¿De dónde viene el “truco o trato” de Halloween?

Que los niños se disfracen y vayan de puerta a puerta en los países anglosajones para recibir golosinas la noche del 31 de octubre es algo relativamente moderno, pero sus orígenes se remontan a los celtas e incluso a una antigua tradición navideña.

Por Emily Martin
El "truco o trato" se generalizó en EE.UU. después de la Segunda Guerra Mundial, impulsado por ...

El "truco o trato" se generalizó en EE.UU. después de la Segunda Guerra Mundial, impulsado por la suburbanización del país, que permitió a los niños viajar de forma segura de puerta en puerta en busca de caramelos de sus vecinos. En 2020, esa tradición tenía un aspecto diferente debido a la pandemia de coronavirus. Aquí, un actor disfrazado reparte caramelos en una experiencia de Halloween en Woodland Hills, California.

Fotografía de Mario Anzuoni, Reuters

Cada noche del 31 de octubre en Estados Unidos, Reino Unido e Irlanda (y, cada vez más, en España y el resto del mundo), los adultos esperan que llamen a su puerta niños disfrazados, con los brazos extendidos y una bolsa abierta para recibir caramelos, golosinas o chocolatinas. En los tiempos modernos, el "truco o trato" (trick or treat en inglés) se ha convertido en una tradición casi sagrada de Halloween.

Sin embargo, los historiadores afirman que el origen de esta costumbre en la que los niños piden comida a sus vecinos puede remontarse a las antiguas celebraciones celtas o incluso a una costumbre navideña ya desaparecida. Y la propia frase se remonta a los años 20, cuando las bromas de Halloween llegaban a poner en jaque a ciudades enteras. He aquí la evolución del "truco o trato".

(Relacionado: Halloween: disfraces, historia, mitos y mucho más)

El origen de Halloween

Se cree que Halloween se remonta a hace más de 2000 años cuando se celebraba Samhain, el día de Año Nuevo celta que caía el 1 de noviembre. Se creía que los demonios, las hadas y los espíritus de los muertos caminaban por la Tierra la noche anterior, cuando la separación entre el mundo de los vivos y el de los muertos era mínima.

Un grupo de personas participa en una ceremonia de puesta de sol para Samhain en Glastonbury, Inglaterra, en 2017. La fiesta celta (que más tarde se convirtió en Halloween y que suele incluir un desfile, bailes y hogueras) marca la división entre la mitad más iluminada del año, el verano, y la oscuridad del invierno.

Fotografía de Matt Cardy, Getty

Los celtas encendían hogueras y ofrecían regalos de comida, con la esperanza de ganarse el favor de los espíritus de los que habían muerto el año anterior. También se disfrazaban para que los espíritus de los muertos no los reconocieran.

Más tarde, en el siglo VII, Samhain se transformó en el Día de Todos los Santos, ya que los líderes cristianos cooptaron las fiestas paganas. Pero la noche anterior se siguió celebrando con hogueras, disfraces y desfiles bajo el nuevo nombre de Víspera de Todos los Santos (All Hallow's Eve en inglés), que con el tiempo pasó a ser conocido como "Halloween".

Los inmigrantes europeos trajeron Halloween a Estados Unidos, y la celebración se hizo popular en el siglo XIX, cuando la inmigración irlandesa-estadounidense se disparó. Sus costumbres y creencias populares se fusionaron con las tradiciones agrícolas existentes, por lo que la fiesta de Halloween perdió visibilidad, pero se mantuvo en la cosecha de otoño. Con el paso de los años, la efeméride se convirtió en una ocasión para que los niños se disfrazaran de los fantasmas que sus antepasados temían.

(Relacionado: La noche de Halloween, el Día de Todos los Santos y el Día de los Muertos: ¿Qué tienen en común?)

Una antigua fotografía muestra a una mujer joven y a cinco niños completamente disfrazados de Halloween en Lexington, Oklahoma, alrededor de 1890.

Fotografía de Photo by L Cranson via Transcendental Graphics, Getty

Cómo el truco o trato se convirtió en una tradición

Pero, ¿cómo evolucionaron esas tradiciones celtas hasta convertirse en la tradición de "truco o trato" en la que los niños se disfrazan para divertirse y no para protegerse de los espíritus?

Según la quinta edición de Holiday Symbols and Customs, ya en el siglo XVI era costumbre en Inglaterra que los pobres salieran a pedir limosna el día de Todos los Santos, y los niños acabaron por asumir la costumbre. En aquella época, era popular dar a los niños unos pasteles con cruces encima llamados "pasteles de almas" a cambio de que rezaran en su nombre.

Lisa Morton, autora de Trick or Treat: A History of Halloween, rastreó una de las primeras menciones de las celebraciones típicas de Halloween hasta una carta de la reina Victoria en la que hablaba de pasar Halloween alrededor de una hoguera en Escocia en 1869.

(Relacionado: ¿Cómo se celebra el Día de los Muertos en México?)

"Después de haber dado la vuelta al castillo", decía la carta, "el resto de las antorchas fueron arrojadas en un montón en la esquina suroeste, formando así una gran hoguera, que fue rápidamente aumentada con otros combustibles hasta formar una masa ardiente de enormes proporciones, alrededor de la cual se bailó animadamente".

Morton escribe que la gente de la clase media estadounidense a menudo estaba ansiosa por imitar a sus primos británicos, lo que explicaría una historia corta impresa en 1870 que pintaba Halloween como una fiesta inglesa celebrada por los niños con adivinación y juegos para ganar golosinas.

Sin embargo, Morton escribe que es posible que el truco o trato sea una tradición más reciente que, sorprendentemente, puede haberse inspirado en la Navidad.

Una costumbre navideña popular de los siglos XVIII y XIX, llamada belsnickling, en las zonas del este de EE.UU. y Canadá era similar al truco o trato: en ella, grupos de participantes disfrazados iban de casa en casa para realizar pequeños trucos a cambio de comida y bebida. Algunos "belsnicklers" incluso asustaban deliberadamente a los niños pequeños en las casas antes de preguntarles si habían sido lo suficientemente buenos como para ganarse una golosina. Y otras descripciones tempranas dicen que los que repartían las golosinas tenían que adivinar la identidad de las personas disfrazadas, dando comida a los que no podían identificar.

En el siglo XIX, los "trucos" (como hacer sonar las ventanas y atar las puertas) se hacían a menudo para que parecieran conjurados por fuerzas sobrenaturales. Algunas personas ofrecían caramelos como forma de proteger sus casas de los bromistas, que podían causar estragos desmontando la maquinaria agrícola y volviéndola a montar en un tejado. A principios del siglo XX, algunos propietarios empezaron a contraatacar y los legisladores animaron a las comunidades a mantener a los niños a raya con una diversión sana.

Estas bromas probablemente dieron lugar al uso de la frase "trick-or-treat". Barry Popik, un etimólogo, rastreó el primer uso de la frase en relación con Halloween hasta un artículo del periódico de Alberta de 1927 en el que se informaba de bromistas que exigían "truco o trato" en las casas.

(Relacionado: Descubre a los 'mummers', la tradición navideña irlandesa más pintoresca y diabólica)

Cómo se popularizó el truco o trato

El truco o trato se generalizó en EE.UU. después de la Segunda Guerra Mundial, cuando terminó el racionamiento y los dulces volvieron a estar disponibles. El rápido desarrollo de los barrios suburbanos, donde era más fácil que nunca que los niños se desplazaran de casa en casa, también impulsó el aumento de la tradición.

En la década de 1950, las imágenes y el merchandising de Halloween empezaron a reflejar esa popularidad, y la fiesta se volvió más consumista. Los disfraces pasaron de ser sencillos y caseros, imitando a fantasmas y piratas, a ser disfraces producidos en masa de personajes queridos de la televisión y el cine.

A medida que aumentaba la popularidad del truco o trato, a los adultos les resultaba mucho más fácil repartir caramelos envueltos individualmente que manzanas, frutos secos y golosinas caseras. Los caramelos aparecieron por primera vez en el siglo XIX en las fiestas de Halloween americanas como caramelos de los que los niños podían tirar, y ahora los caramelos se han consolidado como la "golosina" de moda.

A mediados del siglo XX, los trucos de Halloween de antaño prácticamente habían desaparecido. Los niños sólo querían caramelos y los propietarios de las casas que tuvieran luces encendidas se los daban. Los que preferían evitar por completo la entrega de caramelos mantenían las luces apagadas.

Ya con Halloween convertido en una actividad familiar inofensiva, en la década de 1960 surgieron mitos urbanos que generaron preocupación sobre si era realmente seguro que los niños aceptaran caramelos de extraños. Es difícil rastrear los orígenes de mitos urbanos como las cuchillas de afeitar en las manzanas o los caramelos con drogas, aunque en 1964, un ama de casa de Nueva York saltó a los titulares tras considerar que algunos niños que pedían dulces eran demasiado mayores y les entregaba paquetes de galletas para perros, cebos venenosos para hormigas y lijas.

Aquel incidente dio lugar a programas educativos en los que se pedía a los niños que tirasen las golosinas sin envolver, e incentivó el reparto de los caramelos comerciales envueltos, con lo que los fabricantes de caramelos salieron ganando.

El boom de los dulces en Halloween

Desde el auge del "truco o trato" tras la Segunda Guerra Mundial, el chocolate ha reinado como el dulce más popular para repartir. En 2009, Halloween se convirtió en la principal festividad estadounidense en cuanto a ventas de chocolate, y la cifra sigue creciendo.

Este día se ha convertido en la segunda fiesta comercial más importante del país, y este año se espera que los estadounidenses gasten el equivalente a unos 3000 millones de euros en dulces de Halloween, según la Federación Nacional de Minoristas. Una buena parte de ese dinero se gasta en la famosa chocolatina Reese's Peanut Butter Cups, que según el distribuidor nacional Candy Store es el caramelo de Halloween más querido en Estados Unidos.

El maíz dulce, fabricado por primera vez en la década de 1880, también sigue siendo un clásico, a pesar de que constantemente se clasifica como el dulce de Halloween menos favorito de Estados Unidos. Cada año se producen unos 15 millones de kilos de este caramelo con forma de cono de color naranja, amarillo y blanco, y la mayoría se vende para Halloween, según la National Confectioners Association.

Las ventas de caramelos se redujeron en 2020 cuando las restricciones del COVID-19 obligaron a los niños a pedir dulces en sus casas. Pero ahora, dos años después, los niños estadounidenses han vuelto a salir a la calle para pedir dulces a sus vecinos (y quizá incluso para gastar algunas bromas traviesas), como los celtas y los belsnicklers que les precedieron.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Historia
¿Qué es el Rosh Hashaná de los judíos y qué festeja?
Historia
¿Qué es la Pascua judía y qué celebra?
Historia
¿Qué fueron los 'Troubles' que perturbaron la paz social de Irlanda del Norte?
Historia
¿Qué es el Nouruz y dónde se celebra?
Historia
¿Qué celebran los judíos en Janucá?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved