Bebidas de soja, avena, almendras, coco... ¿cómo afectan al medio ambiente las alternativas a la leche?

Avena, soja, cáñamo y más: si quieres prescindir de los lácteos, las opciones pueden ser abrumadoras. Esto es lo que debes saber sobre los efectos medioambientales de cada sustitutivo de la leche.

Por Kieran Mulvaney
Publicado 2 dic 2022, 14:39 CET
Alternativas a la leche tradicional

La leche no láctea, como la de arroz, la de almendras y la de avena, deja una huella medioambiental mucho menor que la leche de vaca.

Fotografía de Natasha Breen, REDA&CO, Universal Images Group, Getty Images

La próxima vez que estés en el supermercado y busques ese litro de leche entera, tal vez, por el bien del medio ambiente, quizás no sería mala idea tratar de cambiar las cosas y elegir un poco de leche de soja, de avena o incluso, si puedes encontrarla, de cáñamo.

La producción de lácteos es una especie de pesadilla medioambiental. Las vacas son uno de los mayores contribuyentes agrícolas al cambio climático y a la contaminación del agua. Cada año, la vaca media eructa unos 100 kilos de metano, un gas de efecto invernadero que, aunque tiene una vida mucho más corta que el dióxido de carbono, es 28 veces más potente a la hora de calentar la atmósfera. Además, cuando el estiércol se descompone, libera más metano, así como contaminantes como el amoníaco. Los productos lácteos también requieren más de 12 veces más tierra por unidad producida que la leche de avena y utilizan 23 veces más agua dulce que la soja. Según el Fondo Mundial para la naturaleza (WWF), se necesitan 144 galones de agua (545 litros) para producir un galón de leche (3,7 litros) en Estados Unidos, casi toda ella utilizada para cultivar el pienso del ganado.

(Relacionado: ¿Pueden eliminarse los eructos de metano de las vacas mediante la cría selectiva?)

Es cierto que a millones de personas en todo el mundo les gusta la leche; la leche es una rica fuente de proteínas; las vacas son agradables. Y, al menos en Estados Unidos, la industria láctea ha reducido significativamente su huella medioambiental en las últimas décadas, principalmente reduciendo el número de vacas y aumentando el rendimiento, entre otras medidas.

Afortunadamente, las leches de origen vegetal están apareciendo cada vez más en el caso de los lácteos. Según el informe 2021 Plant-Based State of the Industry Report [Informe sobre el estado de la industria de las bases vegetales], elaborado por el Good Food Institute (GFI), las ventas de leche vegetal en Estados Unidos crecieron un 4% el año pasado, hasta alcanzar los 2600 millones de euros. Y aunque algunas de esas leches obtienen mejor puntuación que otras en términos de impacto medioambiental, incluso las que requieren más tierra y consumen más agua lo hacen tan bien o mejor que los productos lácteos, afirma Priera Panescu, de GFI. "En general, las leches vegetales son sin duda la opción más ecológica", afirma.

Pero, ¿cuál es la menos perjudicial? Desde un punto de vista puramente medioambiental, las distintas leches tienen sus propios puntos fuertes y débiles. Echemos un vistazo.

(Relacionado: El impuesto a los gases de las vacas llega a Nueva Zelanda)

Los ganaderos neozelandeses han protestado enérgicamente contra la propuesta de su Gobierno de aplicar un impuesto a las emisiones de metano del ganado. En la imagen, rebaño de vacas lecheras en Whataroa.

Fotografía de Hedgehog House, Picture Press, Redux

Las principales alternativas a los lácteos


Almendras

Ventajas: La leche de almendras, la alternativa vegetal más popular, tiene una de las contribuciones más bajas de gases de efecto invernadero por unidad de cualquier leche. Es inferior a la de la avena, el arroz o la soja, en gran medida porque los huertos de almendras capturan y almacenan el carbono por encima y por debajo del suelo, en los sistemas de raíces. Además, según un estudio de 2015, el uso de los coproductos de la almendra (como la biomasa del huerto y las cáscaras) como combustible y alimento para animales podría hacer que las almendras fueran neutras en carbono o incluso negativas.

Contras: El cultivo de almendras requiere mucha agua. Según un estudio, se necesitan 11 litros para cultivar una sola almendra de California. Además, el 80% del suministro mundial de almendras se cultiva en California, donde el agua escasea y las sequías se han convertido en una forma de vida.

La polinización de los almendros es también una lucha creciente; se calcula que el 70% de las abejas comerciales de Estados Unidos son necesarias para ello. Sin embargo, se cree que cada vez mueren más abejas porque el exceso de trabajo las hace más susceptibles a la exposición a pesticidas y parásitos.

Coco

Ventajas: La cantidad de agua utilizada en la producción de la leche de coco es extremadamente favorable en comparación con casi todas las demás opciones. La contribución de las plantaciones a los gases de efecto invernadero es también insignificante, dado que los cocoteros almacenan carbono, como todas las plantas.

Contras: Los cocos se cultivan a veces como un solo cultivo, llamado monocultivo, lo que puede perjudicar la biodiversidad y la calidad del suelo. La creciente demanda de cocos está provocando la deforestación en algunas zonas. Como los cocos se cultivan en zonas tropicales, sobre todo en Indonesia, el transporte de los productos de coco utiliza muchos combustibles fósiles. Además, en algunas zonas, la recolección de los cocos plantea problemas de mano de obra e incluso de bienestar animal. Comprueba si los productos de coco llevan la etiqueta de Comercio Justo.

Avena 

Ventajas: La leche de avena obtiene una gran puntuación en todos los ámbitos. Un estudio (aunque encargado por la industria) descubrió que, en comparación con los productos lácteos, es responsable de un 80% menos de emisiones de gases de efecto invernadero, un 80% menos de uso de la tierra y un 60% menos de energía. Además, utiliza aproximadamente el 18% del agua dulce que necesita el arroz, el 13% de la de las almendras y sólo el 7,5% de la de los lácteos.

Contras: La mayor parte del cultivo de avena es un monocultivo a gran escala, aunque la mayor parte se destina a la alimentación del ganado y no a la bebida. Un informe de 2018 del Grupo de Trabajo Ambiental encontró el pesticida glifosato en todos los alimentos que analizó que contenían avena, resultado de que los agricultores rociaron un pesticida denominado Roundup en la avena antes de la cosecha. Sin embargo, Oatly, el mayor productor de productos lácteos de avena, asegura que su proveedor no utiliza glifosato.

Arroz

Ventajas: La leche de arroz requiere menos terreno que la de soja o la de almendras, y mucho menos que la de productos lácteos.

Contras: Su producción utiliza casi tanta agua como la leche de almendras, y sus emisiones de gases de efecto invernadero superan a las de todos, excepto a los lácteos, en gran medida porque las bacterias que crecen en los arrozales emiten mucho metano. Algunas leches de arroz también pueden contener arsénico, y los fertilizantes utilizados para su cultivo pueden contaminar los cursos de agua.

Soja

Ventajas: Las emisiones de gases de efecto invernadero de la soja están al mismo nivel que las de la leche de almendras, pero apenas utiliza una décima parte del agua que necesitan las almendras. Dora Marinova, profesora de sostenibilidad de la Universidad de Curtin, en Australia Occidental, señala que "la soja ha sido calificada como la "planta milagrosa", ya que contiene todos los aminoácidos esenciales que el ser humano necesita, y porque también ayuda a fijar el nitrógeno del suelo". La soja, al igual que otras legumbres, toma el nitrógeno de la atmósfera y lo convierte en compuestos que la vida animal y vegetal puede utilizar.

Contras: El mayor problema de la soja es, con mucho, su necesidad de espacio, en concreto, la ubicación de algunas de esas tierras: El desmonte de tierras para la producción de soja contribuye a la deforestación del Amazonas. Un estudio reveló que un litro de leche de soja requiere aproximadamente una milla cuadrada de tierra.

Sin embargo, Panescu señala que "cuando miramos a la soja como culpable del monocultivo de la deforestación, tenemos que recordar que una gran cantidad de ella se destina a la alimentación animal, no a la producción de leche. Unas 14 calorías alimentadas a las vacas producen aproximadamente una caloría de leche para que nosotros la consumamos. Así que, en lugar de ir a la vaca, podemos utilizar esas calorías directamente para el consumo humano" con leches de origen vegetal.

(Relacionado: Las macrogranjas: ¿nos podemos permitir ese lujo climático?)

Las alternativas más prometedoras


Otras plantas ofrecen beneficios potencialmente aún mayores. La leche de avellana requiere menos agua que la de almendra, ya que los frutos secos se cultivan en zonas con mayor pluviosidad y se polinizan de forma cruzada por el viento, no por las abejas. Los guisantes también crecen en climas húmedos y, como la soja, fijan el nitrógeno en el suelo. La leche de guisante es, también como la soja, rica en proteínas.

Y luego está el cáñamo. Los beneficios medioambientales de la leche de cáñamo son tales que Marinova y su colega Diana Bogueva se han referido a ella como una revolución. El cáñamo necesita más agua que la soja, pero menos que las almendras y los lácteos; sus profundas raíces mejoran la estructura del suelo; y la planta crea sombra, limitando el crecimiento de las malas hierbas y obviando la necesidad de fertilizantes. Además, las partes de la planta que no van a la leche pueden tener todo tipo de usos, desde telas hasta papel y alternativas al plástico.

(Relacionado: ¿Qué contenían los biberones prehistóricos?)

Entonces, ¿cuál es la mejor opción como alternativa a la leche?

La elección, en última instancia, depende de ti. Pero, subraya Panescu: "Si podemos utilizar cultivos que requieran menos agua, como la soja y la avena, eso podría tener beneficios ambientales aún más positivos. Así que, definitivamente, creo que la soja y la avena destacan desde el punto de vista medioambiental, así como el cáñamo y otras opciones que nos permiten valorizar todo el cultivo y reducir en gran medida el desperdicio de alimentos".

"En general, las leches vegetales son mucho, mucho mejores que la leche de vaca".

Y hay más

Las opciones no terminan necesariamente ahí. ¿Y si quieres los beneficios medioambientales de las leches vegetales pero prefieres no renunciar al sabor y el perfil nutricional de los lácteos? Marinova señala que los investigadores están haciendo progresos con la leche cultivada en laboratorio. Sin embargo, dice, "para que la leche cultivada en laboratorio sea realmente sostenible con una menor huella de carbono, tendría que producirse sólo con fuentes de energía renovables y su huella hídrica tendría que reducirse".

Mientras tanto, una empresa llamada Nobell Foods ha desarrollado una cepa de soja que puede producir caseína, que es la principal proteína de la leche de vaca. Potencialmente, puede que al final no nos encontremos con una elección difícil, dice Panescu.

"Si tiene éxito, podríamos disfrutar de leches de origen vegetal que tienen exactamente las mismas propiedades nutricionales y la misma textura que la leche de vaca", dice. "Y realmente quiero estar en un mundo en el que podamos cultivar los productos que nos gustan de una manera humana a través de los cultivos y hacerlo de una manera que sea planetariamente saludable, y saludable para nosotros".

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Medio Ambiente
Así ha sido el resurgir de las granjas isleñas aztecas en Ciudad de México
Medio Ambiente
Bio, eco y orgánico: ¿Qué diferencia hay entre las etiquetas ecológicas y qué indican?
Medio Ambiente
El confinamiento aumenta la presencia de insectos polinizadores en las ciudades
Medio Ambiente
El impuesto a los gases de las vacas llega a Nueva Zelanda
Medio Ambiente
Cada vez estamos más cerca de poder cultivar alimentos en la oscuridad

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved