permitió crear nuevos estilos para hombres y mujeres.

Como resultado, los anuncios de ropa interior se hicieron más explícitos, y las braguitas de bikini y los tangas de nailon pronto acompañaron a los Tighty-Whities ( o "blanquitos apretados" que es como se llamarían más tarde en Estados Unidos los calzoncillos de Kneibler) en las campañas de marketing.

En las décadas de 1980 y 1990, el mundo se debatía en torno a la pregunta clave: ¿Boxers o slips? Los calzoncillos bóxer se hicieron cada vez más populares después de la Segunda Guerra Mundial, cuando los hombres que servían en el ejército se adaptaron a los calzoncillos estándar. Pero a medida que avanzaba el siglo, la gente empezó a preguntarse si llevarlos era beneficioso para la salud, y surgió la moda de pedir a hombres famosos, entre ellos el Presidente de EE.UU. Bill Clinton, que compartieran cuál llevaban.

Sin embargo, pronto surgió una nueva opción: los bóxers ajustados, un híbrido de los dos estilos.

Se atribuye al diseñador de Calvin Klein John Varvatos la invención de los calzoncillos bóxer ajustados a principios de los 90, aunque puede que no fuera la primera persona a la que se le ocurrió la idea. En 1992, una campaña publicitaria de Calvin Klein en la que aparecía el rapero reconvertido en actor Mark "Marky Mark" Wahlberg vestido únicamente con calzoncillos bóxer ajustados blancos de Calvin Klein hizo que despegaran. Los explícitos anuncios, realizados por el fotógrafo Herb Ritz, avivaron la polémica y, de paso, convirtieron a Calvin Klein en una marca de ropa interior muy conocida.

Desde entonces, la innovación en ropa interior ha disminuido, pero puedes estar seguro de que, cuando debute un nuevo producto, el público lo verá en todo su esplendor.

La historia tras el calzado de los exploradores de National Geographic

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved