¿Por qué la basura de reciclaje no siempre se recicla?

Los españoles reciclaron 677 096 toneladas de envases de plástico domésticos en 2021. Y podrían haber sido más, si hubiesen seguido los siguientes consejos.

Por Sarah Gibbens
Publicado 18 ene 2023, 15:42 CET
Planta de reciclaje en San Francisco, California

Una planta de reciclaje en San Francisco, California. El cartón y el papel son algunos de los materiales más fáciles de reciclar, mientras que el plástico es más difícil.

Fotografía de Randy Olson, Nat Geo Image Collection

Una bolsa de plástico, una caja de pizza sucia, utensilios de plástico, servilletas de papel y una lata de refresco: una sola comida para llevar puede parecer un Trivial del reciclaje.

¿Qué objetos se pueden reciclar? ¿Qué tipos de plástico van a la basura? ¿Y si el envase es grasiento?

Reciclar puede ser complicado, y las normas que regulan cómo hacerlo varían de una ciudad a otra, lo que podría ser una de las razones por las que sólo se recicla casi la mitad de la basura generada por los españoles. En países como Estados Unidos ese porcentaje baja al 32%. 

Según un informe de Cicloplast, en 2022 los españoles reciclaron 677.096 toneladas de envases de plástico en 2021 (un 10% más que el ejercicio anterior), desde botellas de plástico hasta goteros. Algunos artículos de plástico están diseñados de forma que resultan difíciles de reciclar o los recicladores tienen dificultades para encontrar personas que quieran comprar material reciclado.

Es un problema para el medio ambiente y la salud humana: todo ese plástico se descompone en trozos microscópicos y lo contamina todo, desde el océano hasta nuestro cuerpo.

Los expertos aseguran que hay cambios que puedes hacer para mejorar el reciclaje en casa y en tu comunidad.

(Relacionado: Los envases de plástico para alimentos superan a las colillas como desecho más abundante en las playas)

¿Qué plásticos puedes reciclar?

¿Quieres separar mejor la basura del reciclaje? No te dejes engañar por el triángulo de flechas entrelazadas impreso en el plástico. Esos triángulos no significan necesariamente que un artículo sea reciclable, simplemente indican su "código de resina", una de las siete categorías que denotan el tipo de plástico del que está hecho. Sólo algunas de estas categorías son aptas para el contenedor de reciclaje (más información sobre cada resina aquí).

"El plástico es extraordinariamente quisquilloso", afirma Darby Hoover, experto en reciclaje del Consejo para la Defensa de los Recursos Naturales. "Cuando se fabrica un envase o un artículo de plástico, se le añaden colorantes y aditivos que cambian sus propiedades para hacerlo tan rígido o tan flexible como se necesite. Y todos esos pequeños aditivos afectan a su punto de fusión y a su capacidad de reciclado".

Los códigos de resina plástica estaban pensados para ayudar a las instalaciones de reciclaje, pero una encuesta realizada en 2019 a 2000 estadounidenses mostró que el 68% de los participantes pensaba que el símbolo del triángulo entrelazado significaba que un producto podía reciclarse. Estos símbolos de plástico se perciben tan a menudo como indicadores de reciclabilidad que California firmó recientemente una ley que restringe su uso.

(Relacionado: Impuestos al plástico y a los vertederos: 10 claves de la nueva ley de residuos en España)

Los expertos dicen que se debe investigar qué plásticos acepta el reciclador local, pero como regla general, los plásticos etiquetados con un número uno o dos tienen más probabilidades de ser reciclados. Son los plásticos rígidos, como las botellas de agua y las de leche, y las plantas de reciclaje tienen máquinas diseñadas para limpiar, triturar y fundir este tipo de plástico.

El plástico etiquetado con un cinco, que se encuentra en ciertos tipos de botellas de alimentos y medicinas, podría reciclarse en tu ciudad, pero su aceptación varía.

Los otros plásticos (tres, cuatro, seis y siete) tienen más probabilidades de acabar en un vertedero si se tiran al contenedor de reciclaje doméstico. Entre ellos se encuentran el plástico de burbujas, las bolsas de la compra y los envases de alimentos. 

Uno de los mayores problemas es el llamado "reciclaje de los deseos", en el que deseamos que algo se pueda reciclar, lo tiramos al contenedor y cruzamos los dedos", dice Hoover.

Pero es una pérdida de tiempo. En el mejor de los casos, acaba en el vertedero. En el peor, atascan la maquinaria de reciclaje y hay que retirarlas a mano, un proceso que ralentiza las operaciones.

"Esas bolsas de plástico se enrollan alrededor de las rejillas y hay que cortarlas físicamente. Son la pesadilla de nuestra existencia", afirma Marti Matsch, subdirectora de Eco-Cycle, una empresa de reciclaje con sede en Denver (Colorado; Estados Unidos).

Matsch afirma que, de media, Eco-Cycle tiene que tirar a la basura un 10% del reciclaje que recoge porque los residentes tiran objetos que no se pueden reciclar, desde bolsas de plástico hasta ropa.

(Relacionado: 10 datos sorprendentes sobre el plástico)

¿Realmente necesitas limpiar tu reciclaje?

Otro cambio que puedes hacer para aumentar las probabilidades de que tu reciclaje llegue a buen puerto es asegurarte de mantener tu contenedor libre de contaminación por comida, suciedad o productos químicos.

El papel, por ejemplo, se procesa mejor cuando está limpio, y cualquier partícula de comida o humedad en otros artículos reciclados podría significar que ese papel nunca se recicle. Por eso, las cajas de pizza grasientas, por ejemplo, suelen ir a la basura.

(Relacionado: ¿Quieres reciclar tus restos de comida? Lee nuestra guía sobre compostaje)

Las ciudades y los pueblos suelen proporcionar a sus habitantes guías en las que se explica exactamente qué se puede reciclar. En Madrid, por ejemplo, puedes consultar diversas guías de separación de residuos. Ecoembes, una organización sin ánimo de lucro que gestiona el reciclaje de los residuos en España, cuenta con una detallada sección de guías y recomendaciones para cometer el menor número de errores posible a la hora de reciclar tus residuos.

¿A dónde va a parar el material reciclado?

La venta de material reciclado es una de las formas que tienen las comunidades de compensar los costes de recogida, clasificación y procesamiento del reciclado, por lo que una parte crucial del éxito del reciclado es encontrar un comprador para el material reciclado. Pero la demanda de ese material varía, por lo que algunas comunidades no aceptan todos los tipos de reciclado.

El aluminio reciclado es valioso porque el metal puede reciclarse una y otra vez sin degradarse, a diferencia del plástico, que a menudo se convierte en material de menor calidad y se utiliza para fabricar nuevos productos como alfombras o madera.

En general, los recicladores tienen más dificultades para encontrar compradores de plástico. Los mismos aditivos y tintes que producen diferentes formas, texturas y colores de plástico también dificultan la producción de un material que merezca la pena comprar.

"Con toda esa variación, es muy difícil encontrar compradores que tomen ese material y lo conviertan en algo nuevo, porque buscan una receta sencilla, no algo tan complicado", dice Matsch. 

Durante décadas, ese comprador fue principalmente China, que importaba millones de toneladas de plástico usado estadounidense. Pero en 2017, China aumentó sus estándares para el plástico que estaba dispuesta a comprar y dejó a los recicladores estadounidenses sin comprador.

Parte de eso fue a parar a otros países como Indonesia y México o se tiró en un vertedero.

Sin embargo, cada vez más empresas (la estadounidense Target, por ejemplo) se están comprometiendo a utilizar más materiales reciclados procedentes de plantas de reciclaje.

(Relacionado: Estamos rodeados de sustancias químicas que contribuyen al crecimiento de los miomas uterinos)

Cómo aumentar la eficacia del reciclado

Una solución, dicen los expertos en política medioambiental, son más "facturas de botellas". En los 10 estados de Estados Unidos con este tipo de leyes en vigor, se puede ver en la etiqueta de botellas de refresco con entre cinco y 15 céntimos impresos.

Esto crea un valor fijo para una botella e incentiva a los consumidores a llevarlas a un contenedor de reciclaje participante. Según un informe de 2020 sobre la basura, los estados que cuentan con un sistema de reciclaje de botellas tienen la mitad de basura que los que no lo tienen.

Los puntos de recogida también son útiles para las bolsas de plástico. Algunas tiendas de comestibles ofrecen puntos de recogida de bolsas de plástico donde es más probable que las bolsas se mantengan limpias y puedan llevarse a centros de reciclaje especializados.

(Relacionado: Las 5R de la economía circular: ¿cómo se recicla cada residuo?)

"Otra cosa muy importante es que la gente se fije en las políticas que se aplican y apoye los esfuerzos para reducir los residuos", dice Hoover. Muchas ciudades están fijando objetivos de "basura cero" que contemplan un mayor reciclaje como estrategia para evitar que los residuos acaben en los vertederos.  

Sin embargo, algunos expertos en medio ambiente afirman que debemos pensar más allá del contenedor azul (o amarillo, dependiendo de la ciudad) de reciclaje si realmente queremos frenar el flujo de contaminación por plásticos que llega al medio ambiente.

"Lo mejor que podemos hacer por los contribuyentes es generar menos residuos", afirma Judith Enck, ex administradora regional de la EPA y presidenta del grupo ecologista Beyond Plastics.

En los últimos años, algunos estados han aprobado leyes que responsabilizan a los productores de la reciclabilidad de sus productos. Estas leyes varían en su planteamiento, pero pueden exigir a un fabricante que contribuya económicamente a los centros de reciclaje o que cambie el diseño de su producto para que sea más fácil de reciclar.

Un nuevo enfoque del reciclaje que Enck quiere ver más son los programas que permiten lavar y rellenar botellas y otros envases. Cita el reciente anuncio de Coca-Cola de que intentará rellenar o reutilizar una cuarta parte de sus botellas de vidrio y plástico para 2030 como ejemplo de los cambios que deberían hacer los principales contaminadores del plástico, como la empresa de bebidas. Enck también señala iniciativas a menor escala, como una start-up que lava y rellena botellas en una máquina expendedora.

"Ese es el futuro", afirma. "Eso es lo que necesitamos".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
El nuevo biomaterial hecho con huesos de oliva que podría sustituir al plástico
Medio Ambiente
Por qué la nueva ley de plásticos de California podría cambiarlo todo
Medio Ambiente
¿Qué daños producen los microplásticos para el ser humano?
Medio Ambiente
Plásticos, vertederos y otras claves de la nueva ley de residuos en España
Medio Ambiente
El planeta se pone de acuerdo para solucionar la crisis de los residuos plásticos

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved