¿Por qué los bosques milenarios son tan importantes?

Los bosques antiguos podrían recibir protección en Estados Unidos gracias a una nueva directiva destinada a ayudar a estos árboles tan notables a sobrevivir a múltiples amenazas.

Por Craig Welch
Publicado 25 abr 2022, 11:11 CEST
Los Parques Nacionales de Sequoia y Kings Canyon, en California, son un impresionante ejemplo de bosque ...

Los Parques Nacionales de Sequoia y Kings Canyon, en California, son un impresionante ejemplo de bosque antiguo en Estados Unidos.

Fotografía de Michael Nichols, National Geographic Creative

Una de las secuoyas gigantes más antiguas del sur de California tiene más hojas que personas en China. Lleva en pie desde hace más de 3000 años, cuando en la Tierra había menos personas que en el Japón actual. Fue una semilla cientos de años antes de que Aristóteles empezara a dar clases a Alejandro Magno, y sigue viviendo hoy en día.

En la selva de Hoh, en la península olímpica del estado de Washington, por encima de los hongos y los helechos húmedos, hay abetos y cicutas verdes cubiertos de musgo que estaban vivos a finales del siglo XVI "cuando Sir Francis Bacon y Johannes Kepler reconocieron por primera vez el valor de los datos objetivos por encima de los presagios místicos", escribieron el científico Jerry Franklin y su coautora, Ruth Kirk, en The Olympic Rain Forest: An Ecological Web. Esos árboles "han estado empujando sus raíces a través del suelo y lanzando semillas al aire durante toda la existencia de la ciencia".

Se trata de ejemplos de bosques antiguos (uno húmedo y otro seco), ambos llenos de árboles antiguos con redes de raíces rodeadas de un complejo conjunto de vida por encima y por debajo del suelo. Mucho más que vincularnos a nuestro pasado, los bosques maduros y antiguos del mundo realizan asombrosas hazañas ecológicas, incluso cuando se enfrentan a todas las nuevas amenazas. Albergan una mayor diversidad de vida, conservan agua más limpia y acogen redes de comunicación sorprendentemente complicadas, formadas por hongos que transmiten mensajes entre árboles bajo tierra, incluso entre árboles de diferentes especies.

El bosque lluvioso Hoh del Parque Nacional Olímpico, en el estado de Washington, es un ejemplo de bosque antiguo y de su rica biodiversidad.

Fotografía de Jamie Pham, Alamy Stock Photo

(Relacionado: Los árboles más viejos y más altos del mundo se mueren)

Contienen mucho más carbono que los bosques más jóvenes, ayudando a protegernos de nuestras propias emisiones de combustibles fósiles. Un estudio realizado en seis bosques nacionales de Oregón demostró que el 3% de los árboles más grandes representaban el 42% del carbono forestal.

Allí donde el almacenamiento de carbono es elevado, la diversidad vegetal y animal tiende a ser más rica que en cualquier otro lugar. En Hoh, por ejemplo, cuando los investigadores suben a las copas de los árboles, a veces encuentran crías de árboles que brotan del suelo en las ramas. "El dosel del bosque tiene su propio ecosistema: hay una gran variedad de musgos y líquenes, insectos y pájaros", dice la experta en bosques antiguos Beverly Law, de la Universidad Estatal de Oregón. "Allí arriba es un mundo diferente".

Un primer paso para proteger los bosques antiguos

Hoy en día, el cambio climático amenaza más que nunca a los bosques maduros y antiguos, ya que supone un mayor riesgo de incendios forestales, sequías, calor excesivo, tormentas más fuertes e invasiones de plagas. Pero en países de todo el mundo, desde Indonesia hasta Brasil, e incluso en Estados Unidos, especialmente en Alaska, se siguen talando los bosques antiguos.

El 22 de abril de 2022, con motivo del Día de la Tierra, el presidente de Estados Unidos Joe Biden acudió a Seward Park, un parque urbano de Seattle que alberga algunos restos de bosque antiguo, para firmar una orden ejecutiva que ordena el primer inventario de los bosques maduros y antiguos del país. La orden exige a los científicos federales que detallen las amenazas específicas que se ciernen sobre cada bosque.

"En todo el país solía haber muchos más bosques como éste", dijo Biden a la pequeña multitud.

(Relacionado: Datos del Día de la Tierra: ¿Por qué se celebra? ¿Dónde empezó?)

Una serie de destacados expertos, entre ellos 135 científicos forestales, habían instado a Biden a proteger los bosques antiguos desde que llegó a la presidencia, explicando en una carta dos días antes de que firmara la orden que "los bosques más antiguos proporcionan interiores forestales frescos y sombreados para las especies sensibles y las que necesitan tiempo para migrar y adaptarse a entornos cambiantes. Los árboles grandes crean una estructura y una complejidad de hábitat vitales para los peces en peligro, otras especies acuáticas y terrestres".

Los científicos señalaron que los bosques antiguos "almacenan y liberan gradualmente agua potable limpia para millones de estadounidenses, a la vez que mitigan los impactos de las inundaciones e incendios resultantes del aumento de los fenómenos meteorológicos erráticos y severos provocados por el clima. Por último, estos bosques y árboles heredados atraen a los visitantes e inspiran asombro, apoyando las actividades recreativas y las economías rurales".

No existe una definición única de bosque antiguo, porque depende del ecosistema. Los pinos Bristlecone pueden vivir 5000 años. Otras especies arbóreas pueden vivir sólo 150 años, pero si se encuentran en bosques poco alterados por el hombre, los investigadores pueden considerarlos antiguos. Lo que estos bosques tienen en común es una complejidad siempre cambiante que favorece las simbiosis entre especies.

Hay musgos y ramas rotas e inclinadas, troncos agrietados, copas de árboles rotas, múltiples variedades de árboles, troncos caídos que albergan nuevos brotes mientras se descomponen y copas de árboles de distintos tamaños y formas. Todas estas diferencias a lo largo del tiempo han creado focos para una gran variedad de vida.

"En los bosques antiguos hay una gran diversidad de animales y plantas, y una gran diversidad de suelos", afirma Law. "Y la biodiversidad (la biodiversidad genética, la biodiversidad de las especies) es necesaria para la resiliencia. Es lo que protege a los bosques de las enfermedades y de todo lo demás. Es esencial para que la vida continúe".

"Big Lonely Doug" (El Gran Solitorio Doug), un abeto de Douglas, se encuentra solo en medio de un bosque antiguo talado en la isla de Vancouver (Canadá).

Fotografía de Cole Burston, AFP via Getty Images

(Relacionado: 10 árboles maravillosos y sus 10 maravillosas historias)

Gurú del antiguo crecimiento

Se podría argumentar que nuestra comprensión hasta ahora de los bosques antiguos comenzó realmente con Franklin, un científico de la Universidad de Washington a menudo considerado el "gurú del crecimiento antiguo". En los años 197 y 1980 empezó a investigar en las copas de los abetos Douglas del noroeste del Pacífico. Fue uno de los primeros en instar a los madereros a dejar restos de madera y ramas muertas, la compleja estructura que ayuda a los bosques antiguos a mantener la vida.

En los años 80, décadas de tala de árboles amenazaron con extinguir los búhos moteados, una especie tímida y carismática de color café que había llegado a simbolizar el complejo valor de los bosques de Washington, Oregón y el norte de California.

A principios de la década de 1990, la batalla entre madereros y ecologistas llegó a un punto álgido, y la administración Clinton recurrió a Franklin para que le ayudara a encontrar una nueva forma de gestionar los bosques. El Plan Forestal del Noroeste, aprobado en 1994, puso fin a la tala de madera en el 80% de los casi 100 000 kilómetros cuadrados supervisados por el Servicio Forestal de EE.UU. y la Oficina de Gestión de Tierras.

(Relacionado: Los anillos de llos árboles pueden usarse para datar yacimientos históricos)

Sin embargo, en lugares como la Columbia Británica de Canadá o el Bosque Nacional Tongass de Alaska, los bosques antiguos se siguen talando para obtener madera, pero también para fabricar cajas de cartón y palillos. "Eso", dice Law, "es inconcebible".

Como escribió Franklin hace más de 30 años, lo que hace que el bosque antiguo sea más importante es que es insustituible.

Un plantón de secuoya que florezca hoy no será tan maduro como los gigantes más antiguos del sur de California hasta el año 5000.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
Ante la gran oferta de proyectos de plantación de árboles, ¿cómo elegir la opción correcta?
Medio Ambiente
¿Qué hace un buscador de semillas y por qué es tan importante?
Medio Ambiente
¿Frenará la deforestación el acuerdo de la COP26?
Medio Ambiente
¿Cuál es el árbol más antiguo de la Tierra y sobrevivirá al cambio climático?
Medio Ambiente
Las fotos e historias de los árboles más espectaculares del archivo National Geographic

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved