¿Pueden las canciones salvar una lengua en peligro de desaparecer?

Un movimiento liderado por la música está revitalizando la lengua garífuna en Centroamérica. En Belice, los viajeros están invitados a participar.

Por Stephanie Vermillion
Publicado 22 jul 2022, 12:50 CEST
Cantantes, bailarines y tamborileros garífunas actúan en Hopkins, un pequeño pueblo del distrito de Stann Creek, ...

Cantantes, bailarines y tamborileros garífunas actúan en Hopkins, un pequeño pueblo del distrito de Stann Creek, en Belice. Los garífunas utilizan la música para revivir su lengua en peligro de extinción. Un nuevo sendero cultural ofrece a los viajeros una forma de experimentar y apoyar este importante movimiento cultural.

Fotografía de Roijoy, Getty Images

La biodiversidad y sus célebres lugares de buceo y submarinismo atraen a los aventureros a la barrera de coral de Belice, uno de los éxitos de la conservación en Centroamérica. Pero hay otro impresionante movimiento de restauración en marcha en tierra firme: la lucha por revivir una lengua en peligro de extinción.

Durante siglos, los afroindígenas garífunas de Centroamérica han mantenido viva la historia oral de su cultura a través de la lengua nativa de sus antepasados. Sin embargo, décadas de modernización, una formación desordenada en la lengua nativa en las escuelas garífunas, los matrimonios mixtos entre culturas y la ridiculización de los jóvenes que hablan la lengua, hicieron que el garífuna fuera incluido en el Atlas de Lenguas en Peligro de la UNESCO en 2001. En la actualidad, los lingüistas estiman que quedan unos 100 000 hablantes.

Hopkins, un pequeño pueblo de pescadores en la costa del distrito de Stann Creek, suele considerarse el epicentro de la cultura garífuna en Belice.

Fotografía de Hemis, Alamy Stock Photo

La amenaza de la extinción de las lenguas no es nueva. Algunos lingüistas calculan que cada dos semanas muere una lengua, ya que algunas se convierten en herramientas dominantes para el intercambio social y económico, mientras que otras quedan relegadas a los márgenes.

Pero también hay formas de salvar las lenguas en peligro de desaparecer. La clave está en que no hay que pensar en la lengua como algo conservado, "sino como parte de su presente y su futuro", dice Liliana Sánchez, lingüista y profesora de la Universidad de Illinois en Chicago, Estados Unidos.

Eso es exactamente lo que están haciendo los garinagu (pueblo garífuna). Durante las dos últimas décadas, los artistas garífunas han utilizado una piedra angular de su cultura (la música de baile) para inspirar a los jóvenes garinagu a aprender y compartir su lengua materna. Ahora, con un nuevo proyecto de Ruta Turística Garifuna en Belice, los viajeros pueden experimentar y apoyar también el renacimiento cultural.

(Relacionado: Estas cotorras desarrollaron nuevos dialectos en cautividad. ¿Pueden entenderlas sus parientes salvajes?)

Una cultura orgullosa

Según la historia oral, los garinagu descienden de un grupo de africanos occidentales que sobrevivieron al naufragio de su barco negrero en el mar Caribe en el siglo XVII. Los supervivientes llegaron a nado a la isla de San Vicente, que ahora forma parte del país caribeño de San Vicente y las Granadinas. Pasaron más de un siglo asentándose y casándose con la población indígena caribe-araucana de la isla, creando finalmente la cultura garífuna

Un bailarín garinagu interpreta el jankunu para una multitud en Dangriga, Belice. La actuación satírica es una mezcla de canto, mímica y baile.

Fotografía de Edwin Remsberg, VWPics, Redux

Durante casi 100 años, los garinagu lucharon contra la colonización de San Vicente. Los británicos tomaron la isla a finales del siglo XVIII y exiliaron a los garinagu supervivientes a Honduras. Desde aquí, se dispersaron por Nicaragua, Guatemala y Belice, donde, como cultura centrada en la pesca, se asentaron en comunidades costeras.

Alvin Laredo, un guía turístico garífuna de la aldea de Barranco, en el sur de Belice, dice que los garinagu modernos necesitan algo más que historias, sino la propia lengua, para comprender la valiente postura de sus antepasados contra la esclavitud. Sin ella, dice, su cultura nunca estará completa. "Si se pierde la lengua, se pierden las raíces", dice. "Desmantelará todo lo que los antepasados han trabajado".

(Relacionado: Descubiertas en Nicaragua urnas con restos humanos de 1000 años de antigüedad)

El Colectivo Garifuna actúa en el Festival de Jazz y Patrimonio de Nueva Orleans en el hipódromo de Fair Grounds en abril de 2016. Durante las actuaciones de jankuku, los hombres llevan trajes coloniales y máscaras blancas para burlarse de sus esclavizadores británicos.

Fotografía de Josh Brasted, WireImage, Getty Images

Laredo añade que gran parte de la historia de los ancestros se transmite no sólo con palabras, sino con canciones y bailes, como el jankunu. En esta danza satírica, interpretada junto a los tambores durante las fiestas de Navidad y Año Nuevo, los garinagu llevan máscaras blancas y trajes coloniales para burlarse de los amos ingleses de la esclavitud.

El poder del canto

Algunos elementos de la cultura garífuna (como la música, la danza y la lengua) fueron incluidos en 2001 en la lista de Obras Maestras del Patrimonio Oral e Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO. Por esa misma época, los músicos y activistas culturales garífunas urdieron un plan: crear melodías irresistibles, cantadas íntegramente en garífuna, para animar a los jóvenes garinagu a abrazar la cultura y aprender el idioma.

Las actuaciones de Jankunu suelen tener lugar durante las celebraciones de Navidad y Año Nuevo. Las mujeres pueden cantar con el grupo, pero tocar los tambores y bailar es exclusivo de los varones garífunas.

Fotografía de Kacie Crisp, Getty Images

O, como dijo el cantante, compositor y Artista de la Paz de la UNESCO Andy Palacio, de Belice, en una entrevista de 2007: Hacer que la cultura garífuna sea "cool".

El rock de punta hizo precisamente eso. La punta tradicional se basa en gran medida en los tambores y las maracas, con sonidos que recuerdan a los de los antepasados africanos de los garinagu. La paranda, otro estilo musical garífuna clásico, añade la guitarra a las melodías, lo que alude a la influencia centroamericana de la cultura.

El rock de punta es "el que realmente explota", dice Laredo. Es similar a la punta, pero con un teclado, una guitarra eléctrica y vientos, la mezcla perfecta para triunfar en el escenario mundial.

Palacio, líder del renacimiento cultural, reunió a músicos garífunas de toda Centroamérica para formar la banda Garifuna Collective en 2007. Sus letras garífunas enviaron un poderoso mensaje: es hora de defender nuestra cultura.

Después de múltiples giras mundiales y premios internacionales de música, el Colectivo Garifuna "puso al garifuna en el mapa internacional, y llevó a Belice con él", dice Laredo. Aunque Palacio falleció en 2008, sus letras, y el trabajo de los activistas musicales garífunas de toda Centroamérica, encendieron una llama cultural para el garinagu en todo el mundo.

"La música hizo que me intrigara la cultura; se convirtió en una identidad", dice Kevin Ramírez, músico y productor garífuna afincado en Nueva York, donde sus padres, ambos garífunas, emigraron desde Honduras. Ramírez creció aprendiendo sobre la cultura de su familia, pero, como garífuna estadounidense, luchó por comprender su identidad. "Soy negro, pero los negros estadounidenses no me acogían porque hablaba español; hablaba español, pero los latinos no me acogían porque soy negro".

El Colectivo Garifuna toca en el Festival Paleo en Nyon, Suiza, en 2017. La banda fue formada en 2007 por el cantante garífuna Andy Palacio para ayudar a revitalizar la música garífuna y llevarla al público internacional.

Fotografía de Loona, Abaca, Sipa USA, AP

(Relacionado: Así es la meca del rap que ha surgido en la cuna del jazz y el blues)

Encontró un sentido de pertenencia tras visitar Honduras y asistir a espectáculos de música garífuna en directo; estos viajes le inspiraron para fundar Hagucha Records, uno de los principales sellos discográficos garífunas de la actualidad. Su historia de recuperación cultural, de perfeccionamiento y difusión de la cultura y la lengua a través de la canción, refleja el camino de muchos artistas garífunas contemporáneos.

Por ejemplo, el músico James Lovell, que adoptó la lengua a los 16 años para seguir los pasos de su músico beliceño favorito y renovador cultural, Pen Cayetano, "el rey del punta rock". Lovell pasó a formar parte de un esfuerzo popular más amplio para enseñar la lengua en Nueva York. Cada vez son más las clases de lengua garífuna que se imparten por Internet.

(Relacionado: ¿Qué fue el punk y por qué asustaba tanto a la gente?)

Otro grupo de músicos se inspiró en el mensaje de Palacio: los fundadores de Battle of the Drums, una competición musical internacional en Belice. Este renombrado grupo ayuda a las escuelas primarias y secundarias de Belice a enseñar la cultura y la lengua garífuna a través de la música, una estrategia tomada por otros profesores de idiomas que enseñan el garífuna a través de las canciones.

¿Salvará la música a la lengua garífuna? El tiempo lo dirá. El garífuna sigue estando en la lista de lenguas en peligro de desaparecer de la UNESCO, actualizada por última vez en 2010. Y, como aprendieron los hawaianos al revitalizar su propia lengua tras la colonización, este tipo de renacimiento es un camino largo y de varias generaciones.

El papel de apoyo del turismo

El renacimiento de la lengua garífuna tiene un nuevo y bienvenido impulso: la Ruta Turística Garifuna de Belice, que se lanzó formalmente en marzo de 2022. Al igual que las trilladas experiencias culturales mayas del país, esta ruta es el primer impulso colectivo de Belice para promover las experiencias turísticas garífunas. En lugar de seguir un modelo turístico de "bailarines en centros turísticos", los garinagu invitan a los viajeros a experimentar y conectar con ellos donde viven, y en sus términos.

La iniciativa, financiada con una subvención y encabezada por la Oficina de Turismo de Belice y la Organización de Turismo del Caribe, incluye 50 negocios de propiedad garífuna en Dangriga y Hopkins, dos centros culturales de la costa sur de Belice. A medida que la ruta crezca, los organizadores esperan añadir más negocios locales a la mezcla. 

Las experiencias van desde tomar clases de música en el Centro de Tamborileo Lebeha de Hopkins hasta admirar el arte tradicional en la Galería de Arte y Artesanía Garinagu de Dangriga. Los objetivos para la finalización de la ruta en 2024 incluyen la formación de guías turísticos y la expansión a otras ciudades garífunas.

El turismo por sí solo no salvará una lengua; un renacimiento sostenible debe arraigar en los propios hablantes nativos. Pero el turismo puede proporcionar una motivación eficaz para retener la lengua: los ingresos. Sánchez dice que más oportunidades económicas, junto con el orgullo de su identidad cultural, podrían ayudar a motivar a los jóvenes garinagu a seguir aprendiendo la lengua.

Hay otro lugar, quizá inesperado, en el que Laredo y Ramírez encuentran esperanza para el futuro de la cultura de sus antepasados: TikTok, donde los vídeos de rock punta con nuevas interpretaciones de las canciones y bailes tradicionales garífunas han conseguido un total de 800 millones de visualizaciones, y siguen aumentando.

Dónde experimentar la cultura garifuna de Belice

  • Pueblo de Barranco, distrito de Toledo: Disfrute de las actuaciones de punta, las clases de cocina y los lugares de interés cultural en el sur de Belice, en Barranco, un pueblo tradicional garífuna y lugar de nacimiento de Palacio.
  • Centro de percusión Lebeha, Hopkins: Aprenda a tocar el tambor, bailar y cantar como un garinagu en el Lebeha Drumming Center, un local de música en vivo situado en el corazón de Hopkins.
  • Black & White Garifuna Restaurant, Ambergris Caye: Pruebe la comida garífuna y aprenda sobre la cultura en el Black & White Garifuna Restaurant, el principal centro cultural garífuna en el lugar de vacaciones más popular de Belice, Ambergris Caye.

Stephanie Vermillion es periodista de viajes y actividades al aire libre, cineasta y fotógrafa. Sigue sus aventuras en Twitter e Instagram.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
Danza hula de Hawái: una historia de apropiación, corrupción y renacimiento
Viaje y Aventuras
Descubre la historia maya a lo largo de la primera travesía de México
Viaje y Aventuras
Visita estos parques nacionales de Estados Unidos con los pueblos indígenas que primero los llamaron hogar
Viaje y Aventuras
¿Qué es el Bloomsday y por qué se celebra tanto en Irlanda?
Viaje y Aventuras
¿Qué antiguos secretos se esconden bajo esta desconocida ciénaga irlandesa?

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved