El humo de los incendios forestales también afecta a las aves; ¿cómo podemos ayudar?

Más de dos tercios de las aves norteamericanas son vulnerables a la extinción debido al cambio climático. La mala calidad del aire por el humo es una preocupación creciente.

Por Dina Fine Maron
Publicado 21 jun 2023, 16:16 CEST
Incendios en Alberta (Canadá) en 2016

La navegación y la salud de las aves pueden verse comprometidas por el humo de los incendios forestales, como los que arrasaron Alberta (Canadá) en 2016.

Fotografía de Mark Blinch, Reuters, Redux

Cuando, hace unas semanas, el humo de los incendios forestales de Canadá empezó a teñir de naranja los cielos de EE.UU., la ecologista Olivia Sanderfoot siguió las noticias desde su oficina en California con creciente inquietud.

Estaba preocupada por la gente que sufría los mega incendios y el humo, pero también por lo que toda esa exposición al humo podría significar para las aves norteamericanas en su mejor época de cría.

La becaria postdoctoral de la Universidad de California (UCLA) en Estados Unidos temía que la exposición actual al humo pudiera provocar un descenso de la población más adelante.

El estudio de los efectos del humo de los incendios forestales en las aves (en contraposición a los efectos de los incendios reales) es un área de investigación relativamente nueva, y Sanderfoot es una de las pocas científicas centradas en esta cuestión. Esto se debe en parte a que antes había menos interés por el humo, afirma Morgan Tingley, asesor de Sanderfoot y ecólogo de la UCLA.

Pero la mortandad masiva de aves en el oeste de EE.UU. en 2020, que algunos investigadores atribuyen a los destructivos incendios de ese año, probablemente aumentó el interés por este campo de investigación.

Cuando los investigadores del Gobierno de EE.UU. siguieron la migración de los gansos tule durante los recientes incendios forestales, descubrieron que las aves que intentaban viajar alrededor, por encima y a través del humo tardaban más del doble de tiempo en llegar a su destino y añadían más de 400 millas adicionales a su viaje.

Fotografía de Donald M. Jones, Minden Pictures

"El cambio climático está provocando incendios más grandes, más frecuentes y más graves", afirma Tingley, y "cada una de esas cosas provocaría más humo, pero las tres juntas se combinan para provocar mucho más humo".

Según la National Audubon Society, más de dos tercios de las aves norteamericanas están en peligro de extinción debido a la pérdida de hábitat relacionada con el cambio climático.

Para empeorar las cosas, los incendios actuales en Canadá se producen en una época del año en la que los polluelos están mal equipados para huir, y el humo también puede estar afectando a las actividades de los insectos que sus padres les habrían dado de comer al principio de su vida, dice Cory Overton, biólogo de vida silvestre del Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés). Los padres estresados, dice, pueden ser más propensos a considerar el abandono de sus nidos.

"Es demasiado pronto para saber si habrá un aumento de la mortalidad este año, pero sabemos que el humo puede causar problemas de salud a las aves", afirma Andrew Stillman, investigador postdoctoral del Laboratorio de Ornitología de Cornell (Estados Unidos).

Las aves "tienen un sistema respiratorio muy eficiente que les ayuda a volar", afirma Stillman, lo que significa que la exposición al aire tóxico, capaz de enfermar a los humanos, también dañaría a las aves.

Las aves han evolucionado junto a los incendios forestales, y los ciclos periódicos de incendios pueden desempeñar un papel vital para los ecosistemas, atrayendo a los insectos que comen los pájaros carpinteros, por ejemplo. Algunas especies de depredadores parecen incluso acelerar la propagación del fuego para cazar.

Sin embargo, en incendios anteriores, muchas aves podían huir para evitar las llamas o el humo. Escapar es mucho más difícil ahora, con conflagraciones más destructivas, inducidas por el cambio climático, que arden más y durante más tiempo, afirma Overton.

Además, las aves se enfrentan a otros factores de estrés importantes, como la contaminación acústica y la degradación del hábitat, por lo que la mala calidad del aire provocada por el humo puede llevar a las aves más allá de sus límites. "El vuelo es muy exigente desde el punto de vista energético, por lo que respiran profundamente", afirma Overton.

Dado que se sabe poco sobre cómo afecta el humo de los incendios forestales a las aves silvestres, los investigadores se han visto obligados a recurrir a investigaciones relacionadas: En un estudio, las aves cautivas expuestas accidentalmente al humo sufrieron daños en el tejido pulmonar, lo que las hizo más propensas a padecer enfermedades respiratorias en el futuro. Y algunas aves expuestas a la contaminación atmosférica industrial han tenido menos huevos o de peor calidad. Otras investigaciones sobre aves de corral expuestas al humo durante incendios estructurales detectaron una disminución a corto plazo de la producción de huevos.

Izquierda: Arriba:

Los incendios forestales que arrasan la costa oeste de EE.UU. también alimentan periódicamente la preocupación por la calidad del aire, tanto para las aves como para las personas. En esta foto de 2020, una gaviota descansa sobre un fondo de humo en San Francisco.

Fotografía de Jana Asenbrennerova, Redux
Derecha: Abajo:

El 7 de junio de 2023, el humo de los incendios forestales canadienses obligó a los neoyorquinos a permanecer en sus casas, mientras las palomas y otras aves seguían alzando el vuelo en medio de un cielo naranja brumoso y unas condiciones atmosféricas insalubres.

Fotografía de Karsten Moran, Redux

Seguimiento de la migración en medio del humo

Hasta la fecha, Overton, del USGS, ha realizado el único estudio que analiza cómo afecta el humo de los incendios forestales a las migraciones de las aves, pero ese trabajo se basó en un proyecto de seguimiento de gansos que Overton y sus colegas ya habían estado llevando a cabo.

Cuando los enormes incendios forestales de 2020 arrasaron el oeste de EE.UU., su equipo observó que cuatro de sus gansos tule marcados con GPS tomaban una ruta migratoria mucho más larga y tortuosa para volar a través del noroeste del Pacífico después de encontrarse con un humo denso con niveles de partículas finas insalubres para las personas.

Tres aves interrumpieron su migración y aterrizaron en el Océano Pacífico durante unos días, probablemente para esperar a que pasara el humo. Un ave voló por una ruta anormalmente indirecta, pasando por Idaho, donde la especie nunca había aterrizado antes, y algunas de las aves también se elevaron a alturas extremas.

La buena noticia es que todas las aves rastreadas sobrevivieron. Sin embargo, según informa el equipo en la revista Ecology, las aves tardaron más del doble de tiempo en viajar desde Alaska hasta su lugar de parada habitual en Oregón: unos nueve días, recorriendo más de 400 millas adicionales.

El problema de estos vuelos tan largos, según los autores, es que las migraciones más largas y agotadoras pueden dificultar la supervivencia, la recuperación y la reproducción.

Para obtener más información sobre el humo y la migración de las aves, Josée Rousseau, investigadora postdoctoral del Laboratorio de Ornitología de Cornell, explica que está utilizando datos de radares meteorológicos para analizar la migración de las aves en condiciones de humo.

Es probable que pronto surjan más estudios como el de Overton a raíz del humo que afectará a la costa este en 2023, dice Tingley. "Lo que vamos a ver en el próximo año y medio es un montón de científicos que, de forma oportunista, han realizado estudios en el noreste de EE.UU. y el sur de Canadá", dice, y predice que veremos algunos resultados interesantes para el próximo año.

En última instancia, afirma, compartir conjuntos de datos de estudios a largo plazo diseñados con diversos fines y basados en observaciones comunitarias ayudará a colmar algunas lagunas sobre los efectos del humo.

El mes que viene, Sanderfoot pondrá en marcha un proyecto científico comunitario denominado Proyecto Phoenix, en colaboración con el Museo de Historia Natural del Condado de Los Ángeles (California).

Se pedirá a los voluntarios que registren los avistamientos de aves en su zona durante 10 minutos a la semana, con el objetivo de extraer conclusiones sobre cómo las aves modifican el uso de su hábitat (incluida la visita a comederos y baños para aves) cuando se ven expuestas a distintas intensidades de humo.

Sanderfoot y Tingley también recomiendan a los propietarios que mantengan los comederos llenos y disponibles durante la temporada de incendios para ayudar a las aves con falta de energía.

Mantener los bebederos llenos de agua limpia también puede ayudar, pero los bebederos deben limpiarse con regularidad para reducir las posibilidades de propagación de enfermedades entre las aves, advierte Overton.

Para ayudar a las aves silvestres en general, añade Sanderfoot, también hay que mantener a los gatos dentro de casa, atar a los perros, poner pegatinas en las ventanas para evitar que las aves vuelen hacia ellas y, en general, intentar reducir la huella de carbono y la contaminación.

Este artículo se publicó originalmente en inglés en nationalgeographic.com.

loading

Descubre Nat Geo

  • Animales
  • Medio ambiente
  • Historia
  • Ciencia
  • Viajes y aventuras
  • Fotografía
  • Espacio

Sobre nosotros

Suscripción

  • Revista NatGeo
  • Revista NatGeo Kids
  • Registrarse
  • Disney+

Síguenos

Copyright © 1996-2015 National Geographic Society. Copyright © 2015-2024 National Geographic Partners, LLC. All rights reserved