¿Es Argelia la próxima gran joya turística de África?

Antiguas ciudades fortificadas, ruinas romanas y arenas del Sáhara convierten al mayor país de África en un gigante dormido del turismo libre de masificaciones de extranjeros.

Por Henry Wismayer
Publicado 11 oct 2022, 10:18 CEST
La ciudad de Ghardaïa (Argelia), construida entre los siglos XI y XIV, es uno de los ...

La ciudad de Ghardaïa (Argelia), construida entre los siglos XI y XIV, es uno de los múltiples atractivos históricos y culturales del poco visitado país norteafricano.

Fotografía de Robert Harding Picture Library, Nat Geo Image Collection

Desde el tejado abierto de la torre de vigilancia, por encima del laberinto de callejones estrechos y tejados serrados, Ghardaïa aparece como un cuadro ondulado de cubos de color pastel desordenados.

Los únicos indicios de modernidad son los altavoces Tannoy que se proyectan desde los minaretes de paredes de barro en la cima de cada colina. Por lo demás, podríamos estar ante una escena de cualquier siglo de los últimos 10.

A pesar de su proximidad a Europa y de su vasta presencia en la costa norte de África (un tamaño cuatro veces el de España), Argelia y muchos de sus lugares más espectaculares son poco conocidos por los viajeros de fuera de sus fronteras. 

"Argelia es uno de los lugares más difíciles de visitar en el mundo y uno de los menos visitados", afirma Andrew Farrand, responsable de África del Norte en el Atlantic Council, un grupo de expertos en asuntos exteriores. "De los aproximadamente dos millones de turistas oficiales que llegan cada año, la mayoría son miembros de la diáspora argelina que vuelven a casa para visitar a su familia. Sólo un puñado son visitantes extranjeros".

Izquierda: Arriba:

Las pasarelas de piedra serpentean entre las casas de Ghardaïa, el hogar ancestral de los mozabitos, la cuarta tribu bereber de Argelia.

Derecha: Abajo:

Los gruesos muros de yeso y las formas onduladas caracterizan una mezquita en Ghardaïa (Argelia).

Para quienes estén dispuestos a superar los obstáculos burocráticos para llegar hasta aquí, Argelia es sin duda uno de los destinos más gratificantes a los que se puede llegar en un vuelo de corta distancia desde la Europa continental. En la actualidad, además, se considera un país seguro y relativamente estable. La mayoría de los Gobiernos extranjeros sólo aconsejan no viajar a sus fronteras con Libia y Níger, en la parte oriental y sur oriental del país.

El legado del colonialismo francés

Los orígenes del anonimato de Argelia se encuentran en el pasado reciente. Entre 1830 y 1962, fue la posesión más preciada del imperio francés. La independencia llegó en 1962, pero sólo tras una sangrienta guerra de ocho años entre los insurgentes argelinos y los colonos franceses que se cobró entre 400 000 y un millón de vidas.

"Los bárbaros esfuerzos de Francia por destruir la cultura argelina generaron un profundo sentimiento antioccidental", afirma Adel Hamaizia, profesor visitante de la Universidad de Harvard (Estados Unidos). "Después, el país recién independizado estaba muy motivado para reconstruir y proteger su identidad religiosa y cultural".

Una fotografía de 1925 muestra la mezquita principal de Ghardaïa (Argelia).

Fotografía de Roger Viollet, CAP, Getty Images

En la década de 1990, mientras el turismo hacia sus vecinos Marruecos y Túnez aumentaba, Argelia se vio sumida en lo que su pueblo denomina la "Década Negra", cuando una insurgencia islamista instigó una sangrienta y prolongada guerra civil. En abril de 2019, las protestas antigubernamentales forzaron la dimisión del presidente Abdelaziz Bouteflika, que había dirigido el país desde 1999 .

Desarrollar el turismo

Uno de los legados de esta agitación interna es una actitud predominante hacia los visitantes extranjeros que es, si no realmente hostil, al menos indiferente. El proceso de solicitud de visado es bizantino. La promoción turística es inexistente. Durante mi viaje al país en primavera, la única guía que pude conseguir fue una guía de bolsillo Berlitz de segunda mano publicada en 1990.

El desinterés del Gobierno por el turismo, según muchos observadores, se debe al dominio económico de los hidrocarburos. El sector del petróleo y el gas de Argelia representa el 20% de su PIB. El turismo, en cambio, apenas representa el 0,1%.

(Relacionado: Descubre esta antigua ciudad de Arabia Saudí que trabaja para atraer más turistas).

"La maldición del petróleo lo infecta todo", dice Farrand. "La industria da al Estado argelino el dinero que necesita para evitar el duro trabajo de desarrollar sectores más complejos como el turismo". Según informes recientes, el repunte de los precios del petróleo y el gas como consecuencia de la guerra en Ucrania ha hecho que Argelia haya superado en un 70% sus objetivos de exportación para el primer semestre de 2022.

Maravillas ocultas a la vista

Sin embargo, las recompensas por venir aquí son muchas. Argelia es, en varios sentidos, un gigante que se esconde a la vista. En la franja de tierra fértil que abraza su costa mediterránea hay ciudades históricas como Constantina, Orán y la capital, Argel. Antiguos puestos romanos como Djemila y Timgad (ambos declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO) figuran entre los destinos arqueológicos mejor conservados del norte de África. Al sur, en el interior del Sáhara, los mares de dunas del Gran Ergs chocan con los macizos de arenisca de Hoggar y Tassili n'Ajjer.

"Hemos tenido un interés récord este otoño, pero todavía uno puede pasar días en Argelia sin ver a otro turista", dice Omar Zahafi, cuya empresa turística, Fancyellow, atiende casi exclusivamente a visitantes extranjeros. "Cuando visitamos las ruinas romanas y los clientes preguntan por qué no hay más gente, me gusta bromear diciendo que reservé el sitio especialmente para ellos".

Izquierda: Arriba:

Los picos de las montañas del Hoggar se elevan sobre el desierto del Sahara, cerca de la ciudad argelina de Tamanrasset.

Fotografía de Dieter Telemans, Panos Pictures, Redux
Derecha: Abajo:

Un niño pasea en bicicleta por las calles de Ksar Tafilelt, una de las ciudades del Valle de M'zab reconocidas por la UNESCO.

Fotografía de Ryad Kramdi, AFP, Getty Images

Pocos lugares encarnan la tensión entre la insularidad de Argelia y su potencial turístico como Ghardaïa, el hogar ancestral de los mozabitos, la cuarta tribu bereber de Argelia. Una extensa ciudad oasis, a 611 kilómetros al sur de Argel, en la carretera transahariana, es un lugar donde la vida argelina es más tradicional.

(Relacionado: ¿Por qué hay cabras trepadoras de árboles en Marruecos?).

Es primera hora de la tarde en El Atteuf, uno de los cinco ksours, o ciudadelas en la cima de las colinas, que se conocen colectivamente como "la Pentápolis". Las cinco ciudades amuralladas, que en su día fueron entidades separadas, hace tiempo que se fusionaron en una conurbación laberíntica que serpentea a lo largo del valle desecado del río M'Zab (Ghardaïa es tanto el nombre de la ciudadela más grande como una abreviatura no oficial de toda la región). La filósofa francesa Simone de Beauvoir la comparó en una ocasión con "un cuadro cubista, bellamente construido".

Como la mayoría de los lugares de Argelia, es mejor explorar Ghardaïa con un guía. De hecho, en los propios ksours es obligatorio tener uno. Las normas establecidas por los consejos religiosos, que defienden una forma estricta del Islam ibadí, sólo permiten la entrada a los forasteros a determinadas horas del día, y únicamente en compañía de un acompañante local. Algunas mujeres casadas se visten con el haik, una prenda blanca que envuelve el cuerpo y la cabeza, dejando sólo un ojo al descubierto. El transporte motorizado está prohibido. La basura se sigue recogiendo en burro.

(Relacionado: ¿Quiénes fueron los moros?)

El Maison Traditionelle Akham es uno de los pocos hoteles en viviendas tradicionales de yeso situados en Ghardaïa.

Fotografía de Lindsay Mackenzie, Redux

Mi guía, Hassissane Hadjsmael, un carnicero con aire pícaro, nos conduce por las tranquilas callejuelas. En las horas centrales del día, cuando la mayoría de los habitantes del valle duerme la siesta, las callejuelas sólo están pobladas por grupos de niños tímidos.

La consistencia arquitectónica de la ciudadela es el resultado de antiguas normas de diseño y decoración. De cerca, se puede ver que los muros están revocados con arcilla y luego salpicados de hojas de palmera para desviar el calor del sol.

(Relacionado: Argelia, último país que vendió gasolina con plomo)

Hadjsmael nos indica que pasemos por una puerta baja y entremos en el interior de una maqueta que ahora se conserva como museo no oficial. Dentro hay un cuadrilátero con pilares y un techo abierto. Los huecos de cada lado están adornados con alfombras. La mayoría de las casas de los cascos antiguos tienen una planta similar, aunque con algunas concesiones al siglo XXI. "Mi casa es similar", dice Hadjsmael. "Pero tengo un gran televisor de plasma".

El cambio llega lentamente a Ghardaïa, pero llega. En las afueras están las palmerías, arboledas de palmeras datileras cuyos frutos fueron en su día la columna vertebral de la economía local. Ahora, sus antiguas casas de verano se están convirtiendo en casas de huéspedes.

En una de ellas, me encuentro con viajeros de Ohio (Estados Unidos) sentados en una tienda bereber instalada en un patio sombreado. Un músico, con un turbante tuareg de color verde oscuro, toca un laúd bajo un olivo cargado de frutos.

"Se nota que mucha de la gente de Argelia está dispuesta a compartir su país con el mundo", dice Katelyn Jarvis, asesora de inversiones estadounidense. "Casi todas las interacciones que hemos tenido se han traducido en una invitación a visitar los pueblos o a compartir una comida en sus casas".

El turismo está en pañales aquí, pero la hospitalidad es instintiva.

"Hace poco obtuve mi licencia para empezar a alojar a extranjeros", me dice el propietario de la casa de huéspedes, Rostom Labchek. "Espero que vengan más".

Si vas

Numerosos operadores de Europa y África pueden organizar visitas guiadas a los principales lugares de interés de Argelia, incluidos los antiguos pueblos del Sáhara y las ruinas romanas. Entre las empresas especializadas en itinerarios norteafricanos se encuentran Algeria Travel and Tours y Wild Frontiers

La mayoría de las empresas turísticas pueden ayudarte a solicitar un visado de turista, que necesitarás para entrar en el país.

Henry Wismayer es un escritor afincado en Londres. Síguelo en Twitter.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

Seguir leyendo

También podría gustarte

Viaje y Aventuras
Un tentador viaje al corazón de Sicilia
Viaje y Aventuras
Descubriendo las leyendas ocultas de la costa sur de Irlanda
Viaje y Aventuras
Cómo visitar Stonehenge: todo lo que necesitas saber
Viaje y Aventuras
Explora la vida de los incas más allá de Machu Picchu en esta ruta sudamericana
Viaje y Aventuras
6 pueblos europeos con mucha historia: desde castillos en ruinas hasta posadas de los Tudor

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio
  • Vídeo

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2021 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved