Medio Ambiente

Te explicamos la crisis mundial de contaminación por plástico

Gran parte del planeta está plagado de plástico, que afecta a los animales y quizá a la salud humana. ¿Podremos limpiarlo?Monday, June 10, 2019

Por Laura Parker
Los niños juegan en la orilla de la bahía de Manila, en las Filipinas, contaminada por residuos plásticos.

La contaminación por plástico se ha convertido en uno de los problemas medioambientales más apremiantes, ya que el incremento de la producción de productos de plástico desechables supera la capacidad del mundo de hacerse cargo de ellos. La contaminación por plástico es más visible en países en vías de desarrollo de Asia y África, donde los sistemas de recogida de basuras suelen ser ineficaces o inexistentes. Pero el mundo desarrollado, sobre todo países con bajas tasas de reciclaje, también tiene problemas a la hora de recoger los desechos plásticos de forma adecuada. Los residuos plásticos son tan ubicuos que han dado lugar a iniciativas para escribir un tratado global negociado por Naciones Unidas.

¿Cómo ha ocurrido?

Los plásticos fabricados a partir de combustibles fósiles tienen más de un siglo. La producción y el desarrollo de miles de nuevos productos de plástico se aceleró tras la Segunda Guerra Mundial, lo que transformó tanto la época moderna que la vida actual sería irreconocible sin el plástico. Los plásticos revolucionaron la medicina con dispositivos que salvan vidas, posibilitaron los viajes espaciales, hicieron que coches y aviones fueran más ligeros —ahorrando combustible y disminuyendo la contaminación— y salvaron vidas con cascos, incubadoras y equipos para limpiar el agua potable.

Sin embargo, la comodidad que ofrecen los plásticos dio lugar a una cultura de usar y tirar que revela el lado oscuro de este material: en la actualidad, los plásticos de un solo uso representan el 40 por ciento del plástico producido cada año. Muchos de estos productos, como las bolsas de plástico y los envoltorios de alimentos, tienen una vida útil de minutos a horas, pero persisten en el medio ambiente durante cientos de años.

ver galería

Los plásticos en cifras

Algunos datos importantes:

  • La mitad de todos los plásticos se han fabricado en los últimos 15 años.
  • La producción ha aumentado de forma exponencial, de 2,3 millones de toneladas en 1950 a 448 millones de toneladas en 2015. Se prevé que la producción se duplicará para 2050.
  • Cada año, unos 8 millones de toneladas de residuos plásticos llegan al océano desde países costeros. Es el equivalente a colocar unas 15 bolsas llenas de basura por cada metro de costa en todo el mundo.
  • Los plásticos suelen contener aditivos que aumentan su fuerza, flexibilidad y durabilidad. Pero muchos de estos aditivos pueden extender la vida de los productos si se convierten en basura, y según algunas estimaciones, tardan en descomponerse al menos 400 años.

El movimiento de los plásticos

La mayor parte del plástico presente en el mar, el sumidero último de la Tierra, fluye desde tierra firme. La basura también es transportada hasta el mar por los ríos, que actúan como cintas transportadoras y recogen más basura río abajo. Una vez en el mar, gran parte de los restos plásticos permanecen en aguas costeras. Pero cuando entran en corrientes oceánicas, estas pueden transportarlos por todo el mundo.

En la isla Henderson, un atolón deshabitado en las islas Pitcairn aislado a medio camino entre Chile y Nueva Zelanda, un equipo de científicos encontró plásticos de Rusia, Estados Unidos, Europa, Sudamérica, Japón y China. Fueron transportados hasta el Pacífico Sur por el giro del Pacífico Sur, una corriente oceánica circular.

Los microplásticos

Una vez en el mar, la luz solar, el viento y las olas descomponen el plástico en partículas pequeñas que suelen medir menos de cinco milímetros de ancho. Estas, denominadas microplásticos, se propagan por la columna de agua y se han hallado en todos los rincones del planeta, desde el Everest, el lugar más alto, hasta la fosa de las Marianas, el punto más profundo.

Los microplásticos se descomponen en fragmentos cada vez más pequeños. Asimismo, se han descubierto microfibras de plástico en sistemas municipales de agua potable y viajando en el aire.

Perjudicial para los animales

El plástico mata a millones de animales cada año: aves, peces y otros organismos marinos. Se tiene constancia de que el plástico ha afectado a 700 especies, entre ellas especies en peligro de extinción. Casi todas las especies de aves marinas consumen plásticos.

La mayor parte de las muertes de animales son la consecuencia de pasar hambre o quedarse atrapadas. Focas, ballenas, tortugas y otros animales son estrangulados por los aparejos de pesca abandonados o anillas portabebidas. Se han detectado microplásticos en más de cien especies acuáticas, entre ellas peces, gambas y mejillones destinados a acabar en nuestros platos. En muchos casos estos trocitos atraviesan el aparato digestivo y se expulsan sin consecuencias. Pero también se han descubierto plásticos que bloqueaban los tractos digestivos o atravesaban órganos, causando la muerte. Si los estómagos se llenan de plásticos, esto reduce la necesidad de comer y provoca hambre.

Los plásticos han sido consumidos por animales terrestres, como elefantes, hienas, cebras, tigres, camellos, vacas y otros grandes mamíferos, y en algunos casos han provocado la muerte.

Algunos análisis también han confirmado daños hepáticos y celulares y alteraciones en los sistemas reproductivos, que hacen que algunas especies, como las ostras, produzcan menos huevos. Una nueva investigación ha demostrado que las larvas de peces consumen nanofibras durante sus primeros días de vida, lo que plantea incógnitas sobre los efectos de los plásticos en las poblaciones de peces.

Cómo contener la marea de plásticos

Una vez en el mar, es difícil —si no imposible— recuperar los restos plásticos. Los sistemas mecánicos como Mr. Trash Wheel, un interceptor de basura en el puerto de Baltimore, en Maryland, pueden servir para recoger fragmentos grandes de plástico, como vasos o recipientes de comida, en aguas interiores. Pero cuando los plásticos se descomponen en microplásticos y flotan por la columna de agua en mar abierto, recogerlos es casi imposible.

La solución consiste en impedir que los restos de plástico entren en los ríos y mares desde el principio, según afirman muchos científicos y conservacionistas, entre ellos la National Geographic Society. Esto podría conseguirse con mejoras de los sistemas de gestión de residuos y reciclaje, teniendo en cuenta la corta vida de los envases desechables a la hora de diseñarlos y reduciendo la fabricación de plásticos de un solo uso innecesarios.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo