La propagación del coronavirus a nivel mundial está afectando a los viajes. Mantente al corriente de lo que científicamente se conoce de este brote>>

De desierto tóxico a parque natural. ¿Qué ha pasado?

Tras una limpieza de casi 50 millones de euros, las flores y la fauna han sustituido a los productos químicos y los coches oxidados en un rincón del Parque Nacional del Valle de Cuyahoga, en Ohio, Estados Unidos.

Por Shannon Bohle
Publicado 3 may 2022, 10:55 CEST
Gracias a una limpieza multimillonaria de varios años, lo que antes era un vertedero tóxico se ...

Gracias a una limpieza multimillonaria de varios años, lo que antes era un vertedero tóxico se ha convertido en una zona llena de flores y fauna en el Parque Nacional del Valle de Cuyahoga, en Ohio. Muchos parques nacionales contienen entornos que han sido saneados y recuperados.

Fotografía de Chris Davis, National Park Service

Un depósito de chatarra que albergaba coches oxidados y miles de barriles de productos químicos tóxicos rezumantes acaba de incorporarse a un conocido parque nacional estadounidense. El antiguo vertedero de Krejci, una parcela de 182 000 metros cuadrados que funcionó de 1948 a 1980, se abrió al público en diciembre como parte de una adición de 809 000 metros cuadrados al Parque Nacional del Valle de Cuyahoga, una franja de 133 kilómetros cuadrados que serpentea entre Cleveland y Akron (Ohio).

En los últimos 16 años, este rincón de tierra cerca del río Cuyahoga ha pasado de ser un emplazamiento de Superfondo (programa gubernamental destinado a la limpieza de enclaves tóxicos en Estados Unidos) a un humedal repleto de aves y plantas. Es el más extenso y costoso de los cientos de proyectos de recuperación y rehabilitación en curso supervisados por el Servicio de Parques Nacionales (NPS).

Su trabajo convierte las zonas tóxicas (dejadas tras la extracción de carbón, la extracción de petróleo o el vertido de residuos peligrosos) en oasis seguros y agradables al aire libre. "Prácticamente todos los parques nacionales del sistema tienen un lugar contaminado", dice Veronica Dickerson, directora de la División de Cumplimiento y Limpieza Ambiental del Servicio de Parques Nacionales. "La gente piensa en bichos, conejitos y hermosos paisajes asociados a los parques nacionales, pero yo gestiono 13 de los proyectos más sucios del servicio de parques".

Millones de personas visitan cada año los variados e impresionantes paisajes del NPS. Pocos se dan cuenta de que muchos parques no empezaron como espacios naturales prístinos. El Gran Cañón tuvo una mina de uranio en su borde sur; los lugares de extracción de cobre y arsénico solían contaminar lo que ahora es el Parque Nacional Joshua Tree. Los parques nacionales son paisajes que crecen y evolucionan y que, con el tiempo, han recibido o adquirido nuevas parcelas que requerían ser saneadas.

En la actualidad, las nuevas hectáreas del Parque Nacional del Valle de Cuyahoga ofrecen a los viajeros la posibilidad de adentrarse en un espacio natural renovado. Así pasó de ser una ruina a un triunfo medioambiental.

La contaminación inspira un movimiento y un parque en Ohio

Después de que el contaminado río Cuyahoga se incendiara por decimotercera vez el 22 de junio de 1969, revistas como Time y National Geographic publicaron artículos y fotos que detallaban la crisis ecológica de la zona. La indignación nacional que siguió catapultó a Cleveland al centro del nuevo movimiento medioambiental estadounidense, ayudando a crear la Agencia de Protección Medioambiental en 1970 y a aprobar la Ley de Agua Limpia de 1972.

Una foto de 1985 muestra el vertedero de Krejci, un lugar tóxico del Superfondo que ha sido rehabilitado y reabierto como parte del Parque Nacional del Valle de Cuyahoga.

Fotografía de of NPS Collection

La Ley de Aguas Limpias inspiró tanto a organismos gubernamentales como a grupos de voluntarios para limpiar las vías fluviales de todo Estados Unidos. También impulsó la creación del Área Nacional de Recreación Cuyahoga, de 133 kilómetros cuadrados, que el NPS designó en 1974 para proteger y restaurar una cuarta parte de la longitud del río Cuyahoga. Fue nombrado parque nacional en 2000. 

(Relacionado: Este río canadiense es ahora legalmente una persona).

El NPS sigue comprando terrenos privados adyacentes a los parques nacionales y áreas de recreo, eliminando las estructuras hechas por el hombre y los peligros ambientales con el objetivo de restaurar las áreas a su estado natural. Eso es lo que hizo en 1985 en el Área Recreativa Nacional de Cuyahoga, cuando adquirió el astillero Krejci, que había sido explotado por John Krejci. Sr., y su familia durante más de 30 años.

De sitio del Superfondo a humedal

Un estudio de la Agencia de Protección Ambiental descubrió que el vertedero de Krejci estaba contaminado con residuos tóxicos y peligrosos, como PCB, benceno, cadmio y plomo.

En 1997, el gobierno de EE.UU. interpuso una demanda de "Superfund", una acción legal que puede responsabilizar económicamente a los contaminadores. Se levantaron vallas, señales y barricadas, y comenzó el largo proceso de revertir los daños.

Una foto de 2006 muestra el vertedero de Krejci tras la retirada de la tierra tóxica. Los barrancos resultantes tuvieron que ser apuntalados como parte de una limpieza de entre 50 y 60 millones de dólares.

Fotografía de of NPS Collection

(Relacionado: Descubre por qué los barcos turísticos podrían salvar los legendarios humedales de Ciudad de México).

"El río aquí estaba muerto. No con pocos peces, sino sin peces. Tenía cero oxígeno en algunos lugares", dice Chris Davis, ecologista de plantas del Parque Nacional del Valle de Cuyahoga. "Krejci era un 'desierto biológico', es decir, casi nada podía vivir en la zona".

La EPA administra los lugares del Superfondo, obligando a las partes responsables de la contaminación a financiar la limpieza. Para el emplazamiento de Krejci, seis empresas, entre ellas Ford y General Motors, desembolsaron entre 47 y 57 millones de euros. "El coste total fue exorbitante; fue la mayor limpieza con diferencia de la historia del Servicio de Parques Nacionales", dice Davis.

Los esfuerzos de limpieza y recuperación comenzaron poco después de que se resolviera el caso del Superfondo en 2002. Ford pagó y organizó la retirada de 375 000 toneladas de tierra contaminada en 2002, para lo que fue necesario excavar con máquinas hasta una profundidad de casi ocho metros. El servicio de parques comenzó a naturalizar la zona en 2012, nivelando el suelo y recreando unos 14 000 metros cuadrados de humedales estacionales y plantando hierbas nativas, flores silvestres y juncias.

El renacimiento de un paraíso natural

En la actualidad, el antiguo vertedero de Krejci es un lugar de renovación medioambiental. Situado en la región central del parque, es un pantano estacional lleno de plantas y animales que rebosa de flores silvestres, salamandras de Jefferson, sapos americanos, águilas calvas y becadas.

"Si alguien está interesado en la restauración del hábitat, no hay mejor lugar", dice Davis. "Esto era un páramo tóxico hace sólo unas décadas. Encontrar hoy esta diversidad de especies allí es notable".

Los humedales y las flores silvestres estacionales dominan ahora el antiguo vertedero de Krejci.

Fotografía de Chris Davis, National Park Service

Todavía no existen senderos, instalaciones o puentes oficiales en los acres de Krejci. Por ahora, la mejor manera de ver el vertedero convertido en tierra de ensueño es conducir por la carretera de Hines Hill entre las cataratas Brandywine y el centro de visitantes de Boston Mill. Un aparcamiento en el lado este de la carretera da acceso a un pequeño sendero en la zona; Davis lo llama "un lugar agradable y tranquilo para contemplar la naturaleza".

Es solo uno de los muchos lugares restaurados y recuperados dentro del parque nacional. Casi tres millones de personas lo visitaron en 2021 para recorrer en bicicleta y a pie el camino de sirga del Canal de Ohio y Erie, navegar en canoa por el río o hacer fotos de las cataratas de Brandywine, una cascada de 2,5 metros de altura que se precipita por un desfiladero. 

(Relacionado: Los 10 parques naturales más espectaculares de España).

Uno de los primeros esfuerzos de restauración en el parque del Valle de Cuyahoga tuvo lugar en 1984, cuando los miembros del Sierra Club del área de Cleveland y Akron trabajaron con el NPS para limpiar otro desguace de automóviles. Esos esfuerzos dieron lugar a la popular zona de Beaver Marsh en la mitad sur del parque. Ahora, es uno de los lugares más visitados del parque, donde los corredores, ciclistas y caminantes cruzan un paseo marítimo de 172 metros de largo para ver a los castores que construyen presas o a las tortugas pintadas que se mecen en medio de los nenúfares.

Peg Bobel, miembro de Sierra Club, recuerda aquella limpieza original. "La contaminación visible en el río era simplemente desgarradora", dice. "El movimiento ecologista de base y las leyes nacionales que se aprobaron fueron de la mano".

Shannon Bohle es una escritora de tecnología y ciencia de Ohio cuyo trabajo ha aparecido en Nature y en el Journal of the Medical Library Association. Síguela en Twitter.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
¿Puede la energía solar salvar la emblemática capital de las casas flotantes de la India?
Viaje y Aventuras
Este río canadiense es ahora legalmente una persona (y no es el único)
Viaje y Aventuras
El río griego hacia el "inframundo" que es un sueño para los turistas en busca de aventuras
Viaje y Aventuras
Cómo las excursiones de observación de tortugas ayudan a la conservación
Viaje y Aventuras
Filadelfia, la meca de los murales con más de 4000 obras de arte urbano

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved