Descubre el Tokaido, la célebre ruta ancestral de Japón

Ahora que Japón se reabre al turismo, es el mejor momento para explorar el Tokaido, una importante carretera que inspiró las humorísticas guías de viaje tipo manga y una de las obras de arte más famosas del país.

Por Rob Goss
Publicado 28 sept 2022, 13:56 CEST
El monte Fuji se eleva más allá del paso de Satta, una de las varias paradas ...

El monte Fuji se eleva más allá del paso de Satta, una de las varias paradas de la carretera de Tokaido, que antaño se extendía 513 kilómetros desde Tokio hasta Kioto.

Fotografía de Yuga Kurita, Getty Images

Allá por 1650, cuando el shogunato Tokugawa de Japón iniciaba la persecución de los samuráis, un sacerdote budista y su acompañante partieron de Tokio, entonces llamada Edo, en una caminata de varios cientos de kilómetros hacia el oeste por la carretera japonesa de Tokaido hasta Kioto. Viajando como muchos bajo los auspicios de una peregrinación, la pareja siguió el camino más importante de la época a lo largo de la escarpada costa, a través de montañas boscosas y sobre ríos caudalosos.

En la ruta, degustaron las delicias locales y contemplaron famosos lugares de interés: templos, santuarios, castillos y la belleza simétrica del monte Fuji. También tuvieron percances: en un momento dado fueron perseguidos por un perro de cola rizada.

El Tokaido fue la inspiración del artista Utagawa Hiroshige para su serie de 53 Estaciones del Tokaido, que incluye este panel del Paso de Satta (alrededor de 1833/34).

Fotografía de Heritage Art, Heritage Images, Getty Images

Sin embargo, a diferencia de otros viajeros, estos dos hombres no eran reales; eran los protagonistas de una guía ficticia de seis volúmenes llamada Tokaido Meishoki (Lugares famosos del Tokaido, 1797). En ella, el autor Asai Ryoi, un sacerdote budista que había viajado por el Tokaido, utilizaba las aventuras, a menudo humorísticas, de sus protagonistas para presentar a los lectores la cultura local, las costumbres y la información histórica centrada en la carretera. También incluía dibujos sencillos de tipo manga (casi 150 años antes de que se acuñara el término) para abrir el apetito de los lectores que viajaban a escondidas desde la comodidad de su tatami.

Con una creciente industria de la imprenta y una población relativamente alfabetizada, el Tokaido Meishoki y otras guías tempranas como el Tōkaidōchū Hizakurige ayudaron a popularizar los viajes de la era Edo (1603-1868) y sentaron las bases para las generaciones de guías y cuadernos de viaje que siguieron. Como dice Nicole Fabricand-Person en The Tokaido Road: Viajes a través de libros y grabados japoneses en las colecciones de la Universidad de Princeton, durante casi tres siglos los libros ilustrados, junto con los grabados en madera posteriores, "crearon y fomentaron la percepción de que el Tokaido era más que una ruta a lo largo de la costa oriental del país: era un destino en sí mismo".

Fotografía de Heritage Art, Heritage Images, Getty Images

Aunque el Tokaido ya no existe como un camino único y principal, su legado cultural sigue vivo. Desde la comida hasta la hospitalidad, pasando por el arte y la literatura, el Tokaido engendró y alimentó todo tipo de desarrollos que se pueden experimentar hoy en día en fragmentos del camino original.

La gran carretera de la era Edo

La del Tokaido era la más importante y transitada de las cinco carreteras de la era Edo administradas por el Gobierno central, que en conjunto conectaban la capital de facto, Edo, con la imperial Kioto y otras partes clave de Japón. Estas cuidadas carreteras eran cruciales para el comercio, las comunicaciones y las peregrinaciones, siendo esta última la única razón por la que se permitía viajar a la mayoría de los japoneses.

Las cinco carreteras también facilitaban la política de residencia alterna, con la que los shogunes Tokugawa gobernantes mantenían vigilados a los posibles rivales, entre los que señalaron a la mayoría de samuráis, al exigir a los más de 200 señores feudales (o daimyos) repartidos por toda la nación que residieran en Edo cada dos años. Sus familias permanecían en la capital como garantía cuando estos daimyos regresaban a sus provincias.

El pavimento de piedra llamado ishidatami marca la sección Hakone Hichiri del Tokaido en la prefectura de Shizuoka, uno de los pocos segmentos de la carretera original que aún existen.

Fotografía de Masao Taira, Getty Images

Para soportar todo ese tráfico, se desarrollaron una serie de 53 estaciones de posta (similares a pequeñas aldeas o caseríos en su día, aunque ninguna está ahora totalmente intacta como estación de posta) a lo largo del Tokaido, para que los caballos pudieran descansar o ser cambiados, los viajeros cansados pudieran encontrar refugio, comida y quizás incluso disfrutar de un poco de entretenimiento.

(Relacionado: El príncipe, el alcalde y la historia del pez estadounidense que se comió Japón).

Los modestos alojamientos del Tokaido fueron los precursores de los lujosos y tradicionales ryokan que siguen siendo muy populares. Son lugares en los que los huéspedes se despojan de sus ropas cotidianas por la comodidad de un vestido yukata, se alojan en habitaciones con esteras de tatami, se sumergen en baños naturales de aguas termales y se deleitan con cenas de varios platos bellamente presentados.

Las estaciones de correos pueden haber contribuido a establecer la cultura del omiyage (souvenir) en Japón. Como señala Fabricand-Person, "cada una de las 53 estaciones de correos oficiales tenía su propio carácter y sus propios productos especiales (meibutsu)". Casi todas las aldeas, pueblos y ciudades de Japón tienen meibutsu. Al igual que las guías de la era Edo que los documentaban para los primeros viajeros, las revistas y folletos de viajes, diseñados con mucho colorido, permiten a los viajeros modernos saber exactamente qué omiyage llevarse para la familia, los compañeros de trabajo y cualquier otra persona de su lista de recuerdos (que son prácticamente obligatorios en la sociedad japonesa).

Izquierda: Arriba:

En este panel, de alrededor de 1834, Hiroshige representa a un grupo de viajeros que pasa por el pueblo de Megawa, en Ishibe, Japón.

Fotografía de Courtesy of Rogers Fund, The Metropolitan Museum of Art
Derecha: Abajo:

El Tokaido fue la inspiración del artista Utagawa Hiroshige para su serie de 53 Estaciones del Tokaido, que incluye este panel del Paso de Satta (alrededor de 1833/34).

Fotografía de Heritage Art, Heritage Images, Getty Images

Para Llewelyn Thomas, director general de Walk Japan, una empresa que realiza visitas guiadas por la antigua ruta del Tokaido, el meibutsu que más nos conecta con la época de Asai Ryoi son los platos locales. "La cultura y el espíritu de la ruta han sobrevivido a través de las tiendas y la comida. En cierto sentido, el Tokaido se convierte esencialmente en un punto de encuentro para comer varias cosas famosas a medida que se avanza", dice Thomas.

"Si nos fijamos en el Tokaido de la prefectura de Shizuoka, que es posiblemente el mejor tramo para caminar hoy en día, Yui (que era la posta número 16) es famosa por las gambas sakura-ebi", continúa Thomas. "Si te quedas en la siguiente posta, Okitsu, el plato famoso es el besugo dulce amadai. Luego llegas a Abekawa y tienes los pasteles de arroz Abekawa-mochi, antes de llegar a Mariko y al superfamoso restaurante Choji-ya, que lleva más de 400 años sirviendo tororojiru (sopa de ñame rallado)".

(Relacionado: Te desvelamos los secretos para vivir hasta los 100 años)

El Tokaido antes y ahora

Cerca de Choji-ya, los viajeros recuerdan otro legado del Tokaido: una valla publicitaria muestra uno de los 55 grabados ukiyo-e de las emblemáticas 53 estaciones del Tokaido (1834) de Utagawa Hiroshige. La influyente serie captura un momento de cada una de las 53 postas y los puntos de inicio y final del Tokaido en Edo y Kioto.

En este caso, el cartel de Mariko muestra a dos viajeros en una solitaria tetería de paja (la Choji-ya original) atendidos por una señora que lleva un bebé a la espalda. La actual Choji-ya también tiene techo de paja y es rústica por dentro, pero hoy en día la antigua posta de Mariko ya no es una mancha que salpica el campo. En su lugar, es una parte tranquila y casi rural de los suburbios de la ciudad de Shizuoka, que se extiende a lo largo de la ruta original del Tokaido.

Izquierda: Arriba:

El puesto de control reconstruido en Hakone, con vistas al lago Ashinoko, da la bienvenida a los viajeros modernos en la antigua carretera Tokaido.

Fotografía de iStock, Getty Images
Derecha: Abajo:

Viajeros vestidos con yukatas se sientan a comer en un típico ryokan de Tokio.

Fotografía de Azman Jaka, Getty Images

Hakone es conocida por sus baños termales onsen, como el Unryu Onsen, que aparece en la foto.

Caminando por aquí, la atmósfera es lo suficientemente tranquila como para poder oír el zumbido de los insectos cuando la ruta bordea brevemente el río. Algunas de las casas tienen bolsas de fruta y verdura en el exterior para su venta por el sistema de honor.

Siguiendo lo que hubiera sido la ruta Tokaido al este de Mariko hacia Tokio, se encuentran otras caras de Japón. Shizuoka es una animada ciudad regional, que luego da paso a una mezcla de pintorescos senderos costeros que atraviesan las arboledas de cítricos de las laderas y focos de expansión de hormigón, donde la moderna línea de tren Tokaido y la autopista Tokaido ahogan el sonido del océano. También hay más miradores de Hiroshige, incluida una vista clásica del monte Fuji desde el paso de Satta, cuando las nubes están de buen humor. No es nada parecido a la experiencia de una ruta de senderismo convencional.

Lo más parecido a un sendero natural que tiene el Tokaido es el tramo Hakone Hachiri, que discurre a lo largo de unos 32 kilómetros entre la ciudad de Mishima, en el este de Shizuoka, y la ciudad castillo de Odawara, en la prefectura de Kanagawa (limítrofe con Tokio). Hakone es bien conocido en Japón por el lago Ashinoko, los baños onsen, las estancias en ryokan y las vistas cercanas del monte Fuji; es una excursión clásica a Tokio. Pero la ruta Hakone Hachiri que atraviesa la zona ha pasado desapercibida.

Segmentos como éste pueden ser sólo una fracción de la gran carretera original, pero siguen teniendo el poder de transportar a los visitantes a otra época.

"El Tokaido es una mezcla del ahora y el entonces, y Hakone es uno de los lugares en los que todavía se puede sentir el aire de hace 400 años", dice Shin Kaneko, nacido en Hakone, director general y guía principal de la empresa de viajes Explore Hakone. "No vas a ver postas perfectamente conservadas, pero todavía hay pequeños pueblos tradicionales. El lago Ashi y el monte Fuji apenas han cambiado desde que la gente paseaba por aquí en la era Edo".

"El sendero sigue atravesando imponentes bosques de cedros, sobre tramos históricos empedrados y, tras una empinada subida, se detiene en la casa de té Amazake-chaya, de 400 años de antigüedad", continúa. "Sientes que estás sudando igual que los viajeros anteriores".

Cómo recorrer el tokaido
El Tokaido abarcaba antaño 513 kilómetros, pero hoy sólo existen fragmentos de la ruta. Varias empresas turísticas ofrecen experiencias de uno o varios días con guías de habla inglesa, como Walk Japan, que realiza un recorrido en grupo de ocho días desde Tokio a Kioto que entra y sale de los lugares más destacados de la ruta. Explore Hakone ofrece excursiones de un día por el Hakone Hachiri, en la prefectura de Kanagawa. Algunas partes del Tokaido en Shizuoka y Hakone son también fáciles de visitar de forma independiente como una excursión desde Tokio. Consulta Shizuoka Tokaido Walker para la primera y Hakone Japan para la segunda.

Rob Goss es un escritor de viajes afincado en Tokio. Síguelo en Instagram.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
Un 'paseo' distinto por París
Viaje y Aventuras
Descubre la historia maya a lo largo de la primera travesía de México
Viaje y Aventuras
¿Qué podemos aprender de las 3000 mezquitas de Estambul?
Viaje y Aventuras
La ciudad india que está recuperando del mar su playa
Viaje y Aventuras
Pocos lo saben, pero el Big Bang nació en esta ciudad belga casi desconocida

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved